Skip to content
 

Rejuvenecimiento vaginal: Dale más vida a tu cuerpo

Conoce las diferentes opciones, sus ventajas y costos.

Flor renaciendo

Getty Images

Las mujeres cada vez más buscan alternativas que las ayuden a sentirse mejor tanto en lo físico como en lo emocional. El área vaginal no pasa inadvertida a este interés. La apariencia vaginal puede ser igual de importante que la de otras partes de nuestro cuerpo. Por eso hoy, más mujeres recurren al rejuvenecimiento vaginal.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Durante el transcurso de la vida, la mujer enfrenta cambios en todo su cuerpo. Además de la edad, procesos como los embarazos, problemas hormonales, menopausia, tratamientos de radiación y consumo de medicamentos son factores que provocan síntomas y cambios en la apariencia de nuestros órganos. Estos eventos pueden afectar la salud emocional de quienes la padecen y la relación con sus parejas.

Los síntomas más frecuentes que enfrenta la mujer son:

¿Qué es el rejuvenecimiento vaginal?       

El término rejuvenecimiento vaginal se refiere a un grupo de procedimientos. En el caso del área de la genitalia externa, los tratamientos buscan mejorar la apariencia de la labia interna o externa, o ambas, con la intención de lograr una apariencia más juvenil. Pero también ayudan a otros problemas médicos. A continuación te explicamos algunos de los tratamientos.

Labioplastia (Para la parte externa)

Una cirugía menor en la cual se elimina el exceso de piel de la labia interna o externa. Se pueden colocar injertos de grasa en los labios mayores para mejorar el volumen de los mismos y la estética. El procedimiento fluctúa entre $3,500 a $5,000 y no requiere hospitalización.

Vaginoplastia (Para la parte interna)

Se le conoce también como “reparación anterior y posterior”. Se colocan suturas dentro del canal de la vagina para crear un especie de corsé y reducir el diámetro del canal vaginal. Debe ser realizado en un centro de cirugía, requiere anestesia y se recomiendan varios días de descanso. El paciente no debe realizar actividades físicas o tener intimidad por un lapso de tres a cuatro semanas. Cuesta entre $5,000 a $7,000, y es recomendable para pacientes que sufren prolapso de vejiga, recto o incontinencia urinaria.

Procedimiento mínimamente invasivo con tecnología de radiofrecuencia

Es un procedimiento con ondas electromagnéticas que generan calor con el fin de remodelar las fibras de colágeno y mejorar la elasticidad del área vaginal. Es ambulatorio, no requiere el uso de anestesia y el paciente puede retomar sus actividades cotidianas casi de inmediato, incluyendo deportes y relaciones íntimas. Cada sesión dura unos 30 minutos. Se recomiendan de cinco a seis tratamientos con un período de tres a cuatro semanas de por medio. Recomendable el mantenimiento cada dos años. El procedimiento fluctúa entre $700 a $900 por cada sesión.

Procedimientos mínimamente invasivos con tecnología láser

Láser Fraxelado

Es una alternativa de láser que provee un tratamiento ablativo (agresivo) que se logra con energía láser de 10,600 nm. Esto significa que es la energía más alta que pueda ofrecer un láser de este tipo, pero fraccionado, o sea, se localiza en el área en tratamiento y así se promueve la restauración de colágeno y elastina. Ayuda a mejorar la lubricación del área y a corregir el problema de incontinencia urinaria. Se puede utilizar en la parte externa del área vaginal. El procedimiento dura de unos 30 a 40 minutos, no requiere el uso de anestesia y aunque el paciente puede retomar su rutina diaria, es recomendable abstenerse de intimidad los primeros tres días. Lo ideal son de cuatro a cinco tratamientos, con una sesión cada cuatro semanas. Se aconseja una serie de tratamientos de mantenimiento al menos cada dos años. Cuesta entre $700 a $900 dólares por cada sesíon.

Láser Yag

Se considera un tratamiento de láser no ablativo (menos agresivo). Una alternativa con pocos efectos adversos que mejora la elasticidad del cuello de la vagina y la vejiga, así como la lubricación. Cada tratamiento dura entre 30 a 40 minutos y se recomiendan de cuatro a cinco tratamientos, con una sesión cada cuatro semanas. No se requiere de anestesia ni tiene período de recuperación extendido, aunque debe evitarse la intimidad durante los primeros tres días. El costo oscila entre $700 a $900 dólares por cada sesíon.

Para lograr que los resultados sean óptimos es importante seleccionar un especialista que pueda proveer más de una alternativa al problema. El paciente elije la que más le funcione.

El Dr. Luis Rodríguez Terry es un cirujano plástico certificado por la American Board of Plastic Surgery y director del Plastic Surgery Institute en Puerto Rico.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.