Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Observación de osos en Canadá durante la primavera Skip to content
 

Observa a los osos en Canadá durante la primavera

Un refugio aislado en la Columbia Británica es un remanso para quienes disfrutan la vida silvestre.

Oso en una playa de bosque tropical Great Bear.

Getty Images

Las excursiones guiadas permiten ver osos en sus hábitats naturales.

In English | Una osa parda rema desde la orilla del estuario del río Nekite hasta una pequeña isla, huele el aire primaveral y regresa nadando. Se sacude el agua de la espalda, recorre una cornisa de granito y vuelve a respirar profundo. Durante 30 minutos, los demás turistas de mi grupo y yo observamos este ritual desde nuestro bote de aluminio a unos 100 pies de distancia.

"Está buscando a alguien", observa nuestro guía, Tom Rivest. "Y no se detendrá hasta que lo encuentre". Rivest es el cofundador y guía principal de Great Bear Lodge (en inglés), el centro de naturaleza flotante que organizó esta expedición (el albergue ofrece excursiones para avistar osos pardos desde principios de mayo hasta octubre).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Justo en ese momento, la osa levanta su hocico en el aire, luego comienza una carrera a lo largo de la costa hacia donde, descubrimos pronto, un oso pardo macho de 450 libras está comiendo brotes frescos sin prestarle atención. Pelea con ella durante cinco minutos y comienza el apareamiento. En la siguiente media hora, aparean dos veces más.

Esta cabaña en la región de la Isla de Vancouver de la Columbia Británica busca ayudar a los visitantes a observar a los osos pardos en su hábitat nativo con mínima intrusión. Para lograrlo, no reserva más de 16 huéspedes por tres noches seguidas. Los visitantes de 15 años o más (a menudo mucho mayores) llegan de los rincones más lejanos del mundo para esta experiencia única. Los transportan en hidroaviones desde Port Hardy hasta Smith Inlet en el territorio de la Primera Nación Gwa’sala-’Nakwaxda’xw. (Estoy de visita en primavera; en otoño, los visitantes toman un autobús río arriba por caminos históricos de tala para ver a los osos pardos alimentarse de los salmones que van a desovar).

Marg Leehane, gerente del lugar, ha creado un ambiente a la par de cualquier otro alojamiento de lujo en la Columbia Británica. Las comidas —salmón en tabla de cedro o costillar de cordero— tienen una presentación magnífica. Hay macetas en el balcón corrido que rebosan de lupinos, fucsias y margaritas, complementadas por lo que parecen ser decenas de colibríes rojizos que se apiñan en los comederos.  

Foto panorámica del Great Bear Lodge.

CORTESÍA DE GREAT BEAR LODGE

El Great Bear Lodge ofrece itinerarios de temporada entre mayo y octubre.

Por mucho que me guste charlar con otros huéspedes alrededor de la hoguera, estoy aquí para acechar a los osos. Así que estoy encantado de que nos embarquemos en dos salidas de tres horas al día, además de una tercera excursión diaria por tierra. El albergue cuenta con trajes aislantes, por lo que permanecer abrigado en el frío del norte no es ninguna preocupación. Descubro que pasar muchas horas al día en un barco requiere de un poco de resistencia, aunque los huéspedes no sienten la presión de tener que hacer todas las excursiones.

"Con o sin osos, es un lugar hermoso", expresa una huésped que también está explorando el Bosque del Gran Oso por primera vez.

Como para demostrarlo, la lluvia ligera se levanta después de la cena; el abeto Sitka, cubierto de líquenes, colorea el agua con sus reflejos. Volvemos al estuario donde, para nuestro deleite, varios osos pardos aún no han terminado su propia cena de juncias y gusanos.

"A diferencia de los osos negros que evolucionaron en el bosque, los osos pardos vinieron del hábitat de los arbustos esteparios, por lo que se sienten muy cómodos al aire libre en estas islas", susurra Rivest mientras flotamos detrás de una pareja que se alimenta.

Hay otro barco delante de ellos y es evidente que lo saben, pero, cuando saco una serie de fotos con mi cámara, el macho se sorprende. Se da la vuelta, levanta una pata, jadea una o dos veces y luego vuelve a alimentarse con su pareja antes de bajar un tronco y desaparecer.

¿Prefieres ir al sur? Da un paseo en bici por San Diego

Hoy en día, varias ciudades ofrecen programas de bicicletas compartidas, pero el ciclismo en San Diego ofrece un atractivo especial: millas de carriles para bicicletas sin autos. Alquila una bici en la ciudad y disfruta a tu propio ritmo por el Bayshore Bikeway, un circuito de senderos para bicicletas de casi 24 millas que incluye unas 13 millas de senderos para bicicletas. Tomé ese sendero al sur de Chula Vista, hacia el centro de San Diego para almorzar y de regreso a Loews Coronado Bay Resort, donde había recogido la bicicleta híbrida de montaña esa mañana que había alquilado de Action Sport Rentals. Mi viaje mejoró aún más esa tarde cuando mi esposa me acompañó en una clase de vela ofrecida por el complejo. Navegamos a través de la bahía de San Diego, donde mi esposa tomó el timón durante la mayor parte de la excursión. También puedes reservar una excursión en kayak, alquilar tablas de paddleboard e incluso hacer esquí acuático. Unas verdaderas vacaciones de primavera.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.