Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Guía de AARP para visitar el Parque Nacional de las Cavernas de Carlsbad

Viaja a más de 700 pies bajo la superficie de la Tierra a las formaciones rocosas de un gran sistema de cavernas conocido como el ‘Gran Cañón con techo’.

spinner image Interior de una cueva en el Parque Nacional de las Cavernas de Carlsbad en Nuevo México
Prisma by Dukas Presseagentur GmbH / Alamy Stock Photo

En el sur de Nuevo México, donde las extensas llanuras del desierto de Chihuahua se elevan hasta las laderas de las escarpadas montañas de Guadalupe, se encuentra una de las experiencias más singulares que ofrece el Sistema de Parques Nacionales: el Parque Nacional de las Cavernas de Carlsbad (en inglés). Ahí están unas de las cavernas más grandes, profundas y únicas que se han descubierto, protegidas por el Servicio de Parques Nacionales desde 1923. Hasta que bajas a las profundidades, resulta difícil comprender lo gigantescas que son estas cuevas. El actor Will Rogers describió este sistema de cavernas como el “Gran Cañón con techo”.

La cueva más grande que se ha medido en el parque, la cueva Lechuguilla, abarca más de 140 millas y alcanza una profundidad mayor de 1,600 pies. Solo se permite que entren a esta cueva los investigadores; pero otras de las cuevas que pueden visitarse son muy impresionantes. Big Room es la cueva individual más grande de Norteamérica que puede explorarse, una caverna de caliza de 255 pies de altura. Estalactitas, muchas de hasta 60 pies de largo, “gotean” desde el techo, y estalagmitas espectaculares, algunas de seis pisos de altura, se levantan del suelo. Delicadas formaciones en forma de pajita, estanques de cueva, estructuras centelleantes tipo palomitas de maíz y espeleotemas brillantes contribuyen al espectáculo. “Algunas de las formaciones tienen entre 150 y 200 pies de altura, y al estar ahí mirándolas, parecen todavía más altas”, dice Michael Larson, encargado de información pública y jefe de interpretación de la naturaleza y educación del parque.

spinner image Mapa muestra la ubicación del Parque Nacional de las Cavernas de Carlsbad
Getty Images

Datos sobre el parque

Ubicación: Carlsbad, Nuevo México

Superficie: 46,766​ acres

Elevación más alta: 6,368 pies

Millas de senderos: más de 50 millas de senderos rurales

Atracción principal: el sistema subterráneo de cavernas, con 120 cuevas conocidas. Precio: $15 por persona; requiere reservaciones ($1)

Mejor forma de verlo: recorrido guiado por un guardaparques

Cuándo ir: septiembre u octubre, cuando los murciélagos todavía salen volando todas las noches, hace más fresco de día y la temporada pico de turismo ya terminó

En conjunto, las formaciones imparten a este sistema de 120 cavernas conocidas que data de millones de años una sensación barroca y elegante, como si fuera una catedral gótica. A veces, es como desplazarse por otro planeta, y de algunas formas, lo es. El ascensor para visitantes se detiene a 754 pies bajo la superficie de la Tierra. Caminar a esta profundidad, guiado por luces sutiles, es totalmente diferente a cualquier experiencia que hayas tenido en el exterior.

Lo que se encuentra en la superficie también es espectacular. El parque de 46,766 acres está ubicado en el extremo norte del desierto de Chihuahua, con eneldos y pinos piñón en sus zonas de mayor elevación, y praderas en sus esquinas más bajas. Debido a su combinación de zonas ecológicas, el parque está lleno de vida, lo que incluye 750 especies de plantas y 67 mamíferos, que van desde osos negros y ciervos mulos hasta ratones de abazones chihuahuenses. Los mamíferos mejor conocidos del parque son sus 17 especies de murciélago, 3 de las cuales se posan dentro del sistema de cavernas. Sus vuelos llaman tanto la atención que el parque puso asientos de anfiteatro y creó un programa Bat Flight, para que los visitantes puedan observar a los murciélagos con mayor comodidad y hacerles preguntas a guardaparques que además explican el fenómeno.

