Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Una guía al Museo y Monumento Nacional de los Veteranos en Ohio

Encontrarás historias cautivadoras de héroes cotidianos.

Vista aérea del Museo y Monumento Nacional de los Veteranos

dbimages / Alamy Stock Photo

In English | Al entrar en los venerados pasillos del National Veterans Memorial and Museum (enlace en inglés) (NVMM, Museo y Monumento Nacional de los Veteranos) en Columbus, Ohio, puede que te sorprenda tanto lo que está ausente como lo que se exhibe. En el lugar de honor en el atrio central no encontramos una oda al militarismo —como, por ejemplo, un avión de combate o un tanque—, sino una serie de enormes retratos en blanco y negro realizados por la reportera fotográfica Stacy Pearsall.

Pearsall, exfotógrafa de combate de la Fuerza Aérea y ganadora de la Estrella de Bronce, se jubiló de las Fuerzas Armadas después de la explosión de una bomba al borde de la carretera en Irak y ahora dedica su tiempo a fotografiar a miles de veteranos en los 50 estados del país. Las imágenes, que cuelgan de las vigas, tienen dos caras, una muestra un retrato reciente del veterano en su vida civil y la otra una imagen de archivo de sus días en el servicio activo.

Estos hombres y mujeres de todas las edades y razas —algunos posaron con perros de servicio, otros en sillas de ruedas— reflejan a la perfección la misión del monumento conmemorativo: contar las historias individuales de las personas que prestaron servicio. Pero lo que confiere a este lugar su cualidad de radicalismo silencioso es la manera en que amplía esa narrativa al contar la historia completa de la experiencia de los miembros de las Fuerzas Armadas —no solo el heroísmo en el combate, sino su valor al decidir alistarse, la difícil transición al regresar a la vida civil, las duras realidades del trauma y los sacrificios de aquellos que dejaron atrás—.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los orígenes del NVMM

Inaugurado en el 2018 y ubicado en una pintoresca curva del río Scioto, el nuevo NVMM traza sus orígenes al multimillonario y filántropo de Ohio Les Wexner, fundador de L Brands (que empezó con The Limited y ahora incluye Bath & Body Works y Victoria's Secret). El Franklin County Veterans Memorial ocupó este mismo lugar desde 1955, y existe constancia de que Wexner describió el antiguo edificio como “espantoso”. Sugirió que en vez de gastar el dinero recaudado de impuestos para renovar la institución envejecida, el ayuntamiento de Columbus debía derribarlo y construir un nuevo museo espectacular, financiado en gran parte con donaciones privadas. Él y su esposa, Abigail, contribuyeron $40.6 millones de los más de $82 millones recaudados.

Wexner se comunicó con John Glenn, exsenador por el estado de Ohio y veterano del Cuerpo de Infantería de Marina, para que este ayudara a convertir en realidad el monumento conmemorativo, y muy pronto el gobernador John Kasich propuso la idea de convertirlo en un monumento conmemorativo estatal en lugar de condal. El proyecto continuó cobrando fuerza y obtuvo cada vez más apoyo, hasta llegar al Congreso de EE.UU., donde los legisladores lo designaron oficialmente museo “nacional” en el 2018. El general Colin Powell fue el orador principal durante la ceremonia de dedicación que tuvo lugar el 27 de octubre de ese mismo año.

El diseño del edificio encuentra un delicado equilibrio entre sus estilos atemporal y contemporáneo, orgánico y robusto. El equipo arquitectónico transformó 28 millones de libras de concreto en un monumento dinámico y curvilíneo que hace pensar en una serie de cintas entrecruzadas estáticas. El diseño en espiral —con una rampa exterior que asciende hasta llegar a un santuario cubierto de césped en la azotea— se asemeja al Museo Guggenheim de Nueva York, pero vuelto del revés. La gran cantidad de ventanas permite que entre la luz y evita que la masa de concreto parezca pesada y oprimente. El entrepiso cuenta con vitrales angostos y verticales, inspirados en galones de campañas militares, a través de los cuales penetra una luz cálida y colorida que baña el interior minimalista.

