Skip to content
 

Guía de AARP para visitar el Monumento a los Veteranos de Vietnam

Planifica tu viaje al emblemático muro en Washington que rinde honor a los caídos en la guerra.

Muro negro del Monumento a los Veteranos de Vietnam

Ian Dagnall / Alamy Stock Photo

In English

Bill Shugarts coloca la mano contra el muro negro del Monumento a los Veteranos de Vietnam (en inglés), y presiona con los dedos y la palma los nombres de los soldados. "Siente lo caliente que se pone", dice Shugarts, veterano de Vietnam y voluntario del Servicio de Parques Nacionales. El granito negro irradia calidez, y Shugarts sonríe suavemente al retirar la mano, su rostro y su sombrero amarillo se reflejan ligeramente en el muro que parece un espejo.

No es como otros monumentos de Washington D.C. El muro de 70 paneles en forma de V, que se extiende 246 pies y medio en cada uno de sus dos lados, se distingue de los monumentos de mármol blanco en el National Mall, ya que simboliza la cicatriz de la guerra y sirve de lugar catártico de reunión para los veteranos. Shugarts y sus compañeros voluntarios hablan muchas veces de la "magia del muro": la combinación de reflexión y cierre, encuentros inesperados y reencuentros improbables que ocurren habitualmente en el monumento de casi 40 años.

Planea tu visita

Ubicación: en el extremo noroeste del National Mall, adyacente al Lincoln Memorial (Monumento a Lincoln), cerca de la intersección de 23rd Street NW y Constitution Avenue NW.

Cómo llegar: la estación de metro más cercana es Foggy Bottom-GWU (trenes de las líneas azul, anaranjada y plateada) en 23rd Street NW y I Street NW. Está a unos 15 minutos a pie al sureste del monumento. Puedes encontrar los horarios de los autobuses y del metro en wmata.com. Los servicios de autobús turístico incluyen Big Bus Tours y Old Town Trolley. Es difícil encontrar estacionamiento en la calle y generalmente está limitado a dos horas, pero puedes reservar lugares en los garajes de estacionamiento a través de sitios web como BestParking.com y SpotHero.com (en inglés). Prepárate para pagar entre $12 y $28 por estacionarte en uno de los garajes (los más cercanos están a unas cuatro o cinco cuadras). Capital Bikeshare tiene estaciones en todo el Mall, incluidas dos en el Lincoln Memorial y tres detrás del monumento en Constitution Avenue. El Mall es plano, por lo que es fácil de recorrer en bicicleta, y encontrarás estacionamientos para bicicletas en todos los lugares conmemorativos y monumentos.

Horario: abierto las 24 horas del día, los siete días de la semana. Hay un quiosco en el lado del Lincoln Memorial que está abierto de 9 a.m. a 5 p.m. todos los días excepto el Día de Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo.

Entradas: gratis

Mejor momento para ir: las mañanas son más tranquilas y los veteranos guían recorridos todos los días a las 11 a.m. La mayoría de los monumentos de D.C. son impresionantes por la noche, pero el muro de Vietnam, de granito negro, apenas se ve en la oscuridad. Algunos veteranos van al muro por la noche, dice Schultz, para que la gente no los vea llorar.

Mejor temporada para ir: el otoño es ideal. Las temperaturas son más frescas y los robles, los nogales y los olmos estadounidenses de los alrededores están llenos de hojas doradas y rojas, que se reflejan en la pared. Evita los meses de verano notoriamente calurosos y húmedos de D.C. (la pared no recibe sombra).

Accesibilidad: el monumento de Vietnam es accesible en silla de ruedas, y el Servicio de Parques Nacionales ofrece folletos en braille gratuitos en cada lugar conmemorativo y monumento.

En sus 14 años como voluntario, Shugarts ha intercambiado emotivas historias con otros veteranos, ha guiado un recorrido con el cineasta Ken Burns e incluso ha conocido a dos exsoldados del Frente Nacional de Liberación de Vietnam (Viet Cong), lo que ha dado lugar a una duradera y sorprendente amistad. El muro no representa la gloria, sino el dolor, y su poder curativo también atrae a los veteranos de las guerras en Afganistán e Irak, que encuentran consuelo entre sus 58,395 nombres.

Voluntarios como Shugarts son parte de la magia del muro. Sirvió en el Ejército de Estados Unidos en Vietnam de 1969 a 1971 y recibió tres Estrellas de Bronce. Es uno de los 125 veteranos de Vietnam que trabajan en el monumento, a quienes se puede identificar fácilmente por sus gorras amarillas mientras responden a las preguntas y ayudan a los visitantes a encontrar nombres. Si quieres conocer a estos hombres y mujeres dedicados, ahora es el momento de ir. La mayoría de los veteranos de Vietnam tienen más de 70 años y más de 300 veteranos mueren cada día.

Comienzo polémico

Cuando un panel de ocho arquitectos, paisajistas y escultores anunció el diseño ganador del monumento en 1981, el público reaccionó con más furia que alegría. El concepto poco convencional y la falta de símbolos patrióticos indignaron a muchos veteranos y políticos conservadores.

"Hasta ese momento, los monumentos de guerra en la historia de Estados Unidos eran un general de bronce a caballo blandiendo una espada", dice Thomas Schultz, un veterano de la Marina y presidente de DC Military Tours. "Pero esto era diferente. No se parecía a lo que la gente estaba acostumbrada".

Los criterios de diseño, establecidos por el Vietnam Veterans Memorial Fund (VVMF), incluían múltiples requisitos: el monumento debía ser reflectante, contemplativo y apolítico; debía armonizar con su entorno; y debía contener los nombres de los muertos y los desaparecidos. El concurso del VVMF recibió 1,421 propuestas anónimas, y la ganadora fue la número 1,026, creada por Maya Lin, una estudiante desconocida de 21 años de Yale University.

El concepto de Lin era simple, austero e ingenioso. Al clavar el muro en la tierra, el monumento simboliza la herida de la nación. Los árboles, el césped y los monumentos cercanos se reflejan en los paneles, lo que los conecta con el Mall que los rodea, y permite a los visitantes verse a sí mismos, lo cual crea un vínculo con los nombres. Pero a sus oponentes les disgustaba el granito negro, la falta de emblemas heroicos y la forma en que el muro se sumergía en lugar de elevarse. El entonces secretario del Interior, James Watt, calificó el diseño como "un acto de traición" (incluso antes de haberlo visto), mientras que el partidario financiero H. Ross Perot lo declaró airadamente como una "trinchera". A pesar de las objeciones de Lin y su arquitecto, el diseño se modificó para incorporar un asta de bandera y dos conjuntos de estatuas. Sin embargo, la animosidad continuó. En la inauguración del monumento en 1982, un veterano enfadado atacó a Lin, y algunos veteranos discutieron planes para detonar el monumento, como señala el veterano del Ejército de Estados Unidos James Reston Jr. en su libro, A Rift in the Earth.

Sin embargo, casi inmediatamente, los visitantes captaron la idea de Lin de que hay que afrontar el dolor para sanar. Las familias y los veteranos lloraron al encontrar los nombres en el muro. Comenzaron a dejar artefactos, desde botas de combate hasta medallas. Entre 4 y 5 millones de personas visitan el monumento cada año, lo que lo convierte en uno de los lugares más visitados del National Mall.

Recorrido por el monumento

El Monumento a los Veteranos de Vietnam no es solo el muro. Si entras por el lado del Lincoln Memorial, verás el asta de la bandera y la estatua Three Servicemen, creada por el escultor Frederick Hart. Los soldados de la estatua son jóvenes (la edad media de los soldados caídos o desaparecidos en combate en Vietnam era de 22 años y nueve meses) y diversos (alrededor del 18% de los soldados en Vietnam eran afroamericanos). Dos llevan rifles M16 y uno tiene placas de identificación pegadas al pecho, lo que ayudaba a reducir el ruido, dice Shugarts. Una placa dedicada en el 2004 honra a aquellos que han muerto por causas relacionadas con la guerra —como la exposición al agente naranja— desde la inauguración del muro.

