Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

AARP insta al Congreso a tomar medidas con respecto al costo de los medicamentos

La presidenta de voluntarios de AARP dice que los adultos mayores no deberían elegir entre comer o comprar medicamentos.

Catherine Alicia Georges, presidenta de AARP's National Volunteer habla en una audiencia

AARP

Catherine Alicia Georges (centro), presidenta nacional de voluntarios, de AARP, testifica en una audiencia.

In English |  Los votantes mayores alrededor del país quieren que el Congreso frene los costos de los medicamentos recetados para que no tengan que escoger entre pagar por sus medicinas o irse a la bancarrota, dijo Catherine Alicia Georges, presidenta nacional de voluntarios de AARP, y enfermera de largo tiempo, a un comité de investigación de la Cámara de Representantes.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


"Las tendencias actuales de precios de medicamentos recetados no son sostenibles", les comentó Georges a los miembros del Comité de Reforma y Supervisión de la Cámara de Representantes, cuyo presidente, el representante Elijah Cummings (demócrata por Maryland), ha lanzado una investigación de algunos de los medicamentos recetados más costosos del país.

"Las compañías farmacéuticas están trabajando duro para echarles la culpa a otros en el sistema del cuidado de la salud, lo que les permite establecer precios increíblemente altos y aumentarlos sin mucha restricción".

— Catherine Alicia Georges, presidenta nacional de voluntarios, de AARP

Los legisladores de ambas cámaras del Congreso comenzaron recientemente lo que se espera que sea una serie de audiencias para contener los precios de los medicamentos recetados. En el Comité de Finanzas del Senado, el presidente Chuck Grassley (republicano por Iowa), expresó que enfrentar los altos precios de estos medicamentos será una de las prioridades de su panel. Durante la audiencia, Grassley pidió más transparencia cuando se trata del costo de las medicinas. No debería ser necesario tener un doctorado en economía, comentó, para poder entender los precios de los medicamentos con receta. El senador Ron Wyden (demócrata por Oregón) dijo que una de sus prioridades es lograr que Medicare use su poder de negociación para "obtener una mejor oferta" en el costo de los medicamentos para los adultos mayores —lo que es una prioridad clave para AARP—.

Los miembros de la Cámara también plantearon el problema de permitirle a Medicare negociar el precio de estos medicamentos. "¿Por qué entonces no permitimos que Medicare haga por nuestros ciudadanos mayores lo que está haciendo el Departamento de Veteranos por nuestros veteranos?", preguntó el representante Stephen Lynch (demócrata por Massachusetts). Los veteranos pagan un copago fijo de $8 o $9 por cada medicamento recetado, dijo Lynch.

Georges le mencionó al panel de la Cámara que en la encuesta de AARP del 2018 sobre los problemas de los votantes, el 92% de los votantes mayores de 50 años dijeron que la perspectiva de los candidatos en cuanto a reducir los precios de los medicamentos era importante para ellos; el 74% dijo que este asunto era muy importante. Las encuestas antes de las elecciones y de salida establecen una y otra vez que el acceso y el costo del cuidado de la salud son los asuntos más importantes para los votantes.

Georges proporcionó datos al comité que ilustraron los increíbles aumentos del precio de los medicamentos recetados, particularmente los de marca. El Rx Price Watch Report (Informe de vigilancia de los precios de los medicamentos recetados) más reciente del Instituto de Política Pública de AARP encontró que los precios de medicamentos recetados al por menor, de marca que utilizan bastante los adultos mayores, aumentaron en promedio un 8.4% en el 2017 —cuatro veces la tasa de inflación—. Georges también destacó que el alto costo de los medicamentos "repercute una persona que tenga seguro médico, por medio de aumentos de primas, deducibles y otros costos compartidos". Además, Georges dijo que, en el 2015, las personas mayores gastaron más de $27,000 millones ($27 billion) de su propio bolsillo para pagar por medicinas.

El alto precio de la insulina —en especial para las personas que tienen diabetes tipo 1— fue un tema esencial en ambas audiencias del Congreso. Antroinette Worsham tenía dos hijas con diabetes tipo 1. Le dijo al panel de la Cámara que su hija mayor, Antavia, murió a los 22 años después de empezar a racionar su insulina a los 21 años, cuando ya no cumplía con los requisitos para un programa en Ohio, que ayuda a niños con discapacidades médicas. "Temo que ocurra lo mismo con Antanique cuando cumpla 21", Worsham dijo de su hija menor, una estudiante de primer año de University of Toledo. "¿Cómo piensan las [compañías] farmacéuticas que los estudiantes universitarios pueden pagar por medicamentos costosos además de la matrícula elevada y el alojamiento?". La madre de un joven de DePauw University les dijo a los senadores que su hijo empezó a racionar su insulina cuando se enteró del costo del medicamento. Grassley dijo que planea "llegar al fondo del aumento del precio de la insulina".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.