Sala temática del Museo y Monumento Nacional de los Veteranos

ZUMA Press, Inc. / Alamy Stock Photo

Qué verás

Las exhibiciones en el interior muestran una cronología de la historia militar de Estados Unidos, desde la Revolución estadounidense hasta el presente. Las catorce salas temáticas que forman parte del recorrido te dan un vistazo de cómo es la experiencia de prestar servicio, desde el despliegue y el combate hasta el reingreso a la vida civil. Las exhibiciones incluyen cartas, citas, mensajes de video y artefactos personales, como un cancionero de la YMCA de la Primera Guerra Mundial, una pancarta de apoyo al servicio militar durante la Segunda Guerra Mundial que colgó en la ventana de una familia militar y un chaleco para motocicleta que perteneció a un veterano de la guerra de Vietnam, cubierto de parches con las siglas POW (prisionero de guerra) y MIA (desaparecido en combate). Sin embargo, este no es un museo dedicado a objetos y recuerdos; estos artículos simplemente ilustran las historias personales que aquí se relatan, y no al revés.

“Cada historia tiene significado e importancia”, dice Andy Cloyd, director del museo, cuando le preguntamos si se sintió profundamente conmovido por alguna de ellas en particular. “Si tuviera que elegir una, probablemente me inclinaría por la historia sobre el mayor jubilado del Ejército Joshua Mantz”.

Mantz fue herido por fuego de francotirador en Bagdad y una de las balas le atravesó la arteria femoral. “Se desangró y estuvo muerto durante 15 minutos”, añade Cloyd. “Se me hace un nudo en la garganta cada vez que paseo por el museo y escucho a Josh contar su historia [en un video] de cómo los médicos de combate y su equipo no dejaron de luchar por él”.

Si eres veterano, graba tu propio video en el quiosco “Share Your Story” (comparte tu historia). “Un gran número de veteranos vienen con sus familias y se sinceran y comparten por primera vez sus experiencias en el servicio militar”, señala Cloyd.

El director recomienda no perderse la Remembrance Gallery (sala de la recordación) en el entrepiso. Allí encontrarás una bandera —que en su día ondeó sobre la Tumba del Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington, en Virginia— doblada en el interior de una vitrina de exposición entre dos espejos para dar la ilusión de que las barras y las estrellas continúan eternamente. Esta “bandera infinita” rinde homenaje a los caídos y es un poderoso recordatorio de por qué este museo se ganó su apodo del “nuevo hogar de los valientes”.

Consejo del director: el NVMM está ubicado junto al tranquilo Memorial Grove, un parque de 2.5 acres lleno de olmos estadounidenses y con un muro de piedra de 325 pies, con tres cascadas y un estanque reflectante. “Es un magnífico lugar para meditar y reflexionar”, dice Cloyd. “Me gusta tomarme unos minutos para pasear o sentarme en uno de los bancos con dedicatorias para centrarme y recordar la importancia de las historias que compartimos en este lugar”.

Galería del Museo y Monumento Nacional de los Veteranos en Ohio

ZUMA Press, Inc. / Alamy Stock Photo

Planea tu visita

Ubicación: 300 W. Broad St., justo después de cruzar el puente Discovery Bridge desde el centro de la ciudad.

Cómo llegar: se puede llegar al museo a pie desde la mayoría de los puntos del centro de la ciudad, incluso atravesando el puente plano y de acceso peatonal, Discovery Bridge. Si llegas en auto, encontrarás estacionamiento de pago en el mismo museo. Hay paradas de autobuses urbanos (líneas 10 y 12).

Visitas: de miércoles a domingo, de 10 a.m. a 5 p.m. (cerrado en Año Nuevo, Pascua, Día Acción de Gracias y Navidad).

Entrada: $17 para adultos ($15 para adultos de 65 años o más); gratis para veteranos, militares en servicio activo y familias de miembros que recibieron la Estrella Dorada.

Visitas guiadas: todos los días de 11 a.m. a 1 p.m.

Mejor temporada para visitar: el Día de la Recordación en la primavera y el Día de los Veteranos en el otoño son momentos particularmente inspiradores, con eventos que por lo general incluyen una carrera o una caminata benéfica y una conmovedora ceremonia en la azotea.

Mejor momento para visitar: a finales de otoño o en el invierno, Cloyd sugiere visitar al atardecer. “La luz del sol atraviesa el cristal inspirado en galones de campañas militares en la entreplanta, y se refleja por encima del pasamanos y desciende hasta la pared de la primera planta, creando un arco iris de rayas”.

Accesibilidad: la entrada está a corta distancia del estacionamiento. Las personas que usan silla de ruedas o andadores pueden entrar por la puerta para grupos que está justo frente al estacionamiento y que es accesible por un camino plano. Las exhibiciones son accesibles por ascensor o rampa. Las exhibiciones en video incluyen subtítulos, y las guías para visitantes están disponibles en letra grande y braille. También hay sillas de ruedas disponibles sin cargo (asignadas por orden de llegada). Se permite el uso de perros y caballos miniatura de servicio.

