Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¡Exclusivo! Los casos de COVID-19 se disparan en los hogares de ancianos de 12 estados más afectados

El número de casos en los hogares de ancianos también está aumentando por primera vez en meses.

Una residente de un hogar de ancianos recibiendo una prueba de covid

Tempura/Getty Images

In English | Las infecciones por COVID-19 en los hogares de ancianos de Estados Unidos han vuelto a aumentar, según un nuevo análisis de datos del Gobierno que llevó a cabo AARP, sobre todo, en 12 estados concentrados en el oeste y el medio oeste que están experimentando fuertes aumentos. Mientras que las infecciones de los residentes y el personal aumentaron un 8% a nivel nacional entre finales de septiembre y finales de octubre, estos 12 estados más afectados han visto un aumento del 40% o más en las infecciones de los residentes de los hogares de ancianos, y las infecciones del personal se dispararon en al menos un tercio.

Más de la mitad de sobre 15,000 hogares de ancianos de la nación están reportando infecciones de COVID-19 en uno o más miembros del personal, según el análisis, con más de un cuarto reportando infecciones en al menos un residente. Desde que se llevó a cabo un análisis similar de AARP hace un mes, casi 600 instalaciones adicionales han reportando nuevas infecciones entre el personal, y más de 200 están reportando nuevas infecciones entre los residentes.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


En Estados Unidos se había registrado una disminución de los casos y muertes en los hogares de ancianos en las últimas semanas del verano y las primeras del otoño. El nuevo aumento de la propagación sugiere que los hogares de ancianos están sintiendo los efectos de la creciente transmisión comunitaria que se está registrando en todo el país.

Las tendencias al aumento de las infecciones son "noticias terribles" y "realmente impactantes y escandalosas", dice Bill Sweeney, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de AARP, dada la incertidumbre por la que ya ha pasado el cuidado a largo plazo.

Los centros de cuidados a largo plazo, incluídos los hogares de ancianos, los centros de vida asistida, los centros diurnos para adultos y otros, han experimentado más de 91,000 muertes de residentes y personal desde enero, aproximadamente el 40% de la cifra nacional de muertes, según un análisis de la Kaiser Family Foundation (en inglés). Más de 600,000 residentes y personal han contraído la enfermedad.


Problemas en el medio oeste

El nuevo análisis, que recoge datos de tres intervalos de cuatro semanas entre julio y octubre, determinó que los 12 estados más afectados —Delaware, Indiana, Iowa, Kansas, Kentucky, Misuri, Montana, Nebraska, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Wisconsin y Wyoming— habían al menos duplicado sus infecciones por COVID-19 entre los residentes y el personal de los hogares de ancianos durante ese período y ahora están por encima de los promedios nacionales en ambas categorías.

En Montana, el aumento ha sido enorme, con casos de residentes que se multiplicaron por 32 desde el período de informes de julio a agosto hasta el período de septiembre a octubre; de siete infecciones mensuales saltaron a 207. En Delaware, los casos de residentes se multiplicaron por 13; de 14 a 179. Misuri, que ya estaba por encima del promedio nacional en cuanto a infecciones de residentes entre julio y agosto, también comunicó que desde entonces se duplicaron los casos de residentes en septiembre y octubre, pasando de 1,196 a 2,481.

En Dakota del Sur, las infecciones del personal se dispararon y se multiplicaron por siete desde el período de informes de julio a agosto hasta el de septiembre a octubre; 51 casos pasaron a 363. Dakota del Norte, que ya estaba por encima del promedio nacional en cuanto a infecciones del personal entre julio y agosto, triplicó y más las infecciones del personal en el período del informe de septiembre a octubre; 165 casos aumentaron a 578. El estado tiene ahora la tasa de infección de personal más alta del país: 12.5 empleados infectados por cada 100 residentes.

Los aumentos de las infecciones de personal parecen ir de la mano de un aumento en la escasez de personal. Los 12 estados con aumentos en los casos de contagio del personal vieron aumentos en el porcentaje de instalaciones que informaron tal escasez. En Dakota del Norte, la cantidad de hogares de ancianos que experimentaron escasez de personal aumentó del 35% en el período de informe de julio a agosto al 55% en el período de septiembre a octubre.

"Estos aumentos en el medio oeste son una verdadera señal de advertencia para que los estados no bajen la guardia", dice Sweeney. “Este virus aún no ha terminado. Sigue matando a cientos de personas todos los días, y esas vidas no deben perderse en vano". 

La propagación en la comunidad conduce a los hogares de ancianos

El análisis muestra diferencias dramáticas en los resultados entre los estados. Mientras que algunos estados del medio oeste informan de un aumento en el número de infecciones, algunos estados del sur que experimentaron aumentos drásticos de las infecciones en el verano informaron de disminuciones en septiembre y octubre. Pero muchos expertos en hogares de ancianos, profesionales médicos y defensores de los residentes advierten que lo que está sucediendo en los estados más afectados es una señal de lo que está por venir. Con todos los estados mostrando una tendencia en alza en los nuevos casos de COVID-19, puede ser cuestión de tiempo antes de que empiecen a registrarse aumentos similares en los hogares de ancianos de todo el país.

"El virus entra en estos centros a través de las redes de transmisión de la comunidad", dice Justin Lessler, profesor adjunto de Epidemiología en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de John Hopkins. "Por lo tanto, si el virus se transmite de manera más eficiente en la comunidad, sin importar las medidas que tomemos para proteger estos centros, la posibilidad de que el virus entre aumentará porque las personas que trabajan allí, y los visitantes, tienen más probabilidades de infectarse".


Se predice que el clima frío del invierno alimentará aún más la propagación del virus. “Sabemos que el frío obligará a las personas a permanecer en el interior”, explica Lessler, “y sabemos que el virus se propaga de manera más eficiente cuando las personas se encuentran en espacios reducidos y que la manera en que el aire se mueve en el interior también puede contribuir a la transmisión".

El análisis de AARP muestra que a los 12 estados más afectados les va mucho peor que a otros, pero muchos estados que están por debajo de los promedios nacionales en cuanto a infecciones en hogares de ancianos todavía tienen motivos de preocupación. En Rhode Island, las infecciones de los residentes todavía están por debajo del promedio nacional. Sin embargo, desde el período de informe de julio a agosto hasta el período de septiembre a octubre, la tasa de infección aumentó a más del doble; 77 casos subieron a 171.

"La pandemia está cambiando constantemente", dice Sweeney. "Se están produciendo cambios drásticos... los estados que parecen estar haciéndolo bien este mes pueden no estar en la misma situación el mes próximo".

El análisis estuvo a cargo del Instituto de Política Pública de AARP y el Scripps Gerontology Center de Miami University en Ohio (enlaces en inglés), y se basa principalmente en datos que los Centros de Servicios de Medicare y Medicare (CMS) adquirieron en el Nursing Home COVID-19 Public File (archivo público de datos de hogares de ancianos con relación a la COVID-19, en inglés)). Los hogares de ancianos tienen certificación federal y deben presentar sus datos al Gobierno cada semana. El análisis de AARP utiliza datos de tres períodos consecutivos de cuatro semanas —del 26 de julio al 23 de agosto; del 24 de agosto al 20 de septiembre y del 21 de septiembre al 18 de octubre— en los que alrededor del 95% de los más de 15,000 hogares de ancianos del país presentaron datos para cada período de informe.

El análisis se concentra en cinco categorías esenciales vinculadas a la COVID-19 —casos de residentes, muertes de residentes, suministro de equipo de protección personal, casos de personal y escasez de personal— y toma datos únicamente de hogares de ancianos con certificación federal, no de todos los centros, como hacen otros análisis. Este es el segundo de una serie de análisis mensuales de AARP. El próximo mes se publicará una actualización de estas categorías esenciales vinculadas a la COVID-19 a medida que se disponga de nuevos datos del Gobierno.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.