Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Relacionan la diabetes y las enfermedades cardíacas Skip to content

Basta ya de medicamentos costosos. ¡Únete a la campaña de AARP!

 

La diabetes y las enfermedades cardíacas: una conexión vital

Padecer de diabetes aumenta mucho el riesgo de sufrir derrames cerebrales y ataques cardíacos. Lo que debes saber.

Gota de sangre sobre un fondo de cubitos de azúcar en forma de corazón

GETTY IMAGES

In English |  ¿Qué probabilidad tienes de sufrir un ataque cardíaco o derrame cerebral? Esa es la pregunta que les hicieron a adultos mayores de 45 años con diabetes tipo 2 en una encuesta llevada a cabo en el 2018 por Harris Poll acerca del riesgo de enfermedades cardiovasculares. Si padeces de diabetes, conoces todo sobre la probabilidad de perder la vista como consecuencia de la retinopatía, eres consciente del riesgo de úlceras en los pies y amputación debido al daño de los nervios y generalmente estás familiarizado con la posibilidad de necesitar diálisis por las enfermedades renales. ¿Pero las enfermedades cardiovasculares? Claramente, una pregunta con trampa. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Pero no vayamos tan rápido. 

"Las complicaciones cardiovasculares son la causa principal de muerte prematura en personas con diabetes tipo 1 y tipo 2", dice Om Ganda, director de la Lipid Clinic del Joslin Diabetes Center en Boston. "Los pacientes diabéticos corren un riesgo mucho más alto de consecuencias cardiovasculares que quienes no padecen de diabetes, aun con niveles similares de factores de riesgo como colesterol, presión arterial alta o fumar. Esto es cierto tanto para los hombres como para las mujeres con diabetes". 

Y sin embargo, solo aproximadamente la mitad de los encuestados eran conscientes de su riesgo de enfermedades cardiovasculares, el cual —resulta ser— es muy elevado: 

  • Los hombres diabéticos son dos veces más propensos a sufrir enfermedades cardiovasculares —enfermedades cardíacas, insuficiencia cardíaca, infartos y derrames cerebrales— que los que no padecen de diabetes. Las mujeres son tres veces más propensas.
  • Cada 80 segundos, un adulto con diabetes se hospitaliza por una enfermedad cardíaca; cada dos minutos, un adulto con diabetes se hospitaliza por un derrame cerebral.
  • Casi 7 de cada 10 personas diabéticas mayores de 65 años morirán a causa de algún tipo de enfermedad cardíaca. Aproximadamente 1 de cada 6 morirá de un derrame cerebral.

Cómo se estableció la relación

Los expertos han sabido de esta relación durante varios años. En 1979, el influyente estudio Framingham Heart Study proporcionó la primera pista significativa que demostró que las personas con diabetes son más vulnerables a las enfermedades cardíacas que las personas que no padecen de diabetes. Durante un periodo de 20 años, los investigadores siguieron a miles de hombres y mujeres —entre ellos, personas diabéticas— para ver si podían identificar los factores que conducen a las enfermedades cardíacas.

Identificaron varios factores, incluidos la presión arterial alta, fumar, tener niveles altos de colesterol y antecedentes familiares de enfermedades cardíacas tempranas. También observaron pruebas de una relación con la diabetes tipo 2. Las pruebas se hicieron más sólidas en los años subsiguientes. "En la actualidad se considera que la diabetes es el mayor factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluso más grave que fumar o tener la presión arterial y el colesterol altos", dice Rajesh Kumar Garg, endocrinólogo y director de diabetes clínica en University of Miami Health System.

La culpa la tienen los niveles de glucosa. Tener altos niveles de glucosa en la sangre daña los nervios y vasos sanguíneos, por eso las personas diabéticas son más vulnerables a los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares que se identificaron hace ya mucho tiempo: fumar, tener presión arterial alta o niveles anormales de colesterol y triglicéridos. Más del 90% de las personas diabéticas tiene por lo menos uno de estos factores de riesgo adicionales.

"Lo que el público necesita saber es que todos estos problemas —presión arterial alta, colesterol alto, alto nivel de azúcar en la sangre— en realidad son un mismo y único problema", dice Joel Zonszein, director del Centro de Diabetes Clínica del University Hospital del Albert Einstein College of Medicine en la ciudad de Nueva York e investigador principal de un estudio actualmente en curso patrocinado por los Institutos Nacionales de la Salud para encontrar la mejor manera de controlar las enfermedades de las arterias coronarias en las personas diabéticas. "De modo que cuando tratamos la diabetes tipo 2, no tratamos solamente el nivel de azúcar en la sangre. Deseamos asegurar que la presión arterial, el colesterol y el azúcar en la sangre tengan todos niveles normales. Y queremos que esto ocurra muy temprano en el curso de la enfermedad".

Eso también incluye la prediabetes. Más de 1 de cada 3 adultos en EE. UU. padece de prediabetes, es decir, sus niveles de glucosa en la sangre son más altos de lo que deberían ser pero no lo suficientemente altos como para recibir el diagnóstico de diabetes. Aunque no son tan vulnerables a las enfermedades cardíacas como aquellos con diabetes declarada, de todos modos están en riesgo. "Muchas encuestas grandes de seguimiento a largo plazo han demostrado que las personas con prediabetes tienen un índice de consecuencias cardiovasculares 50 % mayor, mientras que el índice de las personas diabéticas es aproximadamente un 200 % mayor", dice Ganda. "Las personas con prediabetes frecuentemente tienen niveles elevados de lípidos —niveles altos de colesterol y triglicéridos, niveles bajos de colesterol HGL (el colesterol "bueno"), obesidad y presión arterial alta— durante muchos años antes de ser diagnosticadas con diabetes. Este es el momento ideal de comenzar a prestarle atención a la salud y mejorar el estilo de vida".

Disminuye tu riesgo

Ya sea que tengas prediabetes o diabetes en estado avanzado, no puedes hacer nada sobre los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, tales como la edad (a medida que envejeces, el riesgo de enfermedades cardíacas y ataques cardíacos aumenta) y la genética (si tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas tempranas, tu propio riesgo aumenta). Pero puedes hacer mucho para combatir los otros factores que aumentan tu riesgo de enfermedades cardíacas relacionadas con la diabetes. Por ejemplo: 

1. Mantén un peso saludable. Tener sobrepeso tiende a aumentar los niveles de glucosa en la sangre, la presión arterial y los niveles de grasas en la sangre. Hasta una modesta pérdida de peso de entre 10 y 20 libras puede mejorar tus niveles.

2. Haz ejercicio. La actividad física regular no solo está asociada con mejores niveles de glucosa en la sangre sino que también puede ayudar a reducir la presión arterial. Trata de hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada (una caminata a paso ligero, por ejemplo) casi todos los días de la semana, y por lo menos dos sesiones de entrenamiento con pesas a la semana.

3. Controla el estrés. El estrés y la ansiedad provocan la constricción de las arterias, lo que aumenta la presión arterial y el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

4. No fumes. Si sufres de diabetes, ya corres el riesgo de enfermedades cardíacas y circulatorias. La nicotina solo agrava el problema al dañar y estrechar los vasos sanguíneos, aumentar la presión arterial y los niveles de glucosa en la sangre y conducir a niveles poco saludables de colesterol.

5. Habla con tu proveedor de atención médica. Discute tus factores específicos de riesgo de enfermedades cardíacas relacionadas con la diabetes para elaborar un plan de tratamiento personalizado. Si no puedes reducir la presión arterial y el nivel del colesterol LDL (el colesterol "malo") con cambios en tu estilo de vida, es probable que el médico te recete medicamentos.

La presión arterial alta se trata con varios tipos distintos de medicamentos, si bien no todos son igualmente buenos para las personas diabéticas. Algunos aumentan los niveles de glucosa en la sangre u ocultan algunos de los síntomas de la hipoglucemia (niveles bajos de glucosa en la sangre). Y podrías necesitar uno o más medicamentos para alcanzar tu presión arterial meta. A casi todas las personas diabéticas se les receta alguna estanina para reducir los niveles de colesterol LDL. Hay varios nuevos tipos de medicamentos para la diabetes tipo 2 que también aportan beneficios cardiovasculares.

"La diabetes es una enfermedad metabólica compleja", dice Garg. Independientemente de la estrategia que se utilice para controlarla, "debe ser una estrategia personalizada".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.