Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Los hispanos, Medicare y el Seguro Social: una conexión de vital importancia

Aprende cómo funcionan juntos estos programas.

Tarjetas del Seguro Social y Medicare.

Bill Oxford/GETTY IMAGES

Aunque la mayoría añoramos jubilarnos y recibir en nuestra cuenta bancaria un depósito mensual del Seguro Social, para muchos latinos, ese cheque es una tabla de salvación.

Eso significa que es muy importante entender bien los beneficios del Seguro Social para planificar una jubilación segura. Un informe reciente, Hispanics’ Knowledge of Social Security: New Evidence, exploró qué tan familiarizados estamos los latinos con este programa.

Las investigaciones se realizaron para aprender más acerca de los latinos en Estados Unidos y cómo las diferencias en sus antecedentes familiares y su idioma se relacionan con sus conocimientos sobre el Seguro Social, según la Dra. Janice Peterson, coautora del informe y profesora de Economía en California State University, Fresno.

“Es importante no dar por sentado que los latinos que viven en EE.UU. son un grupo homogéneo, y proporcionar a los legisladores y a los proveedores de programas la información sobre el Seguro Social que sea más útil y adecuada para las comunidades a quienes brindan servicio”, explica Peterson. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Según la Administración del Seguro Social (SSA), en el 2017, entre los hispanos de edad avanzada que recibieron los beneficios del Seguro Social, 4 de cada 10 parejas casadas y más de 6 de cada 10 personas solteras dependían de estos beneficios para el 90% o más de sus ingresos. Por eso es que estar muy familiarizados con el Seguro Social y sus beneficios podría impulsar los ingresos y la salud de los latinos.

Según el informe, los latinos tienen una idea general de los beneficios que puede proporcionar este programa, tales como beneficios por discapacidad y para la familia de alguien que falleció. Sin embargo, muchos no saben o no entienden los detalles específicos del programa, tales como las conexiones entre el Seguro Social y Medicare, y por qué y cuánto se deduce de los beneficios del Seguro Social para las primas de Medicare.

La conexión oficial entre el Seguro Social y Medicare data de la década de 1960. Al promulgar la Ley del Seguro Social en 1935, la intención del presidente Franklin D. Roosevelt era proporcionar una red de seguridad económica a los adultos mayores de este país. En 1965, la ley se enmendó para incluir cobertura de seguro de salud para la mayoría de los ciudadanos de EE.UU. de 65 años o más, con un programa recién creado conocido como Medicare. Aunque los programas son distintos, funcionan juntos, pues las primas de Medicare se deducen de los beneficios mensuales del Seguro Social de cada persona.

Planifica de antemano

Mientras esperas tu primer pago del Seguro Social, esto es lo que necesitas saber y para lo que deberías planificar.

Si tienes 66 años y se determinó que tienes derecho a solicitar beneficios completos del Seguro Social, quizás tengas que esperar más de lo que piensas. Los pagos por lo general llegan el mes después de la fecha de inicio de tus beneficios y, según tu fecha de nacimiento, podrías recibirlos a mediados de mes o más tarde. Por ejemplo, si naciste el 9 de febrero, el primer cheque y los subsiguientes deben llegarte el segundo miércoles del mes, a partir de marzo si tu fecha de inicio es el 1.º de febrero. Entender cuándo recibirás tus pagos puede ayudarte a administrar tus finanzas y a presupuestar tus gastos durante la jubilación.

Sin embargo, cuando te llegue ese primer depósito, podrías sorprenderte. Si esperabas recibir $1,000 al mes para ayudar a completar tus ingresos de jubilación o que esos fueran todos tus ingresos, quizás te preguntes por qué solo son $855.40. La diferencia se debe a que la prima mensual estándar de la Parte B de Medicare (que ayuda a cubrir las consultas con los médicos y los gastos no relacionados ni con hospitales ni con medicamentos recetados) se deduce automáticamente. En el 2020, la cantidad empieza desde $144.60 al mes y aumenta basado en tus ingresos. (Nota: en el 2017, los beneficios anuales promedio del Seguro Social para los hombres hispanos de 65 años o más eran de $14,414 o unos $1,200 al mes; para las mujeres hispanas, eran $11,986 o unos $998 al mes).

¿Planeas esperar hasta que cumplas la edad plena de jubilación (que ahora es 66 años, pero aumentará basado en el año en el que naciste) para recibir tus beneficios de Medicare y dejar de tener la cobertura de seguro de salud de un empleador? Hasta que comiences a recibir el Seguro Social, planea realizar un solo pago por tres meses de primas de seguro —este año, son $433.80 por trimestre—. Puedes decidir no inscribirte en la Parte B, pero si no lo haces apenas reúnas los requisitos, quizás tendrás que pagar una multa en forma de primas más altas permanentemente si después decides inscribirte en la Parte B.

Factores a tener en cuenta en relación con los impuestos

Planeas recibir un cheque de menor cantidad debido a la prima del seguro de Medicare, ¿pero has tenido en cuenta los impuestos? Cuando solicites tus beneficios, te preguntarán si quieres que te retengan los impuestos federales. Puedes decidir que se retenga el 7, el 10, el 12 o el 22% de tus beneficios mensuales.

Siguiendo con el ejemplo de los beneficios mensuales de $1,000, si escoges el 10%, se deducirán de tu cheque $100 para los impuestos, con lo que tu pago neto será $755.40 (esto incluye la deducción de $144.60 para la prima). Quien te prepara las declaraciones de impuestos puede ayudarte a seleccionar el porcentaje adecuado para que el IRS (Servicio de Impuestos Internos) no te imponga multas al momento de pagar impuestos. 

Según Rich Bingaman, CPA, un asesor de impuestos en Phoenix, si eres uno de los muchos hispanos que dependen del Seguro Social para la mayoría o todos tus ingresos, podría haber un aspecto positivo en relación con los impuestos. “Quienes tienen el Seguro Social como su única fuente de ingresos probablemente no tendrán impuestos por pagar, lo que significa que quizás no necesiten que se retenga dinero para eso”.

Es muy probable que no sea así para los jubilados que tengan otras fuentes de ingresos, tales como el dinero que proviene de pensiones, distribuciones de cuentas de jubilación IRA, distribuciones mínimas obligatorias y otras inversiones, advierte Bingaman. Quienes reciben beneficios del Seguro Social mientras todavía trabajan a tiempo completo o a tiempo parcial también podrían tener ingresos que los lleven a una categoría impositiva en la que deben pagar impuestos. 

Advertencia: si no estás en ninguna de estas dos categorías y decides que no te retengan los impuestos, podrías tener que pagar una multa además de estar realizando un pago incompleto de impuestos al IRS.

“El pago incompleto es cuando no te retienen lo suficiente y debes pagar la diferencia para la fecha de presentación de impuestos, el 15 de abril”, dice Bingaman. “Si haces ese pago incompleto después de la fecha de vencimiento en abril, también pagarás una multa por ‘pago atrasado’, que puede variar según el caso”.

Una pequeña buena noticia: una mayoría de los estados no cobran impuestos sobre los beneficios del Seguro Social. Para averiguar si el tuyo lo hace, consúltalo con tu agencia estatal de impuestos (en inglés).

El Seguro Social y Medicare trabajan conjuntamente para brindarte más seguridad económica y de salud durante tu jubilación. Saber qué esperar antes de que llegue tu primer cheque del Seguro Social puede ayudarte a planificar de antemano para tomar decisiones de presupuesto y cuidado de la salud mejor fundamentadas. 

Preguntas y respuestas

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.