A diferencia de otros parques nacionales como Yellowstone o Yosemite, puedes disfrutar la mayoría del parque de las cavernas de Carlsbad en un solo día, pero es lo suficientemente diverso para pasar dos o tres días explorándolo.

spinner image Galería con información de las Cavernas de Carlsbad, Nuevo México, EEUU
Chris Howes/Wild Places Photography / Alamy Stock Photo

Planea tu visita

El Parque Nacional de las Cavernas de Carlsbad, a diferencia de la mayoría de los demás parques nacionales, requiere reservaciones por adelantado para ingresar; haz tu reserva antes de llegar, porque no podrás hacer reservaciones en el parque. Las reservaciones cuestan $1, y la entrada está limitada a un período de 60 minutos según la hora que escojas. Por ejemplo, si seleccionaste tu reserva para las 10:30 a.m., solo tienes hasta las 11:30 a.m. para entrar. Al llegar al centro de visitantes, te cobrarán una tarifa de entrada de $15 por persona. Una vez que estés en el parque, puedes permanecer ahí hasta que se cierre ese día.

Debido a lo apartado del parque, es probable que tengas que desviarte para visitarlo —o seleccionarlo como un destino por sí mismo—. Pero el esfuerzo valdrá la pena por la euforia que sentirás al aventurarte hasta sus profundidades. La mayoría de los visitantes llegan desde El Paso, ubicado 149 millas al oeste; otra opción es Albuquerque, 302 millas al noroeste. Aunque queda mucho más lejos, Albuquerque te ofrece la opción de un viaje por carretera para ver algunas de las atracciones más interesantes del sur de Nuevo México, entre ellas la ciudad de Roswell, donde sucedió el incidente del “disco volador” en 1947.

En el centro de visitantes, ubicado a siete millas de la entrada del parque en la carretera Carlsbad Caverns Highway, encontrarás baños, una cafetería, una librería, un mostrador de información y exposiciones educativas interactivas. Desde ahí, puedes bajar en ascensor hasta el sistema de cavernas. También puedes bajar desde la entrada Natural Entrance Trail, un sendero que empieza a poca distancia.

Para recorrer el sistema de cavernas, usa zapatos adecuados (cerrados y de buen agarre); las cuevas son húmedas y ciertas secciones de los senderos pueden ser resbalosas. En cuanto a la ropa, ponte mangas largas o una chaqueta liviana, porque la temperatura en las cavernas permanece a unos 56 °F todo el año, y adentro no hay luz solar. Para los recorridos guiados, lleva alguna prenda de abrigo adicional, porque después de empezar no podrás devolverte. En general, es fácil navegar por los senderos autoguiados dentro de las cavernas, y partes del sendero Big Room Trail (en inglés) son accesibles para personas en sillas de ruedas. Si necesitas servicios accesibles, el parque tiene un buen mapa para evaluar las opciones al aire libre y subterráneas.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

El parque tiene más visitantes en el verano, cuando los murciélagos salen volando todas las noches. Durante esa época del año, los puntos de observación están muy concurridos, en particular en los feriados y los fines de semana. La cantidad de visitantes se reduce después del Día del Trabajo, y los murciélagos no migran hacia el sur a México hasta fines de septiembre u octubre; por eso, a principios del otoño es buen momento para disfrutar del espectáculo sin multitudes.

Alojamiento y restaurantes

Debido a que el parque no tiene alojamientos ni campamentos, deberías alojarte en Carlsbad, la ciudad más cercana, ubicada 20 millas al noreste. (Consulta las ciudades de acceso).

spinner image Personas ingresan a una cueva
Richard Green / Alamy Stock Photo

Qué hacer

Por supuesto, el sistema de cavernas es la atracción principal del parque. Pasa todo el tiempo que puedas explorándolo a nivel subterráneo. Ingresa a las cavernas de una de dos maneras: en ascensor o a pie por un sendero de 1¼ millas a través de la entrada Natural Entrance. Por mucho, bajar caminando es la mejor opción (y luego subir en ascensor al final de tu visita), porque te da una idea mucho más clara de lo gigantesco que es el sistema de cuevas. Descenderás unos 800 pies a medida que la luz solar desaparece lentamente. Mientras caminas, imagínate lo que debió haber sido para el vaquero Jim White —probablemente el primer habitante del Oeste que exploró las cavernas— hace más de 120 años cuando bajó hasta la oscuridad. La recompensa por el esfuerzo adicional de caminar es que verás cómo la superficie de la Tierra se transforma gradualmente en un panorama lunar. Aunque todo el sendero es cuesta abajo, no se recomienda para personas con problemas de movilidad porque la bajada larga puede ser difícil para las caderas y las rodillas, con alguna que otra parte resbalosa.

