Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cómo son los viajes en crucero durante la pandemia de COVID-19

Algunos pasajeros elogian los protocolos de seguridad y están felices de levar anclas.

Crucero saliendo de Miami Florida

Buena Vista Images/Getty Images

In English

En julio Neil Russo, un entusiasta de los cruceros de años, se embarcó en el Carnival Horizon, un barco de 3,960 pasajeros, y se reencontró, con alivio y alegría, con el tipo de vacación en crucero que tanto le gusta.

“Todo está abierto”, dice Russo, de 50 años, quien vive en Lake Ariel, Pensilvania. “La misma diversión y emoción sigue allí”.

Antes de zarpar desde Miami en el viaje de seis noches a las Bahamas y la República Dominicana, Russo, su esposa y su hijo de 16 años tuvieron que demostrar que estaban completamente vacunados y presentar el resultado negativo de una prueba PCR. A bordo encontraron recordatorios constantes de lavado de manos y distanciamiento social, además de carteles por todo el barco con indicaciones para mantenerse seguros. Ellos comentaron que estas medidas por la pandemia fueron inconvenientes menores.

“Los cambios sutiles realmente no se notan tanto”, dice Russo. “Te sientes seguro”.

Esa frase es clave para los viajeros que están pensando en reanudar sus vacaciones surcando las aguas.

Joaquin Bello, residente de Miami de 78 años, dice que fue gracias a los procedimientos rigurosos de salud que pudo persuadir a su esposa desde hace cincuenta años, Marilyn, de 68 años, de embarcarse en julio a bordo del Norwegian Encore, el barco de 3,998 pasajeros de Norwegian Cruise Line, con destino a Alaska. Norwegian está navegando con un 100% de pasajeros y tripulación vacunados, además de someterlos a pruebas de detección de COVID-19 antes de abordar. “Al principio estaba un poco temerosa”, dice Bello. “Pero cuando se enteró de las precauciones que se estaban adoptando, no dudó en aceptar ir de viaje”. 

Ese viaje incluyó una excursión en barco hasta una pequeña isla donde se dieron un banquete de mariscos frescos de Alaska. Por razones de seguridad, en la embarcación a la isla se permitieron solo 20 pasajeros —aunque tiene capacidad para 40 o 50— y todos usaron mascarilla. Además, comieron al aire libre.

Bello dijo que, en general, el crucero “superó nuestras expectativas”.

La larga pausa de los viajes en crucero

El sector turístico de los cruceros se paró por completo en marzo del 2020 cuando el mundo estaba empezando a entender los peligros de la COVID-19 y al correr las noticias de los brotes de la enfermedad en los cruceros, como el Diamond Princess que zarpó de la costa de Japón. Se llegaron a diagnosticar 690 casos positivos entre los pasajeros y los 3,711 tripulantes del Princess.

Lo que siguió fue una larga pausa —transcurrieron 15 meses antes de que los viajes desde América del Norte comenzaran lentamente a reanudarse en junio— mientras que este sector trabajaba para mitigar la posibilidad de brotes futuros.

Las compañías de cruceros contrataron asesores de primera línea para crear nuevos protocolos de salud y seguridad que abarcan, entre otras medidas, requisitos de vacunación, procedimientos de prueba de COVID-19 e instalación de sistemas de filtración de aire de grado hospitalario, así como planes de cuarentena y evacuación para los que lleguen a enfermarse.

The Royal Caribbean Group y Norwegian Cruise Line Holdings, en colaboración con expertos como el Dr. Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU., produjeron un plan de 65 páginas con 74 aspectos de seguridad, que se convirtió en el estándar de la industria. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) dictaron sus propias normas y sugerencias como parte de una orden de navegación condicional, que incluye el requisito de vacunación para la tripulación.

Protocolos de seguridad

Las normas varían según cada línea de cruceros, pero el protocolo en común es el requisito de vacunación. La mayoría de los barcos operan con un mínimo del 95% de vacunados a bordo. Se hacen excepciones para un grupo pequeño de niños menores de 12 años y un número aún menor de adultos no vacunados que han tenido la COVID-19 o que tienen enfermedades subyacentes. Muchas líneas de cruceros exigen el uso de mascarilla en las áreas interiores de los barcos que están muy concurridas. Con la propagación de la variante delta, la mayoría de las líneas también agregaron el requisito de la prueba de detección de la COVID-19 antes del viaje (PCR o prueba de antígeno realizada bajo supervisión de un profesional médico) la cual es obligatoria para todos los pasajeros, ya sea vacunados o no.

Algunas líneas de cruceros incluso han ido más allá: los cruceros de mar y fluviales de Viking solo admiten pasajeros completamente vacunados, quienes también deben someterse a una prueba de hisopado nasal de detección de COVID-19 antes de embarcar, así como a pruebas diarias a bordo. (Todas las mañanas los pasajeros escupen dentro de viales y las muestras se analizan en laboratorios de servicio completo en los cruceros marítimos y en laboratorios en tierra para los cruceros fluviales). Las pruebas han detectado unos pocos casos. En julio un crucero de circunnavegación alrededor de Islandia, de ida y vuelta desde Reikiavik a bordo del Viking Sky, de 930 pasajeros, había llegado a la mitad del recorrido cuando se descubrió un resultado positivo. Los pequeños poblados a lo largo del itinerario manifestaron preocupación de recibir a los cruceristas y, por lo tanto, no fue posible parar en tres puertos de escala y pasaron más tiempo en el mar. Viking puso en cuarentena al pasajero y a su acompañante en un camarote especialmente designado para este fin hasta que el barco regresó a Reikiavik, adonde se los trasladó a tierra para terminar la cuarentena.

Las líneas de cruceros están tomando todas las precauciones para evitar este tipo de titular periodístico. Bill Smith, residente de Buffalo, Nueva York, de 77 años, zarpó desde Bayonne, Nueva Jersey, con destino a las Bahamas en agosto a bordo del Oasis of the Seas de Royal Caribbean, uno de los barcos más grandes del mundo con capacidad para 6,771 pasajeros. Smith, quien viajó acompañado de su sobrina, dijo que se encontró con un entorno cuya prioridad era la seguridad, y lo que realmente esperaba: la tripulación usaba mascarillas y se instaba a los pasajeros a hacerlo también. Para embarcar, él y su sobrina tuvieron que mostrar las tarjetas de vacunación y el resultado de una prueba de COVID-19 realizada dos días antes del viaje. El proceso de evaluación de los documentos fue cuidadoso, ya que el personal verificó y volvió a comprobar las fechas de vacunación y los resultados de la prueba. “Creo que tuve que pasar por ese control unas cuatro veces antes de abordar”, comenta Smith. “Jamás me sentí tan seguro en mi vida”. En los cruceros iniciales este verano, la mayoría de las líneas de cruceros navegaron con capacidad reducida (ocupación del 40 al 70%), para permitir el distanciamiento social y para sondear las aguas antes de reanudar por completo las operaciones (no queda claro cuándo es que muchas líneas regresarán a la capacidad completa).

Cuando Bill Smith, de 77 años, subió a bordo del crucero con rumbo al Caribe en agosto, dice que “la tripulación estaba aplaudiendo y bailando, y yo empecé a aplaudir y a bailar”.

En cuanto al servicio de comidas, ten en cuenta que la tripulación te servirá lo que escojas en los restaurantes estilo bufé (no se permite el autoservicio). En algunos barcos, para reducir la propagación de gérmenes, se aconseja a los pasajeros escanear los códigos QR con el teléfono inteligente para ver los menús de los restaurantes, aunque todavía puedes pedir un menú en papel como alternativa. En otras áreas del barco, es posible que el gimnasio, el sauna y el spa estén abiertos como es habitual o bien que tengas que anotarte para ingresar a una hora determinada. Si eres un adulto no vacunado, encontrarás muchas restricciones que pueden incluir la prohibición de acceso a ciertas áreas del barco, como el casino, el spa y el restaurante de sushi. Si viajas con niños no vacunados en Royal Caribbean, te asignarán un área específica del comedor y las filas traseras del teatro.

La flexibilidad es esencial

Los pasajeros que retomaron los viajes por mar han aprendido a ser flexibles. Las normas cambian con frecuencia tanto a bordo como en los puertos, donde tal vez puedas explorar por tu cuenta o solo te permitan desembarcar con otros pasajeros en excursiones organizadas por el barco, como fue el caso este verano en Antigua y Barbados. Los cruceristas se ven obligados a consultar constantemente los sitios web de la línea de cruceros —y sus agentes de viaje— para mantenerse informados de los últimos cambios.

Rob Clabbers, presidente de Q Cruise + Travel, una agencia de Chicago afiliada a Virtuoso, ha viajado con Celebrity Cruises, Viking Ocean y Windstar desde julio. Les aconseja a sus clientes estar preparados para ir con la corriente. “Este último año y medio todos hemos sido flexibles y nos hemos adaptado a las circunstancias cambiantes, y lo mismo ocurre si vas a viajar en este momento”, explica Clabbers.

Por ejemplo, en julio pasado para su crucero con Windstar a bordo del Star Breeze, de 312 pasajeros, Clabbers se enteró apenas días antes de zarpar para el Caribe que el barco no haría escala en las Islas Vírgenes Británicas ni en San Bartolomé debido a las restricciones de viaje de esas islas, y en cambio los desviarían a Barbados, Santa Lucía y Antigua. Para su crucero por las Bermudas en Viking, los pasajeros que volaban a la isla tenían que solicitar con anticipación una autorización de viaje relacionada con la COVID-19 ($75) de uno a tres días antes de llegar.

“Si eres de esas personas que quieren que todo sea exactamente igual a como era hace tres años, o si no manejas bien las situaciones de incertidumbre y te estresan, entonces te convendría quedarte en casa”, señala Clabbers.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Al viajar al extranjero también tendrás que pasar por protocolos complicados que varían de un país a otro, pero las líneas de cruceros pueden ayudarte con esos trámites. En agosto Judie Parr, de Malibú, California, que viajó sola a bordo del AmaSiena —la embarcación nueva de 156 pasajeros de AmaWaterways— para un crucero por el río Rin, dice que poco antes del viaje, Alemania agregó un formulario obligatorio de localización para viajeros. “Me ponía muy nerviosa estar de viaje y tener que encargarme de los cambios”, dice ella. Parr descubrió que no tendría que haberse preocupado. “AmaWaterways fue fabuloso al encargarse de imprimir el formulario para que los pasajeros no tuvieran que llenarlo en el teléfono”, comenta.​​

¡Buen viaje!

¿Conclusión? La mayoría de los pasajeros han descubierto que, en el peor de los casos, los protocolos por la pandemia no son grandes inconvenientes, y muchos coinciden en que las medidas de seguridad los hacen sentir más seguros de embarcarse durante la pandemia.

Smith, un aficionado de Royal Caribbean de muchos años, ciertamente no se arrepiente de su viaje a las Bahamas en agosto. Cuando se embarcó, dice que atravesó un arco de globos amarillos y azules y “la tripulación estaba aplaudiendo y bailando, y yo empecé a aplaudir y a bailar”. Cuando le preguntaron qué consejo le daría a alguien que está pensando en hacer unas vacaciones en crucero en los próximos meses, exclamó: “¡Hazlo!”.

Fran Golden es una redactora de viajes galardonada que ha viajado en más de 150 cruceros. Escribe con regularidad para Bloomberg y para las revistas Afar y Travel + Leisure.