Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cómo conocer Alaska si no se puede viajar en un crucero

Se puede visitar este hermoso lugar a pesar de que los barcos mantienen distancia por la COVID-19.

Un tren en movimiento

Moment / Getty Images

In English | Varios años antes de la pandemia, unos amigos y yo alquilamos una casa en Eagle River, Alaska, a unas 15 millas al norte de Anchorage. La casa de tres dormitorios se encontraba cerca de senderos tranquilos con flores silvestres de colores brillantes, valles exuberantes y arroyos plateados. Hicimos un viaje por carretera a Seward para hacer una excursión en barco de un día y pasamos las tardes en un jacuzzi, admirando las verdes montañas Chugach. Era el paraíso, al estilo de Alaska. Sin embargo, cuando comparto mis relatos sobre los viajes por Alaska, la pregunta inevitable es: "¿por qué no viajar en un crucero?"

El ingreso al parque a raíz de la COVID-19

Las autoridades de Alaska "recomiendan encarecidamente" a los visitantes que se hagan una prueba de COVID-19 antes o poco después de llegar, aunque las pruebas ya no son obligatorias. Para mediados de abril, casi el 40% de los habitantes de Alaska se habían puesto la primera dosis de la vacuna, y el gobernador Mike Dunleavy acaba de anunciar que a partir del 1.˚ de junio todo turista que llegue a uno de los aeropuertos principales del estado podrá vacunarse gratis. Si tienes preguntas sobre viajes, puedes consultar el sitio web del estado, enviar un correo electrónico a la Alaska Traveler Information Hotline (covidinfo@alaskatia.org) o llamar al 907-258-4217 de lunes a viernes, de 9 a.m. a 5 p.m. (hora estándar del Atlántico).

La mitad de los 2.26 millones de visitas en el 2019 llegó en crucero, pero en el 2021, los viajes por tierra, como el mío, serán mucho más comunes. El 2 de abril, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades emitieron nuevos requisitos para las líneas de cruceros, aunque no presentaron plazos para que la industria volviera a activarse. Alaska se enfrenta a otro problema: Canadá ha ampliado la prohibición a la navegación de cruceros hasta febrero del 2022, lo que impide que los barcos de 100 o más pasajeros lleguen al estado a través de aguas canadienses (y todos los barcos que no se encuentren registrados en Estados Unidos están obligados a parar en Canadá debido a una antigua ley marítima de Estados Unidos).

Aunque la interrupción de las temporadas turísticas del 2020 y del 2021 podría suponer una pérdida de $3,300 millones para Alaska, según el gobernador Mike Dunleavy, la demanda de vacaciones en "la última frontera" sigue siendo alta. Las aerolíneas están aumentando el número de vuelos durante el verano a los dos mayores aeropuertos del estado (Ted Stevens Anchorage International Airport y Fairbanks International Airport) y se prevé que la capacidad de asientos de los vuelos a Alaska se acerque a los niveles del 2019. Delta está ampliando el servicio durante el verano a Alaska, con vuelos diarios de Salt Lake City a Anchorage a partir del 5 de mayo y servicios de fin de semana desde Detroit, Los Ángeles y Nueva York/JFK. En junio, Alaska Airlines iniciará un servicio durante el verano sin escalas entre Anchorage y Minneapolis-St. Paul.

Incluso algunas líneas de cruceros y operadores turísticos se están adaptando al veto. Holland America Line y Princess Cruises ofrecen paseos guiados por tierra, que son un poco como las excursiones en tierra pero sin el crucero. Las visitas se centran alrededor del McKinley Chalet Resort de Holland America, a unas dos millas del Parque Nacional Denali (las opciones incluyen una excursión a la tundra de ocho horas) y el Kenai Princess Wilderness Lodge de Princess. El nuevo paquete de tres días de glaciares, osos, ballenas y aventuras ofrecido por Above & Beyond Alaska, con base en Juneau, combina excursiones individuales que los pasajeros de los crucero podrían haber reservado previamente como excursiones en tierra.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Puerto de Sitka, sureste de Alaska

Image Bank / Getty Images

Puerto de Sitka, Alaska.

Los límites a los cruceros son preocupantes para las ciudades que dependen de ellos para obtener ingresos por turismo, pero para los visitantes esta es una oportunidad de ver el estado de nuevas maneras, ya sea conduciendo, haciendo senderismo, viajando en avión o con una compañía de excursiones. Las posibilidades incluyen:

Barcos pequeños y cruceros de un día

Puede que no se permita a barcos grandes, pero las embarcaciones de Estados Unidos con menos de 100 pasajeros pueden seguir navegando por aguas canadienses. Algunas de las ventajas: los barcos pequeños y ágiles pueden ofrecer a los pasajeros vistas de cerca de las cascadas y la vida salvaje, o explorar fiordos y bahías estrechas que no pueden los barcos grandes. Entre las compañías de barcos pequeños que realizan cruceros en el 2021 se encuentran American Cruise Lines, Lindblad Expeditions y UnCruise. El viaje de siete días en catamarán de John Hall's Alaska Cruises & Tours va de Juneau a Sitka (el catamarán viaja de día y los invitados pernoctan en hosterías).

Debido a la COVID, algunas familias y grupos privados alquilan barcos pequeños para realizar viajes privados. Alaskan Dream Cruises, por ejemplo, alquila su Misty Fjord, de 10 pasajeros, y su Kruzof Explore, de 12, para viajes por el sureste de Alaska con itinerarios personalizados. Otras empresas que fletan yates privados son Alaska Sea Adventures, Alaskan Luxury Cruises, Alaska Private Touring y EYOS Expeditions.

Los cruceros de un día son otra opción, con salidas desde ciudades como Juneau, Ketchikan, Sitka y Seward. Stan Stephens Glacier & Wildlife Cruises opera en Valdez y lleva a los pasajeros a Prince William Sound; Phillips Cruises & Tours lo hace desde Whittier. El agua puede estar agitada, así que lleva Dramamine. Yo hice un crucero de un día desde Seward y aproximadamente una cuarta parte de los pasajeros se marearon; sin embargo, las vistas bien valen el estómago revuelto. Vimos volar águilas calvas, oímos el crujido de los glaciares al desprenderse y vimos seis ballenas jorobadas.

Si quieres viajar como un lugareño, el Alaska Marine Highway System tiene transbordadores que conectan las comunidades costeras del estado. La ruta de los transbordadores comienza en Bellingham (Washington), recorre 3,500 millas de costa y accede a 35 comunidades antes de terminar en Dutch Harbor, en las Islas Aleutianas, en el extremo suroeste del estado. Algunos transbordadores cubren largas distancias (el viaje de Bellingham a Ketchikan dura unas 38 horas), mientras que otros unen comunidades vecinas.

Autopista George Parks en Alaska

Moment / Getty Images

Una casa rodante en la carretera George Parks Highway en Alaska en un día de otoño.

Viajes por carretera

Con 14,336 millas de carreteras, Alaska se presta a los viajes en automóvil. Si te encuentras en Anchorage, conduce 125 millas al sur por la Seward Highway costera y observa las ballenas beluga, las águilas y las cascadas (el Parque Nacional Kenai Fjords está a unas 30 millas al sureste). Desde Fairbanks, la Alaska Highway, de casi 1,400 millas de longitud y construida en gran parte por el ejército de Estados Unidos como ruta de abastecimiento en la Segunda Guerra Mundial, te llevará a través del territorio de Yukón hasta British Columbia. Lleva comida y llena el depósito de gasolina: es posible que no veas más que montañas y árboles de hojas perennes durante horas (y no, no tendrás servicio celular).

El trayecto de 360 millas por la Highway 3 que conecta Fairbanks y Anchorage, las dos ciudades más grandes de Alaska, te lleva a través de la tundra hasta el Parque Nacional Denali, Talkeetna y Ekltuna (no te pierdas la zona recreativa Eklutna Lake State Recreation Area, con su lago de siete millas de longitud, la vista de las montañas y 25 millas de senderos).

La ciudad costera de Valdez está conectada con Anchorage y Fairbanks a través de las hermosas carreteras Glenn y Richardson. La Richardson Highway, que serpentea por el paso de Thompson, es una de las carreteras más pintorescas de Estados Unidos y ofrece vistas de glaciares, lagos y cascadas. El senderismo y la pesca son pasatiempos populares, pero Colleen Stephens, presidenta de Stan Stephens Cruises, recomienda también una visita al criadero de salmones Solomon Gulch Salmon Hatchery, a unos 10 minutos de la ciudad. Podrás disfrutar de las vistas de Puerto Valdez mientras aprendes sobre el ciclo de vida del salmón. Si vas cuando retornan los salmones, a finales de junio o principios de julio, podrías ver nutrias marinas, focas, leones marinos u osos disfrutando de una comida de peces.

Alaska.org tiene una lista de 20 de las mejores rutas panorámicas del estado.

Un tren en movimiento

Moment / Getty Images

Tren al Parque Nacional y Reserva Denali.

Recorridos en tren

El Alaska Railroad recorre 470 millas entre Fairbanks y Seward a lo largo del golfo de Alaska. Entre los mejores viajes se encuentra el Coastal Classic, de 114 millas, que conecta Anchorage y Seward bordeando las montañas Chugach y el canal Turnagain Arm. Tras una parada en Girdwood, el tren pasa junto a glaciares y cascadas en las áreas remotas de la península de Kenai. En Seward, una escala de siete horas ofrece opciones para los viajeros, quienes pueden, por ejemplo, visitar el glaciar Exit.

El tren Glacier Discovery sigue una ruta similar, pero después de Girdwood, sus cuatro paradas incluyen Portage (hogar de osos, alces y otros animales en el Alaska Wildlife Conservation Center) y Whittier (una pequeña ciudad portuaria donde se puede hacer un crucero de glaciares y fauna silvestre en Prince William Sound). Después, el tren pasa por praderas alpinas y el valle Placer River en su camino hacia el punto de retorno en Grandview.

El Denali Star realiza un viaje de 356 millas desde Anchorage a Fairbanks, y un tren gemelo hace la misma ruta hacia el sur. El Star se detiene en Wasilla, Talkeetna y el Parque Nacional Denali, y ofrece vistas del Denali, el pico más alto de Norteamérica. Los trenes circulan desde finales de mayo hasta principios de septiembre.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Tienda en un bosque con la aurora boreal en el cielo de Alaska

iStock / Getty Images

La aurora boreal brilla en verde y rosa sobre una tienda de campaña de lujo en Alaska.

Campamentos y alquiler de casas

Puedes acampar o alojarte en cabañas en muchos de los 156 parques estatales de Alaska, los ocho parques nacionales y los 16 refugios nacionales de vida salvaje, y puedes acampar en tiendas de campaña de lujo en todo el estado. Alpenglow Luxury Camping, en Glacier View, a aproximadamente una hora al norte de Palmer, ofrece tiendas cómodas de 12 por 14 pies, desayuno gratuito y proximidad al glaciar Matanuska.

alquila una casa de vacaciones, que puede servir como base de descanso para excursiones de senderismo local y viajes por carretera. También es una forma de experimentar Alaska a pequeña escala, pasando el tiempo en cafés, por ejemplo, o admirando las campanillas púrpuras (una bella planta alpina), a la vez que estableces tu propio programa de viaje más pausado.

Las siguientes son algunas ciudades que puedes considerar como base para tus aventuras.

  • Homer: Una comunidad artística en la península de Kenai, a unas cinco horas al sur de Anchorage, asentada en una zona preciosa junto a la bahía. Los amantes de la naturaleza pueden hacer senderismo en el Kachemak Bay State Park (con acceso al glaciar Grewingk) o tomar un vuelo de aproximadamente una hora a los parques nacionales Lake Clark o Katmai. La pequeña ciudad sólo cuenta con unos 5.000 habitantes, aunque muchos alaskeños acuden a ella para escaparse en verano.
  • Girdwood: A unos 40 minutos en coche al sur de Anchorage. Girdwood se conoce por el Alyeska Resort, que acoge a excursionistas y ciclistas en verano y a esquiadores en invierno, con lugares excelentes para comer y beber (incluida la cervecería Girdwood Brewing, que tiene cervezas artesanales locales y camiones de comida que van rotando). Si quieres pasear en bicicleta, hacer senderismo o simplemente caminar, Ari Stiassny, propietario de Chugach Adventures, recomienda el Winner Creek Trail, el Iditarod Historic Trail, el Beaver Pond Trail y el Crow Pass Trail, todos senderos accesibles desde la ciudad.
  • Talkeetna: A unas dos horas y media al sur del Parque Nacional Denali, la original Talkeetna se considera la inspiración del programa de televisión Northern Exposure. Un lugar destacado es el Talkeetna Lakes Park, no solo por su paisaje sino para conocer a los amables lugareños que te aconsejarán sobre qué ver y dónde ir. (Para realizar excursiones guiadas en el parque, Trisha Costello, propietaria del Talkeetna Roadhouse, sugiere Alaska Nature Guides).
  • Kodiak: Esta ciudad de la isla más grande de Alaska (3,670 millas cuadradas) es accesible fácilmente en un vuelo de una hora desde Anchorage o Homer. La isla es uno de los principales puertos pesqueros de Estados Unidos, pero la mayoría de los visitantes vienen por el paisaje costero y el refugio natural Kodiak National Wildlife Refuge, de 1.9 millones de acres, conocido por sus 3.500 osos pardos (una subespecie de osos del continente), los bosques de abetos, las montañas y las praderas alpinas.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.