Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Consejos para viajeros en silla de ruedas en San Antonio Skip to content
 

San Antonio, una ciudad accesible

Sugerencias para movilizarse en silla de ruedas por esta hermosa ciudad de Texas.

Área urbana con una red de pasarelas y restaurantes a lo largo de las orillas de un río.

Gabriel Perez/Getty Images

Restaurantes, bares, hoteles y tiendas bordean el River Walk en San Antonio, Texas.

In English | Cada año, mi esposo Jim y yo colocamos nuestro equipaje en la minivan y emprendemos la travesía a Texas para visitar a la familia. Siempre que sea posible, incluimos un desvío a San Antonio por el River Walk hermoso, la comida fantástica y los festivales únicos. Como no puedo caminar, me desplazo en una silla de ruedas motorizada de 350 libras. Puede ponerse difícil circular por un lugar histórico, pero San Antonio, fundada hace 300 años, sigue mejorando en materia de accesibilidad para las personas a las que se les dificulta caminar o que, como yo, usan un aparato para movilizarse.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Estas son algunas sugerencias.

Opciones para desplazarse

El tráfico peatonal puede congestionarse y avanza lentamente en el centro compacto del River Walk, que está repleto de hoteles, tiendas y restaurantes. En ocasiones, las rutas se tornan angostas de manera que solo un usuario con silla de ruedas pueda pasar a la vez, los puentes peatonales pueden ser empinados y la ausencia de pasamanos requiere precaución. Pero fuera de esta área central, las secciones más nuevas (Museum Reach y Mission Reach) tienen aceras más anchas y superficies más uniformes.

Las camionetas accesibles de Yellow Cab cuestan lo mismo que los taxis estándar, y hasta pueden ir, gratuitamente, tres pasajeros adicionales. Siempre que sea posible, reserva con anticipación para evitar largas demoras. Muchas ciudades no ofrecen este servicio o requieren que se hagan reservaciones con horas o, a veces, incluso, días de anticipación.

A menudo, tomamos el autobús VIVA culture de VIA, que incluye paradas en 20 de las atracciones más populares de la ciudad (museos, teatros, galerías de arte, zoológicos y parques), en frente del Alamo. Un pase de un día ilimitado cuesta $2.75 o un pase de siete días cuesta $12, y los nuevos autobuses con aire acondicionado, que pasan aproximadamente cada 15 minutos, pueden transportar dos usuarios de sillas de ruedas por viaje.

Lo que se puede hacer

River Walk de San Antonio. Este parque público lineal, a 20 pies bajo el nivel de la calle, se inauguró en 1941 —décadas antes de la implementación de la Americans with Disabilities Act (ADA, Ley para Estadounidenses con Discapacidades). Originalmente accesible solamente por escaleras, la ciudad instaló ascensores y rampas para que los visitantes que no puedan caminar logren recorrer los caminos sinuosos con abundantes plantas tropicales y gigantes árboles de ciprés. Antes de visitar el River Walk, descarga los mapas que muestran la ubicación de las rampas, los ascensores y los caminos accesibles (en inglés) del sitio web de la ciudad de San Antonio. Por lo general, la ruta más directa es en la calle, seguida de un ascensor.

Cruceros GO RIO en el río San Antonio. Las nuevas embarcaciones coloridas aceptan a usuarios de sillas de ruedas y navegan en niveles más altos de agua para una mejor visibilidad durante la visita guiada narrada de 35 minutos del River Walk (entradas por $12; $9 para las personas de 60 años o más).

Jardín botánico de San Antonio. El jardín de 38 acres ofrece flores encantadoras en la primavera y la ruta única de Texas incluye viviendas de época. Sus caminos sinuosos pueden ser bastante empinados, pero mi silla motorizada logró subir.

Witte Museum. El museo afiliado al Smithsonian en Brackenridge Park acaba de completar una sofisticada expansión de $100 millones. Las exhibiciones se centran en la naturaleza, la ciencia, la historia y la cultura de Texas. No te pierdas la vista desde la azotea del río San Antonio. Hay sillas de ruedas disponibles si se solicitan.

McNay Art Museum. Cerca del norte del parque se encuentra el primer museo de arte moderno en Texas. Alojado en una casa de estilo colonial español de 24 habitaciones, construida en 1927, y accesible en silla de ruedas, cuenta con una colección impresionante en un hermoso entorno de ladera. Pueden verse todas las obras de arte, gracias a la incorporación de las rampas y los ascensores.

San Antonio — The SagaEsta es una deslumbrante producción de video de una coreografía de música e imágenes que se proyectan en la fachada de la Catedral de San Fernando, una de las iglesias más antiguas de Estados Unidos. La instalación de arte de un millón de dólares del artista francés Xavier de Richemont cuenta la historia de San Antonio, y es un evento gratuito que se presenta bajo la luz de la luna todos los martes, viernes, sábados y domingos en la plaza principal. Los usuarios de sillas de ruedas deberían ir temprano y sentarse al frente.

Dónde alojarse

Hyatt Regency. El ascensor exclusivo al River Walk del hotel es un punto de entrada ideal para los usuarios de sillas de ruedas, ubicado a una cuadra del Alamo.

Home2 Suites by Hilton San Antonio Downtown. Las suites del hotel ofrecen más espacio que las habitaciones estándar para huéspedes del hotel, y el sofá cama es una ventaja para las familias o quienes viajen con acompañantes.

El hotel St. Anthony de Luxury Collection.  Si puedes darte el lujo, este histórico y glamoroso hotel construido en 1909 ahora es accesible en silla de ruedas con la incorporación de ascensores, rampas y baños que cumplen con la ADA.

Dónde comer

No te desanimes si un restaurante no pareciera ser accesible; muchos de los establecimientos en River Walk tienen entradas alternas para los usuarios de sillas de ruedas. Llama para preguntar sobre la accesibilidad o pídele a un acompañante que lo haga.

Ocho. El romántico restaurante panlatinoamericano del Hotel Havana, abierto todo el día, está situado en un conservatorio acristalado cerrado, desde el que se ve un tramo calmado del río San Antonio, muy cerca del Tobin Center for the Performing Arts. Puedes ordenar ensaladas y platos pequeños (enchiladas, chorizo con queso), así como comidas completas como salmón dorado al sartén. La entrada del restaurante se encuentra en el lado izquierdo del hotel y, para llegar a él, hay que tomar un corto, pero un tanto empinado, sendero curvo de ladrillos, lo que quizá sea difícil para algunos usuarios de sillas de ruedas.

Boudro’s. De fácil acceso, con mesas al aire libre bajo sombrillas, Boudro’s —un bistro de Texas— es una buena opción por sus bistecs a la leña y guacamole preparado en la mesa para dos. Asegúrate de pedir la Prickly Pear Margarita rosada.

Pearl. En lo que antiguamente era una fábrica de cervezas, abierta desde 1883 hasta el 2001, y que ahora es un desarrollo de uso mixto, Pearl ofrece una tentadora selección culinaria —desde Bakery Lorraine hasta Cured, nominado a los Mejores Restaurantes Nuevos de Estados Unidos de Bon Appétit—. El Pearl Weekend Market (un mercado agrícola los sábados y domingos) atrae a los dueños de perros y a los compradores expertos. Siempre desayunamos en el mercado y compramos excelentes regalos de agradecimiento para quien nos cuida la casa mientras estamos de viaje. Aquí todo es accesible en silla de ruedas, incluido un club de música y bar que acaba de inaugurarse en el nivel subterráneo, Jazz, TX.


También te puede interesar


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.