Skip to content
 

Salva tu piel, salva tu vida

9 hechos sorprendentes sobre el cáncer de piel.

In English l Ni siquiera los superhéroes son inmunes al cáncer de piel. En el mes de mayo, el popular actor de X-Men, Hugh Jackman, llegó a los titulares de los medios de comunicación, cuando publicó una foto en Instagram donde mostraba un vendaje sobre el lado derecho de su nariz. Para asegurarse de que todo el mundo recibiera claramente el mensaje, escribió: “Otro carcinoma de células basales… ¡POR FAVOR! ¡POR FAVOR! ¡USEN PROTECCIÓN SOLAR!”

Hugh Jackman

Pixplus/Bauer-Griffin/Getty Images

El actor Hugh Jackman interpreta a Wolverine en la saga de 'X-Men'.

Fue el segundo episodio de cáncer para la estrella de The Wolverine (X-Men: Wolverine inmortal), cuyos poderes sanadores evidenciados en la pantalla grande aparentemente no fueron suficientes para prevenir la enfermedad. Y Jackman no es el único: alrededor de 1 de cada 5 estadounidenses serán diagnosticados con cáncer de piel a lo largo de su vida, convirtiéndolo en el tipo de cáncer más común en el país.

Apesar de toda la información sobre el cáncer de piel disponible, incluidos los peligros de tomar sol y usar camas solares, el número de casos diagnosticados está aumentando. Un estudio del 2014 publicado en la revista Mayo Clinic Proceedings halló que la incidencia de cáncer de piel en adultos de 40 a 60 años aumentó casi ocho veces entre 1970 y el 2009.
Para reducir tu riesgo, te enseñamos nueve cosas que tienes que saber sobre esta enfermedad.

1. Tu pasado podría afectarte. Señoras, tal vez ahora se estén portando bien y se coloquen protección solar, pero si sufrieron al menos cinco quemaduras solares con ampollas entre los 15 y los 20 años, tienen un riesgo de un 80% mayor de desarrollar la forma más letal de cáncer de piel, el melanoma, entre los 40 y 60 años. Investigadores de la Brown University y del Rhode Island Hospital analizaron datos de casi 109,000 enfermeras, todas ellas caucásicas, de 14 estados, a las que se les hizo un seguimiento durante 20 años. El estudio, publicado en mayo, halló que las que sufrieron quemaduras severas siendo adultas jóvenes presentaron un riesgo de un 68% mayor de desarrollar cánceres de piel de crecimiento lento, como los carcinomas de células basales y de células escamosas. Por lo tanto, si tienes antecedentes de quemaduras de sol de años atrás, ahora necesitas ser aún más escrupulosa con el uso de protección solar y revisar tu piel en busca de cambios o crecimientos sospechosos.

2. Más hombres están desarrollando melanoma. Hasta el 50% de los estadounidenses mayores de 65 años serán diagnosticados con, al menos, un tipo de cáncer de piel, según el National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer) de Maryland, y los hombres han visto crecer su tasa de melanoma más que cualquier grupo etario durante las últimas cuatro décadas. Un estudio del 2013 publicado en la revista Journal of Clinical Oncology halló que las muertes de hombres adultos mayores por melanoma se habían más que triplicado.
El médico oncólogo Patrick Ott, del Dana-Farber Cancer Institute de Boston y profesor auxiliar en la Harvard Medical School, cree que el impacto acumulativo de la exposición solar combinado con el poco uso de protección solar ha contribuido al aumento de la tasa de melanoma en los adultos mayores. “Lleva años, a veces décadas, para que el cáncer se desarrolle”, explica Ott.
Si bien las tasas están en alza entre los adultos mayores, no es demasiado tarde para reducir los riesgos. Él promueve el limitar la exposición solar, colocarse mucho protector solar con un factor de protección solar de, como mínimo, 30, y usar ropa protectora, incluso camisetas de manga larga y sombreros de ala ancha.

