Skip to content
 

Las minorías gastan menos que la población blanca en el cuidado de la salud

Datos de gastos médicos revelan disparidades raciales y étnicas.

Un médico le toma la presión arterial a un paciente

SIRI STAFFORD / GETTY IMAGES

In English | Un nuevo análisis del gasto en atención médica en Estados Unidos encontró grandes disparidades en la forma en que se dividen los recursos médicos entre los grupos raciales y étnicos.

Los blancos no hispanos, que representaban el 61% de la población del país en el momento del estudio, representaron el 72% de los $2.4 billones que se gastaron en el 2016 en atención ambulatoria, hospitalaria y de emergencia, y en hogares de ancianos, medicamentos recetados y el cuidado dental, según un estudio reciente publicado en JAMA (en inglés).

Ningún otro grupo racial o étnico tuvo una gran participación en la distribución de atención médica:

  • Los hispanos (que entonces constituían el 18% de la población) representaron el 11%
  • Los afroamericanos (que entonces constituían el 12% de la población) representaron el 11%
  • Los asiáticos, los nativos hawaianos y los isleños del Pacífico (en ese entonces, el 6% de la población) representaron el 3%
  • Los indoamericanos y los nativos de Alaska (que entonces constituían el 1% de la población) representaron el 1%

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los investigadores analizaron datos recopilados de 7.3 millones de visitas médicas, ingresos hospitalarios o medicamentos recetados entre el 2002 y el 2016, que en total representaron aproximadamente $29.9 billones en gastos en seis tipos de atención. Las disparidades raciales y étnicas en los gastos de atención médica que reveló el análisis persistieron después de realizar ajustes por diferencias de edad o enfermedades entre los grupos raciales y étnicos.

“Este estudio proporciona evidencia de las diferencias existentes de gasto y utilización entre los grupos raciales y étnicos que no pueden explicarse por la diferencia de edad o del estado de salud reportado del individuo”, escribieron los investigadores.

En cambio, sugieren los autores, entran en juego innumerables causas que se han identificado anteriormente, entre ellas “cómo responden los médicos a los pacientes,[...] los prejuicios existentes en los algoritmos que evalúan las necesidades de salud y determinan las intervenciones adecuadas” y “segregación residencial que impide el fácil acceso a los servicios de atención médica”.

Detrás de los números

Aunque el gasto en atención médica de los afroamericanos fue aproximadamente proporcional al tamaño de su población, señalan los investigadores, una mirada más detallada a las cifras sugiere que no reciben atención hasta que experimentan una enfermedad avanzada.

Los afroamericanos representaron un 26% menos de gastos en atención ambulatoria por persona, pero un 12% más de gastos en atención en el departamento de emergencias por persona que el promedio, un hallazgo que “refuerza las investigaciones anteriores que muestran un acceso desigual a la atención primaria”, observaron los autores del estudio.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En contraste, los blancos no hispanos tuvieron un 15% más de gastos por persona en atención ambulatoria que el promedio, lo que sugiere que tienen mejor acceso a la atención de rutina y preventiva. También gastan más en atención dental y en productos farmacéuticos que otros grupos raciales o étnicos.

“Este estudio ofrece una imagen clara de quién se está beneficiando y quién se está quedando atrás en nuestro sistema de atención médica”, dijo en un comunicado el Dr. Joseph L. Dieleman, autor principal del estudio y profesor adjunto del Departamento de Ciencias Métricas de la Salud de la Facultad de Medicina de University of Washington.

Los hispanos tuvieron alrededor de un 33% menos de gastos por persona en atención ambulatoria que el promedio. Según los investigadores, los asiáticos, los nativos hawaianos y los isleños del Pacífico gastaron menos por persona que el promedio en todos los cuidados, excepto en el cuidado dental.

Se estima que el gasto de los asiáticos, nativos hawaianos o isleños del Pacífico en hogares de ancianos fue un 73% menor que el promedio. En las otras categorías, el gasto fue un 46% menor que el promedio en medicamentos recetados, un 44% menor en atención de emergencia, un 40% menor en atención ambulatoria y un 29% menor en atención hospitalaria, según el estudio.

“Los latinos en particular a menudo no tienen acceso a atención médica de alta calidad y son uno de los grupos raciales o étnicos menos propensos a visitar al médico cuando tienen un problema de salud”, dijo en un comunicado la Dra. Amelie G. Ramírez, directora del Instituto de Investigaciones para la Promoción de la Salud y del programa Health America! de UT Health San Antonio. “En consecuencia, sufren de peores resultados de salud en una variedad de indicadores. Este estudio destaca la necesidad urgente de nuevas inversiones en la salud de la población latina”.

El estudio también consideró un grupo de “razas múltiples” que en ese momento representaba el 2% de la población, que tenía gastos estimados en todos los tipos de cuidados (excepto en hogares de ancianos) más altos que el promedio.

Sobre el estudio

El estudio incluyó datos de 7.3 millones de visitas realizadas en el sistema de salud, hospitalizaciones o medicamentos recetados registrados en la “Medical Expenditure Panel Survey” (encuesta de panel de gastos médicos, enlace en inglés) entre el 2002 y el 2016 y en la encuesta “Medicare Current Beneficiary Survey” (de beneficiarios actuales de Medicare) entre el 2002 y el 2012. Los datos se combinaron con las estimaciones de población con seguro médico de la encuesta “National Health Interview Survey” (2002, 2016) y las estimaciones de gastos de atención médica del proyecto Disease Expenditure (Gastos de enfermedad) (1996-2016).

Contribuyeron al estudio investigadores del Instituto de Evaluación y Métricas de Salud de la Facultad de Medicina de University of Washington, de Johns Hopkins University en Baltimore y de University of Michigan, Ann Arbor.

Los investigadores señalaron que su estudio tenía algunas limitaciones; en particular, no consideraron cómo se pagaban los servicios de salud, un factor que habría permitido comprender mejor el papel que desempeñan los seguros en las disparidades raciales y étnicas.

“El acceso al seguro privado no es equitativo entre los principales grupos raciales y étnicos, y se sabe que la cobertura de seguro genera diferencias en la utilización”, escribieron.

Los investigadores también sugirieron que es necesario realizar más estudios para considerar el impacto de la pandemia de COVID-19 en las disparidades en el cuidado de la salud, y señalaron que eso “será importante para entender la utilización y el tratamiento”, dado que la pandemia “ya ha demostrado que exacerba las desigualdades de salud ya existentes”.

El panorama más detallado de JAMA

Un editorial adjunto señaló que los resultados del estudio son “recordatorios importantes de que incluso con esfuerzos considerables de investigación y políticas para abordarlos, las desigualdades en la salud persisten”, y sugirió que lograr la equidad en la salud requerirá la participación de pacientes, médicos, organizaciones de atención médica, pagadores, programas gubernamentales, organizaciones comunitarias y miembros de la comunidad para diseñar e implementar cambios.

Promedio de gastos por persona en servicios de atención médica (2016)

  • $8,141 para blancos no hispanos
  • $7,649 para indoamericanos y nativos de Alaska
  • $7,361 para negros
  • $6,025 para hispanos
  • $4,692 para asiáticos, nativos hawaianos e isleños del Pacífico

“Cómo lograrlo y hacer que estos esfuerzos sean traducibles, transformativos y sostenibles sigue siendo un desafío”, escribieron Alexander N. Ortega, profesor de Política de Salud en Drexel University, y Dylan H. Roby, profesor adjunto en el UCLA Center for Health Policy Research.

El estudio fue uno de los tres trabajos de investigación publicados en el último número de JAMA que examinan las desigualdades raciales y étnicas en la medicina.

Un segundo informe reveló que el porcentaje de personas sin seguro entre todos los grupos raciales y étnicos disminuyó después de la aprobación de la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio (Ley ACA) en el 2010, pero las disparidades continúan. En el 2018, y en comparación con la población blanca, la prevalencia de la falta de seguro médico entre la población negra era 3.0 puntos más alta, mientras que en la población latina/hispana era 12.2 puntos más alta.

Un tercer estudio encontró desigualdades en el acceso y la calidad de la atención por raza y origen étnico en los planes Medicare Advantage y en los planes tradicionales de Medicare entre el 2015 y el 2018, y los no blancos tuvieron tasas más bajas de acceso a un médico de atención primaria como su fuente habitual de atención.

Gasto promedio por persona por grupo etario en el 2016

Grupo racial o étnico (20-44) (45-64) (65-plus)
Blancos (no hispanos) $5,425 $10,419 $18,532
Negros $4,287 $9,168 $17,905
Indoamericanos o nativos de Alaska $5,150 $10,746 $15,518
Hispanos $3,522 $7,000 $14,403
Asiáticos, nativos de Hawái, isleños del Pacífico $3,496 $5,381 $9,602