Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Jubilarse en un pueblo universitario Skip to content
 

¿Te conviene jubilarte en un pueblo universitario?

Estas comunidades, pequeñas, pero con las comodidades de una gran ciudad, obtienen una buena puntuación en el índice de habitabilidad de AARP.

David Bachrach y Paul McLoughlin en una cafetería en Boulder, CO.

MATT NAGER

Una cafetería al aire libre en Boulder, Colorado, sede de University of Colorado, donde los clientes pasan un buen momento.

In English | Mientras Kathleen Wright exploraba posibles ciudades para la jubilación, se alojó en un hotel frente al campus de University of Georgia, maravillada por la bucólica vista de enormes robles, y notó la buena energía de los estudiantes. Es amor a primera vista, pensó. Es algo que puedo hacer.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Athens, Georgia, una ciudad de 127,000 habitantes, cumplía con los criterios de Wright para la jubilación: una comunidad progresista (como inmigrante nacida en Jamaica, se había enfrentado a situaciones poco acogedoras en otros lugares), buen transporte público y oportunidades para "desarrollar más el cerebro, involucrarme en las artes, y no solo para entretenerme, sino también para participar", cuenta Wright. Lo más importante es que era económica para una pensión de enfermera.

Después de mudarse a Athens en el 2007, Wright, que en esa época tenía 62 años, descubrió el Osher Lifelong Learning Institute en la universidad, donde conoció a otros jubilados curiosos. Desde entonces, ha llorado de emoción con las presentaciones de la Orquesta Sinfónica de Athens y se ha unido a la Sociedad Coral de Athens. También ha escrito su autobiografía, viajado por el mundo y andado a caballo (ya tachó todo eso de su lista de cosas por hacer antes de morir). "La meta era no trabajar", dice Wright. "La meta, en realidad, era intentar vivir".

‘Todo es compacto’

A primera vista, puede parecer extraño que las personas mayores se sientan atraídas por las ciudades universitarias, comunidades centradas en las necesidades y deseos de los jóvenes de 18 a 22 años. Pero, si dejamos de lado la imagen de los barriles de cerveza en las fraternidades, resulta que muchos de los mismos servicios culturales que atraen a los estudiantes universitarios —vecindarios donde se pueda caminar, repletos de restaurantes y tiendas, transporte público confiable, deportes y eventos culturales— también tienen sentido para las personas jubiladas. En general, las ciudades universitarias tienden a "superar su peso cuando se trata de entretenimiento, restaurantes, supermercados y cultura en general", explica David Gardner, un planificador financiero certificado con sede en Boulder, Colorado, que a menudo trabaja con jubilados.

Es por eso que las ciudades universitarias constantemente obtienen puntajes altos en el índice de habitabilidad de AARP, que clasifica las comunidades en siete categorías. "Uno de los motivos por los que la gente viene a un pueblo universitario después de trabajar tanto tiempo en otro lugar es porque aquí, todo está compactado", explica John Matlock, de 71 años, vicerrector asociado jubilado y director ejecutivo de la Oficina de Iniciativas Académicas Multiculturales de University of Michigan en Ann Arbor.

Para David Bachrach, vivir en una comunidad juvenil resulta estimulante. Parcialmente jubilado de una empresa que capacita médicos en liderazgo ejecutivo, tiene tiempo para asistir a la Conferencia anual sobre Asuntos Mundiales de Boulder, un evento que reúne a oradores, escritores, científicos y artistas de todo el mundo en el campus de University of Colorado. “A mi esposa y a mí nos encanta estar rodeados de jóvenes”, dice. "Cronológicamente, tenemos 70 años, pero somos jóvenes. Todavía estamos aprendiendo y lo podemos hacer aquí".

'Tranquilidad'

Otro beneficio de los pueblos universitarios es la atención médica. Joe Endrizzi, de 73 años, se jubiló de IBM y decidió quedarse en Rochester, Minnesota. Sede de varias universidades, incluida University of Minnesota, y la renombrada Facultad de Medicina y Ciencias de Mayo Clinic, Rochester atrae a pacientes de todo el mundo con su atención médica de primera clase. "Me brinda tranquilidad", cuenta Endrizzi.

Muchas universidades operan hospitales que incorporan tratamientos innovadores, como la terapia génica del cáncer, y ofrecen una calidad que está a la par de las instalaciones de las grandes ciudades. Por ejemplo, el hospital de University of Colorado en Aurora se clasificó en el puesto 15 en el Cuadro de Honor de los Mejores Hospitales" del 2017-2018. En Nuevo Hampshire, el Centro Médico Dartmouth-Hitchcock, cercano a Dartmouth College, clasifica como el mejor hospital del estado.

“Muchas facultades de Medicina son el ancla de las ciudades universitarias y su calidad de atención contribuye a una mayor puntuación de habitabilidad", explica Jana Lynott, codirectora del proyecto del índice de habitabilidad de AARP.

'Boulder es una aldea'

Sally Friedman se mudó a Boulder, Colorado, en el 2013. Tras una carrera como ejecutiva de McDonald's, la exresidente de Kansas City, Misuri, buscó una vida más creativa y bohemia durante su jubilación. Un recorrido rápido por su casa demuestra que la ha encontrado. Su sótano está lleno de mosaicos en curso, junto con cuencos de cerámica, vidrio y espejos destrozados para el arte. A menudo camina por el centro hasta el mercado agrícola en verano o hasta las clases de yoga.

“Boulder es una aldea, y lo digo porque viví en Chicago y Washington D.C.”, dice Friedman. “Adonde quiera que vaya, muy seguido me encuentro con gente que conozco”.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.