Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Salud dental

7 superalimentos para la salud dental

Disfruta de estos refrigerios que combaten el ácido y protegen el esmalte, como parte de un régimen de salud dental

Una mujer almuerza al aire libre

DOUGAL WATERS / GETTY IMAGES

In English

Cuando se trata de la salud dental, no es posible simplemente ignorar una dieta en la que se ha optado por alimentos poco sanos. Esto se debe a que cuando comes “no solo te alimentas tú, sino que también alimentas a todas las bacterias beneficiosas y nocivas que viven en la boca”, dice Mark Wolff, decano de la Facultad de Medicina Dental de University of Pennsylvania. Un estudio del 2017 publicado en la revista Nutrients, por ejemplo, reveló que, si todos los demás factores son iguales, los adultos mayores que consumen frutas y verduras en abundancia (en inglés) tienen mejor salud oral que los que no lo hacen.

“Este tipo de patrón de alimentación, que es bajo en azúcar y alto en fibra, es un factor importante para ayudar a prevenir las caries y mantener los dientes y las encías fuertes y saludables”, indica Wolff. La American Dental Association recomienda seguir las pautas que el Departamento de Agricultura establece en el plan de MiPlato (en inglés). Esto significa que las frutas y las verduras deben totalizar la mitad de todas las comidas, y la otra mitad debe consistir en granos integrales, productos lácteos bajos en grasa y proteína magra. 

He aquí algunos alimentos específicos que los expertos y las investigaciones indican que deberías incluir en tu rutina alimenticia para una sonrisa más saludable.

1. El agua corriente

Bebe tanta agua como sea posible, pero evita la variedad embotellada, ya que la mayoría no contiene fluoruro. “El fluoruro ayuda a que los dientes sean más resistentes al ácido que causa las caries”, dice Matthew Messina, profesor de Odontología Clínica en la Facultad de Odontología de Ohio State University y portavoz de la American Dental Association. El agua también limpia la boca con cada sorbo al lavar los residuos de alimentos y los ácidos que causan caries y erosión del esmalte dental.

Ten cuidado con: las bebidas azucaradas, como los refrescos, las bebidas deportivas y los jugos de fruta. Están llenas de azúcar que las bacterias nocivas de la boca aprovechan para atacar el esmalte dental. También son ácidas, que es perjudicial para los dientes, y cualquier cafeína que contengan puede secar la boca.

2. El queso

La leche y otros productos lácteos, como el queso y el yogur, son ricos en calcio y fosfatos, que ayudan a reemplazar los minerales que los dientes pierden al consumir otros tipos de alimentos. También ayudan a restaurar el esmalte dental y a neutralizar los ácidos nocivos de otros alimentos. El queso contribuye de manera especial en este caso, ya que contiene caseína, un tipo de proteína que según las investigaciones estabiliza y repara el esmalte dental, indica Brian Novy, director de Odontología del Alliance Dental Center en Quincy, Massachusetts, y profesor de Política de Salud Oral y Epidemiología de la Facultad de Medicina Dental de Harvard.

Ten cuidado con: el yogur, que se ha vinculado a un mayor riesgo de caries entre los niños. Esto puede deberse a que los niños tienden a comer yogur con alto contenido de azúcar, dice Wolff. Limítate a las marcas que tienen 10 gramos de azúcar o menos por porción.

3. Las frutas y las verduras

En realidad, no importa qué frutas y verduras comes, todas son buenas para los dientes, dice Novy. ¿Por qué? Todas tienen un alto contenido de agua, lo que ayuda a eliminar los desechos y los ácidos nocivos en la boca. Además, son ricas en fibra, y esto contribuye a contrarrestar los azúcares que contienen y ayuda a limpiar los dientes. Los alimentos crujientes y firmes que contienen mucha agua, como las zanahorias o el apio, también son excelentes limpiadores naturales para los dientes, porque estimulan el flujo de saliva y contribuyen a limpiar las partículas de alimentos y las bacterias, indica Novy.

Ten cuidado con: las verduras y frutas cítricas, como las naranjas, las toronjas y los tomates. La exposición frecuente a estos alimentos ácidos puede desgastar el esmalte, y esto hace que los dientes sean más susceptibles a las caries con el paso del tiempo, según la American Dental Association. “Tengo muchos pacientes mayores que cultivan tomates en el verano para abastecerse de salsa de tomate casera, lo que causa verdaderos estragos en los dientes”, dice Novy. “A medida que envejeces, se le hace más difícil a la boca neutralizar los ácidos, por eso hay más daño dental”. También ten cuidado con las frutas secas. Es pegajosa y puede causar daño, porque tiende a permanecer más tiempo pegada a los dientes que otros tipos de comida. Si comes algo como pasas o ciruelas pasas, enjuágate la boca con agua de inmediato y usa el cepillo y el hilo dental con esmero.

4. Las proteínas magras

El pollo, el pescado, los huevos y la carne magra son ricos en fósforo, un mineral que ayuda a fortalecer los dientes al proteger y restaurar el esmalte dental, dice Libby Mills, dietista certificada y portavoz nacional de la Academy of Nutrition and Dietetics, con sede en Filadelfia. Y añade que la proteína también es importante para la reparación de los tejidos de las encías y para la capa mucosa de la boca, que se deterioran con la edad. Quizás esto represente un reto para los adultos mayores, casi la mitad de los cuales no consumen suficiente proteína. “El mayor problema que vemos entre los pacientes mayores es que evitan comer proteína, porque se les hace más difícil masticar, sobre todo si les faltan dientes”, dice Wolff.

Ten cuidado con: las carnes procesadas. Una reseña publicada en enero en British Journal of Nutrition (en inglés) puso de manifiesto que los problemas de salud oral típicos durante las edades más avanzadas —como la pérdida de dientes, la sequedad de la boca y la enfermedad de las encías— se relacionan con una dieta alta en grasas saturadas, incluida la carne procesada.

5. El chicle sin azúcar

El chicle sin azúcar es un gran productor de saliva, que ayuda a reponer minerales. ¿Por qué? Al estimular la producción de saliva, le añade a esta más calcio y fosfato, lo que ayuda a fortalecer el esmalte de los dientes, dice Mills. Trata de masticar chicle sin azúcar durante 20 minutos después de cada comida, y escoge chicle que tenga el sello de aprobación de la American Dental Association.

Ten cuidado con: los dulces duros. Están llenos de azúcar, que es perjudicial para los dientes. También pueden crear emergencias dentales como fracturas o roturas de dientes.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


6. Las nueces

Las nueces contienen proteína y el aminoácido arginina, que se ha demostrado ayuda a reducir el riesgo de caries, indica Novy. “Es probable que queden atrapadas y se acumulen entre los dientes. Esto es una ventaja, porque a las bacterias beneficiosas de la boca les encanta alimentarse de ellas”, añadió. Además, las nueces hay que masticarlas mucho; esto aumenta la producción de saliva y se reduce así el riesgo de caries.

Ten cuidado con: las meriendas crujientes. Quizás sea satisfactorio merendar unas papitas fritas, pero están cargadas de almidón, que tiende a quedar atrapado entre los dientes. Dado que también se descomponen en azúcares casi de inmediato una vez que entran en contacto con la saliva, son desastrosas para los dientes, indica Wolff.

7. El té verde

El té verde es rico en antioxidantes, como la catequina, que pueden reducir el riesgo de padecer enfermedades de las encías. Un estudio publicado en Journal of Periodontology (en inglés) analizó la salud de las encías de casi 1,000 hombres y reveló que los bebedores de té verde tenían encías más saludables que los no lo bebían.

Ten cuidado con: el café y el té negro. Contienen cafeína, que seca la boca, y también manchan los dientes si bebes una taza tras otra. Para contrarrestar sus efectos nocivos, toma agua justo después y añade la menor cantidad posible de ingredientes azucarados.

La frecuencia con la que comes también es importante

¿Un último consejo? Evita merendar constantemente. Es mejor que te atengas a tres buenas comidas al día tanto como sea posible. “Los alimentos que se consumen como parte de una comida causan menos daño a los dientes que merendar durante todo el día, porque se crea más saliva durante una comida”, apunta Wolff. La saliva ayuda a eliminar los residuos de alimento de la boca y disminuye los efectos de los ácidos que causan caries. Si quieres picar algo entre comidas, las opciones más sanas para la salud dental, según Wolff, son las frutas y las verduras crudas, o el queso, ya que ayudan a la producción de saliva.

Hallie Levine es escritora colaboradora y reportera médica y de salud galardonada. Su trabajo ha aparecido en The New York Times, Consumer Reports, Real Simple, Health y Time, entre otras publicaciones.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.