Si giras a la derecha desde la estatua, llegarás rápidamente al Vietnam Women's Memorial —en inglés— (Monumento a las Mujeres de la Guerra del Vietnam), creado en 1993. Creada por la escultora Glenna Goodacre (suegra del cantante Harry Connick Jr.), la estatua muestra a tres mujeres atendiendo a un soldado con una herida en el pecho. Ocho mujeres del servicio militar murieron en Vietnam y ocho árboles de madera amarilla rodean la zona protegida por la sombra. "Entre 8,000 y 10,000 mujeres sirvieron en Vietnam, la mayoría enfermeras", dice Shugarts. "Para los heridos, eran sus salvavidas".

El muro sigue siendo el mayor atractivo del monumento. Puedes entrar por cualquiera de los dos lados y, a medida que caminas, te adentras más en el terreno excavado. Los paneles se hacen más altos. Aumenta el número de nombres. En el vértice, los dos paneles contiguos tienen 10.1 pies de altura.

Fíjate bien en los nombres. Un diamante o una cruz precede a cada uno. Un diamante significa un soldado caído; una cruz indica que la persona está desaparecida. Cuando se determina si una persona desaparecida está muerta, se coloca un diamante sobre la cruz. Para los que se descubren que están vivos, se encierra la cruz en un círculo.

Hombre lee los nombres de soldados caídos en el muro negro del Monumento a los Veteranos de Vietnam

Tim Brown / Alamy Stock Photo

Estarcir un nombre con papel y lápiz se convirtió rápidamente en una tradición en el muro, pero Lin nunca lo contempló en su diseño. Los visitantes lo descubrieron por su cuenta, otro ejemplo de la magia del muro. Muchas personas vienen a buscar el nombre de un ser querido, pero cada nombre cuenta una historia. Los guerrilleros del Viet Cong mataron al mayor del Ejército Dale Buis, el primer nombre grabado en el muro, en 1959. La metralla de un ataque con misiles en 1968 cobró la vida de Sharon Lane, una enfermera del Ejército. Los voluntarios pueden compartir las historias de muchos soldados.

Algunos veteranos siguen dejando objetos, como fotografías, banderas, placas de identificación y alguna que otra caja de seis cervezas. A medida que mueren más veteranos, algunas familias dejan urnas. El Servicio de Parques Nacionales ha catalogado 400,000 objetos abandonados en el muro; puedes ver algunos de ellos en la exposición "The Price of Freedom" en el National Museum of American History del Smithsonian, a unos 10 minutos a pie del monumento si te diriges al este pasando el Washington Monument (Monumento a Washington).

Fíjate bien en los nombres. Un diamante o una cruz precede a cada uno. Un diamante significa un soldado caído; una cruz indica que la persona está desaparecida. Cuando se determina si una persona desaparecida está muerta, se coloca un diamante sobre la cruz. Para los que se descubren que están vivos, se encierra la cruz en un círculo.

Más para explorar

Se calcula que en Washington, D.C., hay 247 monumentos conmemorativos, desde estatuas en círculos de tráfico hasta el extenso Dwight D. Eisenhower Memorial (Monumento a Dwight D. Eisenhower). El Lincoln Memorial y el Korean War Veterans Memorial (Monumento a los Veteranos de la Guerra de Corea) son los vecinos más cercanos del Monumento a los Veteranos de Vietnam, pero si quieres explorar los monumentos más allá del Mall, considera estas paradas.

African American Civil War Memorial —en inglés— (Monumento a los Afroamericanos de la Guerra Civil): el monumento, inaugurado en el 2004, cuenta con una estatua de bronce de soldados negros y los nombres de más de 200,000 soldados. Se encuentra a unas tres millas al noreste del monumento de Vietnam, en la esquina de U Street NW y Vermont Avenue NW, en la entrada de la parada de metro U Street/African-American Civil War Memorial/Cardozo (trenes de las líneas amarilla y verde). Al otro lado de la calle se encuentra el African American Civil War Museum, de acceso gratuito. Seis días a la semana encontrarás al intérprete histórico del museo, Marquett Milton, vistiendo trajes de época y respondiendo a preguntas en el monumento. ¿Tienes hambre? Camina cinco minutos hacia el oeste por U Street NW hasta llegar al restaurante más famoso de D.C., Ben's Chili Bowl, conocido por sus half smokes (una salchicha a la parrilla mitad cerdo, mitad carne).

Cementerio Nacional de Arlington: sí, querrás ver el cambio de guardia y la llama eterna en la tumba de John F. Kennedy, pero Schultz sugiere detenerse en la sección 31 (el cementerio está dividido en 70 secciones), donde el presidente William Howard Taft está enterrado bajo un monumento de granito de 14 pies de altura (también encontrarás la tumba de Robert Todd Lincoln, el primogénito del presidente Lincoln). El cementerio está en Virginia, a unos 30 minutos a pie a través del Memorial Bridge desde el monumento de Vietnam. Otras opciones incluyen un autobús turístico (consulta la sección "Planea tu visita") o el metro (tomando la línea azul, es una parada desde Foggy Bottom-GWU hasta el cementerio). 

Alojamiento

Date el gusto: ubicado en Pennsylvania Avenue NW, a unos 21 minutos a pie al suroeste del monumento, el Willard Intercontinental Hotel de 335 habitaciones es un ícono de D.C. conocido por su decoración majestuosa, sus cócteles personalizados (los julepes de menta son uno de los favoritos del hotel) y sus 200 años de historia. Abraham Lincoln se alojó durante 10 días antes de su toma de posesión en 1861, y Martin Luther King Jr. terminó su discurso "I Have a Dream" (Tengo un sueño) en el hotel en 1963. El precio de las habitaciones comienza en $322.

Ahorra: HGTV nombró al elegante Hotel Hive, a unos 11 minutos a pie hacia el sur del monumento, uno de los "10 microhoteles que son mecas del diseño". Sus 83 pequeñas habitaciones varían en tamaño de 125 a 250 pies cuadrados, pero entre sus grandes ventajas se encuentran un bar en la azotea, paredes insonorizadas y alojamiento gratuito para las mascotas. El precio de las habitaciones comienza en $93.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Restaurantes

Date el gusto: Imperfecto puede parecer más un restaurante de tacos de dudosa reputación que una adición reciente a la escena gastronómica de D.C., pero a los amantes de la comida local les encantan los sabores latinoamericanos y mediterráneos de este restaurante (cerca de la estación de metro Foggy Bottom-GWU, o hacia el oeste en auto por Pennsylvania Avenue desde el monumento). Prueba la terrina de cordero estofado.

Ahorra: para una experiencia más informal y comida estadounidense clásica, visita Circa, en el vecindario de Foggy Bottom, frente a la estación de Foggy Bottom-GWU. Elige entre ensaladas (la ensalada de atún con costra de sésamo es un éxito), hamburguesas de carne Angus y sabrosos panes sin levadura.

Lo último por la COVID-19: el Distrito de Columbia, que ha ampliado el plazo de la orden de emergencia de salud pública hasta el 7 de enero del 2022 aproximadamente, exige a todas las personas mayores de 2 años usar una mascarilla en los espacios públicos cerrados en la ciudad, estén o no vacunadas.

Ken Budd escribe frecuentemente sobre viajes para AARP. Su trabajo aparece en la edición del 2020 de The Best American Travel Writing, y ha escrito para National Geographic Traveler, The AtlanticThe New York TimesTravel + Leisure y The Washington Post Magazine. Es el autor de The Voluntourist.