Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Ir al dentista resulta complicado en una pandemia

Diles adiós a revistas y salas de espera; dales la bienvenida a los protectores faciales y al control de la temperatura.

Un paciente usa mascarilla para su cita con el dentista

DARDESPOT/GETTY IMAGE

In English | Los consultorios dentales están empezando a abrir sus puertas en todo el país para atender citas de rutina después de que el coronavirus obligara a posponer durante varios meses las limpiezas y la atención no urgente. Pero las cosas serán algo diferentes para los pacientes que regresen.

¿El cambio más obvio desde la perspectiva de un paciente? "Quizás no se sienta ese ambiente hogareño", dice Mary-Jane Hanlon, decana adjunta para asuntos clínicos en la Facultad de Medicina Dental de Tufts University y presidenta electa de la Massachusetts Dental Society.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Por ejemplo, en las salas de espera de muchos consultorios se eliminarán las revistas y las estaciones de café. Las mascarillas sustituirán las amables sonrisas, y las botellas de desinfectante para manos suplirán las botellas de agua que se ofrecían de cortesía. En algunos consultorios desaparecerán las salas de espera completamente. Tal vez a los pacientes se les indique que esperen en su automóvil hasta "el momento exacto" en que los atenderán, dice Mark S. Wolff, decano de la Facultad de Medicina Dental en University of Pennsylvania. Este es un estándar que muchos consultorios médicos también están implementando a medida que vuelven a abrir sus puertas para brindar atención preventiva.

"No es porque los dentistas no quieran ver tu rostro feliz; todos queremos ver rostros felices", dice Wolff. "Es porque reconocemos que no es seguro hacerte venir y sentar en una sala de espera con mucha gente".

Preguntas que recomendamos hacer a tu dentista antes de ir:

  • ¿Tu cita se puede posponer o necesitas que te atiendan pronto?
  • ¿Las citas se están programando de manera espaciada para reducir el número de personas en el consultorio al mismo tiempo?
  • ¿Cuáles son las políticas de distanciamiento social para las áreas comunes del consultorio?
  • ¿El personal cuenta con todo el equipo de protección personal necesario?
  • ¿Se requiere que los pacientes usen mascarillas en el consultorio antes y después del tratamiento?

En un esfuerzo por mantener estériles las áreas comunes y las estaciones de trabajo durante el día, es posible que el consultorio dental también tenga un olor distinto. "Hice la broma de que va a oler más como a piscina", dice Wolff. Otro cambio: la evaluación de síntomas del coronavirus se convertirá en una parte importante del proceso de registro de llegada. Anticipa que te harán una serie de preguntas sobre cómo te has estado sintiendo y te controlarán la temperatura antes de la cita.

Qué puedes esperar cuando estés en la silla de examinación

Cuando los pacientes regresen para su tratamiento, las herramientas y las superficies que comúnmente toca el dentista podrían estar cubiertas con plástico. Estas capas protectoras se cambiarán y tirarán después de atender a cada paciente para facilitar el proceso de desinfección, dice Wolff.

También habrá algunas diferencias en las herramientas que se usan. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que los dentistas eviten procedimientos que generen rocíos y salpicaduras desde la boca de un paciente, ya que el coronavirus viaja por medio de gotitas respiratorias que pueden permanecer en el aire varias horas. Entonces, por ejemplo, la limpieza de rutina, el pulido y otros procedimientos optativos que requieren raspar el sarro de la superficie de los dientes con un instrumento mecánico podrían no estar disponibles o modificarse con el uso de herramientas manuales, dependiendo del número de casos de coronavirus en la comunidad y de las directrices de las autoridades estatales y locales.

Los dentistas y el personal dental, que normalmente están cubiertos con equipo de protección personal, ahora estarán más cubiertos. Espera ver gafas protectoras, protectores faciales, mascarillas respiratorias N95, batas, redecillas para el cabello y guantes en todo momento.

Y cuando termine tu tratamiento no te recomendarán que pases por el mostrador de recepción para hacer tu próxima cita. En vez de eso, para limitar la cantidad de tiempo que pasas en el consultorio cerca de otras personas, quizás recibas una llamada unos días después para programar algún cuidado de seguimiento o resolver alguna pregunta de facturación. Tal vez la oficina también te llame para saber si presentas algún nuevo síntoma que pudiera haber aparecido, y así asegurarse de que el personal y otros pacientes no estén en riesgo, dice Wolff.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Entonces, ¿es seguro ir al dentista?

El mayor riesgo en cuanto a contraer el coronavirus no está en el consultorio en sí, especialmente con todas las nuevas medidas de precaución que se toman. Hasta la fecha, ningún brote de COVID-19 ha ocurrido en entornos dentales ni entre el personal de atención de la salud dental, según los CDC. "El mayor riesgo está en trasladarse a nuestro consultorio dental", dice Wolff; especialmente para los pacientes que dependen del transporte público.

"Es importante que reconozcas que necesitas protegerte cuando vienes al consultorio", dice Wolff. Ponte una mascarilla cuando entres y trata de permanecer al menos a 6 pies de distancia de otras personas. "Si usas transporte público, deberías llevar desinfectante para manos contigo. Y nunca te toques la cara ni los ojos después de haber tocado alguna superficie", dice.

También es importante considerar la urgencia de tu consulta. Por ejemplo, si te acaban de limpiar los dientes antes de la pandemia, podrías dejar pasar unos cuantos meses más antes de que necesites consultar otra vez. Dicho eso, muchos adultos mayores requieren limpiezas frecuentes, así que si no estás seguro si deberías programar algo pronto, habla con tu dentista, dice Chad P. Gehani, presidente de la American Dental Association. "Es una forma de prevención. Una buena salud general empieza con una buena salud bucal", dice.

Si has estado batallando con un dolor de muelas o lidiando con una caries durante los últimos meses, deberías programar una cita lo antes posible, porque "si esperas para arreglar una caries, se puede convertir en un tratamiento de conducto o en una extracción", dice Wolff. La hinchazón, que puede indicar que tienes una infección, es otra razón para consultar inmediatamente, dice Hanlon.

Y recuerda que muchos dentistas todavía están usando la telesalud para interactuar con los pacientes. Con una llamada telefónica o por video, el dentista "podría disipar tus temores", dice Hanlon. "Una excelente manera de reducir la exposición es intentar primero la telesalud y después continuar con la visita al consultorio", agrega ella. De acuerdo con los CDC, la distancia es "una de las mejores herramientas que tenemos para evitar exponernos a este virus".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.