Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Los misterios del cuerpo femenino

Qué hacer sobre las relaciones sexuales dolorosas, una vejiga hiperactiva y más.

Globo dentro de un zapato de tacón

Travis Rathbone

¿Por qué los pies de las mujeres crecen a medida que ellas envejecen?

In English | Un resumen de los problemas de salud que atormentan a las mujeres, que son muy humanos y te pueden hacer sentir un poco incómoda. Y para ser justos, también tenemos una versión para los hombres.

1. Si los zapatos te aprietan, vete de compras

Luego de servirte de manera fiel por años, tus tacones indispensables ahora aprietan tus dedos.

¿La razón? Los pies se te pueden aplanar y ensanchar a medida que envejeces o si aumentaste de peso, dice Georgeanne Botek, directora de podología en la Cleveland Clinic. Si eres como muchas mujeres, quizás los pies ya se te alargaron durante tu primer embarazo. Ahora se te están ensanchando. Los juanetes y los callos también pueden cambiar el tamaño y la forma de los pies, y además causar dolor. Prueba con esto...

Empieza de nuevo. Haz que te midan los pies para determinar la talla y escoge zapatos nuevos que ofrezcan soporte, almohadillas y espacio para dedos sensibles.

Usa plantillas. Si unos zapatos resistentes no te alivian el dolor de los pies, tal vez necesites plantillas para realinear los pies. Un podólogo puede medirte los pies para hacerte unas plantillas a la medida, pero incluso las que están disponibles en las tiendas pueden ayudarte.

Actúa de inmediato si... los pies de repente se te ven muy distintos. Si uno de ellos está inflamado o enrojecido, podría ser señal de una fractura por sobrecarga o problemas de circulación.

Gráfico de un tubo de lubricante

Kyle Hilton

Lo que pueden hacer las mujeres para aliviar las relaciones sexuales dolorosas.

2. Cuando se vuelve incómodo tener relaciones sexuales

Mantener relaciones sexuales ha pasado de ser apasionante a ser doloroso.

¿La razón? La disminución en los niveles de estrógeno. Esta hormona es necesaria para la excitación sexual, la lubricación vaginal y la elasticidad, por lo cual después de la menopausia muchas mujeres sienten dolor al tener relaciones sexuales, dice la ginecóloga Lauren Streicher, autora de Sex Rx: Hormones, Health, and Your Best Sex Ever. Prueba con esto...

Usa un lubricante. Si te hace falta lubricación, usa un lubricante de silicona.

Busca una solución local. Una dosis baja de estrógeno —aplicada en la pared vaginal por medio de una crema, un anillo o un óvulo vaginal— restaura los tejidos sin los riesgos de una terapia de reemplazo hormonal por vía sistémica.

Explora este medicamento. Habla con el médico sobre Osphena, un medicamento oral no hormonal que actúa sobre los receptores de estrógeno en la vagina.

Usa un láser. MonaLisa Touch es un tratamiento con láser de dióxido de carbono que rejuvenece el tejido vaginal. Es costoso, hasta $3,000 por tres tratamientos, y puede requerir un retoque anual.

Actúa de inmediato si... tienes una hemorragia poco común. Podría significar un cáncer de ovario o de cuello uterino.

Manguera

Travis Rathbone

Lo que pueden hacer las mujeres sobre la vejiga hiperactiva.

3. ¡Sorpresa! Alguien abrió el grifo

De buenas a primeras, a veces sientes que necesitas orinar con urgencia.

¿La razón? Una vejiga hiperactiva, que afecta a casi un 40% de las mujeres en algún momento de la vida. Esto sucede porque los músculos de la vejiga empiezan a contraerse mientras la vejiga todavía se está llenando, dice el Dr. Tomas L. Griebling, profesor de urología de la University of Kansas School of Medicine.

¡Levántate y anda! Ve al baño cada dos a cuatro horas para evitar que se te llene demasiado la vejiga.

Aprieta. Los ejercicios de Kegel no solo son para las madres nuevas. Cuando sientas ganas de orinar, contrae y relaja rápido los músculos del suelo pélvico varias veces (imagina que estás intentando detener la orina). Esto disminuirá la urgencia y te dará más tiempo para llegar al baño. “Es importante no distender los músculos abdominales al mismo tiempo”, dice Griebling.

Fíjate en tu dieta. Deja de consumir alimentos y bebidas que irritan la vejiga, como cafeína, bebidas gaseosas, alcohol, cítricos y comidas picantes. Luego reintrodúcelos uno a la vez para ver si tus síntomas regresan.

Actúa de inmediato si... los cambios de estilo de vida no han funcionado. El próximo paso es medicamentos para relajar la vejiga, inyecciones de Botox o cirugía.

Gráfico de una pierna y una inyección

Kyle Hilton

Los cambios hormonales pueden causar arañas vasculares en las mujeres a medida que envejecen.

4. La marcha deprimente y colorida de los garabatos de la naturaleza

Estos garabatos rojos y morados te invaden poco a poco la piel.

¿La razón? Las telangiectasias, también conocidas como arañas vasculares. Aparecen cuando pequeños vasos sanguíneos cerca de la superficie de la piel se dilatan y se pueden ver a simple vista. La herencia es la mayor causa. Tener piel blanca también te hace correr riesgo, dice Diane Berson, dermatóloga de Nueva York, al igual que los cambios hormonales y la exposición prolongada al sol y al viento. Algunos estudios sugieren que usar anticonceptivos orales a largo plazo también podría influir. Imagínate. Prueba con esto...

Inyéctalas. Con la escleroterapia, un dermatólogo inyecta una solución química para provocar un colapso en esas venas. Tal vez necesites varias sesiones, y cada una cuesta cientos de dólares. El seguro por lo general no pagará por los tratamientos cosméticos.

Elimínalas. Los tratamientos con láser envían pequeñas ráfagas de luz a las venas para hacerlas desaparecer. Advertencia: las venas podrían regresar.

Actúa de inmediato si... notas que tienes una vena varicosa gruesa y abultada. El médico podría recomendarte cambios en el estilo de vida (ejercicio, medias de compresión), así como medicamentos o cirugía.

Almohada y una máscara para cubrir los ojos

Travis Rathbone

Soluciones útiles para los trastornos del sueño.

5. El sueño dulce y distante de dormir toda la noche

Los sofocos pueden impedir que duermas y el insomnio puede empeorarse después de la menopausia. ¿La razón? Diversos problemas relacionados con la edad pueden causar trastornos del sueño, como también las medicinas que tomamos para estos problemas, dice Raj Dasgupta, un internista y especialista en problemas del sueño, que es vocero de la American Academy of Sleep Medicine. “Por ejemplo, la depresión está conectada al insomnio, pero los medicamentos que recetamos para tratarla —inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina— también pueden causar insomnio”. Prueba con esto...

Duerme en una cueva. Instala cortinas oscuras en el dormitorio, cubre los indicadores luminosos de los aparatos electrónicos y bájale la luz a la pantalla del despertador. Mantén tu habitación fría, entre 60 y 65 grados, lo cual puede ayudar a evitar los sofocos.

Prohíbe los dispositivos electrónicos en la cama. La luz azul de la pantalla del teléfono inteligente o la tableta suprime la melatonina, la hormona que provoca el sueño. Un estudio publicado en la revista PNAS demostró que quienes leían libros impresos antes de dormirse dormían mejor que quienes leían libros electrónicos en una tableta.

¡No te quedes ahí acostada! Cuando estés desvelada, levántate, ve a otra habitación y haz algo tranquilo, como tejer o leer (¡no mirar televisión!), hasta que tengas sueño de nuevo.

Actúa de inmediato si... dormir mal está afectando tu capacidad para funcionar durante el día. El insomnio puede ser un síntoma de otros problemas de salud, como artritis, hipertiroidismo y reflujo gastroesofágico. Además aumenta el riesgo de que sufras accidentes graves. Cuéntale al médico sobre este problema.

Gráfico de una mujer con una crema

Steve Sanford

Cómo mantener a raya las arrugas a medida que envejeces.

6. Creo que debería usar un pañuelo

La piel arrugada en el escote se debe en su mayoría a décadas de daños causados por el sol, según el dermatólogo Adam Friedman de la George Washington University School of Medicine and Health Sciences. Para empeorar el asunto, la piel de todo el cuerpo se te vuelve cada vez más seca y delgada a medida que envejeces. Prueba con esto...

Usa algo tópico. Las retinoides (cremas de venta con receta médica como Retin-A, Tazorac y Differin) activan los genes de la piel que producen colágeno y elastina, esos materiales que te mantienen la piel firme y elástica. Las cremas además desintegran los pigmentos adicionales, dice Friedman. Y ayudan a que la piel se mantenga humectada, pues le devuelven la elasticidad.

Profundiza. El dermatólogo te puede hacer en su consultorio una exfoliación con alfahidroxiácidos, la cual elimina la capa superior de la piel dañada.

Protégete. Aplícate un protector solar con factor de protección de 30 en el pecho y el cuello todos los días (no solo cuando estés en la playa), para evitar daños en el futuro.

Actúa de inmediato si... notas que tienes un lunar, protuberancia o bulto en la piel que está creciendo, tiene bordes irregulares o sangra. Cualquiera de estos podría indicar un cáncer de piel.

Termómetros

Travis Rathbone

Cómo lidiar con la manera en que el cuerpo siente los cambios de temperatura a medida que envejeces.

7. ¿Te estás congelando?

Por supuesto, culpa a las hormonas —un poquito—. Durante la menopausia, sientes los muy comunes sofocos, a menudo seguidos por temblores a medida que el cuerpo intenta enfriarse, explica la Dra. JoAnn Manson, jefa de medicina preventiva en el Brigham and Women’s Hospital de Boston. Pero los problemas de calor y frío van más allá de las hormonas. La capacidad del cuerpo para regular la temperatura puede disminuir con el tiempo, debido a la circulación cada vez más lenta, el metabolismo más lento y hasta el envejecimiento de la piel. Prueba con esto...

Haz una caminata rápida. Si tienes frío, el ejercicio hace que circule la sangre y te hará entrar en calor.

Vístete en capas. Las temperaturas del aire acondicionado en muchos edificios de oficinas al parecer se basan en un “modelo de comodidad térmica” para hombres que es demasiado frío para la mujer promedio. Solución: guarda un suéter en tu bolso. Si el calor es el problema, usa blusas sin mangas y chaquetas, para poder quitarte una capa de ropa según sea necesario.

Come para calentarte. Si a menudo tienes frío, tal vez necesites comer más. A medida que el cuerpo quema calorías, crea calor.

Actúa de inmediato si... te has vuelto muy sensible al frío, lo cual podría significar que tienes hipotiroidismo.

Gráfico de un kit de depilación

Kyle Hilton

Lo que puedes hacer sobre el vello facial superfluo.

8. Este vello no es bello

Tener vellos en el labio superior, la barbilla y las mejillas, que empiezan a crecer cuando las hormonas comienzan a oscilar, no es nada maravilloso. Cuando tienes menos estrógeno en el cuerpo después de la menopausia, luchas para mantener el equilibrio de los andrógenos, las hormonas masculinas que produce la glándula suprarrenal, dice Berson. El resultado: vello facial. Prueba con esto...

Hazlo tú misma. Si solo tienes unos cuantos vellos visibles, usa las soluciones de siempre. Arráncatelos con cuidado con pinzas limpias, elimínalos con cera o afeita la zona de manera delicada (sí, ahora esto no es problemático; solo evita las afeitadoras sin filo y no uses la de otra persona).

Elimínalos con láser. La eliminación de vellos mediante láser busca el pigmento en el tallo del vello, dañando el folículo piloso. Los resultados pueden durar mucho tiempo, aunque podrían requerirse tratamientos ocasionales de retoque. Para una solución más permanente, piensa en la electrodepilación o electrólisis, que elimina el folículo mismo.

Actúa de inmediato si...  tienes una gran cantidad de vello facial nuevo. Esto podría ser una señal de un trastorno metabólico o un tumor en un ovario o en una glándula suprarrenal. Hazle saber al médico sobre este cambio, pues quizás quiera hacerte pruebas.

Gráfico de una persona recibiendo terapia física

Steve Sanford

Al menos un 40% de las mujeres sufren prolapso de los órganos pélvicos.

9. Un descenso inesperado

Si sientes que algo dentro del cuerpo te ejerce presión sobre la vagina, no entres en pánico. Al menos un 40% de las mujeres sufren prolapso de los órganos pélvicos, un problema de salud en el cual los tejidos conectivos de la zona pélvica se debilitan. Esto permite que el útero, la vejiga o el recto presione contra la pared vaginal o descienda hacia la cavidad vaginal. Los síntomas varían desde pasar casi desapercibidos hasta ser molestos e incluso dolorosos. Prueba con esto...

Consigue un especialista. Solo hacer los ejercicios de Kegel no arreglará esto, dice la uroginecóloga Christina Lewicky-Gaupp de la Feinberg School of Medicine en la Northwestern University. Consulta a un fisioterapeuta que se especialice en tratamientos para el suelo pélvico (que pueden incluir ejercicio, electroestimulación y bioautorregulación).

Brinda apoyo. Un dispositivo conocido como pesario —un pequeño anillo que el ginecólogo te inserta en la vagina y reemplaza aproximadamente una vez al mes— proporciona apoyo para el órgano que desciende.

Actúa de inmediato si... notas que sangras cuando no deberías. Si tienes una hemorragia posmenopáusica, hazte una revisión médica, pues podría ser una señal de ciertos tipos de cáncer.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO