Skip to content
 

Postura de Mitt Romney en temas clave

El candidato republicano espera que su experiencia y éxito como gobernador lo lleven a la Casa Blanca.

In EnglishLos candidatos presidenciales Barack Obama y Mitt Romney hablan del futuro de Medicare y el Seguro Social, la situación de la economía y el estancamiento en Washington; preocupaciones enormes de los estadounidenses mayores. (Como organización no partidaria, sin fines de lucro, AARP no respalda ni hace contribuciones a ningún candidato político).

Si se convierte en el 45.º presidente de Estados Unidos, Mitt Romney enfrentará una serie de problemas espinosos, que van desde el desempleo a los estancamientos en Washington, desde los debates sobre la administración del cuidado de la salud a los programas de jubilación. Y Romney, el exgobernador de Massachusetts y un exitoso empresario, ha refinado su discurso: “Ya hice esto antes”.

Vea también: Votantes latinos serían decisivos en noviembre.

El candidato republicano, de 65 años, cita su experiencia empresarial y su trayectoria como gobernador del GOP en un estado fuertemente demócrata como prueba de que puede llevar sus habilidades al nivel nacional. Romney, cuya campaña ha aprovechado la frustración que los votantes mayores en particular sienten por las dificultades económicas, argumenta que él es capaz de resolver problemas como los de la nación de la misma manera en que manejó los Juegos Olímpicos de Salt Lake City en el 2002 y las inversiones en Bain Capital, donde era director ejecutivo. Prácticamente en todos los ámbitos, desde contener los costos de la atención médica a hacer crecer la economía, Romney regresó a tres principios básicos: reducir el Gobierno federal, darles más control a los estados y dejar que trabaje el mercado libre.

“Cuando me eligieron gobernador de Massachusetts, el Estado era un caos total —dijo Romney en una exclusiva entrevista con AARP Bulletin—. Tomé las decisiones necesarias para controlar el gasto estatal e hice que recuperara el rumbo la economía de Massachusetts”. El candidato no pudo sentarse en persona con AARP Bulletin, pero brindó respuestas a nuestras preguntas por correo electrónico.

Medicare

Este asunto perenne pasó a primer plano en la campaña cuando Romney eligió al representante por Wisconsin, Paul Ryan, como su compañero de papeleta. Ryan es el autor de un plan presupuestario en la Cámara que reformaría el programa Medicare, de $550.000 millones al año, al ofrecerles a los beneficiarios la opción de aceptar un subsidio gubernamental para contratar seguro médico en el mercado privado. Los mayores de 55 años no se verían afectados y las personas podrían decidir permanecer en Medicare tradicional si lo prefieren. Romney se adhiere al enfoque general de Ryan, diciendo que la "competencia" permitirá controlar los costos.

"La propuesta que manejamos cumple la promesa de Medicare a los adultos mayores de hoy y no cambia nada para aquellos que ya están inscritos en el programa en la actualidad o lo harán en la próxima década. Para las generaciones futuras, protegemos y fortalecemos Medicare al permitir que el poder de la competencia y las opciones pongan al programa en un camino sostenible", expresó Romney. Pero no incluiríamos el recorte de $716.000 millones en gastos futuros de Medicare que forma parte tanto del presupuesto de Ryan como de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio del presidente Obama. Respecto a los ahorros perdidos, dijo que el mercado reducirá los costos.

"Las opciones y la competencia funcionan para reducir los costos y mejorar la calidad en prácticamente todos los sectores de nuestra economía. También podrían funcionar en Medicare. Lo vemos hoy en el programa de medicamentos recetados de Medicare Parte D —dijo Romney—. Las opciones y la competencia", junto con "protecciones fuertes del paciente" garantizarán que los beneficiarios de Medicare reciban la atención que necesitan, agregó.

Siguiente: Postura de Romney en cuanto a la reforma de salud. »


Seguro Social

Romney se enfoca en el llamado  “campo minado” de la política estadounidense al ofrecer dos cambios que, afirma, ampliarán la salud fiscal del programa: aumentar la edad de jubilación y hacer una evaluación financiera de los beneficios. Los beneficios del Seguro Social deberían continuar creciendo, dijo Romney, pero el crecimiento debería ser menor para los jubilados de mayores ingresos.

Ambas ideas, explicó Romney, "no producirán un incremento de los impuestos ni afectarán a los jubilados actuales ni a aquellos próximos a jubilarse".

Reforma del sistema de salud

Romney no puede decir con suficiente frecuencia que quiere deshacerse de "Obamacare". Aunque firmó una ley similar cuando era gobernador de Massachusetts, Romney dijo que la ley federal "toma lo que está quebrado en el sistema de salud y lo empeora". Romney cree que la ley perjudica la economía al imponer una carga excesiva para los negocios, que elimina empleos y penaliza a las empresas más grandes que no aseguren a sus empleados.

Algunas partes de la nueva ley —como la prohibición de denegar cobertura en función de enfermedades preexistentes, el requisito de que las aseguradoras permitan que los hijos de hasta 26 años permanezcan en las pólizas de sus padres y terminar con el período sin cobertura (el "doughnut hole") de la Parte D— son muy populares, a pesar de las profundas divisiones públicas por la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio en su totalidad. Romney no ve la necesidad del requisito para los menores de 26 años y dice que "el mercado ya está respondiendo a las preferencias del consumidor y muchas compañías de seguros han anunciado planes para ampliar la cobertura para este grupo". Romney también dijo que quiere garantizar la cobertura para los pacientes con enfermedades preexistentes siempre y cuando hayan tenido "cobertura continua".

Las reformas impositiva y legal tendrían como resultado menores costos, haciendo que el seguro médico sea más asequible para quienes no tienen cobertura, dijo Romney. Él apoyó la reforma de la responsabilidad por negligencia médica, permitiendo a las personas cruzar las líneas estatales para contratar un seguro de salud y alentando a las pequeñas empresas a "unirse para aumentar su poder de negociación" en la contratación de seguros. Aunque Romney también favorece un mayor gasto en las investigaciones de los NIH (Institutos Nacionales de Salud), quiere que Medicare, el programa de atención médica para los pobres y las personas con discapacidades, sea un programa de subsidios en bloque para los estados, una movida que les daría a estos más flexibilidad. Romney recordó con cariño sus visitas a sus amigos enfermos como ministro de su iglesia y agregó: "Ahí aprendí que el Gobierno no puede sustituir a la comunidad".

Siguiente: Cómo creará trabajos Mitt Romney »

El déficit y las trabas

Romney sabe lo que es estar en un territorio político hostil: era el gobernador republicano en un estado con una legislatura marcadamente demócrata. Trabajó con el fallecido senador demócrata Edward M. Kennedy en la ley de cuidado de salud estatal. Romney dijo que emitió "más de 800 vetos cuando fue necesario" (aunque más de 700 fueron revocados por la legislatura) y dijo que trabajó con la legislatura "cuando fue posible". No abordó la pregunta sobre cómo lidiar con las trabas del Congreso de EE. UU., aunque ha criticado tanto a Obama como a los congresistas republicanos por aceptar un recorte de $1.200 millones de millones en el gasto federal futuro.

Empleos

El enfoque de Romney en lo relativo a la economía y al empleo refleja su creencia en que los impuestos deberían ser bajos y la participación del Gobierno, limitada; además, cree que a menudo los programas funcionan mejor cuando los estados y las personas tienen más control. Romney promete crear 12 millones de nuevos empleos  en los próximos cuatro años al recortar el déficit, apoyar el desarrollo de las pequeñas empresas y alcanzar independencia energética para el año 2020.

El exgobernador quiere subvencionar en bloque los programas de capacitación laboral existentes para que los puedan administrar los estados y "se construyan en base a iniciativas lideradas por el sector privado". Romney propone la creación de "cuentas de reempleo personal"; dinero que las personas sin empleo que cumplan ciertos requisitos puedan gastar como quieran, ya sea en cursos universitarios o capacitación técnica.

"Estas cuentas alentarían a las personas desempleadas a hacerse cargo de sus propias carreras", manifestó Romney. El crecimiento económico general, junto a esos programas de capacitación laboral, cerraría la brecha de empleo para los estadounidenses mayores, culminó Romney.

Obama y Ryan contestaron a sus preguntas

Un vistazo a los seis estados clave

Página de inicio de AARP

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO