Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Deberías sacar a un ser querido de un hogar de ancianos durante la pandemia?

Primero, determina las necesidades únicas de la persona y tu capacidad de brindar apoyo.

Una mujer en silla de ruedas mira por una ventana

GETTY IMAGES

In English | Con el ritmo alarmante de infecciones en hogares de ancianos en todo el país, muchas familias se preguntan si sus seres queridos no estarían mejor en casa durante la pandemia de COVID-19.

Las reglamentaciones federales permiten que un residente deje un centro en cualquier momento. Pero los expertos aconsejan que es prudente examinar el proceso detenidamente.

"Es una pregunta realmente difícil que no tiene una respuesta fácil", dice Susan Wehry, jefa de geriatría de la Facultad de Medicina Osteopática en University of New England. "Ni siquiera hay una sola respuesta".

Determina cuál es tu motivación

Lo primero que hace Wehry es averiguar por qué las familias quieren tomar esa decisión.

"¿Tienes miedo de que tu madre contraiga la COVID-19? ¿Temes que tu madre se muera antes de que la puedas volver a ver? ¿Te preocupa que tu esposo se sienta solo, deprimido o ansioso?", pregunta. "Porque cuando te preguntas qué es lo que verdaderamente te motiva, cuál es el problema que intentas resolver, entonces puedes ver si existe más de una solución".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Averigua tus opciones

Salli Pung, la defensora de cuidados a largo plazo del estado de Míchigan, recomienda pensar en cuestiones prácticas como la distribución del hogar, si una persona podría desplazarse en silla de ruedas o andador o si el baño es lo suficientemente grande, seguro y accesible.

Ella advierte que hay que tener en cuenta muchos detalles y algunas cosas podrían pasarse por alto, como que se agoten los medicamentos recetados o tener dificultades para volver a ingresar en un hogar de ancianos si cambias de opinión.

Patricia Hunter, la defensora de cuidados a largo plazo del estado de Washington, explica que es importante evaluar las opciones y establecer un plan de acción. Si se desea dejar un centro —a corto o largo plazo—, lo primero que hay que hacer es informar al departamento de servicios sociales o al administrador de enfermería del centro. Existen leyes estatales y federales sobre la planificación y los procesos para ser dado de alta. Los residentes y sus familiares deben hablar con el centro para averiguar las condiciones para salir y reingresar más tarde al centro, y obtener todo por escrito.

"Si te preocupa la seguridad de un ser querido, debes preparar un plan B", dice Hunter. "Si tuvieras que llevar a tu madre a casa, ¿cómo lo harías? ¿Qué necesitarías? ¿Es esa incluso una opción realista?".

Los defensores estatales como Pung y Hunger también consideran la alternativa opuesta y piden a las familias que evalúen de qué manera dejar a su ser querido en el hogar de ancianos podría ser la mejor opción, por los mismos motivos que llevaron a la familia a tomar esa decisión en primer lugar.

Es un dilema angustioso

Jonathan Evans, un especialista en geriatría de Charlottesville, Virginia, sabe lo estresantes que pueden ser las decisiones sobre el cuidado.

Cuando la epidemia del coronavirus llegó a Estados Unidos, él viajó a Life Care Center de Kirkland, un hogar para ancianos del área de Seattle donde hubo 37 muertes relacionadas con el virus. Quería averiguar cómo las familias estaban enfrentando la crisis.

Dice que las personas demostraron valor y amor en un momento de gran incertidumbre y temor. Y esto ha tenido un profundo efecto en cómo ayuda él a sus pacientes y sus familias a navegar la crisis.

Él les dice a las personas que "no hay ninguna respuesta incorrecta, que sus acciones están basadas en el amor y que uno nunca puede equivocarse al querer a su madre, su padre o su cónyuge".

Así que tanto si una familia decide llevar a un ser querido a casa o dejarlo en el hogar de ancianos, Evans apoya su decisión y quiere ayudarlos a decidir los próximos pasos en cualquiera de los dos casos.

Pautas de los CDC

Los expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) están de acuerdo en que no existe una solución universal.

Aunque los CDC han aconsejado a los centros de cuidados a largo plazo sobre una serie de pasos que pueden tomar para proteger a los residentes y al personal, no han emitido directrices ni recomendaciones sobre la decisión de sacar a los residentes de un hogar de ancianos.

"Esa es una decisión personal que cada familia debe tomar después de consultarlo con su proveedor de atención médica y basándose en sus circunstancias individuales", explica la portavoz de los CDC Kate Grusich.

El equipo de defensores de los cuidadores en AARP dice que la decisión también depende de cada persona y del tipo de cuidado que necesite, el nivel de apoyo que su familia pueda proporcionarle y la manera en que el centro esté manejando el coronavirus.

"La respuesta es más complicada que un simple sí o no", dice Bob Stephen, vicepresidente de Programas de Salud y Cuidados Familiares de AARP.

Las familias deben considerar tres cosas: "En primer lugar, ¿qué es lo que desea el residente o el familiar?". En segundo lugar, explica, hay que entender lo que está sucediendo en el centro. Y, por último, lo más importante es saber lo qué tu ser querido va a necesitar en términos de cuidado y lo que recomiendan los profesionales médicos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Un enfoque individualizado

Trasladar a un ser querido a tu hogar puede ser complicado, no solo porque es una decisión emocional, sino porque implica otros factores desconocidos. ¿Cuánto va a durar esta situación? ¿Medicare te permitirá que lleves a casa a tu ser querido y luego que vuelva a ingresar al centro? ¿Hay servicios disponibles actualmente en tu comunidad para ayudarte? ¿Los profesionales del hogar de ancianos brindan un mejor cuidado del que tú serías capaz de proporcionar en tu hogar?

Para la psiquiatra geriátrica Wehry, lo único que tiene sentido es analizar detenidamente cada caso individual.

"Muy pocas cosas en la vida son blanco y negro", explica ella. "En raras ocasiones hay una elección clara entre dos opciones. La pregunta no es si se debe ir o debe quedarse. La pregunta es, si se queda, ¿cómo podemos hacerlo lo mejor posible? Y si se marcha, ¿cómo puedo conseguir que funcione?".

Preguntas que debes hacer:

• ¿Cuáles son los beneficios y los riesgos de trasladar a tu ser querido?

• ¿Qué es lo que desea tu ser querido?

• ¿Cuáles son las necesidades de cuidado de tu ser querido?

• ¿Puedes brindarle un cuidado adecuado en el hogar (esto incluye cuidados especializados, comidas, administración de medicamentos, asistencia para ir al baño, ayuda con la higiene y motivación para que participe en actividades)?

• ¿Continúa habiendo riesgo de exposición a la COVID-19 en el hogar de ancianos?

• ¿Qué harás si se infecta una persona en tu hogar?

• Si te preocupa el aislamiento social, ¿es posible realizar visitas virtuales o visitas por la ventana con tu ser querido en el hogar de ancianos?

• Si llevas a tu ser querido a casa y luego cambias de parecer, ¿podrá ser readmitido en el centro de asistencia?

• ¿Siguen siendo válidos los motivos por los que ingresaste a tu ser querido en el centro de cuidados a largo plazo?

• ¿El hogar de ancianos dispone del personal adecuado y está manejando correctamente la crisis del coronavirus?

• ¿Los profesionales pueden prestar cuidados mejor que tú en tu hogar?

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.