Skip to content
 

¿De qué están compuestas las lágrimas?

Por qué lloramos, clases de lágrimas y otros datos fascinantes sobre el agua salada que tenemos en los ojos.

Gráfico de un ojo con una lágrima

GETTY IMAGES/AARP

In English

Ya sea por una película triste, por la noticia de una muerte reciente o por cortar cebollas, ciertos acontecimientos nos pueden hacer llorar. Las lágrimas tienen muchas funciones, y por eso los ojos producen entre 15 y 30 galones por año, según la American Academy of Ophthalmology.

Si bien otros animales producen lágrimas, la comunidad científica lleva mucho tiempo afirmando que los seres humanos son los únicos animales capaces de derramar lágrimas emocionales. Sin embargo, un pequeño estudio que se realizó hace poco en Japón reveló que los ojos de los perros se llenan de lágrimas de alegría cuando se reúnen con su dueño. (Mira el recuadro para conocer los detalles).


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


¿Por qué lloramos?

Así como hay muchas razones diferentes por las que los ojos lloran y a veces se desbordan de lágrimas, también hay diferentes tipos de lágrimas, y cada una está compuesta por distintas sustancias. Lloramos para proteger los ojos, para expulsar sustancias irritantes y porque, bueno, nos emocionamos hasta las lágrimas. “Existen tres tipos de lágrimas: basales, emocionales y reflejas”, explica el Dr. David Silverstone, profesor de Oftalmología de la Facultad de Medicina de Yale.

Las tres clases de lágrimas tienen algunas similitudes. Todas comparten ciertos componentes esenciales y están formadas por tres capas, conocidas como película lagrimal:

  • Una capa mucosa interna que mantiene la lágrima adherida al ojo
  • Una capa acuosa intermedia que mantiene el ojo húmedo, combate las bacterias y protege la córnea, que es la capa transparente exterior del ojo 
  • Una capa lipídica externa que evita que las lágrimas se sequen

¿Cómo se producen las lágrimas?

El agua de las lágrimas se produce en las glándulas lagrimales que se encuentran sobre los ojos, explica Silverstone. Este líquido está compuesto por agua y sal, lo que ayuda a mantener la superficie ocular lubricada y saludable. La secreción mucosa y los lípidos provienen de las glándulas de Meibomio, que son las glándulas sebáceas situadas en el contorno de los párpados, donde nacen las pestañas. “Para que las lágrimas cumplan su función, se necesitan ambos componentes”, agrega. Al parpadear, estas sustancias se combinan y se extienden por la superficie de la córnea. Luego drenan hacia los conductos lagrimales —los pequeños orificios situados en las esquinas interiores de los párpados— y bajan por la nariz, donde se evaporan o se reabsorben.

¿En qué se diferencian los tres tipos de lágrimas?

También existen algunas diferencias importantes entre los tres tipos de lágrimas. Aquí se incluye un análisis más detallado.

1. Lágrimas basales

Estas son las lágrimas que recubren los ojos durante todo el día. Al parpadear, se distribuyen uniformemente por la superficie ocular para ver y enfocar mejor. Se encargan de eliminar las impurezas y los gérmenes a fin de mantener los ojos saludables y evitar infecciones.  

2. Lágrimas reflejas

Citas célebres sobre las lágrimas

1. “Si tienes lágrimas, prepárate para derramarlas ahora”. —Marco Antonio, Julio César

2. “Pero una sirena no tiene lágrimas, y por lo tanto ella sufre mucho más”. —Hans Christian Andersen, La sirenita

3. “Dios sabe que nunca debemos avergonzarnos de nuestras lágrimas”. —Charles Dickens, Grandes esperanzas

4. “Con frecuencia lloro cuando estoy feliz y sonrío cuando estoy triste”. —Anne Brontë, La inquilina de Wildfell Hall

5. “Debería haber una lágrima por cada risa”. —Walt Disney en The New York Times

Estas son las lágrimas que se producen al cortar una cebolla. Son las que eliminan los irritantes dañinos, como el humo o las partículas. Provienen principalmente de la glándula lagrimal, de modo que contienen esencialmente agua. Se producen en mayor cantidad que las basales y contienen sustancias —como anticuerpos— que ayudan a combatir gérmenes.

3. Lágrimas emocionales

Estas son las lágrimas que brotan cuando tienes un ataque de llanto. Contienen ciertas proteínas y hormonas que no existen en otras lágrimas, como prolactina, potasio, manganeso y hormonas del estrés. Una teoría que explica por qué derramamos lágrimas de emoción es que con ellas nos liberamos del estrés para ayudar a calmar el organismo. A diferencia de las lágrimas basales, el organismo no las produce automáticamente. Para que las lágrimas emocionales se produzcan, el sistema límbico —la parte del cerebro que regula las emociones— envía una señal al sistema de mensajes del cerebro para que active las glándulas lagrimales y segregue lágrimas. ¿El resultado? Un auténtico llanto. Cuando produces muchas, se saturan los conductos lagrimales. En consecuencia, se derraman fuera de los ojos, corren por las mejillas e incluso a veces gotean por la nariz.

¿Por qué derramamos lágrimas emocionales? Al parecer, las lágrimas emocionales tienen un fin evolutivo: son una forma de despertar la empatía de los demás. Las investigaciones demuestran que las personas que reciben apoyo social cuando lloran dicen sentirse mejor que las que contienen el llanto, o las que no reciben ningún apoyo.

¿Qué es el ojo seco?

Con el paso de los años, las glándulas lagrimales comienzan a producir menos agua, señala Silverstone. Por eso puedes tener más posibilidades de contraer un trastorno conocido como ojo seco, que puede producir una sensación de dolor ocular y afectar la vista. También tienes más posibilidades de padecer blefaritis, un trastorno que causa irritación e hinchazón en los párpados. “Con el tiempo, las glándulas de Meibomio se pueden inflamar y dificultar las secreciones”, explica Silverstone. “Les digo a mis pacientes que deben cuidar estas glándulas con la aplicación de una compresa tibia en los ojos durante 15-20 segundos cada día. Es como la versión de un hilo dental para los ojos”. Añade que agregar lágrimas artificiales y quizá un suplemento con ácidos grasos omega 3 también puede ayudar a tratar el ojo seco. Tu oftalmólogo te puede ayudar a encontrar soluciones.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Perro de montaña de Bernese

STEFANO MADRIGALI / GETTY IMAGES

¿Los perros lloran de alegría?

El científico Takefumi Kikusui y otros investigadores del Center for Human and Animal Symbiosis Science de Azabu University en Japón compararon la cantidad de lágrimas en los perros después de reencontrarse con su dueño con las que producían con los saludos de otras personas que los animales conocían. Descubrieron que la cantidad de lágrimas solo aumentaba durante los reencuentros con su dueño. También experimentaron con la administración de la hormona del “bienestar” oxitocina en los ojos de los perros, y descubrieron que los que recibieron oxitocina produjeron más lágrimas que los que recibieron una sustancia de control. Por último, mostraron a los participantes fotografías de perros con y sin lágrimas en los ojos y descubrieron que los seres humanos tuvieron más pensamientos positivos frente a los canes con ojos llorosos, lo que “puede estimular las emociones afectivas en los seres humanos”. En otras palabras, tal vez nos resulte imposible no rendirnos ante esos ojos grandes, húmedos y suplicantes con una golosina —o comida, un paseo o agua—, según el nuevo estudio que publicaron en Current Biology (en inglés). Sin embargo, algunos científicos especializados en lágrimas aún no creen que ningún otro animal —aparte de los seres humanos— pueda derramar lágrimas emocionales. Según ellos, es necesario continuar investigando antes de saber con certeza si nuestros perros lloran por nosotros.

Hallie Levine es escritora colaboradora y reportera médica y de salud galardonada. Su trabajo ha aparecido en The New York Times, Consumer Reports, Real Simple, Health y Time, entre otras publicaciones.