Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Por qué nos salen canas a medida que envejecemos?

La ciencia explica a qué se debe esta transformación natural.

Mujer revisando su cabello en el espejo.

Getty Images

In English | Para la mayoría, la aparición de canas es una parte ineludible de envejecer. Las primeras hebras canosas parecen aparecer alrededor de los 35 años para muchos, y no es raro ver que para los 50 la mitad del cabello ya está gris.

Conocido por los científicos como canicie o acromotriquia, el encanecimiento es un fenómeno que se ha venido estudiando desde hace mucho tiempo y tiene una variedad de causas. Primero, la buena noticia: no morirás de ello. En un estudio de 1998 publicado en The Journals of Gerontology, los investigadores no hallaron correlación alguna entre la mortalidad y la cantidad de canas en una muestra aleatoria de 20,000 participantes de un estudio cardiovascular (enlace en inglés) a largo plazo que se puso en marcha en 1975 en Copenhague, Dinamarca.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Pero ¿por qué nos salen canas?

A simple vista, el cabello luce blanco, plateado o gris debido a la ausencia de pigmentos que, de lo contrario, proporcionarían tonos de negro, castaño, rubio o rojizo.

En cada folículo piloso hay células, conocidas como melanocitos, que producen uno de dos pigmentos básicos —eumelanina o feomelanina—, dependiendo de tu ADN. La eumelanina suele encontrarse en el cabello negro o castaño, mientras que la feomelanina se halla en el cabello rojizo, castaño claro y rubio.

A diferencia de la melanina, que determina el color de la piel, los pigmentos que se producen en el cabello normalmente tardan más en degradarse, lo que permite que el pelo mantenga su color a medida que crece durante un promedio de 3.5 años, según un artículo publicado en el 2020 en la revista Skin Appendage Disorders (enlace en inglés).

Las canas aparecen a medida que disminuye la cantidad de melanocitos, pero exactamente cuándo esas células comienzan a disminuir es diferente para cada persona. No obstante, hay algunas tendencias generales. Según el artículo, “la aparición de canas, por lo general, comienza alrededor de los 35 años para las personas blancas, casi a los 40 años para las personas asiáticos y a alrededor de los 45 años para las personas africanas”.

En tu código genético

Los científicos han descubierto que hay genes específicos relacionados con la aparición de las canas. En un estudio del 2016 publicado en Nature Communications (enlace en inglés), un equipo de investigadores de University College London (UCL) identificó el gen factor 4 regulador del interferón (IRF4) como el responsable de regular la producción y el almacenamiento de melanina.

“Hemos hallado el primer vínculo genético con la aparición de canas, lo que podría ofrecer un buen modelo para comprender los aspectos biológicos del envejecimiento de los humanos”, declaró Andrés Ruiz-Linares, profesor en el Departamento de Genética, Evolución y Medioambiente de UCL, quien estuvo a cargo del estudio. “Comprender el mecanismo del vínculo entre el IRF4 y la aparición de las canas también podría ser importante para crear formas de retrasar el encanecimiento”.

Aunque no puedes cambiar tu genética ni retroceder el reloj, hay otros factores que influyen en la aparición de canas que quizás estén bajo tu control.

Alimentación

Un estudio del 2018 publicado en Journal of Cosmetic Dermatology (enlace en inglés) halló que, entre 1,192 voluntarios de 18 a 20 años, aquellos con encanecimiento prematuro fueron más propensos a tener antecedentes familiares de encanecimiento prematuro, tener una tendencia genética a sufrir enfermedades alérgicas, como eczema o asma, o ser vegetarianos. En un menor grado, también fueron más propensos a tener sobrepeso o reportar haber tenido niveles más altos de estrés. El estudio sugiere que podría ser posible prevenir la aparición de canas, o al menos retrasarla, mediante cambios en la alimentación, el mantenimiento de un peso normal y la disminución del consumo de alcohol.

Vitaminas

Los investigadores de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, también sugieren que algunas causas de la aparición temprana de canas son reversibles. En un artículo del 2018 publicado en International Journal of Trichology, señalaron que una deficiencia de vitamina B12 puede causar el encanecimiento prematuro, lo que podría revertirse con suplementos. Las fuentes naturales comunes de vitamina B12 son los productos lácteos y la carne; esto podría explicar por qué una alimentación vegetariana podría ser un factor en la aparición temprana de canas. Con frecuencia, los adultos mayores también pueden tener dificultad para absorber la vitamina B12 durante la digestión. En un estudio (enlace en inglés), el 55% de los pacientes con anemia grave (una enfermedad ocasionada por la falta de vitamina B12) tuvieron encanecimiento prematuro, en comparación con el 30% del grupo de control, destacaron los investigadores de Mayo Clinic.

Consumo de tabaco

El consumo de tabaco ha sido considerado desde hace tiempo un factor en la aparición temprana de canas, según un estudio del 2013 (enlace en inglés) que confirmó el vínculo en hombres y mujeres del Medio Oriente que vivían en Jordania. El estudio, publicado en Indian Dermatology Online Journal, halló que entre los 207 participantes del estudio, los fumadores tenían un riesgo sustancialmente más alto de encanecimiento prematuro que los no fumadores.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los investigadores no pudieron decir con certeza por qué el consumo de tabaco afecta la coloración del cabello, pero sugirieron que podría aumentar el “estrés oxidativo” que daña las células que producen melanina, y señalaron que los melanocitos en los bulbos de las canas a menudo muestran señales comunes de dicho daño.

Estrés

Investigadores en Harvard University descubrieron que el estrés puede acelerar la aparición de canas e identificaron el proceso biológico que causa este fenómeno, al menos en ratones de laboratorio.

La bióloga celular de Harvard, Ya-Chieh Hsu, y sus colegas investigadores sugieren que el estrés que dispara la respuesta de lucha o huida podría agotar la reserva de células madre en los folículos capilares que se pueden convertir en células pigmentarias cuando se forma nuevo cabello. En los experimentos con ratones, hallaron que dichas experiencias de alarma activaban las células madre. “Después de apenas unos días, todas las células madre que regeneran pigmentos se habían perdido. Una vez que desaparecen, ya no es posible regenerar pigmentos”, dijo Hsu. “El daño es permanente”.

Enfermedades

Hay enfermedades específicas que pueden ocasionar la aparición temprana de canas, entre ellas el vitiligo y la alopecia areata, según el Dr. Robert H. Shmerling, profesor titular y editor de Harvard Health Publishing.

El vitiligo ocurre cuando las células que producen melanina mueren o dejan de funcionar, lo que provoca la despigmentación de la piel en forma de manchas por todo el cuerpo que comúnmente aumentan de tamaño con el tiempo. En algunos casos, también causa la pérdida de la coloración del cabello. Con la alopecia areata, se pueden caer repentinamente mechones de cabello, especialmente cabello teñido, lo que podría traer como consecuencia que se noten más las canas. Shmerling señaló en un artículo del 2017 (enlace en inglés) que dicho resultado podría explicar por qué algunas personas parecen encanecer de la noche a la mañana.

Curas para el encanecimiento

Intentar resolver el acertijo de la aparición de canas es algo tan antiguo como la historia. Las tablillas de barro del antiguo imperio asirio (siglo VII a.C.) incluyen textos médicos (en escritura cuneiforme) que describen una forma de teñir las canas tempranas aplicando distintas mezclas de ingredientes —a menudo, durante varios días— que incluían aceite ciprés, semillas de puerro, semillas de amapola, resina de pino, la cabeza de un cuervo o la bilis de un buey negro.

Los investigadores siguen buscando una manera de revertir el proceso de la aparición de canas, pero hasta ahora han tenido muy poco éxito. En casos excepcionales, se ha reportado la recuperación de la pigmentación de cabellos canosos con algunos medicamentos. Pero las pruebas son de “baja calidad” y los medicamentos podrían tener efectos secundarios perjudiciales, por lo que es difícil estudiarlos para fines esencialmente cosméticos. Sin embargo, según Yale, sí aportan algo de esperanza al iluminar en cierta forma los “posibles mecanismos en los que enfocarse” en estudios futuros.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.