Skip to content
 

¿Cuántas veces puedes contraer COVID?

Las reinfecciones se vuelven más comunes a medida que la pandemia continúa.

Una persona sostiene una prueba de Covid positiva

D3SIGN / GETTY IMAGES

In English

El virus que causa la COVID-19 (conocido como SARS-CoV-2) ha estado circulando durante más de dos años, y los expertos dicen que no va a desaparecer pronto.

En este momento, la mayoría de la población de Estados Unidos ya se ha infectado, según un estudio (en inglés) reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y algunas personas han tenido COVID-19 más de una vez. De hecho, las reinfecciones se han vuelto más comunes en los últimos meses, y los expertos dicen que se espera que la tendencia continúe.

“Todos se infectarán con COVID-19 varias veces en su vida”, predice el Dr. Amesh Adalja, médico de enfermedades infecciosas y académico sénior del Johns Hopkins Center for Health Security.

Las razones abarcan todo el espectro. Los expertos apuntan a la reducción de la inmunidad brindada por infecciones anteriores y por las vacunas, que han estado disponibles para la mayoría de los adultos durante más de un año. Los estudios demuestran que las vacunas, y especialmente las vacunas de refuerzo, todavía proporcionan bastante protección cuando se trata de combatir la enfermedad grave y la muerte (en inglés), pero su capacidad de bloquear la transmisión disminuye con el tiempo.

También está la aparición de variantes altamente contagiosas, particularmente ómicron y sus cepas hermanas. Las mutaciones que ómicron acumuló “permiten que evada parte de la inmunidad que se genera después de que las personas se infectan o se vacunan”, dice Adalja. “Estas mutaciones facilitan esas reinfecciones”. Según datos del Reino Unido, las infecciones aumentaron (en inglés) en enero después de la llegada de la variante ómicron, seguida de una segunda ola en marzo y abril. Las infecciones rastreadas en el estado de Nueva York siguen un patrón similar (en inglés).


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


El uso menos frecuente de mascarillas, y el menor lavado de manos y distanciamiento social también han contribuido al aumento de reinfecciones, señala (en inglés) el Dr. Frank Esper, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas en Cleveland Clinic. Y no podemos ignorar el historial familiar. Otros cuatro coronavirus de temporada han estado circulando por todo el mundo durante décadas, lo que causa casi un tercio de los resfriados comunes. (Los rinovirus son la causa más común; los adenovirus son otra causa común).

“El estudio de esos coronavirus, primos de la COVID, deja claro que la protección que obtienes después de una infección disminuye después de un período de tiempo”, dice el Dr. William Schaffner, profesor de Medicina Preventiva y Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Medicina de Vanderbilt University. Es por eso que puedes tener resfriados frecuentes causados por el coronavirus a lo largo de los años. Y parece que el coronavirus que causa la COVID-19 es “similar en ese sentido”, dice Schaffner.

Las reinfecciones tienden a ser más leves en la mayoría

No está bien establecido cuánto tiempo estás protegido de contraer COVID-19 después de haberla tenido —y qué tan segura es esa protección—, dice Schaffner. “Y probablemente varía, según la variante que te haya infectado”.

Si eres uno de los millones de personas en Estados Unidos que han tenido COVID-19 causada por la variante ómicron este invierno o primavera, es posible que seas susceptible a otra infección antes de lo que piensas. “Las personas con infección previa, incluso con [subvariantes de ómicron] BA.1 o BA.2, probablemente todavía estén en riesgo de contagio por las subvariantes BA.4 o BA.5”, dijo la directora de los CDC Rochelle Walensky en una conferencia de prensa el 12 de julio.

BA.5, otra subvariante de ómicron, es ahora la variante dominante que circula en Estados Unidos y representa alrededor del 65% de los casos de COVID-19. BA.4, también parte de la familia ómicron, está detrás de aproximadamente el 16% de los casos de COVID-19 en el país.

La buena noticia: para muchos, las infecciones recurrentes tienden a ser más leves. Después de haber estado expuesto al virus, explica Adalja, el sistema inmunitario puede “entrar en acción con bastante rapidez” y ayudar a evitar que este tome control.

Dicho esto, los adultos mayores, las personas inmunocomprometidas y quienes tienen enfermedades subyacentes que pueden complicar una infección por coronavirus “aun así pueden tener una enfermedad grave”, incluso si han tenido COVID-19 antes, dice Schaffner, “porque el sistema inmunitario de esas personas no responde de manera óptima”.

Se están llevando a cabo investigaciones para saber si ciertas personas tienen más riesgo de reinfección. Hasta ahora, los datos emergentes sugieren que las personas vacunadas contra el SARS-CoV-2 y que han tenido COVID-19 están mejor protegidas contra la reinfección que las personas con inmunidad natural o solo la inmunidad derivada de la vacunación. Los expertos sospechan que este supuesto híbrido genera un “espectro más amplio de respuesta de anticuerpos y un espectro más amplio de inmunidad”, lo que lleva a una “respuesta inmunitaria más potente”, dice Alessandro Sette, profesor del La Jolla Institute for Immunology.

Los CDC recomiendan que las personas que han tenido COVID-19 también se vacunen para tener esta “protección adicional”. Y debido a la subvariante BA.5 que ha aumentado los nuevos casos de COVID-19, así como las hospitalizaciones por la enfermedad, las autoridades de salud pública están instando a los adultos de 50 años o más a recibir la segunda vacuna de refuerzo, si aún no lo han hecho.

Otro motivo para vacunarte incluso si has tenido COVID-19: los datos indican que las tasas de COVID-19 prolongada en las personas vacunadas que contraen una infección posvacunación “son aproximadamente la mitad de lo que son en las personas no vacunadas”, dice el Dr. Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación de Productos Biológicos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Un nuevo informe de los CDC (en inglés) revela que la COVID prolongada puede afectar a alrededor de 1 de cada 5 sobrevivientes de COVID-19 de 18 a 64 años; 1 de cada 4 adultos de 65 años o más se ve afectado por síntomas nuevos o persistentes después de una infección por SARS-CoV-2.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Las vacunas actualizadas podría frenar la transmisión

Dada la probabilidad de que la COVID-19 permanezca y el hecho de que la inmunidad que previene infecciones generada por el virus y las vacunas disminuye, la revacunación periódica (como la vacuna anual contra la gripe) puede ser necesaria a medida que aprendemos a vivir mejor con el virus, dice Schaffner. “Y tal vez tendremos que crear una vacuna contra la COVID actualizada en forma anual”, agrega.

Las autoridades de salud han confirmado que los fabricantes de las vacunas contra la COVID-19 están trabajando en una nueva generación de sus productos. Se espera que los avances en las tecnologías de vacunas —ya sea una vacuna nasal o una fórmula que se enfoca en más de una variante— proporcionen aún más protección contra la infección y la reinfección. 

Mientras tanto, hay medidas que puedes tomar para reducir tu riesgo de contraer COVID una, dos o varias veces. Estas son las mismas medidas preventivas que los expertos han recomendado a lo largo del tiempo: elige espacios bien ventilados, usa una mascarilla de alta calidad en espacios cerrados concurridos, mantén una distancia segura de los demás y presta atención al nivel de transmisión en tu comunidad. “Si hay un aumento, la probabilidad de volver a infectarse es mucho mayor que si no circula el virus o si circula menos”, dice Sette.

Además, mantente al día con las vacunas contra la COVID-19, recomienda Adalja, y “ten un plan para hacerte pruebas de detección rápida y obtener tratamientos como anticuerpos monoclonales o antivirales si tienes un resultado positivo”. 

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.