Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cómo superar la fobia a conducir Skip to content
 

Cómo superar la fobia a conducir

Nunca es demasiado tarde para encontrar la confianza detrás del volante.

Autos andando sobre un puente

Alamy Stock Photo

In English | En algún momento de la vida, un 12.5% de personas sufre de fobia —un miedo irracional que interfiere con el estilo de vida— de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Mental. Un tipo de miedo que puede limitar muchísimo la movilidad es la fobia a conducir, que los expertos dicen que puede presentarse como miedo a los puentes, túneles, autopistas o intersecciones, o simplemente temor por estar detrás del volante en general.

Michael Valentine, consejero de New Rochelle, Nueva York, y creador del blog Anxiety Path, ayuda a los clientes con fobias, ansiedad y otros problemas de salud mental. Afirma que su compasión por sus pacientes viene de haber tenido una fobia seria: durante años, Valentine sufrió de fobia a los puentes, una condición que lo mantuvo esencialmente atrapado, restringido en el lugar donde podía asistir a la universidad, encontrar empleo y viajar. Sufría ataques de pánico, un sentimiento que describe como una sensación extrema de miedo junto con un latido rápido del corazón y la pérdida de sensibilidad en las manos y los pies, hasta que comenzó a trabajar con un terapeuta que lo ayudó a superar su fobia.

"Las personas sufren tanto y yo lo sé, yo lo viví", dice Valentine. "Tenemos que llegar a esas personas para que sepan que no están solas y que hay ayuda".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Las personas mayores que han encontrado formas de sortear sus miedos —que su pareja conduzca, quedarse cerca de casa, un servicio de automóviles por pedido— pueden encontrar que su fobia reaparece más tarde en la vida cuando, por ejemplo, los nietos se mudan más lejos o un acompañante ya no puede ser el conductor designado.

Un poco de nerviosismo al conducir puede ser legítimo, en especial a medida que nuestras habilidades disminuyen con la edad. Por eso es imperativo que hables de tus inquietudes de conducir con tu médico, quien puede referirte a una evaluación de conducción, terapia ocupacional o recursos adicionales.

Pero si tu miedo no se basa en ningún problema físico o impedimento cognitivo, es probable que —si te esfuerzas— puedas superarlo. "Lo maravilloso de las fobias es que los pacientes realmente responden muy bien al tratamiento", explica Patricia Marino, psicóloga del Institute of Geriatric Psychiatry de Weill Cornell Medicine y New York-Presbyterian. El tratamiento más efectivo es la exposición: literalmente, enfrentarse al miedo (ver consejos más abajo).

Muchos terapeutas están dispuestos a subir al auto con los pacientes, para ayudarlos en el lugar; algunas comunidades envían una escolta policial para acompañar a los conductores temerosos a través de una situación difícil, como un puente o un túnel.

Edmund J. Bourne, psicólogo en California y Florida, y autor de The Anxiety & Phobia Workbook, tiene consejos para cualquiera que desee superar una fobia a la conducción:

Espera que sea difícil

"Siempre les digo a mis clientes que la exposición es como aceptar un trabajo, no es una actividad recreativa", dice Bourne. "Tienes que estar dispuesto a tolerar cierto nivel de incomodidad, que es probable que aparezca". Dicho esto, puedes minimizar el estrés del proceso si lo tomas con calma.

Da pasos de bebé

Es un concepto erróneo asumir que zambullirse de lleno, o "inundarse", como se le llama en la terapia, es la manera más efectiva de superar una fobia. En cambio, los expertos recomiendan acercarse al miedo en fases. "Es importante diseccionar la fobia en una serie de pasos incrementales de exposición, para minimizar la ansiedad inicial que una persona siente cuando enfrenta por primera vez algo que puede haber estado evitando durante mucho tiempo", explica Bourne. Cualquiera que sea tu fobia, comienza por escribir una jerarquía, un ejercicio que él llama "el corazón del procedimiento de las exposiciones". Tal vez tu primer paso sea sentarte en un auto sin siquiera encenderlo, antes de pasar a girar la llave, conducir por el barrio y así sucesivamente. En cuanto al miedo a los puentes, tu primer paso podría ser tan simple como mirar fotos de puentes en internet.

Toma medidas para afrontar el comienzo

Bourne aboga por iniciar la exposición con medidas para sobrellevar la situación, como llevar contigo a un terapeuta o a un amigo de confianza, escribir declaraciones para sobrellevar la situación como "Esto pasará" y "Estos son solo pensamientos, no la realidad" en una tarjeta y pegarlos en el tablero del auto, practicar la respiración abdominal profunda y tomar un descanso cuando sea necesario. Sin embargo, estas herramientas no están destinadas a utilizarse para siempre, solo para empezar el proceso.

Persona conduce por una carretera desolada

Alamy Stock Photo

Practica cada día

Cuanto más practiques, más pronto superarás tu fobia. "Si estás dispuesto a salir por una hora todos los días durante cinco días a la semana, por supuesto que vas a moverte mucho más rápido a través de tu jerarquía que si solo sales uno o dos días a la semana", dice Bourne. Aconseja a los pacientes que practiquen desde una hora hasta 90 minutos cada vez. "El cliente realmente determina la tasa de recuperación basándose en cuánta práctica lleva a cabo".

No te des por vencido

Sufrirás reveses. Pero es esencial volver a conducir después de 15 a 20 minutos de descanso. "Si uno se va a casa, se refuerza la idea de que no puede hacerlo", dice Bourne. En cambio, si te encuentras en una situación difícil, usa tus estrategias para sobrellevar la situación (respirar, frenar, mantras para sobrellevar la situación, etc.) y, luego, inténtalo de nuevo.

Ten paciencia contigo mismo

Puede llevar tiempo. Bourne ha tenido pacientes que han tardado dos meses en superar una fobia a la conducción, y otros, dos años. Cada persona es diferente.

Espera sentir ansiedad

Es normal que sientas ansiedad cuando te expones a algo que te asusta, explica Bourne. "Si no sintieras ansiedad, no te estarías acostumbrando a nada", dice.

Busca ayuda

Los terapeutas que están capacitados en TCC (terapia cognitivo-conductual) y en el tratamiento del TOC (trastorno obsesivo-compulsivo) están bien preparados para ayudar a los pacientes a enfrentar las fobias. Y aunque puede ser difícil encontrar terapeutas que acepten un seguro, Medicare sí cubre la terapia. También hay innumerables libros de autoayuda, como el de Bourne y otros. Y muchas comunidades cuentan con grupos de apoyo para todo tipo de fobias. Mientras millones de personas lidian con fobias, recuerda por encima de todo que no estás solo y que no tienes que sentirte atascado por más tiempo.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.