Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Cuándo pueden regresar los visitantes a los hogares de ancianos?

Los funcionarios federales y estatales están creando planes, pero probablemente falten meses para las visitas.

Una pareja y un hombre en silla de ruedas conversan en un hogar de ancianos

PICTURE ALLIANCE/GETTY IMAGES

In English | Ahora que los hogares de ancianos han estado cerrados al público desde mediados de marzo, los residentes y sus seres queridos están desesperados por reanudar las visitas en persona. El Gobierno federal ha dictado pautas para reabrir los hogares de ancianos a los visitantes, pero el proceso tomará más tiempo.

Cuando se reanuden las visitas, es casi seguro que serán distintas que antes de la pandemia, por lo menos al principio. Los hogares de ancianos tendrán que adoptar muchos pasos para reducir el riesgo de que se siga transmitiendo la COVID-19, que ha surgido hasta el 30 de julio en 14,000 centros de cuidados a largo plazo, provocando más de 63,000 muertes, según datos de la Kaiser Family Foundation.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Las recomendaciones dictadas por los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) establecen parámetros para los funcionarios estatales y locales los utilicen al determinar cuándo pueden regresar los visitantes y cómo protegerse contra nuevos brotes cuando ocurran. Las pautas son amplias y no obligatorias y habrá diferencias de un estado a otro y de un hogar de ancianos a otro en cuanto al momento en que pueden reanudarse las visitas y bajo qué condiciones.

“Las familias deben tener una buena comunicación con el hogar de ancianos para mantenerse informadas de la situación", aconseja Lori Smetanka, directora ejecutiva de Consumer Voice, un grupo sin fines de lucro de defensa pública que se dedica a asuntos relacionados con los cuidados a largo plazo. "¿Están siguiendo los protocolos correctos? ¿Qué se espera de la familia o del personal? Es preciso que haya una comunicación realmente buena y que se establezcan expectativas para que todos estén de acuerdo".

Pasará cierto tiempo antes de que las familias, los cuidadores y los hogares de ancianos mismos sepan exactamente en qué estar de acuerdo, pero aquí presentamos algunos detalles sobre los próximos pasos para el reencuentro con los seres queridos en centros de cuidados a largo plazo.

¿Cuánto tiempo falta para que se reanuden las visitas?

Hasta mediados de junio, 30 estados han autorizado las visitas a hogares de ancianos siempre que estan ocurran en ambientes exteriores de las residencias manteniendo bajo estricto control el distanciamiento social, el uso de mascarillas y la higiene. Los CMS están exhortando a los hogares de ancianos a continuar la prohibición de las visitas hasta que hayan tenido al menos 28 días sin un nuevo caso de COVID-19 originado en el hogar de ancianos (a diferencia de un centro que acepta a un paciente de coronavirus proveniente de un hospital). Entre los diversos parámetros que además deben alcanzarse se incluyen los siguientes:

  • una disminución de casos en la comunidad circundante;
  • la capacidad de hacerles una prueba de COVID-19 de referencia a todos los residentes y pruebas semanales a todo el personal;
  • suministros adecuados de equipos de protección personal y de productos de limpieza y desinfección; y
  • contar con el personal suficiente.

En Virginia, por ejemplo, pasarán "al menos siete semanas" para que los centros de cuidados a largo plazo reúnan las condiciones básicas para ingresar a la fase tres del plan federal —la etapa en la que pueden regresar los visitantes—, según explica la División de Epidemiología Clínica del departamento de salud del estado. 

AARP ha abogado por aumentar los fondos destinados a los hogares de ancianos para atender la escasez de personal y de equipos de protección personal, así como para aumentar la cantidad de pruebas. Llevar a cabo las pruebas para los casi 3 millones de residentes y miembros del personal de los hogares de ancianos tan solo una vez costaría $440 millones, de acuerdo con la American Health Care Association y National Center for Assisted Living (AHCA/NCAL), un grupo de la industria.

“El costo de continuar las pruebas de COVID-19 para los residentes y el personal de los hogares de ancianos no es sostenible sin contar con más fondos y con el apoyo de los Gobiernos federal y estatales”, declaró un portavoz de esta organización.

Algunos estados están explorando las posibilidades de visitas en espacios exteriores de los centros como una transición antes de reanudar las visitas normales. Las investigaciones revelan que las posibilidades de contagio con el virus son mayores en espacios cerrados e interiores. 

A principios de junio, los funcionarios de salud de Massachusetts e Indiana autorizaron a los centros de atención a largo plazo de sus estados a permitir a residentes, sin sospecha de haberse contagiado o que hayan dado negativo a la COVID-19,  a ver a sus seres queridos en áreas designadas para visitas al aire libre. Estas visitas serían permitidas bajo estrictas reglas de distanciamiento, monitoreo e higiene.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Qué tipos de controles de salud de los visitantes harán los hogares de ancianos cuando vuelvan a abrir?

Las pautas federales establecen realizar una "evaluación completa" a todos los que ingresan en un centro, la cual incluye:

  • tomar la temperatura de los visitantes,
  • preguntarles sobre los síntomas y posible exposición, y
  • observarlos para ver si tienen síntomas o signos de infección.

