Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

Dr. Elmer Huerta

 

8 pasos sencillos para una buena nutrición

Cómo acelerar el metabolismo, balancear tu dieta y combatir los factores externos que la afectan.

  • Getty Images

    Aliméntate bien en tus años maduros

    La alimentación es muy importante durante todo el transcurso de la vida. Una buena alimentación te ayudará a obtener energía y renovar los tejidos, fortalecer los huesos, los músculos y otros órganos del cuerpo. Además contribuye a una mejor calidad de vida entre las personas mayores. Una dieta saludable puede también ayudar a mantener un peso saludable y a prevenir enfermedades como el cáncer, las enfermedades del corazón y la diabetes tipo 2. Un valor agregado es que al hacernos sentir y ver bien, mejora nuestra autoestima y estimula nuestras ganas de vivir.

    1 of 9
  • Getty Images

    Aprende a acelerar el metabolismo

    Debido a que el metabolismo y la energía disminuye después de los 40 años, si se consume la misma cantidad de comida que se consumía durante la juventud, la persona mayor podría almacenar más grasa y ganar peso. Por su parte, la falta de apetito por disminución del gusto y del olfato puede combatirse con el uso de hierbas y especies en la comida. El comer pequeñas porciones y varias veces al día puede contrarrestar estos dos hechos: que la persona mayor se llena rápidamente con poca comida y que su estómago se vacíe más lentamente.

    2 of 9
  • Getty Images

    Balancea tu dieta

    Consumir una alimentación balanceada es esencial. Después de los 40 se debe tener cuidado de ingerir proteínas de fácil digestión tales como pescado, pollo sin piel y pavo. Evitando las carnes rojas y las carnes procesadas (salami, salchichas). Del mismo modo, consumir una cantidad adecuada de carbohidratos complejos como avena, habichuelas y garbanzos es importante. Con respecto a las grasas, es preferible consumir las de origen vegetal como las que se encuentran en el aguacate, el maní y las nueces. Hay que evitar las grasas saturadas provenientes de los animales y de los alimentos procesados.

    3 of 9
  • Getty Images

    No olvides las fibras, el agua, las vitaminas y los minerales

    Debido a que con la edad el organismo pierde la capacidad de manejar eficientemente el balance entre la entrada y la salida del agua del organismo y la sed puede ser menos intensa, se debe estar muy atento a consumir una mayor cantidad de líquidos. Debido a problemas de digestión y disminución en el consumo de alimentos frescos, muchos adultos mayores pueden sufrir deficiencia de vitaminas y minerales, por lo que tomar una multivitamínica diaria está definitivamente recomendado.

    4 of 9
  • Image Source / Alamy

    Ten cuidado con el alcohol

    El tomar alcohol moderadamente (dos tragos por día para el varón y uno para la mujer) no está mal, si esa siempre ha sido la costumbre. Sin embargo, el abuso del consumo de alcohol puede causar deshidratación, daño cerebral y potenciar el efecto secundario de los medicamentos, especialmente los sedantes.

    5 of 9
  • Philip Lewis / Alamy

    Controla la cantidad de sal

    Un exceso en el consumo de sal puede llevar a la retención de líquidos y al aumento de la presión arterial. No olvides que una cucharadita de sal contiene 2,300 miligramos de sodio y esa es exactamente la cantidad que los expertos recomiendan consumir a diario, si eres un adulto sano. La cantidad recomendada para hipertensos es 1,500 miligramos al día. Pregúntale a tu médico qué cantidad es segura según tu condición de salud.

    6 of 9
  • Agencja Fotograficzna Caro / Alamy

    Conoce y evita otros factores que atentan contra la nutrición

    Las personas mayores pueden tener situaciones especiales que pueden interferir con una alimentación adecuada. La soledad, por ejemplo, puede hacer que la persona tenga “flojera” para preparar sus alimentos y consuma principalmente “alimentos rápidos” y de baja calidad nutritiva. La depresión, por su parte, puede hacer que la persona pierda el apetito o que, por el contrario, consuma una mayor cantidad de alimentos. La viudez o un divorcio también pueden afectar la manera en que nos alimentamos. Vivir con un presupuesto muy limitado también  afecta el tipo de alimentos que se puede comprar.

    7 of 9
  • Getty Images

    Consejos prácticos para preparar y consumir alimentos

    Es importante hacer de la preparación y el consumo de los alimentos un momento especial, evitando el considerar que “la comida es una obligación más”. Planea con anterioridad los platillos que vas a preparar durante la semana, compra los ingredientes frescos y refrigéralos adecuadamente. Evita comer solo; busca la compañía de vecinos o familiares. Es importante también no tener temor de pedir ayuda, si la necesitas, para preparar o comprar los alimentos. No es mala idea que arregles la mesa con velas eléctricas, pongas música o comas cerca de una ventana para vencer la soledad o romper la rutina.

    8 of 9
  • Images Ltd / Alamy

    10 consejos para cuidar tu piel naturalmente

    Evita las duchas largas con agua caliente, utiliza bloqueador solar y deja de fumar hoy. ¡Fotos!

    9 of 9

También te puede interesar:

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO