Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Todo lo que necesitas saber sobre la quiebra

Por qué este borrón y cuenta nueva con las deudas podría funcionar para ti —y por qué no—.

Señal que indica a la izquierda, corte de bancarrota, en el bajo Manhattan, Nueva York

GETTY IMAGES NEWS

In English | ¿Has acumulado tantas deudas por la pandemia que te preguntas si deberías declararte en quiebra? Si es así, no es sorprendente. Como consecuencia de los cierres de empresas y la pérdida de empleos por el coronavirus, este año se han disparado las declaraciones de quiebra personal. Casi 80,000 personas en Estados Unidos esperan cancelar parte o la totalidad de sus deudas.

Esta tendencia podría indicar el comienzo de una oleada de declaraciones de quiebra, incluso entre los adultos mayores de 65 años —que, en los años anteriores a la pandemia, habían sido el grupo de edad de más rápido crecimiento en términos de solicitudes de quiebra—. Debido a la combinación de altas facturas médicas, ingresos de jubilación limitados y la falta de pensiones garantizadas es probable que esta tendencia continúe, dice Robert Lawless, profesor de Derecho en University of Illinois. "La epidemia de COVID no ha mejorado la situación", afirma.

Pero el nuevo comienzo que permite la quiebra no es tan fácil como dicen algunos anuncios de abogados. Y las implicaciones que tiene para los adultos mayores te sorprenderían. A continuación, encontrarás lo que debes saber.

Dos posibles caminos

Si una persona busca protección por bancarrota generalmente lo hace según una de las dos secciones o capítulos de las leyes de bancarrota de EE.UU. La mayoría de las declaraciones individuales se acogen al Capítulo 7, que elimina la deuda, a menudo a expensas de tu vivienda y de los activos no destinados a la jubilación. Por lo general, tendrás que pagar entre $1,000 y $2,000, incluidos los honorarios de abogado, para presentar la solicitud, y solo podrás declararte en quiebra si tus ingresos están por debajo de ciertos límites, como el ingreso medio de un hogar del mismo tamaño en tu estado. El Capítulo 13 podría costar tres veces más y borra las deudas restantes solo después de haber cumplido con un plan de pago de tres a cinco años sin errores ni pagos atrasados. Se espera que utilices tus ingresos, incluidos los retiros de cuentas de jubilación, para pagar las deudas, pero el Capítulo 13 generalmente protegerá tu vivienda. Para ayudarte a decidir si debes declararte en quiebra o no, puedes encontrar un especialista en tu estado a través de la National Association of Consumer Bankruptcy Attorneys (en inglés) y pedir una consulta gratuita.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cómo puede ayudar la quiebra

Puede salvar tu jubilación. La quiebra puede eliminar los saldos de las tarjetas de crédito, las facturas médicas y otras deudas, lo que te brinda más posibilidades de ahorrar para la jubilación y más protección para lo que ya has ahorrado. Si bien las pensiones, los 401(k) y los beneficios recientes del Seguro Social están protegidos de los acreedores incluso si no te declaras en quiebra, la bancarrota agrega protección por hasta $1.36 millones en cuentas IRA, que no siempre están fuera del alcance de los acreedores en todos los estados.

La declaración de quiebra suele ser el primer paso para mejorar la calificación crediticia. A pesar de que la declaración de quiebra permanecerá en tu informe crediticio durante siete o diez años (y podría perjudicarte al solicitar un empleo o intentar alquilar un apartamento), "no es el fin del mundo", dice Jenny Doling, abogada especializada en quiebras de Palm Desert, California. "Puedes establecer crédito con bastante rapidez". (Sin embargo, eso no siempre es una buena noticia; lee a continuación).

Podrías dejar más dinero en tus cuentas de jubilación para tus herederos si tu deuda se cancela a través de una declaración de quiebra. De lo contrario, los acreedores —no tus herederos— serían los primeros en recibir el dinero de tu patrimonio.

Y la quiebra puede brindarte tranquilidad. Por lo general, los declarantes se sienten avergonzados, por mucho que se les asegure de que se trata de una decisión de negocios y que no hay que avergonzarse por pasar por tiempos difíciles. Pero luego viene el alivio, dicen los abogados de quiebras que han visto este patrón repetidamente —alivio tanto de los cobradores de deudas como de la ansiedad que a menudo acompaña a las deudas abrumadoras—. Como dice Lawless: "Hacer que el teléfono deje de sonar es más importante de lo que mucha gente cree".

Lo que no puede hacer la quiebra

Si debes dinero por préstamos estudiantiles, no esperes que la quiebra te ayude. Esas deudas, independientemente de si solicitaste el préstamo para ti o tus hijos, casi nunca se cancelan en la bancarrota; tu reembolso de impuestos federales y una parte de tus beneficios del Seguro Social podrían usarse para pagar la deuda una vez que la actual prórroga relacionada con la pandemia termine el 30 de septiembre. Tampoco puedes recurrir a la quiebra para eliminar las deudas de manutención de los hijos, pensión alimenticia, préstamos de automóvil (aunque en algunos casos puedes conservar el automóvil) o la mayoría de los impuestos.

Dependiendo de tu estado, es posible que la quiebra no te permita conservar tu vivienda. Las leyes varían enormemente: California promulgó recientemente una legislación que te permite proteger hasta $600,000 del valor neto de la vivienda. En el otro extremo, Illinois podría proteger tan solo $15,000 del valor acumulado de tu vivienda al liquidar tus deudas.

La quiebra no siempre funciona como se espera. En el 2020, el 27% de quienes se acogieron al Capítulo 13 perdieron la protección de la bancarrota por no cumplir con su plan de pago, según las estadísticas de la corte —un resultado que los puso de nuevo en el punto de partida, aunque ahora también debían los honorarios de abogado—. En algunas áreas, como Atlanta, Dallas y Filadelfia, esa tasa de fracaso fue de al menos el 39%.

Por último, la bancarrota no necesariamente te protege de volver a endeudarte. De hecho, es probable que tu buzón esté lleno de ofertas de tarjetas de crédito el día en que se cancelen tus deudas. ¿Por qué? Una vez que te declaras en bancarrota según el Capítulo 7, no puedes volver a hacerlo durante varios años. A los ojos de los prestamistas, eso puede convertirte en una fuente jugosa de pagos de tarifas e intereses durante bastante tiempo.

Linda Stern, exredactora de temas relacionados con Wall Street en Reuters, ha escrito sobre finanzas personales desde la década de 1980.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.