Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

20 mitos sobre la enfermedad de Alzheimer

De las transfusiones de sangre a la vacuna contra la influenza… ¿Qué detona esta enfermedad?

Persona mayor ocultando su cara en sus manos

Getty Images

Siendo un padecimiento tan severo, no es extraño que las personas sientan un enorme temor a sufrir esta enfermedad y con el miedo se disemina la información errónea y nacen los mitos. Después de revisar varios estudios sobre la enfermedad de Alzheimer recopilamos en esta columna sus 20 mitos más comunes:

1.      Demencia y Alzheimer son la misma enfermedad

Falso. La demencia es el padecimiento que ocasiona profundas alteraciones en la función cerebral. La persona con demencia hace cosas que no tienen sentido (pone las llaves en el congelador), tiene dificultades para realizar rutinas (ya no puede llevar sus cuentas), no sabe en qué lugar ni en qué tiempo está viviendo, no reconoce a los que lo rodean y no recuerda las cosas que le suceden unas horas o unos días antes. Existen múltiples causas de demencia y la enfermedad de Alzheimer representa aproximadamente entre 60 a 80% de los casos. Los pequeños derrames cerebrales, la enfermedad de Parkinson y el alcoholismo pueden ser otras causas de demencia.

2.      Ciertos alimentos y vitaminas protegen contra el Alzheimer

Falso. Lamentablemente no existen alimentos ni suplementos o vitaminas que protejan contra esa enfermedad. Muchas personas creen que la ginko biloba, el resveratrol (obtenido de las uvas negras) o los antioxidantes pueden proteger contra el Alzheimer, pero no existen estudios científicos serios que lo demuestren.

3.      Las ollas o latas de aluminio pueden causarlo

Falso. A pesar de que este mito está circulando desde hace muchos años, no existe ningún estudio científico que relacione el aluminio con la enfermedad de Alzheimer. Algunos estudios iniciales, hechos en animales muy susceptibles al aluminio, llevaron a conclusiones erróneas que no han sido confirmadas en humanos.

4.      Solo ocurre en personas mayores

Falso. Si bien es cierto que en la gran mayoría de los casos la enfermedad se desarrolla después de los 65 años, es posible que ocurra en personas más jóvenes. Estos casos, pocos frecuentes, se ven generalmente en familias susceptibles. Se calcula que el riesgo de padecer Alzheimer se duplica cada cinco años después de los 65 años y que la mitad de las personas a los 85 años no padece de Alzheimer.

5.       Si alguno de mis padres tiene Alzheimer tengo gran riesgo de padecerlo

Falso. Menos del 5% de los casos de Alzheimer son casos hereditarios. El resto constituye los llamados casos esporádicos, los cuales se presentan en personas sin historia familiar. Cualquier persona, teniendo como única característica su edad mayor de 65 años, puede sufrir de Alzheimer.

6.      La pérdida de memoria es parte normal del envejecimiento

Falso. Si bien es cierto que muchas personas pierden cierto grado de memoria con los años, muchas otras mantienen sus facultades hasta edades muy avanzadas. Tener pérdida de memoria, sobre todo si es un problema recurrente y dura más de seis meses, debe llevarte a una evaluación médica completa para descartar algún tipo de demencia, incluyendo el mal de Alzheimer.

7.      La enfermedad de Alzheimer no causa la muerte

Falso. Aparte de accidentes que pueden ocurrir a consecuencia del Alzheimer (incendios, caídas, atropellos, etc.), en su etapa avanzada, la enfermedad causa desnutrición, deshidratación, úlceras de decúbito (heridas en los gluteos por estar acostado mucho tiempo) y neumonías, que pueden provocar la muerte.

8.      Existen excelentes tratamientos

Falso. Si bien es cierto que algunos medicamentos pueden aliviar algunos de los síntomas de la enfermedad, esta es aún progresiva e incurable. No existen tampoco productos naturales o suplementos que la puedan curar. El hecho de que no haya tratamiento curativo no significa que no hay que buscar ayuda temprana. Un diagnóstico precoz puede hacer la diferencia en el cuidado y tratamiento de la persona así como en la asimilación y entendimiento de la enfermedad por parte de la familia.

9.      El aspartame y otros edulcorantes causan Alzheimer

Falso. No existe evidencia científica que los edulcorantes estén asociados a la enfermedad. La Organización Mundial de la Salud aconseja usar hasta 6 cucharaditas de azúcar al día por lo que, en general, uno debe preguntarse si realmente necesita o no usar un edulcorante. También uno debe recordar que puede haber mucha azúcar “escondida” en lo que comemos.

10.      La vacuna contra la gripe provoca la enfermedad

Falso. No existe ninguna evidencia científica que respalde ese planteamiento, al revés, varios estudios han demostrado que la vacunación contra la gripe puede ser protectora. Es posible que el mito haya empezado con un estudio que sugirió que la acción inflamatoria del virus de la influenza (no la vacuna) podría estar relacionada al desarrollo del Alzheimer o al contenido de timerosal en la vacuna.

11.      Se puede prevenir

Falso. Para prevenir una enfermedad es imperativo saber su causa y al no saber que origina la enfermedad de Alzheimer no es posible todavía prevenirla. Un estilo de vida saludable donde ingieras abundantes frutas y vegetales y hagas ejercicios diarios sigue siendo la mejor manera de garantizar una buena salud. Lo que es favorable a la salud del corazón, lo es también para la salud del cerebro.

12.      Golpes en la cabeza pueden detonar la enfermedad

Falso. Frecuentes golpes en la cabeza pueden causar diversos grados de hemorragias cerebrales, las cuales pueden causar la encefalopatía traumática crónica en futbolistas o la encefalopatía pugilística en boxeadores, ninguna de las cuales está relacionada al Alzheimer. Tampoco se ha comprobado que el uso de drogas cause la enfermedad.

13.      Las personas con Alzheimer son siempre peligrosas y agresivas

Falso. Entre los variados síntomas de la enfermedad de Alzheimer, la agresión verbal puede presentarse en el 5% de los casos y la agresión física en el 7%. Cuando el paciente se torna agresivo siempre se deben evaluar las posibles causas de ese cambio de comportamiento.

14.      Las personas no se integran ni disfrutan de actividades

Falso. Adecuadamente tratadas y estimuladas, las personas con Alzheimer pueden integrarse perfectamente a la familia y pueden divertirse como cualquier otra persona. Lo importante es aprender a conocer sus reacciones, identificar y corregir los motivos de estrés y aprender a integrarlos al grupo.

15.      Las amalgamas dentales causan Alzheimer

Falso. Probablemente debido a que las amalgamas o rellenos dentales contienen mercurio, sustancia que en altas dosis es tóxica para el cerebro, se difundió la teoría de que los rellenos dentales podían causar Alzheimer. Diversos estudios han negado esa posibilidad.

16.      Un diagnóstico de Alzheimer significa que la vida se acabó

Falso. Si bien es cierto que la enfermedad es progresiva e incurable, debido a que el curso de la enfermedad puede ser muy largo, una atención adecuada y estimulación del paciente puede hacer que la vida sea relativamente plena. Es posible que todavía pueda bailar, leer, pintar o hacer y disfrutar de otras actividades por mucho tiempo.

17.      El olvidarse de las cosas indica que voy a padecer de Alzheimer

Falso. Todos sufrimos de olvidos, siendo la falta de atención a los detalles (debido a la ansiedad o el estrés) los mayores causantes de ese problema. Para que el olvido sea un síntoma con valor médico debe ser constante, causar problemas en la vida diaria y durar por lo menos seis meses.

18.      La enfermedad puede adquirirse por transfusiones de sangre

Falso. Un reciente estudio sueco comparó a 40,000 pacientes con Alzheimer que recibieron sangre de un donante que desarrolló luego algún tipo de demencia o Parkinson, con 1.4 millones de pacientes que recibieron sangre de un donante que no desarrolló ninguna enfermedad en el futuro. Ambos grupos tuvieron la misma incidencia de Alzheimer, demostrando que la transfusión no tuvo ningún efecto en provocar la enfermedad.

19.      Solo las personas con susceptibilidad genética la padecen

Falso. A pesar de que se ha descubierto que los genes APOE y su variante APOE4, están relacionados a la enfermedad de Alzheimer que ocurre después de los 65 años, esa relación no es clara. Existen muchos pacientes portadores de esos genes que no sufren de la enfermedad y viceversa.

20.      La depresión y la soledad pueden detonar Alzheimer

Falso. Si bien es cierto que la depresión es una condición que puede estar presente al inicio de la enfermedad de Alzheimer, no existe evidencia de que la cause. Es importante saber que el tratamiento para la depresión puede ayudar en el manejo temprano del Alzheimer, pero no existe evidencia científica de que la soledad o la depresión detonen la enfermedad.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO