Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Respuesta a las 50 preguntas de salud que escuchamos con más frecuencia

AARP responde las inquietudes más populares de nuestra encuesta exclusiva sobre la salud y el envejecimiento.


spinner image Burbujas de texto hechas de papel con signos de interrogación
GETTY IMAGES
spinner image Alimentos saludables, de varios grupos, forman un corazón sobre un fondo amarillo
YASU

En todos los grupos de edad, el 70% de los hombres calificaron su salud mental como muy buena o excelente, en comparación con el 54% de las mujeres. Las mujeres también se preocupan más por el dolor de las articulaciones y los problemas para dormir.

Fuente: AARP/Interloq Survey

La ansiedad es prácticamente una forma de vida en la actualidad. Pero ¿quién hubiera imaginado que las personas de 50 a 60 años son las que más ansiedad sienten por su salud? En efecto, ese fue el resultado cuando AARP encuestó a 900 personas mayores (en inglés) el invierno pasado. Es un dato bastante notable: estamos en el tercer año de la pandemia, que ha sido particularmente brutal para los mayores de 70 años, y sin embargo son las personas de 50 a 60 años las más alarmadas sobre su bienestar.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Los encuestados no claman por Botox o entretejidos capilares. Solo el 18% dijeron que estaban muy o extremadamente preocupados por el debilitamiento del cabello. La siguiente preocupación más frecuente sobre la apariencia fue la pérdida del cabello (17%) y las arrugas (15%), si bien estas preocupaciones fueron más frecuentes entre las mujeres. 

Fuente: AARP/Interloq Survey

“Yo lo describiría como ansiedad anticipatoria”, comenta Manfred Diehl, profesor de Estudios sobre la Evolución Humana y la Familia de Colorado State University. “Es el momento en que las personas toman una mayor conciencia de que están envejeciendo”. Por cierto, no hay nada como encontrarte con la cara de tu abuelo cuando te ves en una videollamada. Pero sentir ansiedad sobre tu salud no es nada bueno para la salud. Por eso, descubrimos algunas soluciones reales a las preocupaciones que, según lo reveló la encuesta, acosan a las personas después de cumplir los 50 años. Llegó la hora de las respuestas...

La mayoría de los encuestados de 50 a 79 años dijeron que tienen miedo de perder sus facultades mentales o físicas, convertirse en una carga para su familia y tener que renunciar a su independencia. Como dijo un participante refiriéndose a la enfermedad de Alzheimer: “Me aterroriza pensar en perderme a mí mismo”.

Fuente: AARP/Interloq Survey

El cuidado personal, la buena alimentación y el estilo de vida 

1. Ya tengo algo más de 50 años, pero, honestamente, siento que todavía soy joven. ¿A qué edad debería ocuparme seriamente de mi salud?

Este sería un buen momento para empezar. Los investigadores de la longevidad estudian un fenómeno conocido como perspectiva de tiempo futuro. Cuanto más tiempo percibimos que nos queda, más capaces somos de ignorar que tenemos sobrepeso o que nuestro nivel de inflamación tal vez sea elevado y de desconocer nuestros números de salud básicos. Si durante el año pasado no te hiciste un examen médico, empieza por ahí. Mídete la presión arterial, la glucosa en sangre y el nivel de colesterol, y proponte mantener esos valores bajo control como prioridad principal. 

2. Dicen que los médicos ya no se preocupan tanto por el colesterol alto. ¿Es cierto eso?

No. El colesterol alto, en particular el LDL o colesterol “malo”, sigue siendo un indicador de riesgo elevado de enfermedades cardíacas. Y los resultados preliminares de un estudio del 2022 (en inglés) de más de 750 adultos mayores revelaron una relación entre los niveles altos de colesterol y un riesgo elevado de demencia. Por lo tanto, no dejes de tomar las estatinas si es lo que te sugiere el médico. 

3. ¿Todo esto de hacer una 'vida sana' realmente me ayudará a vivir más tiempo? Mi tío comía tocino todas las mañanas y vivió hasta los 87 años. 

No se trata solamente de cuántos años vives; se trata de cuán bien los vives. Un estudio del BMJ (British Medical Journal, enlace en inglés) del 2019 siguió a más de 110,000 personas desde la década de 1980 y descubrió que las que adoptaron hábitos de vida saludables, como controlar su peso, hacer ejercicio y no fumar, vivieron libres de enfermedades mucho más tiempo después de los 50 (durante más de 30 años) que los que no adoptaron esos hábitos (23 años). Sin embargo, la ciencia aún no tiene explicación para Keith Richards.

4. ¿Cuál es la mejor dieta? ¿La cetogénica (keto)? ¿La paleolítica (paleo)? ¿La dieta sin gluten? ¿Tengo que comer solo bayas de asaí y café con mantequilla?

Regla número uno para comer sano: nada de dietas de moda ni planes de alimentación extraños; solo usa tu sentido común. Un análisis reciente de 1,995 personas (en inglés) demostró que quienes comieron mayores cantidades de frutas, verduras, nueces, legumbres, granos integrales y lácteos con bajo contenido en grasa —y menos cantidades de carnes rojas y procesadas, bebidas azucaradas y sodio— redujeron su envejecimiento a nivel celular. “Los alimentos como el azúcar y la harina altamente procesada pueden causar inflamación en el cuerpo y, además, suelen tener una alta densidad calórica”, explica la dietista certificada Maryann Walsh, educadora certificada en diabetes y fundadora de Walsh Nutrition Consulting.

5. He oído decir que existe un vínculo entre consumir pocas calorías y la longevidad. ¿Eso significa que debería ayunar?

Múltiples estudios han demostrado que la restricción de calorías a largo plazo puede reducir la función metabólica y retrasar el proceso de envejecimiento celular... ¡en las ratas! No han sido muchos los ensayos clínicos en seres humanos. Un estudio del 2019 (en inglés) publicado en The Lancet halló que las personas que redujeron su ingesta calórica en un 12% registraron niveles más bajos de presión arterial y colesterol, mayor sensibilidad a la insulina y menor inflamación. El problema: el estudio abarcó a solo 238 personas a lo largo de dos años y las de mayor edad tenían 50 años. Además, las dietas de máxima restricción calórica pueden provocar la pérdida muscular, lo que a su vez puede causar el efecto rebote de aumento de peso y otros resultados insalubres. Tu mejor opción: no hagas ayuno ni sigas dietas muy restrictivas; solo trata de eliminar las calorías vacías que consumes y opta por alimentos más sanos, especialmente frutas y verduras. Un buen punto de partida es reducir los refrigerios que comes por aburrimiento, ansiedad o hábito. En vez de comer algo, haz ejercicios de estiramiento o sal a caminar.  

6. Sé qué es lo que tengo que comer, pero ¿cómo puedo seguir comiendo lo que más disfruto?

En la mayoría de los casos, puedes comer lo que deseas, observa Walsh. Solo que no puedes comer toda la cantidad que quieras. Y debes incluir frutas, verduras, nueces, legumbres, granos integrales y pescados en las cantidades necesarias para reducir la inflamación y mantener las calorías controladas.

7. Omitir el desayuno es la nueva tendencia en dietas. ¿Es bueno para mí?

Es malo para ti. El desayuno es importante por varios motivos, y uno de los principales es la ingestión de fibra. Un estudio publicado en el 2021 en el Journal of the American Board of Family Medicine reveló que aquellos que ingirieron más de 25 gramos de fibra por día con el desayuno tuvieron un riesgo un 21% menor de mortalidad por cualquier causa que aquellos que no desayunaron. Y un metaanálisis de estudios demostró que por cada día de la semana que te saltas el desayuno, aumenta tu riesgo de diabetes.

8. ¿Necesito tomar tantos medicamentos recetados?

Uno de cada 5 adultos mayores de 40 años toma al menos cinco medicamentos con receta. El riesgo surge cuando varios médicos te recetan medicamentos sin una buena comunicación entre ellos, explica Amie Taggart Blaszczyk, directora de la División de Geriatría de la Facultad de Farmacia de Texas Tech University Health Sciences Center. Mantén una lista escrita de todos los medicamentos recetados, los medicamentos de venta libre y los suplementos que tomas, así como la frecuencia y la dosis. Verifica que cada uno de tus médicos tenga la lista.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

spinner image Un organizador de pastillas que se desborda con pastillas de todo tipo
YASU

9. ¿Cómo puedo seguir una dieta sana si tengo un presupuesto limitado?

“Concéntrate en la sección de congelados”, dice Walsh. El pescado y las verduras congelados suelen ser menos costosos que los frescos, vienen en porciones convenientes (no tendrás que desechar la mitad de la espinaca podrida) y se conservan bien durante semanas.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

10.  Consumo una gran cantidad de vitaminas distintas. ¿Eso no es suficiente?

No. Los estudios han demostrado una y otra vez que las pastillas no surten el mismo efecto que los alimentos. Por ejemplo: un estudio del 2019 de más de 30,000 adultos reveló que los niveles saludables de vitaminas A y K (en inglés) y de los minerales magnesio y zinc pueden estar asociados con un menor riesgo de muerte, pero solo cuando provienen de los alimentos, no de las pastillas. No entendemos por completo el motivo, pero podría tener que ver con la forma en que los nutrientes de los alimentos interactúan entre sí.

11. ¿Eso significa que las pastillas vitamínicas no ayudan?

¿Para una persona de más de 50 años? Hay escepticismo, con una excepción: la vitamina D. Se ha estimado que la deficiencia de vitamina D en los adultos mayores está entre el 20 y el 100%. La luz solar y los alimentos claramente no son suficientes para que muchas personas alcancen el mínimo recomendado de 600 UI diarias, por lo que te conviene preguntar a tu médico si deberías tomar suplementos de vitamina D3.

12. ¿Y mis pastillas de aceite de pescado? Leí que tal vez no sirvan para prevenir ataques cardíacos. ¿Es verdad?

No está claro. Un estudio de JAMA del 2020 (en inglés) de más de 13,000 personas con un riesgo alto de enfermedades cardíacas (edad promedio: 63) comparó grupos que tomaban la formulación común de omega-3 o un placebo y descubrió que no había beneficio alguno con el aceite de pescado. Sin embargo, otras investigaciones —incluido un análisis del 2019 de más de 127,000 personas— revelaron que tomar suplementos de omega-3 (en inglés)  derivados del aceite de pescado redujo el riesgo de ataques cardíacos y de muerte por enfermedades cardíacas. En resumen: come más pescado y alimentos ricos en omega-3, como nueces y semillas, y habla con tu médico sobre los suplementos de omega-3. 

13. ¿Hay algún secreto para garantizar que reciba atención médica excelente?

Encuentra buenos médicos que te gusten y quédate con ellos de por vida. La continuidad en la atención médica está relacionada con menos visitas a la sala de emergencias, mejor cumplimiento de la medicación y una vida más larga.

El acondicionamiento físico: mantener la fuerza

14. Bien: más alimentos sanos, un buen médico y cuidado con las pastillas. ¿Hay algún otro cambio de vida que pueda hacer hoy que me ayudará lo más posible?

Sal a caminar. Ser sedentario y tener un acondicionamiento físico general pobre aumenta tu riesgo de mortalidad tanto o más que el tabaquismo, la hipertensión arterial y las enfermedades cardíacas. Un análisis de estudios (en inglés) realizados con personas de entre 54 y 65 años halló que ver televisión durante más de cuatro horas por día podría aumentar en un 35% las probabilidades de padecer coágulos de sangre en el muslo y la parte inferior de la pierna. 

15. ¿Eso es todo lo que necesito en cuanto a ejercicio? ¿Solo una larga caminata?

Sí y no. Las investigaciones indican que la actividad moderada, como caminar, tiene excelentes beneficios para la salud, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan al menos 150 minutos de actividad de intensidad moderada por semana. Eso lo puedes lograr con una caminata de poco más de 20 minutos a paso ligero por día. “Hacer la misma actividad todos los días con el tiempo genera beneficios, pero cambiarla podría añadir incluso más beneficios”, señala el Dr. Jordan Metzl, especialista en medicina deportiva del Hospital for Special Surgery de la ciudad de Nueva York. “Practicar una variedad de actividades, en particular a medida que envejeces, desafía a tu cuerpo, mejora el acondicionamiento físico, brinda beneficios de salud y ayuda a evitar lesiones”. Él recomienda intercalar las caminatas con levantamiento de pesas, natación o ciclismo, y yoga.

16. Odio los gimnasios, la música fuerte y las personas sudorosas. ¿Qué otras cosas puedo hacer para preservar mi movilidad?

Juega al tenis o al pickleball. “La clave de la movilidad es ejercitar la parte inferior del cuerpo, y toda esa región está interconectada”, explica Metzl. A diferencia de correr o montar en bicicleta, por ejemplo, el tenis te hace mover en distintas direcciones, lo que desafía a las caderas, los glúteos y las piernas desde distintos ángulos. El baloncesto es otra opción. Además, en cuanto te levantes por la mañana, haz algunas zancadas en varias direcciones (hacia adelante, lateralmente y hacia atrás).

17. Pero esas también son actividades sudorosas. ¿Cuál es la forma de mejorar mi salud sin sudar en lo más mínimo?

Pásate el hilo dental todos los días. De acuerdo con la encuesta Global Burden of Disease del 2019, las enfermedades orales no tratadas provocaron que las personas de 50 a 74 años a nivel mundial sufrieran colectivamente unos 8 millones de años de vida “con discapacidad” en el 2019.

18. ¿Cuál es una buena meta de acondicionamiento físico para las personas que han cumplido los 50 años?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Preocupaciones más comunes entre las personas de 50 a 59

  • Dolor lumbar: 33%
  • Aumento de peso : 33%
  • Falta de energía: 32%
  • Pérdida de memoria: 30%
  • Artritis: 30%

Fuente: AARP/Interloq Survey

Cuanto más envejecemos, mejor nos sentimos

El 84% de las personas de 70 a 79 años dijeron que su salud general es buena, muy buena o excelente; mientras que solo el 74% de las personas de 50 a 59 años dijeron esto.

El mayor temor entre las personas de 50 a 59

  • Infarto: 29%
  • Enfermedades cardíacas: 29%
  • Cáncer: 27%
  • Alzheimer: 27%
  • Diabetes: 25%

Fuente: AARP/Interloq Survey

spinner image Una zapatilla de correr gigante que aplasta un sofá, una lámpara y una planta
YASU

Si tu sueño es correr una maratón, eso es fantástico. Pero también hay un objetivo más simple dentro de las metas ambiciosas, comenta Metzl: “Simplemente comienza a hacer ejercicio y no pares. Crea una base sólida y continúa desarrollándola con los próximos 30 años en mente. Luego podrás fijar metas más específicas”.  

19. He estado haciendo ejercicio, pero no he perdido nada de peso. No tiene sentido seguir.

La pérdida de peso ocurre principalmente al comer alimentos más saludables y menos calorías vacías. Lo que produce el ejercicio es reducir drásticamente tu riesgo de problemas de salud relacionados con la edad, desde la pérdida ósea hasta las enfermedades cardíacas y el dolor de espalda, explica Metzl.  

20. Me duelen las articulaciones después del ejercicio. ¿Eso es señal de que tengo artritis?

Los dolores por el ejercicio desaparecen después de uno o dos días. Con la osteoartritis, lo más probable es que tengas dolor en las articulaciones, hinchazón y limitaciones en el movimiento, explica Metzl. “Como se trata de dolor, las personas a menudo piensan que tienen artritis y deben tener cuidado. Pero es todo lo contrario”. Al fortalecer los músculos que rodean las articulaciones, mejorarán tus síntomas de artritis y podrás prevenir otros que surjan en el futuro.

21. ¿Valen la pena los monitores de ejercicio?

Se ha iniciado un estudio militar que abarca a más de 1,500 soldados para comprobar la teoría de que los relojes inteligentes pueden ayudar a los soldados a controlar el estrés (en inglés) y a entrenar con más eficacia. Aunque todavía no hay resultados definitivos, si algo puede motivarte y protegerte, podría valer la pena.

