Skip to content

Informe de AARP: Casi el 40% de los hispanos que cuidan de un ser querido son milénicos

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Cómo hacer que sea más cómodo tu próximo vuelo

5 secretos para convertir tu asiento de avión en un cómodo sillón.

Cómo hacer que sea cómodo tu próximo vuelo

Foto: Rubberball/Alamy

Relajante, un auricular puede bloquear los sonidos y más.

In English | Si viajas como yo, siempre en clase ejecutiva y primera clase solamente cuando usas las millas que se acumularon o te suben de categoría sin costo, ya sabes entonces que no son buenos los asientos de los aviones. Últimamente, las aerolíneas han empezado a cambiar los asientos de clase turista, más esponjados, por modelos que tienen un relleno más delgado. Esto permite meter aún más asientos en los aviones.

¿Qué hacer? El trato de sardinas no cambiará nunca, pero después de muchos años de volar, he visto —y adoptado— algunas estrategias para llegar a mi destino en buenas condiciones. Aquí te las comparto:

1. Controla tu equipaje de mano

El espacio para las piernas ya es escaso, así que no cedas el tuyo por haber empacado sin pensar. Mantén el área debajo de tu asiento despejado. Piensa en qué es lo que necesitarás tener a mano durante el vuelo, y coloca esos artículos —y solamente esos artículos— en una cartera, pequeño morral o mochila que puedas deslizar a un costado de tus pies. Organiza tu equipaje de tal manera que todo lo demás que subas al avión viaje en el compartimento superior, dentro de un bolso de mano con ruedas, bolso de viaje o valija más grande. Si no vas a leer la revista de vuelo o el catálogo de compras, ni usar los auriculares que provee la línea aérea, guárdalos en el compartimento también para tener más espacio para tus rodillas.

2. Crea un capullo

Quedaron atrás los días en que la cabina de clase turista contaba con delgadas mantas y pequeñas almohadas. Pero aún puedes arroparte en tu asiento si viajas con unos cuantos accesorios básicos. Una frazada de viaje de felpa liviana se plegará casi completamente, pero te mantendrá calentito incluso cuando baje la temperatura de la cabina. Lleva dos pares de medias para los pies fríos, que uno puede sentir al quitarse los zapatos en los viajes largos. Pueden ser calcetines de viaje especiales, como los que a veces dan las líneas aéreas a los pasajeros de la clase ejecutiva y de primera clase, o algún par suelto y peludo que hayas agarrado del cajón de la cómoda.

Cuando quieras relajarte y, quizás, hasta dormitar un poco, es aconsejable que tengas a mano un buen antifaz para bloquear la luz y una almohada para el cuello ( te aconsejo las almohadas inflables en vez de las de goma y espuma, porque son mucho más pequeñas al momento de empacar). Frente el hecho de que el asiento de avión se hace cada vez menos esponjoso, tal vez convenga que consideres llevar tu propio almohadón inflable o de gel para viaje.

3. Piensa en términos ergonómicos

Con semejante variedad de formas y tamaños humanos, no hay manera de que un asiento estandarizado para líneas aéreas se adapte anatómicamente al cuerpo de cada pasajero. Muchas veces, surge el problema de la falta de apoyo para la parte baja de la espalda, pero hay una solución simple: la pequeña y compacta almohada lumbar, ya sea inflable, en gel o de goma y espuma. Entre los usuarios de computadoras portátiles, una queja común es la postura contorsionada que uno debe adoptar debido a que el asiento reclinado frente a ti mantiene la pantalla en un ángulo incómodo. Una solución ingeniosa consiste en un sostén del tipo del soporte Aviator para computadoras portátiles, que inclina la computadora y la acerca a tu cuerpo, con la pantalla bien abierta, y te permite recostarte en el asiento mientras escribes.

4. Desconéctate (o sintonízate)

La mayoría de los viajeros experimentados se apoya en los auriculares que bloquean el sonido, pero los mejores pueden costarte $200 o más. Por lo menos, lleva contigo unos auriculares de buena calidad para el vuelo, si no puedes comprar un bloqueador de sonido. En caso de que quieras desenchufarte, los auriculares bloquearán ruidos del ambiente y no solamente los de las aerolíneas. Obtendrás un mejor sonido si decides  ver película o escuchar música. Para reducir drásticamente el ruido ambiente sin necesidad de incurrir en un gasto, no hay nada más efectivo que un simple par de esponjosos tapones de espuma para los oídos.

5. Mímate

Quizá todo lo que necesites sea un poco de crema para el cuerpo o loción para las manos y relajarte en los vuelos largos. Debido al aire seco que impera en la mayoría de los aviones, rociarte con un atomizador facial hidratante o pasarte por el rostro o las manos suavemente una toallita con aroma a lavanda te enfría y refresca instantáneamente. Si quieres imaginar que estás en un spa en el espacio en vez de estar a bordo de una cabina llena de gente, recuéstate, cierra los ojos y cúbrelos con un par de compresas calmantes para ojos, que estén humedecidas con extractos de coco o té verde. Ya ves, ese asiento de avión no es tan terrible.

 

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO