Skip to content
 

Los medicamentos falsificados están inundando las farmacias y los hospitales del país

Las personas mayores en Estados Unidos corren el riesgo más alto de ser víctimas de fraude. A continuación, lo que necesitas saber al respecto.

Medicamentos tirados a la basura - Medicamentos falsificados

Jeff Wilson

Los delincuentes están distribuyendo medicamentos robados, caducados, adulterados o falsificados.

In English | Temprano en una noche de marzo del 2010, Amaury y Amed Villa, dos hermanos de mediana edad, subieron una escalera por el lado de un almacén de Eli Lilly en Enfield, Connecticut, hicieron un agujero en el techo, entraron al edificio y desactivaron el sistema de alarma.

Afuera, un remolque se colocó en reversa en el muelle de carga. Durante cinco horas los hermanos Villa y otro hombre usaron un montacargas para llevar más de 40 paletas de productos farmacéuticos, incluidos antipsicóticos y medicamentos contra el cáncer. A las 3:40 a.m., el camión plataforma se dirigía a Miami, donde tanto como $100 millones en medicamentos estaban guardados en minialmacenes alquilados.

Médico y medicamentos en bolsas plásticas sobre una mesa - Medicamentos falsificados

Jeff Wilson

Los medicamentos ilícitos están probablemente dirigidos a personas en Estados Unidos de 50 años o más, a quienes les recetan el 71% de los medicamentos.

Esa no fue la primera vez que Amed Villa robaba medicamentos. Hace menos de un año, un grupo que incluía a Amed escapó con $13 millones en productos farmacéuticos de un almacén GlaxoSmithKline en Virginia. Entre los productos había $5 millones en medicamentos marca Advair para el asma, algunos de los que salieron a la venta al público en 22 farmacias en Texas y formaron parte del peligroso mercado negro de los medicamentos recetados.

El suministro de medicamentos en Estados Unidos está entre los más seguros y controlados en el mundo. Pero está bajo una creciente amenaza por los delincuentes organizados y profesionales que venden medicamentos robados, expirados, adulterados o falsificados. Estos llegan a farmacias, hogares de ancianos, hospitales y oficinas médicas. En el mejor de los casos estos medicamentos son sospechosos porque son vendidos fuera de las cadenas de suministro reguladas. En el peor de los casos, podrían ser médicamente inservibles o hasta tóxicos.

Desde el 2010, casi 1,400 reacciones adversas relacionadas con los medicamentos falsificados han sido denunciadas a la FDA, según los datos reunidos por FDAble, una empresa que rastrea reacciones indeseables causadas por medicamentos y dispositivos médicos. Las denuncias no reflejan la verdadera magnitud del problema. La mayoría de las personas que usan medicamentos falsificados o comprometidos nunca se enteran. Si tienen una reacción adversa o no se mejoran, es poco probable que se imaginen que la causa puede haber sido un medicamento falsificado. ¿Cuántas personas han sido perjudicadas o han fallecido a causa de medicamentos sospechosos? Nadie sabe. Según Bruce Foucart, el director del National Intellectual Property Rights Coordination Center, fundado en 1999 para luchar contra las falsificaciones, "Es muy difícil de probar" —aun cuando una persona muere—. "A menos que se haga una autopsia completa, nunca se sabrá la respuesta".

Los medicamentos ilícitos están probablemente dirigidos a personas en Estados Unidos de 50 años o más, a quienes les recetan el 71% de los medicamentos. Una serie de incidentes recientes demuestra que los delincuentes que en algún momento estaban enfocados en medicamentos como Botox y Viagra ahora recurren a medicamentos que salvan vidas, como medicamentos contra el cáncer, el colesterol alto y problemas de salud mental.

Los agentes federales confiscaron casi $73 millones en medicamentos falsificados en el 2014, dijo Foucart. Pero eso es solo una pequeña parte del mercado negro de medicamentos, el cual podría exceder los $200,000 millones internacionalmente y representa un 10% de los productos farmacéuticos en las cadenas globales de suministros. Los investigadores han encontrado enlaces a grupos criminales rusos y armenios, pero algunos de los principales grupos son delincuentes de cuello blanco profesionales en Estados Unidos. Estos han encontrado un mercado enfocado en la venta de los medicamentos más caros cubiertos por la Parte D de Medicare.

Steve Opferman, un exinvestigador de fraude de salud en el Departamento del Sheriff de Los Ángeles, dice que es muy probable que las farmacias independientes pequeñas que venden medicamentos a precios reducidos en ciudades grandes ofrezcan medicamentos falsificados o ilegales. Él ha visto a criminales, en grandes robos de medicamentos, escoger antipsicóticos caros o medicamentos para el SIDA en vez de narcóticos recetados, debido a que las penalidades asociadas con la posesión de narcóticos y los cargos por distribuirlos son mucho más severas. "Si tienes una gran cantidad de oxicodona, eso es un delito", dice Opferman. "Si tienes una gran cantidad de otros medicamentos recetados, eso pasa desapercibido".

En un caso de alto perfil en el 2012 y 2013, la FDA envió casi mil cartas a consultorios médicos en 48 estados advirtiéndoles que pudieron haber comprado una versión falsificada, sin ingredientes activos, del medicamento contra el cáncer, Avastin. Los investigadores rastrearon algunos de los medicamentos falsificados a Montana Health Care Solutions, un distribuidor farmacéutico cuyo propietario era la empresa canadiense que importó de Turquía el medicamento falsificado y lo vendió a bajo precio a médicos. Paul Bottomley, el ciudadano británico propietario de Montana Health Care Solutions hasta el 2010, se declaró culpable de un solo delito. ¿Cuál fue su sentencia? Cinco años de libertad condicional y seis meses de arresto domiciliario. (También renunció a una propiedad en Montana, $1 millón y un auto deportivo).

Hasta ahora no ha habido un desglose completo de los pacientes afectados por el medicamento falsificado Avastin, dijo Tim Mackey, director del Global Health Policy Institute en La Jolla, California, y añadió que "Este es todavía el delito perfecto".

En el 2015 una corte federal en Ohio transmitió una acusación relacionada con medicamentos, con un valor de $393 millones, adquiridos ilegalmente —incluidos los medicamentos contra el VIH Atripla, Truvada e Isentress, y el medicamento contra el cáncer Gleevec. Algunos de los medicamentos fueron vendidos a un mayorista que falsificó los registros para hacer que los medicamentos parecieran legítimos, y luego los envió a las farmacias.

El mayor riesgo de toparse con medicamentos falsificados es por medio de farmacias en internet que envían los medicamentos por correo a los consumidores, muchas veces sin receta. Un informe del Tribunal de Cuentas del Gobierno en el 2014 estimó que hay 36,000 farmacias fraudulentas en internet, y muchas de ellas venden medicamentos que contienen demasiados o muy pocos ingredientes, o ningún ingrediente activo. Y algunos de los medicamentos están repletos de contaminantes peligrosos, como metales pesados, veneno para ratas y hasta pinturas tóxicas. A pesar de que los vendedores frecuentemente se anuncian como canadienses para parecer más legítimos, un estudio del 2005 por la FDA encontró que el 85% tenían base en 27 otros países. "Si vives en una comunidad para jubilados y recibes un folleto publicitario anunciando medicamentos con un 60% de descuento, ¿quién no desea ahorrar?", dice Thomas Kubic, presidente del Pharmaceutical Security Institute sin fines de lucro. Los consumidores deben mostrarse escépticos en cuanto a ofertas como esta.

Para combatir la marea creciente de fraude, en el 2013 el presidente Barack Obama firmó una ley para reforzar el sistema de distribución de medicamentos. Para finales del 2017 el empaque de los medicamentos recetados deberá incluir un número de serie para facilitar el seguimiento de los medicamentos del fabricante a la farmacia o consultorio médico. La ley también establece una base de datos pública de mayoristas autorizados para que los médicos puedan verificar sus fuentes. Pero los expertos temen que los delincuentes desarrollen empaques que copien los nuevos números de serie y códigos de barras.

Maquinaria para identificar medicamentos falsos - Medicamentos falsificados

Jeff Wilson

Un espectrómetro identifica los medicamentos falsificados en el laboratorio de autenticación de Eli Lilly.

Mientras tanto, los consumidores deben tomar precauciones sensatas. Si haces compras en línea, hazlo en uno de los Verified Internet Pharmacy Practice Sites acreditados por la Asociación Nacional de Consejos Farmacéuticos (napb.net; haz clic en "Programs", "VIPPS" y "Find a VIPPS online pharmacy"). No hagas negocios con empresas que venden medicamentos recetados sin receta. Evita también las supuestas "tiendas canadienses" —farmacias pequeñas que ofrecen medicamentos con descuentos; usualmente se encuentran en centros comerciales—. Y, por supuesto, si el precio parece ser demasiado bueno para ser verdad, no lo compres.

Las víctimas de los medicamentos del mercado negro se enfrentan a grandes obstáculos legales. Los pacientes deben probar que el medicamento fue alterado y que les hizo daño físicamente. "Una razón por la que es difícil es que la evidencia (en muchos casos) se destruye tan pronto el medicamento se inyecta o se ingiere", dice Eric Turkewitz, abogado en Nueva York. En el 2006 resolvió una demanda civil por una suma no revelada en representación de Timothy Fagan, un neoyorquino que sufrió calambres musculares graves cuando era adolescente, luego de ser inyectado con un medicamento falsificado de Epogen para tratar la anemia que surgió después de un trasplante de hígado. "No veremos ningún escándalo hasta que un medicamento falsificado cause la muerte de 100 personas", dijo Turkewitz. "Y ocurrirá eventualmente. No veremos indignación pública hasta que haya cadáveres".

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO