Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Fisioterapeuta, carrera en demanda, buen salario Skip to content
 

¿Quieres ser fisioterapeuta?

La demanda en rápido crecimiento, el buen salario y la satisfacción laboral que supera las expectativas hacen atractiva la carrera de fisioterapia. ¿El punto en contra? Hay que estudiar mucho.

Terapista físico asistiendo a un hombre

HERO IMAGES/GETTY IMAGES

Debido a las necesidades de una población que envejece, muchos sondeos de profesiones en rápido crecimiento clasifican la fisioterapia entre los primeros lugares.

In English |  Gracias a los dolores de espalda y rodillas de las personas que llegan a la vejez, no sorprende que tantos sondeos de profesiones en rápido crecimiento clasifiquen la fisioterapia como una de las primeras de la lista. El salario promedio es de $75,000, y la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. pronostica un espectacular índice de crecimiento del 39% en la próxima década. Sin embargo, lo más sorprendente es que es un trabajo tan satisfactorio que un sondeo reciente de Forbes lo clasificó como la tercera profesión que proporciona más felicidad. (Solo el clero y los bomberos obtuvieron calificaciones más altas).

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Uno de los empleos que más felicidad proporciona en la tierra

"Las personas ingresan en este campo porque quieren ayudar a otras a conservar la salud y vivir mejor", explica Jody Frost, P.T., D.P.T., Ph.D. y portavoz de la American Physical Therapy Association (APTA, Asociación Americana de Fisioterapia). "Pero a diferencia de otras profesiones de la salud, donde puedes interactuar con los pacientes durante solo cinco minutos, un terapeuta físico trabaja con los pacientes durante un período prolongado. Es una verdadera relación. Es lo que la hace tan gratificante".

Pero volverse fisioterapeuta no es fácil, y tener que estudiar por tanto tiempo asusta a muchos solicitantes de empleo en la mediana edad. El campo comenzó en la era de la Primera Guerra Mundial, centrándose inicialmente en los amputados y las víctimas de polio, pero los estándares han aumentado continuamente, y ahora requieren un título de doctorado o D.P.T. Debido a que los programas son rigurosos, muy pocos ofrecen opciones de medio tiempo, de noche o de fin de semana. Y para los estudiantes mayores, existe una mayor probabilidad de que los créditos universitarios antiguos no puedan transferirse. Aunque el salario de nivel inicial es alto (entre $60,000 y $65,000, según informa la APTA), igualmente alta es la matrícula de los estudios de terapia física. Prepárate para pagar $47,000 para programas en universidades públicas, y hasta $90,000 en universidades privadas.

"Para alguien que tenga entre 40 o 50 años, este es un compromiso costoso", señala. "La gente tiene que preguntarse, '¿Cuántos años tengo que trabajar para que valga la pena?'".

Aun así, aquellos que deciden hacer el cambio a una carrera de fisioterapia dicen que las recompensas hacen que valga la pena. "Me encanta mi nuevo trabajo", afirma Michael Johnson, de 46 años, quien se graduó de Michigan University en el programa de Fisioterapia de Flint en agosto y ahora trabaja en Memorial Healthcare en Owosso, Michigan. "Sí, tengo una deuda estudiantil de $90,000. Y sí, significa que no tengo un fondo universitario para mis tres hijos adolescentes. Pero mi esposa y yo creemos que hicimos lo correcto. Es muy gratificante que los clientes me agradezcan por trabajar con ellos. Y es satisfactorio saber que estoy resolviendo problemas de salud".

El largo camino hacia un título universitario

Johnson, ingeniero de carrera, había estado contemplando la idea de volverse fisioterapeuta. "Luego, cuando la compañía para la que trabajaba se vendió y perdí mi empleo, me pareció que era una señal". En su primer intento, fue rechazado. Así que pasó el año siguiente trabajando en informática, como voluntario en clínicas y mejorando su solicitud. Cuando finalmente recibió el correo electrónico de aceptación, "rompí récord por la velocidad con la que respondí. Quedaba tan solo a la vuelta de la esquina y creo que llegué en 5 minutos".

Otros optan por ir ascendiendo la escalera profesional mientras estudian. Nancy Laird, de 46 años, dejó su trabajo como administradora de oficina en el estado de Delaware para estudiar fisioterapia. "Quería algo más gratificante", señala, y la fisioterapia parecía ser lo más adecuado.

Empezó a trabajar como ayudante de fisioterapia (una profesión en rápido crecimiento sin credenciales necesarias) mientras estudiaba fisioterapia en la universidad para volverse asistente de fisioterapia, para lo cual se exige un título de asociado. (Nuevamente, la Oficina de Estadísticas Laborales la presenta como una gran oportunidad, con un salario promedio de $50,000 por año). "El trabajo es en una clínica más pequeña, y me sentí como en casa de inmediato", recuerda. Terminó su título de asociado en dos años. "Pero como asistente, hay límites en lo que puedes hacer. Quería unir todas las piezas, desde el principio hasta el final".

Pasó 18 meses terminando su licenciatura, y luego se postuló para el programa de Fisioterapia de Neumann University, a 45 minutos de su casa en Bear, Delaware. Si bien le permite seguir trabajando tres días a la semana, la carrera de fisioterapia es intensa: Va a clases de 7 a.m. a 5:30 p.m. todos los sábados y domingos; hay muchas tareas, exámenes y pruebas en línea, y grupos de estudio. Espera graduarse cuando tenga casi 50 años.

Tanto Laird como Johnson dicen que el apoyo de la familia es esencial para la transición a una carrera de fisioterapia. "Todos tuvimos que contribuir", señala Johnson, "quedarnos con autos viejos y apretarnos el cinturón. Y tuve que encontrar formas de equilibrar el estudio y el tiempo para la familia. Pusimos una pizarra en mi área de estudio, para que los niños pudieran escribir sus horarios de actividades deportivas y escolares y pudiéramos encontrar más tiempo para pasar juntos".

Laird señala que los estudios "definitivamente ponen a prueba mis habilidades organizativas y de administración del tiempo —pero, a pesar de que soy la más vieja de mi clase— ya ni siquiera noto una diferencia de edad. Ni siquiera lo pienso Es un programa difícil, y estamos todos juntos en esto".

¿Su consejo para las personas que podrían pensar que son "demasiado viejos" para asumir un desafío tan grande como estudiar fisioterapia? "Organízate, encuentra un buen equipo de apoyo y luego hazlo. La vida es demasiado corta. Quiero ser feliz, y lo que hace que esto sea gratificante es lo que hacemos para otras personas. Los pacientes están muy agradecidos, y me encanta saber que realmente estoy ayudando".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.