Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Los aeropuertos están comenzando a adaptarse a los viajeros con demencia

Tarjetas de identidad y cordones con girasoles buscan aumentar la visibilidad de las discapacidades ocultas.

spinner image eric burch y su esposa Ppatricia strauss viajan juntos en avión
Patricia Strauss, quien sufre de la enfermedad de Alzheimer, voló de Phoenix a Montreal con su esposo, Eric Burch. “Ambos tenemos menos de 60 años y aparentamos ser perfectamente capaces, pero obviamente no es así”, dice Burch.
Eric Burch

Patricia Strauss, una viajera frecuente de 59 años, no se ve muy diferente de las demás personas en un aeropuerto, pero para la residente del área de Tucson, Arizona, a quien cuatro años atrás le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer, pequeñas cosas pueden crear grandes obstáculos.

Por ejemplo, ella no sabía que el baño que usó en un aeropuerto tenía dos salidas, y eso causó confusión y ansiedad —tanto para ella como para su esposo, Eric Burch— cuando salió por una puerta distinta a la que había entrado. 

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

“No hay ninguna duda de que viajar se ha vuelto un desafío para los dos”, dice Burch. “Ambos tenemos menos de 60 años y aparentamos ser perfectamente capaces, pero obviamente no es así”.

Según la Asociación de Alzheimer, millones de personas en Estados Unidos sufren algún tipo de demencia, que significa tener dificultad para recordar, pensar o tomar decisiones a un punto que interfiere con la vida diaria. El tipo más común de demencia es la enfermedad de Alzheimer, que, según estimaciones, afecta a 6.7 millones de personas en el país. 

Para las personas con demencia —y sus cuidadores— viajar en avión no es fácil. Pueden experimentar confusión o perderse en un aeropuerto ajetreado y ruidoso. Tal vez no recuerden su empresa aérea o la puerta de embarque. Los problemas de equilibrio o percepción pueden aumentar el riesgo de caídas y hacer que les resulte difícil utilizar pasillos rodantes o vehículos. 

Esto puede empeorar durante las fiestas, cuando la cantidad de personas que viajan es mayor. Se anticipa que en esta temporada festiva habrá un número récord de viajeros en los aeropuertos, y la AAA predice que entre el 23 de diciembre y el 1.o de enero viajarán 7.5 millones de personas por avión.  

Gracias a algunos programas nuevos en los aeropuertos —desde Fairbanks, Alaska, hasta la ciudad de Nueva York y el aeropuerto de Gatwick en Londres—, la experiencia de viaje de las personas con demencia está mejorando un poco.

Ya son más los aeropuertos que en los últimos años han efectuado cambios para ser más amigables con las personas con demencia y han agregado servicios, como salas tranquilas, herramientas de orientación y baños con mesas para cambiar pañales de adultos. 

Si bien la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) no menciona específicamente la demencia, define una discapacidad como “un deterioro físico o mental que limita sustancialmente actividades importantes de la vida”. Además, la Ley de Acceso al Transporte Aéreo prohíbe a las aerolíneas discriminar contra viajeros con discapacidades y las obliga a ofrecer asistencia para el viaje. 

“La industria está comenzando a comprender que, más allá de una discapacidad física, hay necesidades para las personas con discapacidades ocultas”, dice Sara Barsel, fundadora del Dementia-Friendly Airports Working Group, un grupo con sede en Roseville, Minnesota, dedicado al cabildeo y la defensa de derechos de las personas mayores en los aeropuertos. “Los aeropuertos son pequeños municipios y el costo del espacio es muy alto. Cuando les pedimos que agreguen zonas tranquilas, mesas para cambiar pañales para adultos o asientos especiales, estamos compitiendo con algo que genera dinero”. 

El Aeropuerto Internacional Sky Harbor de Phoenix, en Arizona, tiene programas de capacitación para el personal de atención al público sobre la demencia y las señales a las que deben estar atentos, y también está creando conciencia sobre la enfermedad en la comunidad. En julio, el aeropuerto organizó un taller amigable con la demencia para la comunidad —el primero que se realiza en un aeropuerto— y tiene planes de llevar a cabo otro el 10 de enero. La concientización es clave, dice Monica Moreno, directora sénior de Atención y Apoyo de la Asociación de Alzheimer.

“Es realmente importante que las personas reconozcan que sufrir de la enfermedad de Alzheimer o de otras demencias no significa necesariamente dejar de viajar. Pero requiere que las familias planifiquen a fin de que el individuo esté seguro y todos se sientan cómodos, y la experiencia sea agradable para todos”, dice. “El aeropuerto puede ser un sitio que genera confusión”. 

spinner image Izquierda, Diana Pagan; derecha, su hijo John Richard Pagan en un avión
John-Richard Pagan, quien sufre de demencia con cuerpos de Lewy, viaja a menudo con su madre, Diana Pagan (centro). John-Richard Pagan lleva un prendedor con la imagen de un girasol, que indica que podría necesitar asistencia o tiempo extra.
Cortesía de John-Richard Pagan

Lleva un girasol o una tarjeta de identidad

Es posible que a las personas con demencia les resulte complicado pasar por el control de seguridad del aeropuerto. 

“Puede ser difícil cuando estoy en la cola de seguridad con gente que habla a mi alrededor y el personal de seguridad que grita cuál es el paso siguiente”, dice John-Richard Pagan, quien sufre de demencia con cuerpos de Lewy. “Para alguien que ya está experimentando una situación abrumadora, puede parecer que te están gritando a ti y es muy confuso entender qué es exactamente lo que quieren que hagas”.

Cruceros

Holland America Line

Hasta $200 en créditos a bordo en cruceros selectos

See more Cruceros offers >

El residente de Virginia, de 57 años, lleva una tarjeta que dice que tiene demencia y también un prendedor con la imagen de un girasol, que significa que puede necesitar atención adicional o más tiempo. Son útiles, dice, y pueden hacer que reciba asistencia al pasar por el control de seguridad o que un agente en la puerta de embarque se asegure de que suba temprano al avión. 

Además de llevar el girasol o mostrar una tarjeta de notificación, los viajeros con demencia o sus cuidadores pueden consultar con un agente de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) o mostrar documentación médica para mitigar cualquier preocupación en la inspección de seguridad. Puedes descargar e imprimir una tarjeta de notificación de la TSA (en inglés) en el sitio web del organismo.

Más de 230 aeropuertos en todo el mundo —entre ellos, al menos 70 aeropuertos en Estados Unidos— participan en el programa llamado Hidden Disabilities Sunflower (representado por la imagen de un girasol), que fue creado para que las personas con una discapacidad invisible y sus cuidadores notifiquen discretamente su situación a otros. Desde que el aeropuerto de Gatwick, en Londres, creó el programa en el 2016, se han distribuido gratuitamente más de 2 millones de artículos con la imagen de girasoles en todo el mundo. 

spinner image Izquierda, un cordón con cactus de compasión; derecha, un espacio tranquilo en el aeropuerto internacional Sky Harbor en Phoenix
El aeropuerto de Phoenix provee cordones con “cactus de compasión”, y la sala sensorial del aeropuerto ofrece un espacio tranquilo para minimizar la sobrecarga sensorial de los viajeros.
Phoenix Sky Harbor International Airport

El Aeropuerto Internacional Douglas de Charlotte, Carolina del Norte, ofrece cordones, brazaletes de silicona y prendedores esmaltados con girasoles que pueden recogerse en cuatro lugares, dice Liz Erhartic, coordinadora de ADA. “Tratamos de ser proactivos y mantenernos al día con las tendencias de accesibilidad… todos vamos a envejecer”, dice. “No es solo para ayudar a las personas ahora, sino para construir el aeropuerto que necesitaremos en el futuro”.

El aeropuerto de Phoenix ofrece a los viajeros su propia versión de un girasol: un cordón con un “cactus de compasión”. Los viajeros pueden recoger uno en forma gratuita en un mostrador de información del aeropuerto o solicitarlo en línea (en inglés) y recogerlo en el aeropuerto. 

Encontrar los mejores baños

Las personas con demencia pueden tener problemas de incontinencia, dice Barsel, por lo que es importante tener baños con mesas para cambiar pañales de adultos a fin de que los viajeros puedan cambiarse de ropa o deshacerse de la ropa interior sucia. 

Cada vez son más los aeropuertos —incluidos los de Charlotte, Phoenix y del área de la ciudad de Nueva York— que están instalando mesas para cambiar pañales de adultos en sus baños para familias. En Phoenix incluso hay baños con duchas (identificados con la imagen de un cabezal de ducha en la puerta) una vez que pasas el área de seguridad.

Así y todo, “la ubicación y la cantidad de baños para familias o personas discapacitadas es terrible en muchos aeropuertos”, dice Burch, quien vuela regularmente con Strauss desde Tucson y Phoenix. “A veces, encontrarlos es casi imposible”. 

Tómate un descanso

El ruido y el exceso de estímulos pueden desencadenar los síntomas de la demencia. 

“Es importante encontrar un lugar en el aeropuerto donde alejarte”, dice Moreno. “Nosotros les recomendamos a las familias que miren el mapa del aeropuerto para ver si hay zonas en las que puedan escaparse del ruido”.

Algunos aeropuertos, incluidos los de Phoenix y Seattle, ofrecen una sala tranquila para minimizar la sobrecarga sensorial para las personas con demencia y otros tipos de trastornos. La sala sensorial en Phoenix, dentro de la capilla de la terminal 4, tiene un sofá y una hilera de asientos de avión por si alguien necesita aclimatarse al entorno del vuelo, dice Misty Cisneros-Contreras, superintendenta de Experiencia de Viajeros y Empleados del aeropuerto. 

Cómo obtener asistencia personal

Muchos aeropuertos y empresas de aviación ofrecen varios tipos de asistencia personal a pedido. 

Para solicitar asistencia extra para el proceso de control de seguridad, puedes completar un formulario en línea (en inglés) o llamar sin cargo 72 horas antes de viajar a TSA Cares, 1-855-787-2227.

Puedes solicitar servicio de silla de ruedas al comprar el boleto con la aerolínea o contactar a la compañía al menos 24 horas antes de la partida del vuelo. Llega temprano en caso de que tengas que esperar. 

Algunos aeropuertos tienen voluntarios que ayudan a los viajeros a navegar el aeropuerto desde el registro en el mostrador, a través de seguridad y hasta la puerta de embarque.

En Phoenix Sky Harbor, los viajeros deben comunicarse con el aeropuerto con al menos 24 horas de anticipación para reservar sin cargo un guía voluntario (Navigator) de asistencia en el aeropuerto. También hay una aplicación móvil gratuita llamada Aira, de un año de antigüedad, en la que una persona real guía a los viajeros por video hasta un destino específico, por ejemplo, una sala tranquila. 

Si bien Burch y Pagan piensan que los aeropuertos y las aerolíneas podrían hacer más, reconocen que estos programas son un paso en la dirección correcta.

“La experiencia está mejorando”, dice Pagan. “Se nota la diferencia”. 

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.