Las recomendaciones de los CMS no mencionan si hay que someter a los visitantes a la prueba de COVID-19.

“Tendremos que seguir evaluando métodos para que sea seguro recibir visitantes en nuestros edificios sin poner en riesgo a los residentes", señaló la AHCA/NACL en una declaración dirigida a AARP, “ya sea a través de pruebas con resultados rápidos, al usar equipos de protección personal, al limitar con quién pueden interactuar los visitantes cuando entran o de otras formas para mantener seguros a los residentes”.

¿Tendré que usar una mascarilla?

Si el hogar de ancianos está siguiendo las pautas federales, entonces sí. Un comunicado dirigido a los funcionarios estatales con detalle de las recomendaciones establece que debe exigirse a los visitantes "usar una cubierta de tela para la cara o una mascarilla durante toda la visita". Asimismo, los CMS aconsejan a los centros prohibir la entrada a los visitantes que "no pueden o no están dispuestos a observar estas precauciones", tal como los niños pequeños.

Las pautas también instan a los hogares de ancianos a verificar que los visitantes practiquen la higiene de manos, pero no indican si están obligados a proporcionar mascarillas o desinfectante para manos. LeadingAge (en inglés), una organización que representa a los proveedores sin fines de lucro de cuidado de adultos mayores, señala que muchos hogares de ancianos "necesitan urgentemente" equipos de protección personal para atender sus propias necesidades.

“Si fuera yo, supondría que tengo que llevar una mascarilla o desinfectante para manos", dice Smetanka. "Creo que es algo que los centros van a querer controlar ellos mismos para asegurarse de que las mascarillas y los desinfectantes sean los apropiados, pero la gente debe estar preparada para llevar los suyos", añade.

¿Tendré que mantenerme a 6 pies de distancia de mi ser querido?

Las pautas de los CMS instan a los hogares de ancianos que permiten visitantes a comprobar que se mantenga la distancia social, pero no aclaran esta directiva salvo para decir que los residentes observen los 6 pies de distancia en los comedores comunitarios.

Los hogares de ancianos podrían optar por limitar los movimientos de los visitantes para hacer cumplir el distanciamiento social. En su propia guía actualizada sobre COVID-19 para hogares de ancianos (en inglés), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) indican varias "consideraciones para las visitas cuando empiecen a levantarse las restricciones”, que incluyen:

  • limitar a los visitantes a la habitación de su ser querido o a otra área que designe el centro,
  • exigir que las visitas se programen con anticipación,
  • permitir visitas solo durante un horario determinado y
  • permitir que solo una o dos personas visiten a la vez al residente.

Un grupo de trabajo de la Florida Health Care Association (FHCA), que representa a los centros de cuidados a largo plazo del estado, recomienda designar áreas como parte de la estrategia para reanudar las visitas.

"Debe ser específico de cada centro. Por ejemplo, puede haber un centro con un área comunitaria grande donde es posible distanciar socialmente a los visitantes", explica Kristen Knapp, directora de comunicaciones de FHCA. "Esas consideraciones determinarán la cantidad de visitantes que pueden recibirse a la vez".

Las pautas para las visitas en exteriores en los centros de Massachusetts e Indiana requieren que las personas mantengan una distancia de 6 pies.

¿Qué más puedo hacer para reducir el riesgo para los residentes?

No vayas si te sientes mal "aunque los síntomas sean leves" o si has estado en contacto estrecho con algún infectado con COVID-19 en las dos semanas anteriores, aconseja Kara Jacobs Slifka, funcionaria médica de la División de Promoción de la Calidad de la Atención Médica de los CDC.

Jennifer Schrack, profesora adjunta en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, quien se especializa en epidemiología del envejecimiento, también recalca que conviene pensar en la posible exposición reciente. "¿Tuviste que aislarte? ¿Has reducido al mínimo tu riesgo? ¿Eres parte del personal esencial que va a una oficina o a un supermercado porque trabajas allí? ¿Vas todos los días a un hospital porque trabajas allí?"

Schrack sugiere mantener las visitas cortas: "Cuanto más tiempo estés en un lugar pequeño o encerrado con alguien, mayor es el riesgo de transmisión". Si tu ser querido puede salir y el tiempo es agradable, encontrarse al aire libre puede ser "un primer paso seguro", explica ella, ya que el virus se propaga con más facilidad en espacios interiores confinados. 

Otra opción es hacer algunas visitas virtuales. Las plataformas de videoconferencias y llamadas como Zoom, Skype y FaceTime se han convertido en una salvación para los residentes y familias durante la pandemia, y seguir usándolas en ocasiones, incluso después que termine el aislamiento, puede reducir las oportunidades de propagación de la enfermedad.

AARP está abogando por la adopción de un requisito federal para que los hogares de ancianos faciliten las visitas virtuales entre residentes y familias.

"Como hoy en día las familias están esparcidas por todo el país, las visitas virtuales pueden ser una manera importante a largo plazo para que los familiares se mantengan en contacto con sus seres queridos", señala Bill Sweeney, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de AARP. "Todos debieran tener la habilidad de hacerlo".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO