Skip to content
 

6 maneras en que tu teléfono celular podría estar perjudicándote

Tu teléfono inteligente puede estar aumentando tu riesgo de caídas, 'cuello de texto', problemas con el sueño, obesidad, fatiga visual y más

Una mujer mayor caminando por el parque usando su celular.

MSTUDIOIMAGES

In English

Tu teléfono celular puede ser un salvavidas. Lo utilizas para estar en contacto con tus hijos, nietos, amigos, vecinos y hasta con los médicos. Lo utilizas para que te guíe mientras conduces o para encontrar restaurantes o tiendas. Puede ser un importante dispositivo para tu salud: te ayuda a llevar la cuenta de tus pasos, te recuerda que debes tomar tus medicamentos y te sirve como recurso vital en caso de emergencia.

Sin embargo, aunque los teléfonos celulares facilitan la seguridad y la comodidad cotidianas, también pueden causar problemas de salud. Sigue leyendo para conocer los posibles peligros para la salud y la seguridad, y para obtener algunos consejos sobre cómo utilizar el teléfono celular de forma segura.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


1. El teléfono te daña los ojos

Tu teléfono celular emite luz azul y con un uso prolongado de cerca, tus retinas podrían verse afectadas, según una investigación de University of Toledo (enlace en inglés) publicada en Scientific Reports. Para reducir el riesgo, trata de no mirar el celular u otros dispositivos en la oscuridad. Si quieres utilizar el teléfono mientras estás en la cama, asegúrate de que haya una fuente de luz cerca de ti para tener la iluminación adecuada. Para añadir una capa de protección, puedes usar anteojos que bloqueen la luz azul.

El uso excesivo del teléfono celular también puede causar fatiga visual. Según un reciente estudio médico (enlace en inglés), quienes utilizan el teléfono celular durante más de una hora seguida padecen cansancio ocular, dolor de ojos y somnolencia. En el estudio se descubrió que los síntomas empeoran con el aumento del uso del teléfono celular. En el estudio se define la fatiga visual como malestar, fatiga, visión borrosa, dolor de cabeza, visión doble ocasional y dolor de ojos. Si notas alguno de estos síntomas, la causa podría ser tu celular.

La American Academy of Ophthalmology (enlace en inglés) recomienda hacer pausas regulares con el teléfono para evitar la fatiga visual y los dolores de cabeza. Sigue la regla 20-20-20: cada 20 minutos, mira un objeto que esté al menos a 20 pies de distancia durante al menos 20 segundos. Los paseos cortos también pueden ser beneficiosos, pero asegúrate de no llevar el teléfono.

2. Tu teléfono interfiere con el sueño

Además de que usar el celular en la oscuridad daña los ojos, tu teléfono podría estar interrumpiendo el tan necesario sueño nocturno. "Los trastornos del sueño aumentan con la edad y el uso nocturno de pantallas puede interferir con el patrón de sueño", dijo en un correo electrónico Howard Krauss, oftalmólogo del Pacific Neuroscience Institute de Santa Mónica, California, y añade que podría alterar los ritmos circadianos y, según lo que leas, provocar un aumento en los niveles de ansiedad.

Entonces, si tu actividad de relajación incluye leer en tu teléfono, jugar Wordle o mirar comedias clásicas de televisión en uno de tus dispositivos, podrías estar preparándote para una noche sin descanso.

Según un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (enlace en inglés), el uso nocturno de dispositivos emisores de luz, como los teléfonos y los lectores electrónicos, dificulta tu capacidad para conciliar el sueño y permanecer dormido, y afecta tu estado de alerta por la mañana.

Por eso, en lugar de llevarte el teléfono a la cama, utiliza tus dispositivos en una zona bien iluminada y no uses el celular cerca de la hora de irte a dormir.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


3. El teléfono te lastima el cuello, los hombros y la espalda

Tal vez pases horas viendo películas, escribiendo correos electrónicos y mirando las redes sociales en el celular, pero los músculos de la zona lumbar, el cuello y los hombros podrían estar pagando el precio.

"En general, pasamos un promedio de dos a cuatro horas al día con la cabeza inclinada, leyendo y enviando mensajes de texto en teléfonos inteligentes y dispositivos", dijo el cirujano de columna vertebral Ken Hansraj en un correo electrónico.

Dice que la cabeza de un adulto pesa de 10 a 12 libras en posición neutral. A medida que tu cabeza se inclina hacia adelante, la presión sobre la columna vertebral aumenta drásticamente, y la tensión sobre el cuello aumenta hasta 27 libras a 15 grados, 40 libras a 30 grados, 49 libras a 45 grados y 60 libras a 60 grados, explica.

Esta presión directa sobre el cuello, los hombros y las articulaciones puede causar lo que algunos llaman "cuello de texto".

Esto puede causar problemas más graves en las personas con osteoporosis. "Doblar el cuello hacia delante sobre huesos ya debilitados por la osteoporosis puede hacer avanzar la degeneración, las microfracturas y las fracturas por compresión de estos huesos ya debilitados por la osteoporosis", dice Hansraj. Esto puede provocar dolor, reducción de la movilidad e incluso la necesidad de intervención quirúrgica.

"Mi mensaje es que cuando envíes mensajes de texto, y cuando uses el teléfono, mantengas la cabeza alta", dice Hansraj. "Baja la mirada hacia el teléfono y levanta un poco el aparato".

4. Tu teléfono alberga miles de bacterias

Tu teléfono celular va contigo a todas partes: a la tienda, al automóvil, al restaurante, a la consulta del médico, a todos tus centros sociales e incluso al baño. Como llevas el teléfono a todas partes, puede ser un caldo de cultivo de contaminación y bacterias peligrosas. En un pequeño estudio se descubrió (enlace en inglés) que hay una mediana de 17,032 organismos bacterianos en un teléfono celular.

Así que probablemente sea una buena idea dejar el teléfono cuando vayas al baño y desinfectarlo de vez en cuando. Según Verizon, asegúrate de apagar el teléfono y luego usa toallitas desinfectantes o un paño de microfibra limpio rociado con alcohol isopropílico al 70% o un aerosol desinfectante similar. No rocíes limpiadores directamente sobre el teléfono.

5. Tu teléfono puede hacerte tropezar y provocar accidentes

Para quienes se distraen con sus teléfonos celulares, puede haber un mayor riesgo de lesiones, como tropiezos y hasta accidentes de tráfico.

Si envías mensajes de texto y caminas, tu marcha puede verse afectada. Una investigación publicada (enlace en inglés) en la revista Gait and Posture halló que utilizar un teléfono celular al caminar puede aumentar el riesgo de caídas y lesiones, sobre todo al subir escaleras o recorrer entornos complicados. Una mejor idea es guardar el teléfono en el bolsillo, el bolso o la mochila mientras caminas.

El National Safety Council (enlace en inglés) informa que las distracciones por usar el teléfono celular provocaron 1.26 millones de accidentes de tráfico en el 2010.

6. Tu teléfono celular puede hacer que engordes

El uso prolongado del teléfono celular podría contribuir a que tengas un estilo de vida más sedentario, lo que puede provocar un aumento de peso. En una investigación (enlace en inglés) dirigida por médicos y presentada en un congreso médico de endocrinología se descubrió que el uso del teléfono celular puede hacer que las personas renuncien a actividades beneficiosas como practicar pasatiempos y socializar con familiares y amigos. Y, según una investigación de Arizona State University (enlace en inglés), las personas que utilizan excesivamente sus teléfonos celulares tienen una alimentación poco saludable. Por eso, si te encuentras eligiendo usar tu dispositivo en lugar de disfrutar de actividades saludables, este es el momento de apagarlo y empezar a vivir.

Para mantenerte sano y activo, deja de enviar mensajes de texto y de desplazarte por el teléfono, sal y disfruta del aire libre, come de forma saludable con tus amigos y practica pasatiempos como la lectura, la jardinería o el senderismo. Tu teléfono inteligente es un accesorio vital, pero si lo usas con prudencia te mantendrá más seguro y protegido.

Erica Lamberg es una escritora colaboradora que cubre temas de salud, viajes y finanzas personales. Su trabajo aparece en USA Today, Forbes, NBC News, Fox News, Real Simple y Reader's Digest.