22. Hace años que tengo dolor de espalda. ¿Tengo que aprender a vivir con él?

No, todo lo contrario: tienes que aprender a vivir sin él. Estudios clínicos recientes han revelado que cuando alguien sufre de dolor crónico durante largo tiempo, su cerebro puede seguir generando señales de dolor, aunque el problema se haya curado. Hay un nuevo tratamiento —la terapia de reprocesamiento del dolor— que le enseña al cerebro a dejar de enviar esas señales. En un estudio clínico del 2021, dos tercios de aquellos que hicieron la terapia durante cuatro semanas quedaron totalmente libres de dolor o casi por completo, y las tomografías del cerebro mostraron menos actividad en el procesamiento del dolor.

23. ¿Qué más puedo hacer para aliviar el dolor de espalda? 

Ejercicios de plancha, aconseja Metzl. Acuéstate boca abajo sobre un tapete de ejercicio. Flexiona los codos y junta las manos debajo de la barbilla. Ahora levanta del suelo las rodillas, la cadera y el torso para sostener el peso de tu cuerpo sobre los codos y los dedos del pie. Mantén la espalda recta y no dejes caer el abdomen ni las caderas. Mantén la posición todo el tiempo que puedas. Repítelo dos veces.

El paso de los años: mantenerse bien

24. ¿Qué se considera un deseo sexual ‘saludable’ para alguien de entre 50 y 60 años? 

Si tu nivel de deseo sexual actual te hace feliz, es saludable, señala la Dra. Elizabeth Poynor, ginecóloga oncóloga. Si es bajo y eso te preocupa, es hora de buscar el motivo fundamental de esa libido perezosa y abordarlo. “No todo el mundo necesita tener sexo con frecuencia para ser sano y feliz”, agrega Poynor. “Es una cuestión sumamente individual”.

25. Yo estoy disfrutando el hecho de envejecer. ¿Eso es algo anormal?

“¿De qué edad te sientes?”, pregunta Diehl. Las investigaciones indican que sentirse más joven está vinculado con una mejor salud mental y física, una mejor función cognitiva y mayor satisfacción con la vida. Un estudio que siguió a casi 3,600 personas durante 10 años reveló que quienes comenzaron con una edad subjetiva mayor y depresión (en inglés) tuvieron más problemas físicos de salud más adelante. Si estás deprimido y “te sientes más viejo” la mayoría de los días, busca ayuda. 

26. ¿Qué puedo hacer sobre el estrés en mi vida?

Reevalúa profundamente el modo en que reaccionas a los problemas diarios. Un estudio del 2020 indicó que las personas que experimentaban estrés “insoportable” (en inglés) redujeron en casi tres años su expectativa de vida. Recuerda siempre que el estrés no es un jefe exigente, un niño en dificultades o las malas noticias que se publican a diario; el estrés es tu reacción ante esos factores. Tienes dos opciones: eliminar el factor estresante o aprender a reaccionar en forma más saludable. 

27. Trato de ‘mantenerme joven’ en mi forma de vivir y pensar. ¿Estoy haciendo el ridículo?

No, lo que estás haciendo es aprovechar la manera en que estamos redefiniendo el envejecimiento. Las personas de entre 50 y 79 años hoy en día “fueron los primeros grupos que crecieron con mejor educación, mejor cuidado de la salud, y desarrollaron diferentes estilos de vida”, dice Diehl. Eso se ha traducido en personas mayores que lucen y se comportan mucho más jóvenes que las personas de su edad de generaciones anteriores. ¡Aprovéchalo! 

28. Estoy pensando en “refrescar” mi aspecto con cirugía, pero... ¿es segura la cirugía plástica?

La verdad es que estamos rodeados de personas con cirugía plástica: en el 2020, hubo 2.3 millones de operaciones, y hay encuestas que indican que alrededor del 90% de los pacientes están satisfechos con los resultados (en inglés). Y, por lo general, la cirugía plástica es segura. Un estudio de más de 26,000 procedimientos cosméticos halló que únicamente alrededor del 1% de los pacientes experimentaron complicaciones en las 48 horas siguientes a la operación.

29. Mi marido se niega a hablar de su salud o visitar a un médico. ¿Está ocultando algo?

Una encuesta de Cleveland Clinic reveló que la mitad de los hombres admiten que no hablan sobre su salud. “No saber que existe un problema puede ser preferible a la preocupación de saber que hay uno”, dice la psicóloga de salud clínica Natalie Christine Dattilo, de Harvard. No te vuelvas fastidiosa y deja de lado los intentos de generar culpa: solo causarás resentimiento. Trata de transmitir energía calmante, amorosa y de apoyo. Mientras tanto, sé un buen modelo y ocúpate de ti.

30. ¿Cómo puedo deshacerme de este agotamiento crónico que me vino durante la pandemia?

Come alimentos nutritivos. Bebe mucha agua. Quítate el pijama y vístete. (Sí, todos los días). Y haz ejercicio. Mover el cuerpo todos los días forja la resiliencia física y emocional que necesitas para enfrentar con éxito otra variante del virus. Estas son las cosas que podríamos llamar las “bases del cuidado personal”, señala Barbara Hannah Grufferman, autora del libro Love Your Age, de AARP. 

31. Tuve COVID el invierno pasado y todavía no me siento al 100%. ¿Será que tengo COVID prolongada?

Los datos sugieren que más de la mitad de los sobrevivientes de COVID sufren del síndrome de COVID posagudo. Se distingue por la persistencia de problemas respiratorios, niebla mental, dolores de cabeza y dolor en las articulaciones. Los estudios indican que el virus puede persistir en el corazón, el cerebro y el líquido cefalorraquídeo durante meses después de que la infección inicial ha completado su curso. Si tienes problemas persistentes de salud después de una infección de COVID, consulta a tu médico.

32. No me siento tan alerta en el trabajo como antes. ¿Qué puedo hacer?

Considera distintas maneras de infundir nuevo vigor en tu carrera. Eso podría ser pasar a otra división, buscar un ascenso o dedicarte a un campo completamente nuevo. Actualizar tus aptitudes también puede aumentar en forma orgánica tu nivel de energía en el trabajo. Participa activamente en las redes sociales que son relevantes para tu carrera, toma un curso o actualiza tu perfil en LinkedIn (o crea uno, si aún no lo tienes).  

33. ¿Qué puedo hacer para no convertirme en una pesadilla de cuidado familiar para mis hijos?

Inicia una conversación ahora. “Diles: ‘Aquí están mis contraseñas; esta es mi situación financiera; estos son los medicamentos que tomo’”, explica la gestora certificada de cuidados Amy Cameron O’Rourke, autora de The Fragile Years. Incluye estos temas en una reunión familiar anual, porque lo que deseas a los 55 años en términos de, por ejemplo, opciones al final de la vida, puede ser diferente de lo que desees a los 75. 

34. Estoy distanciado de un ser querido porque nuestros valores simplemente no se alinean. ¿Cómo puedo reconectarme?

Alrededor del 27% de los adultos de Estados Unidos están distanciados de un familiar, según una encuesta realizada por Karl Pillemer, un sociólogo de Cornell University. Ya sea que el distanciamiento se haya originado por cuestiones políticas, temas no resueltos de la infancia o algún otro motivo, inicia el camino de la sanación acercándote y diciendo: “Mi relación contigo es más importante que el tema en el que discrepamos”, sugiere O’Rourke. Resolver la discordia familiar hará más que resucitar la relación: podría mejorar tu salud.

La salud: resistir la enfermedad

35. Sufro de hipertensión. ¿Vale la pena invertir en un monitor de presión?

Sí. Un estudio publicado en el 2021 siguió durante 10 años a 11,502 personas de entre 45 y 60 años; las conclusiones indican que quienes tenían los valores acumulativos más bajos de presión sistólica vivieron 4.1 años más y demoraron 5.4 años la aparición de enfermedades cardíacas (en inglés). El hecho de medirte la presión sanguínea con frecuencia te recuerda que debes hacer las cosas necesarias para mantenerla dentro de los límites saludables.