3. Las personas de color son susceptibles a un tipo de cáncer de piel particularmente letal. Es el que terminó con la vida del famoso cantante de reggae Bob Marley, y no está relacionado con la exposición solar. Denominado melanoma lentiginoso acral, o ALM, es el diagnóstico de melanoma más común entre los afroestadounidenses, asiáticos e hispanos, y generalmente ataca a personas de entre 60 y 70 años. El ALM suele confundirse con un moretón, una verruga u hongos en las uñas; de hecho, inicialmente, Marley creyó que solo se trataba de una uña de pie magullada. A menudo aparece en áreas donde puede pasar inadvertido, como las palmas de los pies, entre los dedos o debajo de las uñas de pies y manos. “Si eres de tez oscura, puede verse como una variación normal”, explica Maral Skelsey, directora de cirugía dermatológica del Georgetown University Medical Center, en Washington D.C. Si bien, según nota Skelsey, la concienciación es clave, “no hay nada que puedas hacer para reducir tu riesgo [de ALM]”. Ella recomienda pedir un turno con el dermatólogo para revisiones periódicas de la piel y hacer analizar inmediatamente cualquier nueva mancha o cambios en manchas existentes detectados.

4. El alcohol aumenta tu riesgo. Presentarás un menor riesgo de desarrollar melanoma maligno si cambias la botella de cerveza por una de agua. Una revisión de la literatura disponible sobre esta temática publicada en el número de febrero del 2014 de la revista British Journal of Dermatology halló que beber más de una pinta de cerveza o un vaso de vino por día incrementaba el riesgo de melanoma en un 20%; cuanto más alcohol bebas, mayor será el riesgo, según la investigadora líder Eva Negri. “La exposición al sol, y especialmente las quemaduras, son el factor determinante para el melanoma, y el consumo de alcohol aumenta la susceptibilidad a las quemaduras solares”, señala Negri.
Aparentemente, el alcohol reduce la respuesta inmunitaria a la radiación ultravioleta (UV), llevando a un daño celular creciente y a la formación de cáncer de piel. El otro problema de beber alcohol al sol: si estás alcoholizado, también estás en peores condiciones de recordar volver a aplicarte protección solar.

5. No olvides tus pies. El cáncer de piel puede ser pícaro o engañoso. Mientras que un lunar que aparece en un lugar visible como tu nariz o antebrazo puede llamar tu atención, una mancha cancerosa también puede empezar en la planta de tu pie, donde será más difícil verla. Un estudio publicado en la revista Journal of Foot and Ankle Surgery halló que la tasa de supervivencia a cinco años para el melanoma en el pie y el tobillo era del 52% —contra el 84% para melanomas encontrados en cualquier otra parte del cuerpo—, porque las señales son difíciles de detectar. “Aun cuando examines cuidadosamente tu piel, podría haber áreas difíciles de ver”, sostiene Skelsey.

Aquellos que viven solos y no tienen un cónyuge o pareja que los revise en busca de lunares sospechosos presentan un mayor riesgo. Un estudio publicado en el 2014 observó a más de 27,000 pacientes de melanoma entre 1990 y el 2007, y halló que los hombres que viven solos eran significativamente más propensos a morir de melanoma, probablemente porque su melanoma fue diagnosticado en un estadio avanzado de la enfermedad, señalaron los investigadores.

6. La pequeña pastilla azul podría causar grandes problemas. Un estudio publicado en el número de abril de JAMA Internal Medicine halló que los hombres que toman Viagra podrían estar en mayor riesgo de melanoma. Los investigadores hallaron que los hombres que actualmente toman el medicamento para la disfunción eréctil presentan un riesgo un 84% más alto de desarrollar melanoma que aquellos que no la toman. Los que tienen antecedentes de consumo de Viagra tenían casi el doble de riesgo de desarrollar este tipo de cáncer de piel que los que nunca lo hicieron, probablemente porque el medicamento afecta el gen BRAF, que está asociado con los melanomas más invasivos.

Pero eso no significa que los hombres deban pensar dos veces antes de tomar estos fármacos, dice la dermatóloga June K. Robinson, profesora de investigación en la Feinberg School of Medicine de la Northwestern University, en Chicago. Ella nota que el estudio no especificaba la dosis ni por cuanto tiempo el individuo había usado el medicamento. En cambio, aconseja a los hombres que usan Viagra que presten mayor atención para proteger su piel y que se hagan exámenes preventivos anuales para la detección de cáncer de piel.

Cualquier lunar nuevo o que presente cambios debe ser revisado inmediatamente, agrega.

7. Los hispanos son un sector poblacional de alto riesgo. En las últimas dos décadas, la incidencia de melanoma entre los hispanos ha aumentado casi el 20%, según la Skin Cancer Foundation, con sede en Nueva York. Estudios realizados indican que 1 de cada 3 hispanos han sufrido quemaduras solares en el pasado, y más del 43% dijo no haber usado “nunca” protección solar, o haberlo hecho en “raras ocasiones”. “Existe la creencia de que [los hispanos] no están en riesgo y, por lo tanto, hay menos evaluaciones de ellos”, explica Maritza Perez, profesora adjunta de dermatología clínica en la Mt. Sinai Icahn School of Medicine y vicepresidente sénior de la Skin Cancer Foundation.

La falta de seguro de salud y una mala accesibilidad a atención médica también pueden contribuir con el problema. Apenas 1 de cada 14 hispanos adultos dicen haberse realizado exámenes de detección de cáncer de piel, contra 1 de cada 4 adultos caucásicos, según el Cancer Institute of New Jersey. Como resultado de ello, “los hispanos son diagnosticados en estadios más avanzados de la enfermedad y tienen un peor pronóstico y supervivencia”, explica Perez. Para aumentar la concienciación, la Skin Cancer Foundation lanzó CancerdePiel.org, un sitio en español con información sobre la importancia de la prevención del cáncer de piel.

8. Permite que el médico revise todo tu cuerpo. No seas vergonzoso. Quienes se hacen revisar regularmente la piel para detectar cualquier lunar o mancha sospechosos presentan una menor tasa de mortalidad, porque su cáncer puede ser detectado en su estadio más temprano y más tratable. Investigadores del Henry Ford Hospital de Detroit estudiaron a pacientes (cuya edad promedio era 60 años) y hallaron que quienes fueron diagnosticados con melanoma entre el 2001 y el 2007, y que vieron a su médico al menos una vez dentro de los cinco años previos al diagnóstico, presentaron tasas de mortalidad un 70% más bajas que los pacientes que no vieron a su médico.
“Un lunar, si no es detectado a tiempo, puede crecer, y el cáncer puede diseminarse y tornarse mucho más letal”, dice Ott, de Harvard. Durante un examen, tu médico buscará lunares nuevos o que presenten las señales “ABCDE” de melanoma: asimetría, bordes irregulares, colores múltiples, diámetro creciente y evolución (en tamaño, forma y/o color).

9. Existen nuevas opciones de tratamiento. Cirugía, quimioterapia y radiación no son los únicos tratamientos contra el cáncer de piel. Las terapias dirigidas incluyen medicaciones orales que atacan células de cáncer específicas, y se cree que son más efectivas y que tienen menos efectos secundarios que tratamientos como la quimioterapia o la radiación. Desde el 2010, la U.S. Food and Drug Administration (FDA, Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.) aprobó cuatro nuevos medicamentos para tratar el melanoma, y varias más se encuentran en etapa de ensayo clínico.

La FDA también aprobó dos fármacos para inmunoterapia desde el 2011. Las medicaciones, que se administran por medio de una infusión intravenosa, estimulan el sistema inmunológico para combatir las células cancerosas. Investigadores del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York hallaron que la inmunoterapia reducía el riesgo de muerte por melanoma en un 32%. Más allá de la presentación de nuevos medicamentos para combatir el cáncer, como así también de las tasas de supervivencia a 10 años de hasta el 95%, Ott sostiene que “el melanoma sigue siendo muy difícil de diagnosticar, y la prevención continúa siendo la mejor estrategia”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO