Skip to content
 

Disparidades en la diabetes: donde resides afecta las consecuencias de salud a largo plazo

Las personas diabéticas que viven en zonas rurales y vecindarios pobres enfrentan mayores problemas.

Una mujer utiliza un glucómetro

YELLOWDOG PRODUCTIONS / GETTY IMAGES

In English

Según un nuevo estudio dirigido por investigadores de Mayo Clinic, el lugar donde vive un adulto diabético puede influir en las probabilidades de evitar complicaciones a largo plazo, entre ellas enfermedades cardiovasculares, renales u oculares.

El análisis por vecindario (en inglés) de casi 32,000 pacientes diabéticos en tres estados del país, publicado en JAMA Network Open, halló disparidades en las probabilidades de que los pacientes recibieran un “cuidado óptimo” evaluado en base a cinco parámetros de referencia conocidos como “métrica compuesta 5D”.

“Los pacientes adultos con diabetes que vivían en zonas rurales y en áreas socioeconómicas más desfavorecidas, fueron marcadamente menos propensos a alcanzar los parámetros 5D de cuidado óptimo de la diabetes, en comparación con quienes vivían en áreas menos marginadas o zonas urbanas”, concluyó el estudio.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Cuáles son los parámetros

La llamada “métrica 5D” es una medida creada y monitoreada por Minnesota Community Measures, utilizada por las organizaciones del cuidado de la salud y los consultorios médicos en Minnesota. Está compuesta por cinco parámetros de referencia. Se considera que cuando se satisfacen esos parámetros, los pacientes diabéticos tienen la oportunidad óptima de evitar complicaciones a largo plazo.

Los parámetros en cuestión son:

  • Control glicémico: mantener niveles estables de glucosa en sangre. Para ello, los niveles de hemoglobina A1c deben ser inferiores al 8%.
  • Presión arterial: mantener la presión sistólica por debajo de 140mm Hg y la presión diastólica por debajo de 90mm Hg.
  • Colesterol: tomar estatinas recetadas para controlar los lípidos, conocidos comúnmente como colesterol.
  • Aspirina: tomar aspirina si existe cardiopatía isquémica (causada por el estrechamiento de las arterias coronarias).
  • Ausencia de tabaco: el paciente no consume productos de tabaco.

Principales conclusiones

El estudio incluyó a casi 32,000 adultos diabéticos de 18 a 75 años que recibían atención en 75 consultorios y establecimientos médicos en Minnesota, Iowa y Wisconsin. Mientras que 4 de cada 10 personas diabéticas alcanzaron los cinco parámetros, los resultados no estuvieron distribuidos en forma pareja entre las áreas rurales y urbanas, ni entre vecindarios con diferentes condiciones socioeconómicas, dijo la Dra. Rozalina McCoy, profesora adjunta de Medicina en la División de Medicina Interna, Geriatría y Cuidados Paliativos Comunitarios de Mayo Clinic y coautora del estudio.

“Hallamos marcadas diferencias en los índices de cumplimento de los parámetros 5D, afectadas tanto por las condiciones rurales como por las carencias”, dijo.  

En particular, los investigadores encontraron lo siguiente:

  • Mientras que el 43% de las personas diabéticas en áreas urbanas cumplieron los parámetros 5D, en las áreas rurales el porcentaje fue solo del 38%.
  • En los vecindarios más prósperos, el 44% de las personas diabéticas alcanzaron los parámetros 5D, pero el porcentaje en vecindarios con menos recursos económicos fue solo del 34%.
  • Casi el 42% de las personas diabéticas blancas cumplieron los parámetros 5D, mientras que apenas algo más del 34% de los diabéticos negros, y de otras razas y grupos étnicos minoritarios lo lograron.

Qué significa este estudio para ti

McCoy dice que toda persona que sufre de diabetes debería tener acceso a un proveedor de atención médica de confianza que pueda ayudarla a cumplir con los cinco parámetros en forma segura.

“Es importante trabajar de cerca con el médico para optimizar el control de la glucosa en sangre, la presión arterial y el colesterol; no fumar ni consumir otros productos de tabaco y tomar aspirina si existe una enfermedad cardíaca”, dijo.

La comunicación es clave. Los pacientes deben informarle a su proveedor de atención médica si pueden costear y tolerar los medicamentos recetados, y analizar cualquier otro obstáculo que pueda existir para el tratamiento de la diabetes, observó McCoy.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


“Hay recursos para ayudar a las personas que viven con diabetes a pagar por los medicamentos y los suministros para las pruebas y a vivir bien con la enfermedad. Los farmacéuticos, los especialistas certificados en el cuidado de la diabetes y en la educación sobre la enfermedad, los asistentes comunitarios de salud, los paramédicos comunitarios y los asistentes sociales son todos partes integrales del equipo de cuidado de la salud y pueden ayudar a quienes sufren de diabetes”, dijo McCoy.

En el caso de los adultos mayores diabéticos, McCoy sugiere que elijan un plan de Medicare Advantage o de la Parte D, que cubre los medicamentos necesarios para controlar la diabetes. También recomienda que estén especialmente atentos a la hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre) y a la hipotensión (baja presión arterial).  

“Las personas mayores son particularmente susceptibles a ambos trastornos, y los dos son peligrosos. Si ocurren, deben informar a su proveedor de atención médica para que modifique el tratamiento. Es importante que la glucosa en sangre y la presión arterial estén dentro de márgenes seguros, ni muy altas ni muy bajas”, explica.

Peter Urban es un escritor y editor que se especializa en noticias sobre la salud. Urban trabajó veinte años como corresponsal en Washington, D.C., para periódicos en Connecticut, Massachusetts, Ohio, California y Arkansas, incluido un período como jefe de la oficina de Washington del Las Vegas Review-Journal. Su trabajo independiente se publicó en Scientific American, Bloomberg Government y CTNewsJunkie.com.