Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

La música puede ser una excelente manera de mejorar el estado de ánimo

Nuevo informe destaca el vínculo entre la música y el bienestar mental.

Un hombre sostiene una trompeta

MOMO PRODUCTIONS/GETTY IMAGES

In English | Tu álbum favorito no solo suena bien; también podría ser bueno para tu salud mental.

Esos fueron los hallazgos de un nuevo informe del Global Council on Brain Health (GCBH), un equipo de trabajo, fundado por AARP, de científicos, profesionales de la salud y otros expertos. Su último informe, "Music on Our Minds", destaca las investigaciones que muestran el efecto positivo de la música en el bienestar emocional, incluida la mejoría del estado de ánimo, la disminución de la ansiedad y el manejo del estrés.

"Hay tantos mecanismos que explican el gran impacto que puede tener escuchar una pieza musical", dice la colaboradora del informe Suzanne Hanser, presidenta de la International Association for Music & Medicine (IAMM) y profesora de musicoterapia en Berklee College of Music.

Como detalla el informe, ese impacto empieza en el cerebro, donde la música activa muchas regiones, incluidas las asociadas con la emoción y la memoria. "La música que se tocó en tu boda o en un servicio religioso, o incluso en un concierto o en una fiesta a la que fuiste, se preserva para las vías neuronales que conectan esa melodía con sentimientos muy positivos", explica Hanser.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Las investigaciones muestran que la música puede tener un efecto beneficioso en las sustancias químicas del cerebro, como la dopamina (que está relacionada con los sentimientos de placer) y la oxitocina (la "hormona del amor"). Y hay evidencia moderada de que la música puede ayudar a disminuir los niveles de cortisol (la hormona del estrés).

El informe también incluye los hallazgos de la encuesta de AARP del 2020 sobre la música y la salud cerebral, una encuesta representativa a nivel nacional de 3,185 adultos que demostró que escuchar música —ya sea música de fondo, o al escuchar grabaciones atentamente o en presentaciones musicales— tiene un pequeño impacto positivo en el bienestar mental, la depresión y la ansiedad.

"Especialmente ahora, en tiempos en los que las personas se sienten tristes, estresadas y aisladas por la pandemia de COVID-19, la gente debe acudir a la música para mejorar su bienestar mental", indica la directora ejecutiva del GCBH Sarah Lenz Lock, vicepresidenta sénior de política de AARP.

Para incrementar los beneficios de la música en la salud cerebral, Hanser dice que cualquier persona puede adaptar algunos de los métodos que usan los musicoterapeutas capacitados. Uno de ellos es lo que ella llama la escucha "profunda" o activa —en vez de poner música como sonido de fondo, dedica tiempo para concentrarte en lo que oyes y toma nota de los sentimientos, recuerdos y sensaciones corporales (ya sea que tu ritmo cardíaco se desacelera o que sientes la necesidad de levantarte y bailar) que surgen a medida que escuchas—.

"Todos podemos hacer eso, incluso cuando nos sentimos muy aislados o tristes", señala. "Podemos tomar el control; la música puede facultarnos para hacernos sentir de manera diferente".

Estos son algunos de los consejos del informe:

Explora la tecnología que te permite escuchar música en varios dispositivos, como tu teléfono o televisor. Prueba las aplicaciones de música como Spotify o Pandora, que te sugieren música nueva que quizás disfrutes en base a algoritmos que identifican música similar a tus selecciones actuales.

Disfruta escuchar música familiar que te consuele y traiga recuerdos y asociaciones positivas.

Si estás triste, prueba escuchar o crear música para mejorar tu estado de ánimo o aliviar sentimientos de depresión.

Baila, canta o muévete al ritmo de la música. Estas actividades no solo proveen ejercicio físico, sino que también alivian el estrés y crean conexiones sociales —y son formas divertidas de estimular tu cerebro—.

Aunque escuchar música que conoces y disfrutas tiende a causar la respuesta cerebral y la liberación de dopamina más fuertes, prueba escuchar música nueva. Las melodías no familiares pueden estimular tu cerebro y proveer una nueva fuente de placer a medida que te acostumbras a escucharlas.

¡Haz música tú mismo! Hacer música incluye cantar y tocar un instrumento. Aprender a tocar un instrumento musical puede ofrecer una sensación de dominio y autoestima, y aumentar la actividad cerebral. Cantar puede ser la manera más sencilla de empezar.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO