Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¿Cuánto tiempo es la inmunidad que produce la vacuna contra la COVID-19?

Es difícil de predecir, pero los expertos afirman que podría durar varios años.

Una mujer muestra un teléfono celular que dice 'vacunada'

GETTY IMAGES

In English | Tras medio millón de muertes y más de un año de confinamientos, cuarentenas, mascarillas y distanciamiento social, Estados Unidos se encuentra en medio de una campaña de vacunación que se propone poner fin a la peor parte de la pandemia de COVID-19. Meses de pruebas y ensayos clínicos rigurosos han demostrado que las vacunas no presentan riesgos y son sumamente eficaces para prevenir la COVID-19 y probablemente evitar graves enfermedades u hospitalizaciones en quienes la contraen. Lo que aún no resulta claro es cuánto tiempo durará esa protección, o si a la larga necesitaremos refuerzos o vacunas complementarias para protegernos contra las nuevas variantes del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19.

“En el 2019, cuando la COVID-19 comenzó a enfermar a la población, todos abrimos los libros de texto y solo encontramos páginas en blanco. No sabíamos nada”, advierte el Dr. William Schaffner, profesor de Enfermedades Infecciosas en Vanderbilt University Medical Center. “Hemos estado llenando estas páginas sobre la marcha y hemos aprendido mucho. Sin embargo, para evaluar verdaderamente la duración de la protección, debemos dejar pasar el tiempo”.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


En circunstancias normales, los estudios de fase 3 de la vacuna habrían continuado durante algunos años y habrían demostrado la duración de la inmunidad antes de que la vacuna se distribuyera entre la población general, señala Clare Rock, profesora adjunta de Medicina en la División de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins. Dada la extrema emergencia de la pandemia, ese proceso se aceleró. “Podemos estudiar la neutralización de los anticuerpos en la sangre humana y hacer algunos análisis de la vacuna, pero es sumamente difícil determinar en un laboratorio cuánto tiempo durará la protección”, señala Rock, especialista en enfermedades infecciosas y epidemióloga hospitalaria. “Gran parte del proceso consiste en dejar pasar el tiempo y ver lo que sucede”.

Lo que los virus actuales nos dicen sobre un posible plazo

Entonces, ¿qué es lo más probable que ocurra? Otros virus ofrecen algunos indicios. Los que se clasifican como estables, como el sarampión o las paperas, rara vez mutan y la infección o la vacunación produce una inmunidad que dura toda la vida. “Si te contagias de sarampión o recibes la vacuna contra esta enfermedad, no la podrás contraer durante el resto de tu vida”, explica Schaffner. “La protección dura mucho tiempo, a pesar de que el sarampión es muy contagioso, probablemente más contagioso que la COVID-19”.

Por otro lado, los coronavirus suelen producir solo una inmunidad breve. (Otros coronavirus ya circulan ampliamente entre los seres humanos y causan resfríos comunes, que podemos contraer varias veces). Sin embargo, los expertos se muestran optimistas ante las investigaciones que demuestran que la inmunidad ante los virus SARS y MERS, que también se vinculan al SARS-CoV-2, es más duradera después de una infección.

Inmunidad producida por la vacuna vs. inmunidad producida por la COVID-19

Otro aspecto alentador es que las vacunas contra la COVID-19 en realidad producen niveles de anticuerpos más altos que la infección natural, advierte John Wherry, director del Institute for Immunology de University of Pennsylvania.

“Desde un comienzo, entre las personas que se habían recuperado de COVID-19 se realizaron estudios que demostraron que los anticuerpos pueden desaparecer con rapidez tras una infección aguda”, indica. “Lo que luego comprendimos fue que los anticuerpos naturalmente aumentan, disminuyen, y luego se asientan en un nivel estable”. Los estudios más recientes revelan que quienes han tenido COVID-19 tienen buena memoria de anticuerpos y de otro tipo de inmunidad (que significa protección) durante por lo menos ocho a nueve meses, que fue lo máximo que se pudo analizar hasta ahora durante la pandemia.

Dado que las personas vacunadas adquieren una respuesta inmunitaria aún mejor, Wherry señala que considera que la inmunidad que producen las vacunas contra la COVID-19 probablemente dure varios años, si no más. Advierte que los científicos deberán prestar atención a las señales de alerta que indiquen que la inmunidad puede estar disminuyendo, en particular entre ciertas poblaciones, como los adultos mayores de 65 años o las personas que tienen un sistema inmunitario comprometido.

“Debemos vigilar estos aspectos, hacer planes en consecuencia y estar listos para tomar decisiones si comenzamos a ver que surgen nuevas infecciones”, señala.

Resistencia de la inmunidad de la vacuna ante las variantes

Tal vez también sea necesario disponer un programa de nueva vacunación si surgen variantes que sean muy diferentes al virus original contra el cual se crearon las vacunas. Se sabe que los virus ARN (como el SARS-CoV-2 que causa la COVID-19), que usan ARN en vez de ADN como material genético, evolucionan y mutan con rapidez. La reproducción del ARN es más propensa a errores que la del ADN, por lo que las mutaciones ocurren frecuentemente durante la reproducción. Si una mutación cualquiera resulta ser favorable para el virus, es decir, si lo ayuda a infectar a nuevas especies o evadir el sistema inmunitario de huésped, por ejemplo, tomará el control. Ya existe cierta preocupación de que las vacunas actuales puedan no proporcionar una respuesta inmunitaria eficaz contra variantes como la B.1.351, que se identificó por primera vez en Sudáfrica.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Sin embargo, Wherry ofrece este consuelo: “Si bien la variante de Sudáfrica reduce la eficacia de dos a cinco veces, la vacuna produce cincuenta veces más protección de la que necesitamos, por lo que la mayoría de las personas tendrán protección”. Esto significa que incluso si la variante le resta algo de poder a la vacuna, todavía tendrá bastante potencia para protegernos contra enfermedades graves.

De todos modos, los expertos advierten que todavía estamos luchando contra la propensión del virus a mutar mientras continúa extendiéndose por todo el mundo. Cuanto más rápido se vacune a toda la población, menos posibilidades habrá de que surja una variante más hábil que amenace la inmunidad que produce la vacuna.

“Los virus solo mutan cuando se multiplican. Solo se multiplican cuando se transmiten entre las personas”, explica Schaffner. Cuantas más personas se infecten, más probable será que aparezcan nuevas variantes problemáticas, agrega. “Para reducir la posibilidad de que eso suceda, debemos vacunar a la mayor cantidad de gente posible, no solo en Estados Unidos sino en cada país de mundo”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.