Atracciones cercanas

Después de visitar el NVMM, continúa tu itinerario de enfoque militar en la capital del estado de Ohio.

Al norte del centro de la ciudad, cerca del campus de Ohio State University, encontrarás una extensa colección de banderas de batalla de la Guerra Civil y una exhibición de la Primera Guerra Mundial en el Ohio History Center.

A unos 20 minutos al sur del centro, en el Motts Military Museum (en inglés) en Groveport, puedes ver artefactos personales de todos los conflictos en la historia del país, como un cuerno de pólvora de la Revolución estadounidense y la pipa de mazorca de maíz del general Douglas MacArthur.

Aquí hasta el hockey tiene influencia militar. Durante la Guerra Civil, Ohio fue el estado que envió más tropas por persona al ejército de la Unión y la Liga Nacional de Hockey honró ese legado nombrando a su equipo local los Columbus Blue Jackets. Cada vez que el equipo sale a la pista de hielo, marca un gol o gana un partido, el estadio “dispara” una réplica de un cañón napoleónico de 1857. Los Blue Jackets también honran a militares en servicio activo y a veteranos durante cada partido.

Dónde alojarte

Date el gusto: al otro lado del río, en el centro de la ciudad, el Hotel LeVeque, Autograph Collection, de 149 habitaciones, ocupa un edificio histórico estilo art déco de 1924 que en su día fue el edificio más alto entre Nueva York y Chicago, y que sirvió como faro aéreo para Amelia Earhart. El precio de las habitaciones comienza en $189.

Ahorra: en la zona del Short North Arts District, apenas al norte del centro, el hotel Graduate Columbus de 171 habitaciones hace un guiño a la cercana Ohio State University con su combinación de colores escarlata y gris. En cada sala hay una silla hecha por encargo que tiene una ilustración de John Glenn, uno de los veteranos del Cuerpo de Marines más famosos de Ohio y uno de los mayores defensores del NVMM. El precio de las habitaciones comienza en $99.

Restaurantes

Date el gusto: la sofisticada comida reconfortante de Guild House, un restaurante ubicado en el popular distrito Short North, toma prestado de la cocina internacional, con platos como cavatelli con confit de pato y chuletas de cordero estilo mongol.

Ahorra: almuerza en Schmidt's Sausage Haus und Restaurant, en German Village, al sur del centro de la ciudad. Sacia tu apetito en este restaurante familiar de estilo bufé tradicional que incluye salchichas bratwurst y knockwurst, ensalada de papas, spaetzle y más.

Paseos regionales

Conduce una hora hacia el oeste hasta el Museo Nacional de la Fuerza Aérea de EE.UU., en las afueras de Dayton. Establecido en 1923, el museo de aviación militar más antiguo y grande del mundo impresiona con su colección de aeronaves famosas, entre ellas el módulo de comando Endeavour de la misión Apollo 15; Bockscar, el bombardero B-29 que arrojó la bomba atómica sobre Nagasaki; y el avión a reacción Air Force One en el que Lyndon B. Johnson prestó juramento como presidente tras el asesinato de Kennedy.

De camino a Dayton, haz un desvío para visitar el Monumento Nacional Charles Young Buffalo Soldiers en Wilberforce. La casa de ladrillo rural perteneció a Charles Young, que escapó de la esclavitud y más tarde se convirtió en un soldado búfalo en el Ejército de Estados Unidos, y cuando falleció, en 1922, era el oficial negro de más alto rango. El parque está abierto al público y puedes reservar visitas guiadas en el sitio web.

Durante tu visita a Wilberforce, para en el cercano National Afro-American Museum & Cultural Center para ver la exhibición titulada “African Americans Fighting for a Double Victory” (los afroamericanos que lucharon por una doble victoria), que expone el arte del muralista afroamericano Charles Alston, creador de propaganda sobre la Segunda Guerra Mundial dirigida a una audiencia negra.

Nicholas DeRenzo es un colaborador que cubre temas de entretenimiento y viajes. Anteriormente, fue editor ejecutivo de la revista Hemispheres de United Airlines, y sus artículos se han publicado en The New York Times, Condé Nast Traveler, Travel & Leisure, Sunset y la revista New York.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.