36. ¿Cuál es la primera señal de una enfermedad cardíaca? 

Son varias: fatiga inusual, problemas para dormir, falta de aliento, indigestión y dolor en el pecho, dice Suzanne Steinbaum, cardióloga especialista en osteopatía preventiva. Presta especial atención si los últimos tres síntomas aparecen cuando estás activo y desaparecen cuando estás en reposo. 

37. Me encanta beber una copa de vino por las noches. Un poco de vino es bueno para el corazón, ¿verdad?

Tal vez no. Varias organizaciones, entre ellas Mayo Clinic, todavía avalan esa teoría. Pero la Asociación Americana del Corazón no recomienda beber ningún tipo de alcohol para lograr beneficios de salud. La investigación está empezando a ponerse de acuerdo sobre la idea de que la bebida leve o moderada podría no ayudar a evitar las enfermedades cardíacas, al punto que la Federación Mundial del Corazón declaró en el 2022 que “ningún nivel de alcohol es seguro” para la salud cardíaca.

38. ¿Qué sucede con la marihuana? ¿Existe algún riesgo?

La marihuana no es tan segura como era antes. Un metaanálisis de estudios halló que la potencia de la marihuana —específicamente, el contenido de THC— aumentó un 24% entre 1975 y el 2017. Una revisión publicada por JAMA de estudios de más de 1,400 personas mayores de 50 años halló que las dosis más elevadas de THC estuvieron asociadas con una mayor incidencia de problemas de razonamiento y percepción (no en forma positiva), y con mareos. 

39. De vez en cuando, fumo un cigarrillo. ¿De verdad importa?

Sí. Un análisis de 141 estudios indicó que las personas que fuman solo un cigarrillo al día tienen de todos modos la mitad del riesgo de sufrir enfermedades cardíacas que quienes fuman 20 cigarrillos diarios. 

40. ¿Ser ‘prediabético’ significa que inevitablemente se avanzará a la diabetes?

Si bien no hay garantías, hay muchas pruebas de que modificar el estilo de vida ahora puede revertir drásticamente la dirección en la que se encamina tu salud. Por ejemplo, los resultados preliminares de un estudio del 2022 (en inglés) de más de 8,700 personas muestran un fuerte vínculo entre el buen acondicionamiento cardiorrespiratorio y nuevos diagnósticos de diabetes tipo 2: cuanto más alto es el nivel de acondicionamiento, menor es la incidencia de la diabetes tipo 2. 

41. ¿Cuál sería un modo simple y sin tecnología de medir mi salud?

La relación entre la cintura y la estatura. Trata de que la circunferencia de tu cintura sea menos de la mitad de tu altura.

42. ¿Cuánto debería preocuparme por el cáncer si tengo entre 50 y 60 años?

La mediana de edad para un diagnóstico de cáncer es 66 años. Esto significa que la mitad de los casos ocurren en personas menores de 66. Estos años son particularmente importantes para prestar atención al cáncer cervical (mediana de edad de diagnóstico: 50) y al cáncer de mama (mediana de edad de diagnóstico: 63). La buena noticia es que los índices de mortalidad del cáncer han disminuido alrededor del 32% desde 1992, y el índice general de supervivencia a los cinco años es del 68%.

43. Si hay casos de cáncer en mi familia, ¿debería hacerme estudios con regularidad?

El grupo de trabajo U.S. Preventive Services Task Force recomienda estudios de detección de varios tipos de cáncer, entre ellos, los cánceres de mama, cervical, colorrectal y de pulmón. Hay evidencia de que las pruebas de detección pueden identificar estos cánceres en las etapas iniciales y marcar una diferencia en el tratamiento y la supervivencia. 

44. ¿Y en el caso del cáncer de próstata? ¿Debería hacerme una prueba de PSA?

Sí. El cáncer de próstata es el cáncer más común entre los hombres, además del cáncer de piel, y en el 40% de los casos se presenta en hombres menores de 65 años. No obstante, casi el 99% de los casos son tratables si se detectan temprano. Y no te alarmes si tu PSA es elevado. La mayoría de los hombres que tienen un PSA elevado no tienen cáncer, y solo el 25% de las biopsias de próstata revelan un cáncer, según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). 

45. Mi madre era legalmente ciega cuando murió. ¿Cómo puedo proteger mi vista?

Visita al oculista una vez al año para un examen con pupilas dilatadas, dice Kenneth Dickerson, optometrista en el Flaum Eye Institute de University of Rochester. La mayoría de las enfermedades oculares, como la degeneración macular, son ladrones silenciosos de la visión. Sin una inspección a cargo de un médico, no sabes que tienes un problema hasta que se encuentra en fase avanzada. 

46. Hablando de los sentidos, ¿qué puedo hacer con mi molesto tinnitus?

No existen tratamientos autorizados. De todos modos, pregúntale a tu médico sobre la neuromodulación, en la que un dispositivo hace llegar en forma simultánea estimulación eléctrica a la lengua y señales auditivas a ambos oídos. Un estudio del 2020 halló que este tipo de terapia redujo los síntomas de tinnitus en un período de 12 semanas.

El poder del cerebro: mantener la agudeza

47. ¿Qué es lo más importante que puedo hacer para ayudar a prevenir la demencia?

Acuéstate antes de las 10 de la noche. “Cuanto más temprano te duermes, pasas más tiempo en la fase de sueño de ondas lentas”, dice Sara Mednick, profesora de Ciencia Cognitiva en University of California en Irvine y autora de The Power of the Downstate. El sueño de ondas lentas (SOL) supercarga la salud cerebral, ya que elimina toxinas y otras acumulaciones que causan demencia, y establece conexiones entre áreas del cerebro para crear recuerdos más sólidos. Pero el SOL también se rige por el reloj circadiano natural y disminuye alrededor de la una de la mañana, por lo que debes irte a dormir temprano para maximizar el tiempo en esa etapa del sueño. En otras palabras, no puedes cerrar los ojos a medianoche y esperar tener tres horas del sueño de ondas lentas que protege la memoria.  

48. ¡Uf! Voy a tratar de acostarme más temprano. Pero he notado que duermo menos tiempo ahora que pasé los 50. ¿Eso es normal?

Sí, es totalmente normal. A los 20 años, necesitabas aproximadamente entre ocho y nueve horas de sueño cada noche. Ya más maduro, necesitas alrededor de una hora menos, dice el Dr. Nalaka Gooneratne, geriatra y experto en medicina del sueño en la Facultad de Medicina Perelman de University of Pennsylvania. Sabrás que estás durmiendo lo suficiente si estás alerta durante el día; la somnolencia o la niebla mental son señales de un posible problema médico, como la apnea del sueño, por lo que querrás consultar a un médico. 

49. Sobre esa copa de vino cada noche… sigue siendo buena para el cerebro, ¿verdad?

No, no lo es. Un estudio de más de 25,000 personas (en inglés) en el Reino Unido reveló que hasta un mínimo consumo de alcohol tenía efectos negativos en el volumen y la estructura del cerebro, y que las personas que beben en modalidad de atracón o tienen sobrepeso y presión arterial elevada son las más susceptibles. La conclusión fundamental del estudio: “No se halló una dosis de alcohol que fuera segura para el cerebro”.

50. ¿Qué más puedo hacer para proteger mi cerebro?

No existe una píldora milagrosa para la salud cerebral, pero una de las cosas más importantes que puedes hacer es mantener tu peso estable. Un metaanálisis de datos que se realizó en el 2021 halló que el exceso importante de peso aumentaba el riesgo de demencia. Sorprendentemente, pesar menos de lo apropiado también fue un factor de riesgo. (Resulta que aunque no puedas ser demasiado rico, sí puedes ser demasiado delgado). Además, hacer ejercicio es importante para reducir el riesgo. 

La encuesta completa y exclusiva de AARP/Interloq para personas de 50 a 79 años está disponible aquí (en inglés).

Mike Zimmerman es un colaborador frecuente de AARP The Magazine y AARP Bulletin, y es autor de más de una docena de libros sobre salud, nutrición y acondicionamiento físico, entre ellos The 14-Day Anti-Inflammatory Diet.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.