Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Cuando el cuidador remunerado de tu ser querido no se presenta a trabajar

Formas para planificar con antelación y no tener que buscar cuidado de respaldo.

Una mujer mirando su teléfono un mensaje de texto con frustración.

Pheelings Media/Getty Images

In English | Hasta hace dos años, Estelle Chandler, de 101 años, vivía de forma independiente en Austin, Indiana. Chandler conducía su minivan por la ciudad para visitar a sus amigos, hacer mandados y comprar alimentos. En casa, se preparaba sus propias comidas. Sin embargo, en el 2019 sufrió una caída, se fracturó los dos fémures y se quebrantó una rodilla. Ahora Chandler necesita un andador y cuidadores remunerados que la ayuden a levantarse de la cama y del sofá, y para ayudarla a cocinar y llevarla a las citas con el médico y a las tiendas, dice su nieto Jon Hendren.

Una agencia proporciona un cuidador todos los días de la semana, de 6:00 a.m. to 3:00 p.m. Una vecina, que es enfermera, ayuda a Chandler a meterse en la cama cada noche y prepara las comidas el fin de semana.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


"Mentalmente, está perfecta", dice Hendren, que vive en Indianápolis y coordina los cuidados de Chandler. A veces, puede ser una responsabilidad estresante. "Da mucho miedo saber que su red puede romperse en cualquier momento y que sus necesidades inmediatas no estén satisfechas", dice Hendren.

Cuando se producen estos inconvenientes, la agencia no siempre puede proporcionar un cuidador suplente, y la vecina no siempre está disponible para sustituirlo. Una vez, Chandler llamó a un amigo de 86 años para que la ayudara. Otras veces, Hendren ha tenido que hacer el viaje de dos horas hasta Austin.

Los expertos en cuidado de adultos mayores afirman que las ausencias inesperadas son frecuentes. Aconsejan encarecidamente a las familias que se preparen con antelación para evitar tener que apresurarse en el último momento para cubrir las ausencias de los cuidadores.

Revisar el plan de respaldo de la agencia

Si contratan a través de una agencia, las familias deben revisar con ella su capacidad para proporcionar sustitutos a los empleados que necesiten tomarse algún tiempo libre de manera inesperada, dice Sam Tatel, presidente de Companions for Seniors, una agencia de atención domiciliaria de Chicago que emplea a 35 cuidadores capacitados, con fianza y seguro.

"Tenemos cuidadores de respaldo preparados, personas que diríamos que están de guardia", dice Tatel. Su personal de respaldo tiene suficiente trabajo al sustituir a los cuidadores que tienen emergencias personales o que, simplemente, necesitan descansar durante una asignación exigente.

Contratar a más de un cuidador

Prepararse para las ausencias en la prestación de cuidados remunerados es especialmente importante para las familias que contratan a los cuidadores directamente —por ejemplo, a través del boca a boca— y no tienen una agencia en la que confiar. Amy Goyer, experta en cuidados y familia de AARP, sugiere que estas familias consideren la posibilidad de contratar a dos cuidadores para dividir las horas semanales.

"De esta manera, siempre hay otra persona como respaldo con la que te puedes comunicar, si está disponible", y esa persona está familiarizada con la rutina del ser querido, dice Goyer.

Aprovechar las redes de cuidadores

Sara Sadin, gestora de cuidados geriátricos que vive en Nueva York, y asesora a empresas y familias de todo el país, aconseja a las familias que contratan directamente que hablen de los planes de respaldo durante la entrevista. Muchos solicitantes dirán que tienen un primo o un amigo que puede sustituirlos. Sadin recomienda no detenerse ahí. Pide más información "y quizás haz una entrevista, aunque sea por teléfono", dice.

Sadin también sugiere que las familias se pongan en contacto por adelantado con los vecinos que emplean cuidadores. "Por ejemplo, la señora de enfrente tiene un cuidador. Tal vez ese cuidador pueda dedicarte dos horas de su día... en caso de una emergencia", y quizás el cuidador de la familia pueda hacer lo mismo por el vecino, dice Sadin.

Los sustitutos no tienen por qué ser profesionales, dice Goyer, autora de Juggling Life, Work, and Caregiving. Recomienda pedir a los vecinos y familiares que estén dispuestos que se repartan una lista de tareas —desde lavar la ropa hasta preparar la cena— por si el cuidador remunerado tiene que faltar a un turno.

Publicar el plan alternativo y las instrucciones

El plan alternativo está en marcha. Hemos creado una red de sustitutos. ¿Qué sucede ahora?

Tanto Goyer como Sadin recomiendan encarecidamente que las familias encuentren un lugar visible para colocar la información de contacto de las personas a las que se puede llamar para cubrir a un cuidador que no se presentó, junto con instrucciones para los medicamentos, comidas, y otros cuidados. Se pueden pegar en las paredes de la cocina y del dormitorio, o guardar en una carpeta en el mostrador de la cocina.

Es crucial que todas las personas implicadas sepan qué hacer cuando el cuidador del siguiente turno no puede presentarse, y que los sustitutos que nunca han trabajado en el hogar entiendan lo que hay que hacer, dicen.

El poder de la bondad

Nancy Schulman emplea a cuatro cuidadores a través de una agencia para que atiendan las 24 horas del día a su madre de 96 años, Blanche Benjamin, que padece demencia con cuerpos de Lewy y vive en su apartamento a una milla de Schulman, en Manhattan. Varios de los cuidadores han trabajado para Benjamin durante años. Si uno tiene que faltar a un turno, otro lo cubrirá.

"Lo resolverán entre ellos", dice Schulman. "Los cuidadores se quedan si no pueden conseguir ayuda. Es una operación increíble".

Schulman solo tiene una recomendación para otras familias. "Cuida lo mejor que puedas de [los cuidadores]. Sé amable, sé generoso, sé cariñoso con ellos", dice Schulman. "Ser responsable del bienestar físico de otra persona es un trabajo muy difícil".

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.