Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Cuándo pueden regresar los visitantes a los hogares de ancianos?

La vacunación significa que las visitas se podrán reanudar pronto con muchas menos restricciones.

Preguntas clave que debe hacerse antes de visitar un hogar de ancianos

(Haz clic en el botón de “CC” y selecciona el idioma español).

In EnglishDado que la mayoría de los residentes de hogares de ancianos en todo el país han recibido la vacuna contra la COVID-19 y que los datos recientes muestran una disminución drástica en la cantidad de casos y muertes por COVID-19 desde el invierno, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) —un organismo federal— instan a los estados a flexibilizar las restricciones relacionadas con las visitas en persona en los centros de cuidados a largo plazo.

En los casos en que se han reanudado las visitas, son diferentes a lo que eran antes de la pandemia, la cual ha cobrado la vida de más de 183,000 residentes y personal de centros de cuidados a largo plazo. Los hogares de ancianos se vieron forzados a tomar muchas medidas para minimizar la posibilidad de mayor transmisión del virus, y algunas de esas pautas probablemente continúen, aun cuando la mayor parte de los residentes ya han sido vacunados.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Aunque las vacunas "deberían disminuir considerablemente el riesgo" en los centros de cuidados a largo plazo, "eso no significa que no sea importante actuar con diligencia", afirma Jennifer Schrack, profesora adjunta en la Facultad de Salud Pública de Johns Hopkins y especialista en epidemiología del envejecimiento. "Las precauciones siguen siendo importantes. Ninguna visita está exenta de riesgos".

A continuación encontrarás información clave sobre los próximos pasos para reunirte con tus seres queridos en centros de cuidados a largo plazo.

¿Puedo volver a visitar a mi ser querido?

Por lo general, los funcionarios estatales han seguido las recomendaciones de los CMS respecto al acceso de visitantes a los hogares de ancianos. Si esa tendencia se mantiene con las últimas recomendaciones federales, podrás reanudar tus visitas.

La guía federal actualizada (enlace en inglés), que se publicó luego de que AARP y otros defensores de los derechos de los adultos mayores pidieran a los CMS la reanudación de las visitas (enlace en inglés), insta a los hogares de ancianos a que permitan las visitas en el interior en la mayoría de las circunstancias, incluso si se considera que el centro o la comunidad en la que está ubicado están en estado de brote de COVID-19. Existirían algunas excepciones; por ejemplo, si el residente que deseas visitar está infectado, o si esa persona no ha sido vacunada y la propagación del coronavirus en la comunidad circundante continúa siendo alta.

Para los estados que han adoptado estas recomendaciones, las visitas dependerán en mayor medida de si hay casos activos de COVID-19 en el centro donde se encuentra tu ser querido, y posiblemente del número de casos en la comunidad. Las pautas anteriores de los CMS, emitidas en septiembre del 2020 y adoptadas en general por los estados, recomendaban permitir las visitas en el interior siempre y cuando el centro no hubiera tenido casos positivos de COVID-19 durante 14 días y estuviera ubicado en un condado con una tasa de casos positivos menor del 10%.

Verifica la postura de tu estado en cuanto a las visitas en los hogares de ancianos y los centros de cuidados a largo plazo. Además, pregunta en el centro de tu ser querido sobre sus regulaciones antes de presentarte.

¿Qué sucede con las visitas de "cuidado compasivo"? ¿Puedo ver a mi ser querido de esa manera?

Los CMS están pidiendo a los estados que permitan visitas de “cuidado compasivo” en el interior de los centros bajo cualquier circunstancia. Al principio de la pandemia, esto se interpretó ampliamente en el sentido de que un residente de un hogar de ancianos está cerca del final de su vida. Pero en su guía de septiembre, los CMS detallaron otras situaciones "alineadas con la intención del cuidado compasivo", tales como:

  • un residente recién ingresado que tiene dificultad para enfrentar el cambio de entorno y la falta de apoyo físico de la familia;
  • un residente que está atravesando un duelo por la muerte reciente de un amigo o familiar;
  • un residente que necesita que lo apoyen o lo animen para comer o beber, esa ayuda la brindaba antes un ser querido u otro cuidador y el residente está perdiendo peso o sufriendo de deshidratación;
  • un residente que muestra señales de angustia emocional por el aislamiento, como por ejemplo habla poco o llora con frecuencia.

Los CMS dicen que la lista de escenarios no pretende ser exhaustiva y que las visitas de cuidados compasivos no deben limitarse a los miembros de la familia, sino que "pueden ser realizadas por cualquier persona que pueda satisfacer las necesidades del residente, como clérigos o laicos que ofrezcan apoyo religioso y espiritual".

Varios estados —entre ellos Florida, Illinois, Indiana, Minnesota, Nebraska, Nueva Jersey, Rhode Island, Dakota del Sur y Texas— han adoptado políticas de "cuidadores esenciales". En el marco de estos programas, los hogares de ancianos pueden permitir un mayor acceso (por ejemplo, visitas más largas y frecuentes) a un familiar designado o a otra persona que proporcione apoyo esencial a un residente, como ayuda con actividades diarias tales como comer, bañarse y arreglarse.

Habla con el centro de tu ser querido o con el defensor local de cuidados a largo plazo para organizar visitas de cuidados compasivos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Qué tipos de controles de salud usan los hogares de ancianos con los visitantes?

Como lo han hecho durante toda la pandemia, los CMS continúan recomendando "evaluar a todas las personas que ingresan a los centros para detectar signos y síntomas de COVID-19". Las medidas de evaluación incluyen:

  • tomar la temperatura de los visitantes
  • preguntarles sobre síntomas y posible exposición
  • observarlos para ver si presentan síntomas o signos de infección

Se negaría la entrada a cualquier persona que tenga COVID-19 o síntomas de la enfermedad, o que haya tenido contacto cercano con una persona con coronavirus en los últimos 14 días.

Las pautas más recientes de los CMS no requieren que los visitantes de hogares de ancianos se vacunen contra la COVID-19, aunque la agencia los anima a hacerlo cuando tengan la oportunidad. Se pueden otorgar ciertos privilegios a los visitantes vacunados, como poder prescindir del uso de mascarillas cuando visitan a un residente vacunado en un entorno privado, según lo recomendado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) a finales de abril. No obstante, es probable que estos privilegios se ofrezcan bajo un sistema de honor, dado que las pautas de los CMS dicen: “Si bien realizar pruebas y la vacunación de los visitantes puede ayudar a prevenir la propagación de la COVID-19, no se debe exigir que los visitantes se sometan a una prueba o se vacunen (ni que presenten pruebas de ello) como una condición para la visita”.

Las pautas de los CMS tampoco requieren que los visitantes se hagan una prueba de detección de COVID-19, aunque sí sugieren que los centros en áreas con índices medianos o altos de transmisión del coronavirus ofrezcan pruebas en el lugar, si es posible, o animen a los visitantes a hacerse la prueba por su cuenta, para evitar que las personas infectadas pero asintomáticas infecten a otros sin saberlo.

Este cambio en las pautas federales ha llevado a algunos estados, como Maryland y Nueva York, a eliminar el requisito de pruebas como condición de ingreso que tenían a principios de la pandemia, aunque se siguen recomendando las pruebas antes de la visita. Por otro lado, Alaska ahora exige (enlace en inglés) que los visitantes de los residentes no vacunados presenten prueba de su estado de vacunación o una prueba negativa de COVID-19 reciente.

Verifica la postura de tu estado en cuanto a las visitas en los hogares de ancianos y los centros de cuidados a largo plazo, y pregunta en el centro de tu ser querido sobre sus regulaciones antes de presentarte.

¿Tendré que usar una mascarilla y mantenerme a 6 pies de mi ser querido?

De acuerdo con las nuevas recomendaciones de los CDC, cuando tanto el residente como el visitante están completamente vacunados (es decir, han transcurrido dos semanas o más desde que ambos han recibido la dosis final de la vacuna), pueden prescindir del uso de mascarillas solo en la habitación del residente o en una sala de visitas designada y tener contacto o contacto cercano (por ejemplo, abrazarse y sostenerse las manos).

Pero no dejes tu mascarilla en casa: los visitantes deben usar mascarilla en todo otro momento durante su visita y mantenerse a 6 pies del personal de atención médica y de otros residentes y visitantes que no forman parte de su grupo.

Si un residente está completamente vacunado pero sus visitantes no lo están, se permite el contacto y el contacto cercano, pero todos los presentes deben seguir usando una mascarilla. Sin embargo, lo más seguro para todos es mantener el distanciamiento físico, según las pautas de los CDC.  

Si un residente no está completamente vacunado, el grupo de personas debe usar mascarillas y mantener la distancia física adecuada.  

La cobertura facial y el distanciamiento físico siguen siendo “principios fundamentales” para prevenir nuevos brotes en los hogares de ancianos según las pautas federales. Para mantener el distanciamiento de acuerdo con las pautas, por lo general, los hogares de ancianos:

  • limitan el área en la que los visitantes pueden estar dentro del centro y exigen que vayan directamente a la habitación de su ser querido o a una zona de visita designada;
  • exigen que las visitas se programen con anticipación;
  • permiten visitas solo durante un horario determinado;
  • regulan el número de personas que pueden visitar a un residente, así como el número total de visitantes que se encuentran a un mismo tiempo en el centro.

¿Qué más puedo hacer para reducir el riesgo para los residentes?

Considera vacunarte contra la COVID-19 y que tu ser querido que reside en un hogar de ancianos también lo haga. Se ha demostrado que todas las vacunas disponibles en Estados Unidos son seguras y eficaces para prevenir el coronavirus. La vacunación reduce en gran medida el riesgo de contraer el virus y evita que quienes lo contraen enfermen de gravedad, dicen los CDC. Además, una vez que estés completamente vacunado, podrás vivir en forma menos restringida (por ejemplo, podrás dejar de usar mascarilla en entornos privados con otras personas completamente vacunadas).

Considera la posibilidad de hacerte una prueba de COVID, independientemente de que el centro o las pautas estatales lo exijan o no.

"El acceso a las pruebas es mucho más fácil [que al principio de la pandemia], así que es una buena idea hacerse la prueba antes de ir", dice Schrack, epidemiólogo de Johns Hopkins. Y si te sientes incluso levemente enfermo, mantente alejado.

Schrack también sugiere que las visitas sean cortas y que se realicen al aire libre cuando sea posible. "Cuanto más tiempo estés en un lugar pequeño o cerrado con alguien, mayor será el riesgo de transmisión", dice.

Otra opción es hacer algunas visitas virtuales. Las plataformas de videoconferencias y llamadas como Zoom, Skype y FaceTime se han convertido en una salvación para los residentes y familias durante la pandemia, y seguir usándolas en ocasiones, incluso después que termine el aislamiento, puede reducir las oportunidades de propagación de la enfermedad.

Nota de redacción: este artículo, publicado originalmente en mayo del 2020, se ha actualizado para incluir nueva información.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.