Skip to content
 

Pesadillas frecuentes: un signo temprano de la enfermedad de Parkinson en los mayores

Los hombres que tienen malos sueños al menos una vez por semana podrían correr el riesgo de padecer este trastorno cerebral.

Un hombre acostado sin poder dormir

EMS FORSTER PRODUCTIONS

In English

Los hombres mayores que tienen pesadillas frecuentes deben informar a su médico, ya que podría ser un signo precoz de la enfermedad de Parkinson, según una nueva investigación de University of Birmingham, en el Reino Unido.

El estudio se publicó en eClinicalMedicine y su objetivo consistió en estudiar a hombres mayores que tenían pesadillas frecuentes. Los investigadores constataron que estos participantes tenían el doble de probabilidades de recibir un diagnóstico de Parkinson que los hombres que no tenían pesadillas reiteradas. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Si bien no es ningún secreto que las personas que padecen la enfermedad de Parkinson tienen pesadillas con más frecuencia que las demás, poco se ha investigado acerca de la identificación de las pesadillas como factor de riesgo de un trastorno cerebral que produce movimientos involuntarios e incontrolables, como sacudidas, dificultad para mantener el equilibrio, rigidez y temblores. 

Dificultad de diagnóstico 

Uno de los grandes retos de la enfermedad de Parkinson consiste en poder hacer un diagnóstico temprano antes de que aparezcan los síntomas. Según el National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS), la mayoría de las personas reciben el diagnóstico de Parkinson (el segundo trastorno neurodegenerativo más frecuente en EE.UU.) a partir de los 60 años. De momento, en Estados Unidos hay alrededor de 500,000 personas con este diagnóstico, pero dado que hay muchas otras que no se diagnostican o reciben un diagnóstico incorrecto, la cantidad exacta de personas que lo padecen podría ser el doble. Para cuando alguien presenta síntomas motores y recibe un diagnóstico, ya se ha producido una pérdida importante y generalizada de células cerebrales y funciones del cerebro y del sistema nervioso autónomo.

“Si bien puede ser muy positivo diagnosticar la enfermedad de Parkinson en una fase temprana, existen muy pocos indicadores de riesgo”, señaló en un comunicado de prensa el autor principal, Abidemi Otaiku, del Centre for Human Brain Health de University of Birmingham. “Muchos de estos [indicadores] requieren costosos estudios hospitalarios o son demasiado comunes e inespecíficos, como la diabetes”.

Con el fin de estudiar el vínculo entre las pesadillas y la enfermedad de Parkinson, los investigadores recurrieron a los datos de un estudio amplio de cohortes que se llevó a cabo en EE.UU. durante 12 años con datos de 3,818 hombres mayores que vivían de forma independiente en su casa. Al comienzo del estudio, los participantes respondieron una serie de preguntas que incluían una sobre la calidad del sueño. ​


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los participantes que manifestaron tener pesadillas al menos una vez por semana volvieron a ser evaluados al finalizar el estudio para determinar si era más probable que recibieran un diagnóstico de enfermedad de Parkinson. Los investigadores observaron que 91 participantes que tenían pesadillas frecuentes recibieron un diagnóstico durante el período de seguimiento. Los hombres que tenían pesadillas reiteradas tuvieron el doble de probabilidades de padecer la enfermedad. La mayoría de los diagnósticos de Parkinson se registraron durante los primeros cinco años del estudio. Los participantes que tuvieron pesadillas frecuentes durante ese período tuvieron más del triple de probabilidades de padecer el trastorno cerebral en algún momento. ​

Los investigadores indicaron que los resultados del estudio sugieren que los adultos mayores que acaban por recibir el diagnóstico de enfermedad de Parkinson probablemente tendrán pesadillas algunos años antes de la aparición de los síntomas. “Si bien es necesario llevar a cabo más investigaciones en este campo, la identificación de la importancia de las pesadillas podría indicar que las personas cuyos sueños cambian con la edad, sin ningún motivo aparente, deberían consultar con un médico”, afirmó Otaiku.