Al llegar al suelo de la cueva principal, donde hay un pequeño puesto de ventas con baños, puedes recorrer por tu cuenta el Big Room Trail a tu propio ritmo. Este sendero relativamente llano de 1¼ millas se puede explorar con facilidad en una hora y media (y puedes tomar atajos para reducir el tiempo); está repleto de formaciones rocosas espectaculares de todos los tamaños y formas, y hasta hay un artefacto: una escalera de cuerda que data de décadas, usada en 1924 por exploradores para entrar a la cueva. Las diferentes formaciones rocosas por lo general son estalagmitas o estalactitas, y el sendero Big Room contiene muchas. Se destacan Hall of Giants (una serie de bóvedas de unos 60 pies de altura formadas por gotas de agua que depositaron minerales en el mismo sitio durante milenios), Bottomless Pit (un agujero de 140 pies de profundidad) y Crystal Spring Dome, una de las mayores estalagmitas activas del parque, de 21 pies, donde el agua fluye por los costados de roca blanca hacia un estanque. Es difícil explicar lo impresionante que resulta caminar por Big Room; tendrás que verlo (y tener esa experiencia) tú mismo. “A quienes se ponen nerviosos antes de entrar, les explicamos lo grande que es y se quedan tan impresionados por su amplitud que pierden el miedo bastante rápido”, dice Larson.

Es recomendable que te inscribas en una excursión guiada por guardaparques (por un costo adicional) a partes de las cavernas donde solo se puede entrar de esa forma. Antes de la pandemia, el parque ofrecía varias excursiones, pero ahora solo hay una: la excursión de 90 minutos King’s Palace Tour ($8 por persona), un recorrido por la sección más profunda del sistema de cavernas que está abierta al público. Bajarás a una profundidad de 82 pies mientras atraviesas a pie cuatro cuevas; verás todo tipo de formaciones rocosas, entre ellas helictitas, cortinas, columnas y pajitas. Todas esas estalagmitas y estalactitas crean un efecto de ornamentación intencional, como si fuera un salón del trono real (a fin de cuentas, se conoce como King’s Palace o Palacio del Rey). Durante la excursión, los guardaparques apagan todas las luces artificiales para que puedas sentir la oscuridad natural. Es un tipo de oscuridad que te rodea, con el sonido de gotas de agua que rasgan el aire.

spinner image Murciélagos en el Parque Nacional de las Cavernas de Carlsbad, Nuevo México
Phil Degginger / Alamy Stock Photo

En la superficie, no te pierdas los vuelos nocturnos de los murciélagos, por lo general desde fines de abril hasta octubre. Durante el programa Bat Flight (desde el fin de semana del Día de la Recordación hasta fines de octubre), un guardaparques da una charla didáctica sobre lo que pronto presenciarás: más de 400,000 murciélagos de cola libre brasileños que salen de las cavernas, hambrientos y en busca de insectos. En tardes despejadas, parecen un tornado de minúsculas sombras negras que vuelan a toda velocidad al atardecer. Es una experiencia mágica, pero ten en cuenta que no podrás tomar fotos. De hecho, no se permiten los celulares, las tabletas ni ningún otro dispositivo electrónico porque sus luces y sonidos afectan el comportamiento natural de los murciélagos. La ventaja de la prohibición es que te obliga a observar realmente el espectáculo y apreciar lo maravilloso que es. “A veces, los murciélagos hasta pasan volando sobre el público”, señala Larson. “Y de vez en cuando incluso se siente el flujo de aire que pasa por sus alas, si se acercan lo suficiente”.

Los vuelos de murciélagos más impresionantes (con mayores cantidades) por lo general son en agosto y septiembre cuando los cachorros de murciélago, nacidos a principios de verano, se unen al éxodo desde las cuevas. Debido a que los murciélagos migratorios de colonias más al norte a menudo también se unen al grupo, las cifras pueden aumentar drásticamente. Según Larson, una buena opción para los madrugadores es ir al parque para ver el vuelo de regreso de los murciélagos hacia las cuevas, por lo general entre las 4 a.m. y las 6 a.m. Los murciélagos reingresan descendiendo en picada desde cientos de pies por encima de la entrada, a velocidades de 25 millas por hora o más. “En realidad no puedes ver los murciélagos, pero puedes oírlos mientras bajan en picada y entran a la caverna”, dice.

Además, en la superficie hay más de 50 millas de senderos rurales que atraviesan el desierto de Chihuahua. Sin embargo, muchos senderos están cerrados debido a inundaciones recientes; busca en el sitio web del parque o llama con anticipación para averiguar cuáles estarán abiertos durante tu visita. Uno en el que todavía se pueden hacer caminatas es un sendero pavimentado de 180 yardas hasta el mirador Walnut Canyon Overlook, que ofrece vistas maravillosas del entorno del desierto.

spinner image Mujer camina por un sendero en medio de las plantas
Ilene MacDonald / Alamy Stock Photo

Ciudades aledañas

La entrada al parque se encuentra 20 millas al sudoeste de Carlsbad, Nuevo México (población: aproximadamente 32,000). Ubicada a lo largo del río Pecos en el desierto de Chihuahua, la ciudad empezó como una especie de oasis —“la perla sobre el Pecos”, como se conocía—. Aún encontrarás calles bordeadas de árboles, parques públicos y un área verde al lado del lago Carlsbad, un pequeño embalse en el río al lado del centro de la ciudad. Pero la zona de los alrededores se ha convertido en un centro de producción de petróleo y minería de potasa, y por eso la ciudad tiene un ambiente bastante industrial. Su otro sector principal es el turismo, en gran parte debido a su cercanía al parque, por lo que ofrece actividades interesantes.

Lo primero en la lista de lugares imperdibles es el Parque estatal Living Desert Zoo and Gardens (en inglés), en el extremo noroccidental de la ciudad. En su centro de visitantes, verás exposiciones básicas sobre la flora y la fauna de la región, y las culturas indígenas. Pero la atracción principal del parque es un sendero autoguiado de 1.3 millas que atraviesa el desierto. El sendero recorre varias “zonas de vida”, desde tierras altas desérticas hasta un bosque de pinos piñón y eneldos, a medida que pasas al lado de cactus, yucas, agaves y eneldos. En el zoológico hay hábitats de animales que incluyen tortugas de Bolson, perros de las praderas, ciervos mulos, linces y una osa negra cuyo nombre es Maggie.

En la ciudad, encontrarás una variedad de opciones de alojamiento de marcas conocidas, como Comfort Suites y Home2 Suites by Hilton. O haz una reserva a precio moderado en el Trinity Hotel, una íntima propiedad boutique ubicada en un edificio de ladrillo en el centro de la ciudad que se construyó en 1892 para el First National Bank. Dos de sus nueve habitaciones son de fácil acceso en la planta baja, y una es accesible para personas con discapacidades. Para los campistas, Carlsbad KOA Holiday, a unas 20 millas del centro, cuenta con más de 60 sitios para vehículos recreativos y 10 lugares para tiendas de campaña en un campamento bien mantenido, con wifi gratis, una piscina y cabañas pequeñas de alquiler, unas cuantas con baños completos y ducha.

Para opciones gastronómicas, el Trinity está entre las mejores. Su restaurante sirve tres comidas al día y se convierte en un establecimiento de alta cocina para la cena, aunque con un ambiente decididamente informal. El menú consiste más que nada en opciones clásicas de bistec y pasta. Otro lugar favorito es la Carnicería San Juan de Los Lagos, que sirve auténtica comida mexicana como tacos de barbacoa y burritos de carne asada en un espacio que es mitad carnicería y charcutería y mitad restaurante. Date un gusto para el desayuno en Blue House Bakery and Café, con un rollo de canela grande o un sándwich de desayuno (huevos, chile verde, queso y tu elección de tocino o salchichas servidos en tostadas).

De camino

Si llegas desde El Paso o Albuquerque, hay un recorrido natural de viaje por carretera de entre tres y cinco días que incluye las cavernas de Carlsbad y otros dos parques nacionales: el Parque Nacional de las Montañas de Guadalupe y el de White Sands. El circuito general es conducir desde El Paso hasta Las Cruces, luego a White Sands, hasta Roswell, y después al sur a Carlsbad (y las cavernas de Carlsbad) y al Parque Nacional de las Montañas de Guadalupe (desde ahí, el regreso a El Paso es de 113 millas). Si llegas desde Albuquerque, dirígete a Roswell y luego sigue el itinerario en dirección contraria. Durante este viaje por carretera, verás lo mejor que ofrece Nuevo México, la Tierra del Encanto, en su mitad sureña.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.