Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

La pérdida del olfato persiste en algunos sobrevivientes de COVID-19

Según un estudio, es más probable que los adultos mayores padezcan síntomas a largo plazo.

Una mujer con pérdida de olfato intenta oler una mandarina

DIMA BERLIN / GETTY IMAGES

In English

Cuando se trata de recuperar el sentido del olfato después de la COVID-19, parece que la edad importa, según investigadores de Virginia Commonwealth University (VUC) que estudian este inusual síntoma de la enfermedad.

Primero, la buena noticia: más de la mitad de los adultos (52%) recuperan el sentido del olfato en 14 días, dos tercios (66%) lo recuperan en un mes y tres cuartos (74%) lo recuperan después de tres meses, según el estudio.

Pero las tasas de recuperación no son tan buenas para los adultos de 40 años o más. Seis meses después de informar que su sentido del olfato era “malo”, “muy malo” o “inexistente”, el 26% todavía no lo habían recuperado. En comparación, solo el 17% de los adultos menores de 40 años continuaron experimentando disfunción olfativa después de seis meses.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los hallazgos, reportados en la revista American Journal of Otolaryngology: Head and Neck Medicine and Surgery, sugieren que más de 20 millones de personas en todo el mundo podrían tener pérdida persistente del olfato más de seis meses después de su diagnóstico de COVID-19.

“En nuestro grupo, vimos una tasa de recuperación de alrededor del 80% en un período de seis meses o más. Sin embargo, el 20% son muchas personas, dados los millones que han padecido COVID-19”, dijo en un comunicado Evan Reiter, coautor del estudio y vicepresidente del Departamento de Otolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello de la Facultad de Medicina de VUC.

Hallazgos del estudio

El último informe se basó en cuestionarios detallados completados por 798 participantes del estudio hasta junio del 2021. La primera encuesta se completó 14 días después del diagnóstico de COVID-19, y se completaron encuestas de seguimiento uno, tres y seis meses después del diagnóstico.

Aparte de la edad, los últimos datos sugieren que los sobrevivientes de COVID-19 cuyos primeros síntomas incluían congestión nasal tenían más probabilidades de ver mejoras olfativas. Los investigadores no se sorprendieron al descubrir que los adultos más jóvenes tienen más probabilidades de recuperar su sentido del olfato. Sugieren que es probable que esto se deba a “cierta resiliencia innata a las lesiones” y señalan que otros estudios han arrojado resultados similares, aunque ninguno hizo un seguimiento de los sobrevivientes de COVID-19 durante seis meses.

En cuanto a la congestión nasal, los investigadores especulan que algunas personas pueden haber experimentado una pérdida del olfato debido a que tuvieron la nariz tapada y no como consecuencia directa de la COVID-19.

Lo que puedes hacer:

Aunque el estudio no aborda lo que los sobrevivientes de COVID-19 pueden hacer para recuperar su sentido del olfato, Reiter sugiere que el “entrenamiento del olfato” puede ayudar a mejorarlo tal vez al aumentar la sensibilidad de los sensores y las neuronas olfativos que aún funcionan.

“Continúo recomendando eso a mis pacientes. Es de bajo costo y bajo riesgo”, dijo Reiter.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El Dr. John Brooks, epidemiólogo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y director médico en jefe de la respuesta a la COVID-19 de la agencia, también recomendó “el entrenamiento del olfato” —oler limón, clavo y otras especias— como posible terapia durante una audiencia ante el Congreso en mayo.

Por supuesto, Reiter sugiere que la mejor manera de conservar tu sentido del olfato es evitar contraer COVID-19 en primer lugar.

Vacúnate, usa una mascarilla, practica la higiene de manos; todas las cosas aparentemente simples que, afortunadamente, se pueden hacer con facilidad al menos aquí en Estados Unidos son importantes”, dijo Reiter. “En este caso, la prevención es mucho más eficaz, ya que la cura no existe”.

Investigación en curso

Desde abril del 2020, los investigadores de la VUC han estado llevando a cabo un estudio de adultos con pérdida del olfato y del gusto asociada con la COVID-19 para determinar cuánto tiempo podría durar esta pérdida, establecer qué factores pueden influir en la recuperación y ayudar a identificar tratamientos.

“Cuanto más aprendemos de las personas que han sido afectadas, mejor podemos asesorar a sus proveedores de atención médica e incluso a las personas mismas sobre cómo manejar esos síntomas”, el Dr. Daniel Coelho, autor principal del estudio y profesor del Departamento de Otolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello de VUC, dijo en un comunicado. ​​

En una edición anterior de la revista, los investigadores de VUC informaron que el 56% de los sobrevivientes de COVID-19 que experimentaban una pérdida del olfato o del gusto generalmente no disfrutaban de la vida como antes. En concreto, el 87% indicaron que disfrutaban menos de la comida, el 55% dijeron que tenían falta del apetito y el 37% indicaron que habían experimentado una pérdida involuntaria de peso. A casi la mitad (45%) de los participantes también les preocupaba que su incapacidad de oler el humo representara un riesgo para su seguridad.

En el futuro, los investigadores planean estudiar cómo las diferentes variantes de la COVID-19, como la variante delta, afectan la pérdida y la recuperación del olfato y del gusto.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.