Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

¿Con qué frecuencia necesitas realmente ir al médico?

Consejos que pueden ayudarte a reducir el tiempo que pasas en citas médicas.


spinner image Un hombre consulta a su doctora
FATCAMERA/E+/GETTY IMAGES

| Con la edad, definitivamente aumentan los problemas médicos que necesitan seguimiento usual y, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los adultos mayores de 65 años van al médico con más del doble de frecuencia que las personas de entre 18 y 44 años. Pero, ¿de verdad es necesario tener el calendario lleno de citas médicas?

“Hay mucha controversia” sobre la frecuencia con que los adultos deben ir al médico, dice el Dr. Paul Takahashi, médico de la Mayo Clinic de Rochester, Minnesota. Él recomienda que los adultos que toman medicamentos para enfermedades crónicas consulten a su médico de atención primaria al menos una vez al año para asegurarse de que las enfermedades se están controlando de manera adecuada y para estar al día con los exámenes de prevención, como mamografías y pruebas de azúcar en la sangre. “Cuidamos muy bien nuestros equipos y nuestros autos, pero también es muy importante cuidarnos a nosotros mismos”, dice el Dr. Takahashi, cuyos pacientes, en su mayoría, tienen más de 65 años.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Esto no quiere decir que no debas pedir más citas cuando te enfermes o te lesiones (muchos adultos también consultan a especialistas en busca de ayuda para controlar trastornos más complejos), pero demasiadas citas médicas no garantizan una mejor salud.

“Es nocivo que te hagan demasiadas investigaciones y pruebas o que te mediquen demasiado”, afirma el Dr. Peter Abadir, profesor adjunto de medicina en la Facultad de Medicina de Johns Hopkins University.

Las visitas frecuentes a centros médicos “donde hay muchos pacientes enfermos” también crean un “mayor riesgo de contagiarse algo”, como una enfermedad o una infección, dice el Dr. Abadir. Su consejo es que “no necesitas ver al médico a menos que necesites un médico”.

Aquí te explicamos cómo sacarle el mejor provecho a cada consulta que de verdad necesites.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Llega preparado

Prepararse con tiempo para las citas es una forma de reducir el número de visitas al consultorio del médico. Escribe todas las preguntas y las inquietudes de las que desees hablar durante la consulta para asegurarte de que no necesitarás una cita de seguimiento para hablar sobre las cosas que se te olvidaron. “Es una de las cosas más importantes que pueden hacer los pacientes”, ya que ayuda a que tanto el paciente como el proveedor se concentren durante una visita que suele ser corta, indica el Dr. Takahashi.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Tener a otra persona que escuche en la sala para ayudarte a registrar y recordar las instrucciones del médico es otro consejo que el Dr. Takahashi dice que puede ayudar a los adultos mayores, en particular si el médico hace algún cambio de medicamentos. Además, un familiar o un amigo pueden brindar una sensación de bienestar.

“Es agradable tener a otra persona ahí apoyándote y haciendo preguntas, y definitivamente es algo que alentamos. A medida que nuestra población envejece un poco, estamos viendo ese tipo de estrategia de familia o equipo para ayudar con la atención”, observa el Dr. Takahashi.

Reconsidera la visita tradicional

Puede que contactar a tu médico no requiera una consulta en persona. Habrá un “gran crecimiento” en el campo de la telemedicina y esto cambiará la forma en que los pacientes interactúan con sus proveedores, dice el Dr. Takahashi. Muchos médicos contestan preguntas de sus pacientes en portales o por correo electrónico, lo que ahorra tiempo y recursos. Algunos proveedores médicos les hacen seguimiento a las enfermedades de sus pacientes por medio de dispositivos que los pacientes llevan puestos y que registran la presión arterial, el sueño y el grado de actividad.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Pregúntale a tu proveedor si las consultas virtuales son una opción. Estas citas, parecidas a una teleconferencia, permiten que los pacientes y los médicos se conecten a través de una computadora o un teléfono inteligente y pueden ser especialmente útiles para revisiones anuales que no necesiten pruebas ni interacción física con el médico.

“Lo que consideraríamos tradicional, ir al consultorio, podrá ser muy, muy diferente” en el futuro próximo, afirma el Dr. Takahashi.

Deirdre Johnston, psiquiatra geriátrica, usa las consultas virtuales para atender a varios de sus pacientes. “Con mucha frecuencia, no necesitan estar presentes en la clínica, en especial si son pacientes que conocemos”, indica la Dra. Johnston, profesora adjunta de psiquiatría en la Facultad de Medicina de Johns Hopkins. “Es suficiente para nosotros poder interactuar visualmente y echarles un vistazo a ellos y a su situación… y no tienen que tomarse el trabajo de subirse al auto, ir a la clínica, estacionar y caminar”.

Los geriatras ayudan a gestionar la atención médica

Los adultos mayores que ven a especialistas para enfermedades crónicas inestables pueden considerar cambiar a su proveedor de atención primaria por un geriatra. Estos médicos son especialmente buenos para simplificar la atención y coordinar la comunicación entre todos los proveedores del paciente, afirma el Dr. Abadir.

Los geriatras también están capacitados para “sintonizarse con las necesidades de los adultos mayores y sus medicamentos”, asegurándose de que uno no afecte al otro o cause efectos secundarios indeseados, como mareos, que pueden aumentar el riesgo de caídas, explica el Dr. Abadir. También le hacen seguimiento a todo cambio físico y mental de los pacientes y los ayudan con asuntos nutricionales y sociales.

Cuando es necesario, los geriatras “adoptan una estrategia más paliativa para algunas cosas”, indica el Dr. Takahashi. “Hay muchas cosas que no podemos curar. Yo no puedo curar la pérdida de la memoria, no puedo curar la demencia. Pero tenemos que trabajar con ellas”.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.