Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Florida: Indignación por precios de medicamentos recetados Skip to content
 

Los residentes de Florida muestran indignación por los precios de los medicamentos recetados

La directora ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, inaugura una gira como parte de la campaña Basta con medicamentos costosos.

La directora ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, escucha el relato de Al Salvi sobre sus problemas con los medicamentos recetados

Don Juan Moore/Getty Images

La directora ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, escucha el relato de Al Salvi sobre sus problemas con los medicamentos recetados.

In English | Residentes de Florida viajaron hasta 500 millas para participar en la primera gira de la campaña Basta con medicamentos costosos y compartir con Jo Ann Jenkins, directora ejecutiva de AARP, los motivos por los que es vital que los legisladores federales y estatales se pongan en acción. Le piden reducir los precios de los medicamentos recetados que toman a diario y les salvan la vida.

Al Salvi viajó al evento —que tuvo lugar en el Capitolio del estado, la ciudad de Tallahassee— para contar lo que vive para obtener solo uno de sus medicamentos, que cuesta $13.50 por pastilla. De 57 años, parapléjico y sobreviviente de cáncer, Salvi es también un voluntario de AARP y defensor de las personas que viven con discapacidades. Compartió con Jenkins y los más de 150 asistentes que tiene que tomar "dosis reducidas, cortar las pastillas por la mitad y no tomar algunos medicamentos para que el dinero alcance".

Basta con medicamentos costosos

Pídele aquí al Congreso que acabe con la codicia de las compañías farmacéuticas.

Dijo que literalmente intercambia o negocia suministros médicos con otros pacientes con lesiones en la médula espinal para conseguir algunos de los medicamentos que necesita, y a menudo debe usar muestras que obtiene de su médico y otros proveedores de servicios de salud. Dijo también que todo eso le obliga a elegir, “[algo] que no debería tener que hacer en Estados Unidos”.

“Me sentí obligado a conducir 500 millas y llegar hasta aquí porque quiero difundir este mensaje: no deberíamos estar en la obligación de comprometer nuestra salud”, dijo Salvi, con voz quebrada por la emoción. “No deberíamos dejar que la industria farmacéutica decida qué es lo correcto para mí”.

Salvi también informó a los asistentes que puede conseguir la misma pastilla que cuesta $13.50 en Estados Unidos por $1.67 en Canadá.

Phillip Combs, de Madison, Florida, compartió su historia: él también tiene que obtener muestras de su médico para poder costear el medicamento que necesita para controlar su colesterol alto. Pagar el copago mensual de $400 por el medicamento de marca que es más eficaz, para él sería alrededor de un cuarto de su presupuesto mensual, según dijo Combs. “¿Y qué sucede con los otros cinco medicamentos que tomo?”

“Espero que las autoridades estén escuchando. No estoy pidiendo una limosna, ni siquiera que me tiendan una mano”, dijo Combs. Añadió que trabajó toda su vida y contribuyó al sistema de Medicare. Combs debería poder costear los medicamentos que necesita.

“Como país, somos mejores que esto”, dijo Jenkins. “Nuestros adultos mayores no deberían luchar cada día para cubrir sus necesidades básicas”. Jenkins exhortó a la audiencia a llamar a sus representantes elegidos y funcionarios de la Administración para decirles cuán importante es este tema y decirles que quieren que actúen lo más pronto posible para reducir los precios de los medicamentos recetados.

Durante la reunión, ocurrida el 23 de abril, también hablaron Ron deSantis, gobernador de Florida, y dos legisladores del estado. Dijeron que el estado está a punto de aprobar una ley que creará programas estatales para importar medicamentos recetados de Canadá y otros países. El representante estatal de Florida Tom Leek patrocinó el proyecto de ley en la Cámara de Representantes, donde ya fue aprobado, y el senador estatal Aaron Bean redactó una medida similar en el Senado del estado, donde se espera una decisión pronto. Si se aprueba, Florida se convertirá en el segundo estado —Vermont fue el primero— que crea ese tipo de programas. Los funcionarios federales tendrán que aprobar el plan de Florida. Vermont todavía no ha presentado su solicitud.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.