Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

¿Cuándo debo empezar a cobrar mis beneficios jubilatorios del Seguro Social?


 

Esa es una pregunta complicada, y la respuesta varía según el individuo. Puedes solicitar el Seguro Social desde los 62 años, pero muchos expertos en finanzas personales les recomiendan a sus clientes aplazar lo más posible la solicitud de sus beneficios. Indudablemente, esto maximizará tus pagos mensuales. Pero ahí no necesariamente termina la discusión. 

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

La pregunta básica es: ¿Debes recibir tus beneficios más temprano, a una cantidad reducida, o empezar después, cuando sean más altos? Si los aplazas, tus pagos futuros del Seguro Social seguirán aumentando hasta que cumplas 70. Pero muchos factores entran en juego al determinar la mejor edad para solicitar tus beneficios, incluidos tu bienestar físico, tu estado civil, tus necesidades financieras y tu satisfacción laboral. Algunos aspectos clave que debes considerar:

  • ¿Cómo está tu salud y el historial de salud de tu familia? Si esperas vivir durante décadas después de jubilarte, posponer los beneficios para recibir un pago mayor podría ser importante para tu estabilidad financiera a largo plazo. Pero si tienes mala salud a los 62, o tienes una predisposición genética a ciertas enfermedades, puedes decidir si tiene más sentido para ti y tu familia obtener lo que puedas, mientras puedas. 
  • ¿Por cuánto tiempo esperas tener un empleo estable? A medida que las compañías reducen el personal, muchos trabajadores mayores se ven obligados a jubilarse temprano y pasan sus últimos años de trabajo en la economía colaborativa. Si se te hace difícil cubrir tus gastos, solicitar el Seguro Social a los 62 años y recibir menos beneficios podría ser lo que necesitas para sobrevivir económicamente. 

Aun así, hay argumentos sólidos para esperar lo más posible:

  • Si solicitas temprano, recibirás beneficios más bajos permanentemente. No tienes derecho al 100% del beneficio calculado a partir de tu historial  de ingresos a menos que lo solicites cuando alcances la edad plena de jubilación (66 años y 6 meses para las personas que nacieron en 1957, 66 años y 8 meses para quienes nacieron en 1958 y aumentará dos meses por año hasta 67 en los próximos años).  
  • Continuar trabajando no reduce tus beneficios una vez alcanzas la edad plena de jubilación. Antes de alcanzar esa edad, estás sujeto a límites de ingresos que podrían conducir a retenciones de tus pagos del Seguro Social (y de los de tu cónyuge e hijos si reciben beneficios a partir de tu historial laboral).
  • Desde la edad plena de jubilación hasta los 70 años, puedes acumular créditos por jubilación aplazada. Estos incrementan tus beneficios futuros en dos tercios del 1% por cada mes de retraso —y, si falleces primero, aumentan los beneficios para sobrevivientes que tu cónyuge recibiría—.

Ten en cuenta que

Sin importar cuándo solicites los beneficios del Seguro Social, la edad de inscripción de Medicare sigue siendo a los 65 años. No puedes solicitarlos antes, excepto en circunstancias muy estrictas, y puedes tener que pagar recargos altos por inscribirte más tarde. 

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.