Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Cómo evitar los cargos ocultos

Por qué los precios publicados no son lo que terminas pagando, y lo que puedes hacer al respecto.

Mujer con cara de asombro pone su mano sobre el cachete mientras que con la otra sostiene una factura

fizkes/iStock/Getty Images Plus

¿Cuándo el precio anunciado no es realmente el que terminas pagando? Cuando añaden un cargo adicional.

Los recargos, o los cargos ocultos o adicionales, han existido siempre, pero proliferaron durante la pandemia, con "recargo por COVID de $2.19" en tu orden de sushi para llevar, hasta un nuevo “cargo por seguridad” de $900 para mudarte a un centro de vida asistida.

Está bien que las empresas transfieran los gastos y las tarifas del Gobierno a los clientes. El problema surge cuando estos y otros costos se añaden a última hora o se ocultan. Ves un precio por un hotel en un sitio web, luego te presentas y debes pagar $50 más por día por una tarifa de complejo turístico. Esas flores en línea terminan costando mucho más de lo anunciado, porque el precio publicado no incluía los cargos por servicio.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los economistas llaman a esta práctica "precio por goteo", o en inglés "drip pricing", ya que los cargos se suman lentamente como el agua que gotea de un grifo.  ¿Por qué las empresas lo emplean con tanta frecuencia? “Esto aumenta sus ganancias”, dice Steve Tadelis, profesor de Economía en la Facultad de Negocios Haas de University of California, Berkeley. "Es así de sencillo".

Como han descubierto los académicos que han estudiado los precios —y como los vendedores de automóviles han sabido durante décadas—, los precios por goteo te animan a hacer una compra: si te presentan un precio inicial bajo primero y extras obligatorios más tarde, es más probable que compres ese artículo que si te hubieran presentado el precio total por adelantado. Los precios por goteo te animan a hacer una compra más costosa, según hallaron Tadelis y sus coautores en un estudio reciente, y, ya sea que decidas comprar un auto, alquilar una habitación de hotel o elegir un proveedor de televisión por cable, es más probable que elijas al vendedor con el costo más bajo anunciado, incluso si el precio total de un rival es más bajo que el costo final de tu elección. “Las personas se centran en el precio base y no prestan la atención adecuada a los recargos”, dice Vicki Morwitz, profesora de Mercadeo de la Facultad de Negocios de Columbia University y coautora de un estudio publicado recientemente sobre el precio por goteo. 

Dónde se esconden esos cargos

En 5 clics

  • Los sitios web muestran el precio de un producto por adelantado, pero revelan cargos adicionales solo después de que hayas introducido la información de envío.

En letra pequeña

  • Una serie de recargos mencionados ligeramente en letra pequeña al final de la factura puede sumar bastante.

En medio de la prisa

  • Es más difícil cobrar y cuestionar los cargos cuando te registras, te vas o cuando estás en el mostrador de alquiler.

 

Curiosamente, todo este comportamiento se aplica a las compras en línea, cuando las compras comparadas pueden requerir solo unos pocos clics de ratón (en lugar de, digamos, media hora en auto a otro concesionario de automóviles). Hay varias razones para esto, dice Morwitz. Una vez que los consumidores conocen el precio final, tienden a sobreestimar el tiempo y el esfuerzo que tomará encontrar una mejor oferta, y se preocupan de que perderán la que tienen. (Las aerolíneas y los vendedores de boletos para eventos en vivo despiertan ese temor al usar relojes de cuenta regresiva para completar una transacción, o al indicar que solo quedan dos asientos a un precio determinado). Además, los consumidores a menudo creen incorrectamente que todos los vendedores cobran cargos similares, dice Morwitz. Y a las personas les gusta sentir que han conseguido una buena oferta, por lo que podrían decidir que han conseguido una, incluso si pagan mucho más que el precio en el que hicieron clic por primera vez. “A los consumidores no les gusta sentir que cometieron un error”, dice.

Para defenderte contra los precios ocultos, el control emocional es crucial. “Trata de no emocionarte demasiado con lo que ves como el primer precio en la primera página”, dice Morwitz. Y considera reclamar cuando te enfrentes a un recargo inesperado. Consumer Reports descubrió que solo 3 de cada 10 personas se quejan de los cargos ocultos, pero de quienes sí lo hacen, casi dos tercios reciben al menos algo de dinero devuelto. Estos son algunos de los muchos productos y servicios en los que abundan las tarifas ocultas.

Televisión por cable

El hogar promedio de EE.UU. gasta $217 al mes en televisión por cable. ¿Cómo aumentan las facturas de esos planes de $79 al mes que ves en los anuncios? En parte, son los canales premium que agregas. Pero también culpan a tarifas mensuales como estas: un cargo por la televisión de transmisión (es decir, canales locales “gratuitos”) de hasta $16.95 por zona; tarifas regionales de deportes, generalmente de $7 a $12 (incluso si pagas extra por un paquete deportivo); alquiler de un decodificador ($12 con Verizon FiOS); y una tarifa de tecnología HD ($10 en Comcast Xfinity).

Tus opciones: Puedes cambiar de proveedor cada 12 meses para obtener tasas más bajas. Si eso es demasiado trabajo, solo llama a tu proveedor anualmente y dile que estás considerando cambiar a otro proveedor o dejar de usar el cable por completo; a menudo obtendrás una tarifa más barata. De hecho, cada vez es más popular cortar el cable para depender completamente de los servicios de transmisión para la televisión. Pero ten en cuenta: una vez que comiences a suscribirte a varios servicios de transmisión, los costos pueden aumentar de nuevo.

Teléfonos celulares

Los cargos pueden aumentar tu nivel de uso de datos. Es posible que estés pagando mucho por un límite amplio de datos mensuales, un plan que excede lo que realmente necesitas. O podrías pagar menos por un plan de datos más limitado y recibir un cargo sorpresa de $300 luego de que tu nieto de 9 años secretamente viera horas de videos en tu teléfono inteligente.

Tus opciones: Inscríbete para recibir alertas que te advierten si estás cerca de tu límite mensual de datos. Visita internet a través de una conexión wifi segura, cuando esté disponible, en lugar de a través de tu red celular.

Servicio de internet

Revisa tu factura para obtener una tarifa de “acceso a la red y mantenimiento”. RCN, por ejemplo, cobra $5.57 al mes. También podrías estar pagando por el equipo. Comcast Xfinity cobra $168 al año por alquilar un módem.

Tus opciones: Compra tu propio módem por $50 a $130 y elimina la tarifa mensual de alquiler. Pero asegúrate de que se elimine realmente de tu factura. Hasta diciembre del 2020, los proveedores de servicios de internet podían evaluar legalmente esa tarifa mensual incluso después de que los clientes compraran su propio equipo.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Viajes

En el mostrador de alquiler de autos, te piden que elijas una serie de opciones mientras las personas detrás de ti se quejan con impaciencia: gasolina, peajes, exención de daños por colisión y más. A las ciudades les encanta gravar a los visitantes, así que también pagarás una tarifa si alquilas un auto en el aeropuerto, tal vez incluso si no alquilas en ningún lugar cercano. Para cuando llegues a tu hotel, no tendrás ganas de discutir sus cargos, como la tarifa obligatoria del complejo.

Tus opciones: Visita el sitio web de la empresa de alquiler de autos antes de viajar para decidir qué opciones necesitarás o no. En el hotel, sé detallista: pide en todo momento el costo total. Y si la piscina o el gimnasio están cerrados, pide un reembolso de la tarifa del complejo turístico.

Tus inversiones

Una de cada 4 personas con una cuenta de inversión no sabe si está pagando algún cargo, según una encuesta del 2019. El 37% de las personas con una cuenta 401(k) le dijeron a TD Ameritrade que no creían estar pagando ningún cargo. Eso es una señal de que la industria de inversiones, deliberadamente o no, hace un mal trabajo al explicar sus tarifas.

Tus opciones: Si estás trabajando con un profesional de inversiones, pídele que explique en detalle cómo y cuánto recibe por el manejo de tu cuenta. Además de cualquier cargo que te cobren, eso puede significar una comisión del 7% sobre tu anualidad variable o un pago anual de la compañía de fondos mutuos que opera tus fondos. —Información adicional de George Mannes.

 

Bob Sullivan es anfitrión del podcast de AARP The Perfect Scam y autor del libro Gotcha Capitalism.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.