Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Beber o no beber cuando se viaja

Para evitar problemas de salud conoce cuándo disfrutar de una bebida alcohólica en tus vacaciones.

Beber o no beber cuando se viaja

Stephen Swintek/Getty Images

Disfrutar de un trago en el avión podría ser un problema si tienes que cambiar de horario.

In English | Las bebidas alcohólicas en las vacaciones pueden dar lugar a una noche romántica o refrescarse en la playa en un día caluroso. Sin embargo, tomar demasiado alcohol, sumado al exceso de sol y a escasas horas de sueño, puede ocasionar una emergencia de salud durante tu viaje. Ten presente estos consejos sobre lo que puedes y no puedes hacer con la bebida en un viaje o en tus vacaciones.

No te emborraches cuando viajes en avión
Algunos viajeros beben algo a bordo para que los ayude a dormir en el vuelo. Sin embargo, el consumir bebidas alcohólicas a gran altitud te hará volar en más de una forma: el ambiente de la aeronave agrava los efectos del alcohol en el organismo. Las personas tienden a emborracharse con más facilidad en un viaje en avión. Uno de los efectos secundarios más importantes del abuso de alcohol en el aire es el aumento del tiempo que te tardarás para adaptarte a un nuevo huso horario. Si a ti te afecta el cambio de horario, evita los tragos. Deben evitar el alcohol los viajeros que padezcan alguna afección en las vías respiratorias superiores o estén resfriados en el momento de viajar en avión.

Bebe agua
Una idea equivocada muy común es creer que el consumo de bebidas alcohólicas te ayudará a adaptarte al nuevo horario o, incluso, reajustar tu reloj interno. La teoría dice: si consumes bebidas alcohólicas a bordo de un avión, llegarás cansado a tu destino y te dirigirás directo al hotel para gozar de un buen descanso nocturno. En realidad, el sueño inducido por el alcohol no es ni profundo ni reparador para el organismo. Es probable que tú no te despiertes descansado y listo para salir a explorar. Por el contrario, sentirás un letargo y necesitarás un día más para adaptarte, lo cual acortará el período de tus vacaciones.

El mejor método para adaptarse al cambio de horario es descansar mucho antes de viajar, beber mucha agua, maximizar tu exposición a la luz solar en tu destino e intentar dormir como mínimo cuatro o cinco horas por la noche. Tu cuerpo hará el resto de manera natural.

Tómate tu tiempo
Una vez que hayas llegado a tu destino, evita el alcohol hasta que te hayas adaptado al ambiente local. Tómate al menos 24 horas, sin importar lo tentadora que podría ser la primera salida de noche en París. Aunque el tipo de alcohol no es lo que realmente importa, la norma general es que cuanto más bajo sea el contenido de alcohol en tu organismo, tu experiencia de viaje será mejor. Si planeas bucear, escalar montañas o realizar cualquier otro deporte extremo, evita el alcohol por completo.

Sigue los consejos previos en cuanto al cambio de hora si sufres el mal de altura, una preocupación común en los viajes. Si tu destino se encuentra a gran altitud, no consumas alcohol hasta que tu cuerpo se haya aclimatado a los niveles de oxígeno más bajos en el aire.

No hagas excepciones en las vacaciones
Las mismas reglas que rigen en casa se aplican al consumo de bebidas alcohólicas: toma tus medicamentos y no los mezcles cuando estés de viaje. Ciertas enfermedades, como la hipertensión y la diabetes, pueden empeorar con los rigores del viaje, por lo que deberás tener especial cuidado y cumplir con tu esquema de medicamentos. Si bien el alcohol es un depresor del sistema nervioso, también posee propiedades que estimulan al corazón y debe evitarse cuando se esté realizando un esfuerzo físico, en especial, en el caso de las personas con antecedentes de enfermedades del corazón, derrames cerebrales y presión alta. Consulta con tu médico antes de viajar si tienes preguntas correspondientes a tu enfermedad, los medicamentos y las bebidas alcohólicas.

Disfruta
Tomarse uno o dos tragos durante el viaje no representa un riesgo para tu salud. Solamente recuerda los hábitos saludables ya mencionados:

Manténte hidratado. La hidratación adecuada, tomando agua, contrarrestas los efectos deshidratantes del alcohol y el exceso de esfuerzo durante el viaje.

Descansa lo suficiente.

Toma sol para que tus días estén llenos de energía y tus noches le den un descanso reparador.

Evita las bebidas alcohólicas en el día si te irás de excursiones.

Los complejos turísticos con todo incluido y las vacaciones a bordo de cruceros te tientan a cometer excesos con el alcohol y a ignorar las recomendaciones para disfrutar de unas vacaciones seguras y saludables. El único aspecto que justifica la oferta de bebidas alcohólicas sin límite en este tipo de establecimientos es que tú descanses cerca de la playa o de la piscina, no para que corras de un lado a otro todo el día.

No compres más de lo que puedas cargar
En los aeropuertos de Estados Unidos y en muchos aeropuertos del mundo, no puedes llevar contigo más líquido que el permitido en la norma 3-1-1 al pasar por seguridad aeroportuaria. Sin embargo, se permite embarcar la bebida que compras luego de haber pasado los puestos de control.

En lo que respecta al equipaje registrado, no se permite llevar bebidas que tengan una graduación alcohólica mayor del 70 %. Solamente se permite empacar cinco litros de bebidas alcohólicas con graduación alcohólica de entre el 24 % y el 70 % y contenidas en envases sellados. No existe ninguna restricción respecto de las bebidas con graduación alcohólica inferior al 24 %. En caso de duda, ingresa en el sitio web de la TSA (Administración de Seguridad en el Transporte) para consultar la reglamentación.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO