Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Se administran medicamentos psiquiátricos a 8 de cada 10 residentes de hogares de ancianos, según un informe

Aumentan las preocupaciones en torno a la seguridad de los residentes y la intervención del Gobierno.


spinner image Una enfermera dando medicamento a una mujer mayor.
WESTEND61 / GETTY IMAGES

 

Durante un reciente período de nueve años, se recetaron medicamentos psiquiátricos a 8 de cada 10 residentes mayores de hogares de ancianos que eran beneficiarios de Medicare, según se reveló en un nuevo informe del Gobierno (en inglés). Esa cifra equivale a aproximadamente un millón de residentes cada año.

En el informe, publicado la semana pasada por la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos, se sugiere que han fracasado los esfuerzos —iniciados hace años— por reducir el uso indebido de medicamentos psiquiátricos en los hogares de ancianos del país.

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Estos medicamentos, conocidos como psicotrópicos en la terminología científica, han sido objeto de críticas desde hace mucho tiempo por parte de los defensores de residentes de hogares de ancianos y los legisladores, quienes los califican de “camisas de fuerza químicas” (en inglés) utilizadas para sedar a los pacientes agitados, en particular a aquellos con demencia. Entre los psicotrópicos figuran medicamentos que combaten la ansiedad, antidepresivos, antipsicóticos y anticonvulsivos —estos últimos suelen recetarse para personas con epilepsia—, así como otros fármacos que inciden en la actividad cerebral relacionada con los procesos mentales y el comportamiento.

Según el informe, en cada uno de los años comprendidos entre el 2011 y el 2019, se recetó algún tipo de medicamento psicotrópico a alrededor del 80% de los residentes mayores a largo plazo cubiertos por Medicare en todo el país —es decir, personas mayores de 65 años alojadas en un hogar de ancianos durante al menos 101 días—.

“Estamos profundamente preocupados por los residentes que siguen expuestos al uso inadecuado y peligroso de estos medicamentos”, afirmó Kelly Bagby, vicepresidenta de Litigios de AARP Foundation. Esta entidad ha entablado demandas contra hogares de ancianos por la administración incorrecta de fármacos psicotrópicos. “Estos medicamentos pueden tener consecuencias mortales”.

Si bien Bagby calificó de “sumamente importante” el informe del inspector general, precisó que “los resultados no sorprenden en absoluto a AARP Foundation”.

El uso de medicamentos psicotrópicos en los adultos mayores conlleva riesgos y efectos secundarios graves en muchos casos. Por ejemplo, los antipsicóticos pueden aumentar el riesgo de mortalidad en los pacientes tratados por una psicosis relacionada con la demencia. Los anticonvulsivos, por su parte, pueden provocar reacciones potencialmente mortales, entre ellas la pérdida de visión, la insuficiencia hepática y un mayor riesgo de suicidio. Y los antidepresivos pueden aumentar la vulnerabilidad de los adultos mayores frente a los dolores de cabeza, los problemas gastrointestinales, el deterioro cognitivo y el riesgo de sufrir caídas.

Reemplazo de medicamentos

En la investigación se reveló que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), la agencia federal que supervisa a los hogares de ancianos, redujeron el uso de una clase de fármacos psicotrópicos durante el período analizado: los antipsicóticos.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Hace una década, tras la divulgación de un informe del inspector general que arrojó luz sobre el uso excesivo de antipsicóticos en los hogares de ancianos, los CMS empezaron a recabar datos sobre los antipsicóticos recetados en estos centros. Varios años después, la agencia comenzó a tener en cuenta el uso de dichos medicamentos por parte de cada centro en el sistema de calificación de calidad de cinco estrellas utilizado para evaluar a cada hogar de ancianos. Además, los CMS aplicaron más multas por la prescripción indebida de antipsicóticos en los hogares de ancianos.

Tal parece que estas medidas han surtido efecto, ya que el uso de fármacos antipsicóticos en los hogares de ancianos disminuyó del 31% en el 2011 al 22% en el 2019, según el nuevo informe.

Sin embargo, al tiempo que se redujo el uso de antipsicóticos, se dio un marcado aumento en el uso de otro tipo de psicotrópico: los anticonvulsivos, típicamente utilizados para tratar los ataques epilépticos. La proporción de residentes a los que se recetaron anticonvulsivos subió del 28% en el 2011 al 40% en el 2019. A raíz de este aumento, el uso de medicamentos psicotrópicos a nivel general permaneció sin cambios.

“Si bien el Gobierno ha tomado medidas, el problema continúa”, señaló en entrevista con AARP Brian Whitley, inspector general regional del Departamento de Salud y Servicios Humanos y coautor del informe. “Simplemente se ha transformado, como un globo. Cuando aplicas presión a una parte del globo, la otra parte se hace más grande”, agregó.

Los CMS, a pesar de haberse concentrado principalmente en el uso de antipsicóticos, han reconocido que los anticonvulsivos y otros medicamentos psicotrópicos también conllevan riesgos importantes. La agencia ha señalado que el uso de otros medicamentos psicotrópicos “no debería aumentar cuando se están tomando medidas para reducir el uso de fármacos antipsicóticos”. Y redobló la aplicación de multas a los hogares de ancianos que recetaron psicotrópicos de forma innecesaria: el número de sanciones aumentó de 3,415 en el 2011 a 4,321 en el 2019, según el informe. Sin embargo, el uso general de los medicamentos psicotrópicos de todo tipo permaneció sin cambios durante el mismo período.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

“Este informe revela aún más que los esfuerzos a nivel nacional por concientizar a los proveedores, junto con los procesos actuales de cumplimiento normativo, han sido mayormente ineficaces para modificar esta peligrosa práctica”, afirmó en un comunicado Jonathan Evans, geriatra y exdirector de Medicina Geriátrica y Paliativa en la Universidad de Virginia. “Es obvio que se necesita un cambio de enfoque”.

Medicamentos recetados para compensar la falta de personal

Los hogares de ancianos con escasez de personal han recibido muchas críticas por utilizar medicamentos psicotrópicos como alternativa en vez de contratar a más personal para atender a los residentes. Los hallazgos presentados en el informe del inspector general justifican estas críticas.

A partir de un análisis de datos del 2019, el informe señala que el uso de medicamentos psicotrópicos era mayor en los hogares de ancianos con menos presencia de enfermeros titulados (RN). En los centros atendidos por enfermeros titulados durante 15 minutos diarios o menos por residente, un 81% de los residentes presentaron reclamaciones por medicamentos psicotrópicos. En los hogares de ancianos atendidos por enfermeros titulados durante más de una hora por residente al día, esta cifra era de un 75% de los residentes.

“Es inaceptable que se sustituya la adecuada dotación de personal por el uso inadecuado de medicamentos”, afirmó en un comunicado Lori Smetanka, directora ejecutiva de The National Consumer Voice for Quality Long-Term Care. “El uso de la sedación como método de administración de atención —en vez de invertir en mejores sueldos y capacitación para reclutar y contar con suficiente personal— constituye otra prueba más de que muchos propietarios de hogares de ancianos priorizan sus ganancias por encima del bienestar de los residentes a su cargo”.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Los CMS han propuesto que se establezca, a nivel nacional, un requisito mínimo de dotación de personal. Como parte de esta propuesta, la cual cuenta con el apoyo de AARP, se podría exigir que los hogares de ancianos del país brinden cierto tipo y cierta cantidad de cuidados por cada residente. Sin embargo, se prevé que los detalles de la propuesta no se darán a conocer hasta la próxima primavera, después de realizarse un estudio para determinar el nivel de atención y el tipo de personal que se necesitan.

Si bien Smetanka aplaude esta iniciativa, se muestra “preocupada por la lentitud de la implementación” y ha solicitado que se “agilicen” los trámites para establecer el nuevo requisito.

La excepción de la esquizofrenia

El informe del inspector general destacó otra tendencia: un aumento en los diagnósticos injustificados de esquizofrenia entre los residentes de hogares de ancianos.

En el 2015, cuando los CMS comenzaron a tener en cuenta el uso de antipsicóticos en la calificación de calidad de cinco estrellas otorgada a cada centro, se decidió que tres enfermedades poco frecuentes —la esquizofrenia, el síndrome de Tourette y la enfermedad de Huntington— quedarían excluidas de las cifras. Como ya se había aprobado el uso de esos medicamentos para tratar a los pacientes con dichas enfermedades, los CMS consideraron que no se debería castigar a los centros que los usen en esta situación.

Sin embargo, desde entonces se ha disparado el número de casos registrados de esquizofrenia entre los residentes, aun cuando no constaba el correspondiente diagnóstico en su historial de reclamaciones de Medicare. Según el informe, estos casos se triplicaron entre el 2015 y el 2019. Además, se reveló que la falta de justificación en los casos registrados de esquizofrenia se concentraba en 99 hogares de ancianos en los que un 20% de los residentes, como mínimo, figuraban en los registros como casos de esquizofrenia a pesar de no tener ningún antecedente de ello en sus anteriores reclamaciones.

Entre la población general, la esquizofrenia afecta a menos del 1% de las personas y, además, no se diagnostica típicamente en la tercera edad, sino entre los últimos años de la adolescencia y poco después de cumplir los 30 años.

“Existe la preocupación de que los hogares de ancianos puedan registrar incorrectamente a los residentes como casos de esquizofrenia, con el fin de influir fraudulentamente en su [calificación]”, señaló Andrea Staples, autora principal del informe, en entrevista con AARP.

En respuesta al informe del inspector general, los CMS afirmaron estar utilizando los datos para analizar y evaluar el uso de psicotrópicos y otros medicamentos en los hogares de ancianos.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.