Skip to content
 

Pong, el primer videojuego en atraer a un público masivo, cumple 50 años

Nolan Bushnell, cofundador de Atari, dice que sigue jugando con este clásico.

Nolan Bushnell

GRETA ANTONI

El cofundador de Atari, Nolan Bushnell, posa frente a Pong, el primer videojuego de éxito comercial.

In English

El programa más popular de la televisión estadounidense era All in the Family; el presidente Richard Nixon acababa de ganar su reelección; y la canción "I Can See Clearly Now", de Johnny Nash, encabezaba la lista de éxitos Hot 100 de Billboard.

Y en ese mismo mes —noviembre de 1972—, también se estrenó un videojuego llamado Pong, que al poco tiempo captó el interés del público. Pong fue creado por Atari, una empresa hasta entonces desconocida con sede en Sunnyvale, California. Este juego de máquinas recreativas que funcionaban con monedas, que simulaba el tenis de mesa, no fue el primer videojuego en existir, pero sí fue el primero en convertirse en un gran éxito.

"No creo que sea una exageración decir que, en efecto, marcó el nacimiento del sector", afirma Trip Hawkins (68 años), quien fundó Electronic Arts, un gigante del software de videojuegos, diez años después de la aparición de Pong.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Ahora, medio siglo después del lanzamiento de Pong, el cofundador de Atari Nolan Bushnell, de 79 años y residente de Los Ángeles, rememora los orígenes de este juego y la influencia que tuvo.

"No pensé que sería un éxito comercial", dice Bushnell. Sin embargo, "básicamente preví el advenimiento de la industria de los videojuegos. Sabía que iba a ser enorme. ¿Creí que sobrepasaría la industria cinematográfica? Probablemente no".

Citando datos divulgados por la empresa de investigación IDC, la Motion Picture Association of America y PwC (una de las cuatro grandes firmas contables, antes conocida como PricewaterhouseCoopers), MarketWatch anunció durante la pandemia que la industria de los videojuegos era más lucrativa que los sectores combinados del cine y los eventos deportivos en Norteamérica.

"No pensé que sería un éxito comercial [Pong].... básicamente preví el advenimiento de la industria de los videojuegos. Sabía que iba a ser enorme."

—Nolan Bushnell, cofundador de Atari

A Bushnell le había servido de inspiración una consola de videojuegos para uso casero denominada Magnavox Odyssey, la cual costaba $100 y se conectaba a un televisor. La Odyssey no producía sonidos ni mostraba el marcador. Los tres puntos cuadrados que se veían en la pantalla del televisor hacían las veces de pelota y raquetas en un juego de tenis que iba incluido con la consola. Los jugadores tenían que colocar una hoja de plástico translúcido de colores vivos encima de la pantalla del televisor para agregar un trasfondo de una cancha de tenis o los elementos visuales para otros juegos incluidos con la Odyssey.

Lo que llegaría a conocerse como Pong empezó como un proyecto de capacitación para Al Alcorn, el primer ingeniero contratado por Bushnell en Atari. Alcorn "lo hizo tan bien que el juego resultó divertido", dice Bushnell. "Y cuanto más divertido [resultó], más me pareció que podría ser comercialmente viable".

Magnavox demandó posteriormente a Atari por una supuesta infracción de patente. Al final, esta demanda se resolvió de forma extrajudicial.

(Nota adicional: Steve Jobs, quien sería el cofundador de Apple, fue otro empleado de Atari en sus etapas iniciales).

Desafío: crear juegos que sean difíciles, pero no tanto

Se vio un auge de la popularidad de Pong en los bares y las salas de juegos. El usuario pagaba 25 centavos para jugar en una máquina de gabinete vertical o mesa de cóctel. Según Bushnell, se diseñó el juego con el fin de que durara unos tres minutos para el jugador, aunque el tiempo promedio probablemente resultó ser un poco inferior.

El jugador de Pong giraba la perilla que controlaba la raqueta para golpear la pelota, con el fin de enviarla a la cancha contraria de tal modo que el adversario no pudiera alcanzarla. Se podía hacer un golpe en diagonal si se golpeaba la pelota con el borde de la raqueta.

"Uno de los factores a los que prestábamos mucha atención era el llamado 'tensionamiento'. Un juego tiene que ser suficientemente difícil, pero no demasiado", dice Bushnell. "Por eso se crean niveles ascendentes, porque el usuario llega a dominar cierto nivel y hay que hacerlo más difícil para el siguiente nivel".

Después de tres golpes, la pelota de Pong aumentaba de velocidad. Y después de 11, se aceleraba aún más. Luego, el tamaño de la raqueta se reducía a la mitad.

Los primeros videojuegos no se usaban en solitario

Pong se jugaba entre dos personas y, de cierta manera, se convirtió en un foco de interacción social.

"Un mercado masivo de baby boomers jugaban Pong cuando estaban en lugares públicos", señala Hawkins, quien vive en Santa Bárbara, California. "Los introvertidos no saben qué decir en el ámbito social. El hecho de tener algo que hacer les permitía romper el hielo, iniciar conversaciones e incluso conocer a muchachas".

Bushnell también lo recuerda así.

"Los introvertidos no saben qué decir en el ámbito social. El hecho de tener algo que hacer les permitía romper el hielo, iniciar conversaciones e incluso conocer a muchachas".

—Trip Hawkins, fundador de Electronic Arts

"Lo que me parece muy interesante es la cantidad de personas que dicen haber conocido a su esposo o esposa jugando Pong", afirma Bushnell.

De hecho, Pong parecía presagiar la llegada de otra época, décadas después, en la que los videojuegos podrían ser un espectáculo deportivo. Hoy día, millones de entusiastas de los videojuegos miran torneos y transmisiones en vivo de los llamados "esports" (es decir, competencias de deportes electrónicos).

James Cantrall (70 años), un ejecutivo jubilado de la industria de los videojuegos, recuerda que él y sus amigos iban a un bar que tenía una mesa de Pong y otro juego llamado Asteroids.

"Nos sentábamos, tomábamos cerveza, y algunos jugaban", dice Cantrall. "Y todos los demás miraban y, ya sabes, hacían comentarios sarcásticos". Cantrall vive actualmente en Big Bear Lake, California.

Los videojuegos llegan a las casas e ingresan al formato móvil

Con el tiempo, ese tipo de ambiente fue desapareciendo. "Los juegos de máquinas recreativas ya no se sintieron novedosos ni de moda", dice Hawkins. "La afición por los videojuegos pasó al ámbito de los 'nerds'. Yo era uno de ellos, al igual que mis amigos de la infancia".

La versión casera de Pong no se lanzó hasta 1975; el aparato, que funcionaba con batería, se vendía exclusivamente en las tiendas Sears por $79. Con el tiempo, surgieron clones producidos por empresas rivales.

El Pong casero constaba de una caja con altavoz, controles izquierdo y derecho para cada jugador, un botón de inicio del juego y un interruptor de encendido y apagado. Se conectaba por cable a otra caja de conmutación que, a su vez, se conectaba a las terminales de la antena de un televisor, por medio de un par de cables conductores.

A raíz de estos inicios rudimentarios —y tras una serie de altibajos—, la industria de los videojuegos llegó a alcanzar proporciones gigantescas. En la actualidad, más de 3,000 millones de personas en todo el mundo juegan videojuegos.

En el 2021, a nivel internacional, aproximadamente dos de cada tres adultos de entre 55 y 64 años que usaban internet jugaban videojuegos, según GWI, una empresa de investigación de mercados que tiene su sede en Londres.

"Los primeros juegos eran muy divertidos porque eran creativos. Pero con la llegada de computadoras más potentes, los programadores podían hacer mucho más con los elementos gráficos, sonidos, colores, etcétera", dice Cantrall.

Además, se dio una evolución de las muchas maneras en que las personas jugaban. Según Bushnell, se vendieron unos 30 millones de unidades de la consola de Atari, conocida como Video Computer System (VCS) o Atari 2600, y que funcionaba con cartuchos. En cambio, se vendieron alrededor de medio millón de unidades de Pong en su época de mayor popularidad.

"Pong fue importante, pero creo que el VCS (…) tuvo un impacto mucho mayor", dice. Entre los competidores de Atari figuraban empresas como Coleco y Mattel.

Bushnell, quien también fundó la cadena de pizzerías Chuck E. Cheese, acabó por vender Atari en 1976 a la empresa que en aquel entonces se llamaba Warner Communications.

A través de los años, algunos fanáticos de los videojuegos compraban costosas computadoras dotadas de adaptaciones especiales. Entretanto, las masas se fueron inclinando hacia las populares consolas de videojuegos Sony PlayStation, Nintendo y Microsoft Xbox. Como tantas otras cosas en la vida, los videojuegos terminaron pasando al formato móvil. Hoy día, muchísimas personas juegan videojuegos en sus teléfonos inteligentes, lo cual Bushnell no habría podido imaginar hace 50 años.

"Simplemente no se me ocurrió en absoluto que algún día se podría portar en el bolsillo una computadora con pantalla", dice.

Por qué a los jugadores mayores les gustan los videojuegos

A través de la historia, los videojuegos han sido principalmente cosa de la juventud. Sin embargo, algunas personas que se iniciaron en la época de Pong todavía siguen jugando, ya sea porque nunca abandonaron sus consolas, o porque se sintieron atraídas por la nostalgia, o bien por querer relacionarse con sus hijos o nietos.

Según una encuesta digital de personas mayores de 50 años en Estados Unidos realizada por AARP, la mitad de los abuelos juegan videojuegos al menos una vez al mes, aunque un 80% juegan en solitario a pesar de tener la intención de pasar tiempo jugando con sus familiares. Aun así, dependen de sus nietos como su principal fuente de información sobre los videojuegos nuevos.

Inger Grotteblad, una abuela sueca mayor de 70 años, dice que los amigos de sus nietos la tratan como una estrella por su álter ego "Trigger Finger", integrante de Silver Sniper, un equipo profesional de deportes electrónicos en Suecia. Su equipo, patrocinado por Lenovo, compite en Counter-Strike: Global Offensive (CS:GO), un juego de disparos en primera persona creado por Valve, una empresa estadounidense de desarrollo de videojuegos. Los jugadores de CS:GO asumen el papel de terrorista o contraterrorista, con el objetivo de colocar o desactivar bombas.

En febrero de este año, un poco más de 3 de cada 10 usuarios de juegos digitales en el país pertenecían a la generación de baby boomers, según Insider Intelligence, una empresa de investigación de mercados. Y casi la mitad son mayores de 55 años.

Los jugadores de todas las edades usan los juegos para relajarse, pero la relajación es el motivo principal por el que juegan el 82% de los jugadores de entre 51 y 65 años en Estados Unidos y Canadá, según Newzoo, una empresa de investigación de la industria de videojuegos. Esta cifra es superior a la que se registra entre los jugadores de menor edad.

Otros factores de motivación citados por quienes juegan videojuegos:

• Un 69% juegan para pasar el tiempo.

• Un 46% juegan para lograr el mejor puntaje posible.

• Un 41% juegan para "pensar y planificar detenidamente a fin de superar desafíos".

Dos personas juegan Pong

INA FASSBENDER/AFP

Visitantes juegan Pong el 21 de agosto de 2019 en la feria comercial de videojuegos Gamescom en Colonia, Alemania.

La interacción alivia el estrés y ejercita la mente

En efecto, hay quienes ven a los videojuegos como una manera de aliviar el estrés y conservar la agudeza mental.

"Te puedo decir lo siguiente: las personas mayores deberían jugar videojuegos", dice Bushnell. "El cerebro es como un músculo; o se ejercita o se atrofia".

Quienes se interesan por los videojuegos retro siguen apreciando Pong y otros juegos de antaño, y ahora existen nuevas versiones de las antiguas consolas. Y se pueden jugar diversas versiones de Pong en aplicaciones para iPhone y dispositivos Android, lo cual no debe sorprendernos en estos tiempos.

Sin embargo, Bushnell dice que hasta ahora no ha encontrado una buena versión entre estas aplicaciones. "El principal problema es que Pong se juega mejor con perilla, pero el teléfono celular no tiene perillas", dice.

Él recomienda, sin embargo, que los adultos mayores usen el teléfono como vía de acceso al mundo de los videojuegos, si les interesa probarlos. A Bushnell le gustan los juegos de ingenio y, según él, no puede dejar de jugar el que se llama Water Sort Puzzle, gratuito y disponible con una compra dentro de la aplicación en las tiendas App Store de Apple y Google Play. También compró una Nintendo Switch, pero admite que "algunos de los juegos no corresponden a mi nivel de paciencia".

Después de 50 años, Bushnell todavía juega Pong en su casa, aunque reconoce que sus reflejos ya no son los mismos que antes. Cuando se le pregunta si lo juega bien, Bushnell responde categóricamente que no.

Edward C. Baig es un escritor que colabora con artículos sobre tecnología y otros temas del consumidor. Anteriormente trabajó para USA Today, BusinessWeek, U.S. News & World Report y Fortune; es autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.