Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cómo evitar las estafas al viajar Skip to content
 

No permitas que las estafas arruinen tu viaje

¿Por qué los adultos mayores son más susceptibles a estafas que los turistas jóvenes? Una encuesta de AARP analiza el tema.

Computador portátil muestra la página de una agencia de viajes

Getty Images

In English | Las personas de 50 años o más gastan aproximadamente $125,000 millones ($125 billion) al año en viajes, lo que significa que se están divirtiendo en grande —pero también que tienen mucho que perder a causa de las estafas de viaje—.

Las estafas pueden incluir timadores que tratan de venderte vacaciones que no existen o que son diferentes a lo que anuncian, te ofrecen vender tu propiedad de tiempo compartido —por un precio— o esconden su identidad como intermediarios para obtener una porción de tu dinero. El año pasado, los viajeros perdieron $68 millones por culpa de varios fraudes, según la Comisión Federal de Comercio (FTC), con una mediana de pérdida de $800 por queja.   

Aun así, muchos viajeros mayores dicen que no toman precauciones básicas para proteger sus presupuestos, según una encuesta reciente de AARP sobre los viajes y la asequibilidad (en inglés), la cual encontró que el 22% de los adultos mayores de 50 no toman medidas preventivas contra las estafas de viaje. Los viajeros más jóvenes son un poco más cuidadosos: solo el 9% de las personas de 18 a 49 años dijo que no toma medidas de precaución. Esas medidas incluyen usar solo sitios web conocidos de reservas de viajes; leer siempre la letra pequeña sobre las políticas de cancelación y de reembolso antes de hacer su reservación; y solamente usar tarjetas de crédito (en vez de efectivo) para pagar por los gastos de viaje.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los viajeros más jóvenes también suelen preocuparse más por las estafas de reservas de viajes —a más de la mitad (56%) de los adultos de 18 a 34 años les preocupa la posibilidad de fraude, en comparación con al menos una cuarta parte de los adultos mayores de 50—.

La discrepancia puede estar relacionada con el hecho de que gran parte de la planificación de viajes (y las estafas de viaje) ocurre en plataformas digitales, dice Patty David, directora de opiniones de los consumidores para AARP, "y los viajeros mayores no conocen esas plataformas tanto como deberían".

Pero ser astuto sobre tu presupuesto de viaje no solo se trata de evitar la actividad ilegal. Algunas decisiones de viaje pueden terminar costándote más de lo necesario o podrían arruinar tus vacaciones porque resultaron ser diferentes al anuncio. Estos son algunos consejos que debes tener en mente cuando planifiques tu próxima aventura:

Usa fuentes confiables 

Haz tus compras de viaje por medio de compañías confiables, como los sitios web conocidos de reservas de viajes. Si estás considerando usar un sitio web del que nunca has escuchado, investígalo primero. 

Y si estás planeando un viaje a algún lugar que nunca has visitado, pídele recomendaciones a algún amigo o familiar que sí ha ido (o, si nadie ha visitado el lugar, pregúntales si conocen a alguien que ha viajado al destino). También puedes preguntarles a tus conexiones en Facebook u otros medios sociales. Es difícil superar los consejos útiles y de primera mano de alguien confiable.

'Comprueba y verifica' al reservar

Cuando reserves el hospedaje, debes saber si estás reservando directamente con el hotel o a través de un revendedor tercero —a veces es difícil determinarlo, incluso en un anuncio, dice Rosemary Rosso, una abogada del Buró de Protección del Consumidor de la Comisión Federal de Comercio, cuyo mantra es "comprueba y verifica"—.

Si estás tratando de reservar un hotel en internet, añade ella, "El URL ofrecido debe ser el nombre del hotel-punto-com. Si llamas, pregunta claramente, '¿Estoy llamando al hotel? ¿Es un tercero?'".

Puede que no tengas problemas al usar un intermediario, explica Rosso, pero la política de cancelación, entre otras, podrían ser diferentes a las del hotel. Antes de comprometerte, haz preguntas: "¿Cuál es la política de cancelación? ¿Cuándo se cargará a mi tarjeta de crédito?". Y después de reservar, llama al hotel directamente para confirmar que tengan tu reservación.

Ya sea que reserves directamente o no, pregunta sobre los cargos adicionales —a veces llamados cargos del complejo turístico— que podrían ser añadidos por cosas como el wifi o el gimnasio (sin importar si lo usas). Esto es importante a la hora de comparar precios: quizás parezca que un hotel tiene una mejor oferta hasta que investigas y te das cuenta de lo que en realidad tendrás que pagar.

Y ten en cuenta que si eres miembro del programa de lealtad del hotel, no recibirás puntos y beneficios a menos que reserves directamente con ellos.

Ten (mucho) cuidado con las llamadas no solicitadas

Pantalla de un teléfono móvil muestra la llamada entrante de un número desconocido

Alamy Stock Photo

A veces, inesperadamente, recibes una llamada o un correo electrónico que te ofrece vacaciones gratis o con descuento. Sé muy cauteloso, especialmente si el que llama te pide dinero de inmediato o información personal, como tu número de Seguro Social, "para verificar tu identidad", como dirán ellos, dice Rosso. "No des esa información por teléfono. Solo cuelga. Es una gran señal de alerta".

Otra enorme señal de alerta: te piden que pagues mediante transferencia bancaria o tarjeta prepagada, en vez de con tarjeta de crédito. Eso es como pagar en efectivo; no podrás reclamar el dinero si algo sale mal.

Incluso sin esas señales de alerta, dice Rosso, haz preguntas, como, "Si acepto esto, ¿cuánto tengo que pagar? ¿A qué me estoy comprometiendo?". Puede que no quieras pasar una tarde de tus vacaciones escuchando una oferta de una propiedad de tiempo compartido. Obtén todos los detalles por escrito.

Da un paso atrás (o despídete) si la persona con quien hablas no puede o no quiere darte información específica, como la dirección de la propiedad de la oferta. "Mientras más imprecisas sean las promesas", dice Rosso, "menos probable es que sean verdaderas".

Si te dan una dirección, busca en internet para asegurarte de que sea un lugar real, y encuentra una foto. Verifica con las agencias de protección del consumidor estatales y locales, y en foros de viaje en internet, para garantizar que no haya quejas sobre la compañía. Haz todo esto antes de hacer cualquier compromiso.

Evita los revendedores sospechosos de propiedades compartidas 

Ten mucho cuidado si escuchas de alguien que afirma ser un comprador potencial de tu propiedad de tiempo compartido. No aceptes nada por teléfono o por internet hasta que hayas buscado más información. "Comprueba y verifica que la persona está certificada en el lugar donde se encuentra tu propiedad", recomienda Rosso. "Solo debes negociar con agentes y corredores autorizados —y siempre obtén toda su información por escrito. Si te dicen que no pueden, diles 'gracias', y cuelga el teléfono—".  

Pregúntale al revendedor cómo va a promover tu propiedad de tiempo compartido y con qué frecuencia te dará actualizaciones, y pídele información sobre cuotas y tiempo, añade ella. "Siempre es mejor trabajar con un revendedor que te pedirá las cuotas después de vender tu propiedad. Pero si tienes que pagar por adelantado, asegúrate de estar al tanto de la política de reembolso, y obtenla por escrito. No es completamente un fraude, pero debes tener cuidado".

Consulta el Centro de Recursos contra el Fraude, de AARP, y el sitio web de la FTC (en inglés) para encontrar más información sobre las estafas de viaje.

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras alertas gratuitas de vigilancia (en inglés), consulta nuestro mapa de seguimiento de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes (en inglés) si un familiar o tú sospechan que han sido víctimas de una estafa.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO