Skip to content
 

¿Cómo sabe un dispositivo si te has caído?

Los detectores de caídas contienen pequeños sensores programados para reconocer el movimiento inusual.

Hombre en bicicleta de montaña se cae en un sendero

Getty Images

In English

Casi 36 millones de adultos mayores en Estados Unidos reportan caídas cada año, y una quinta parte de estas causan lesiones, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (en inglés).

Esos datos han desencadenado una respuesta de la industria tecnológica: los detectores electrónicos de caídas. Estos dispositivos —que se usan principalmente como colgantes alrededor del cuello, en pulseras, ajustados a pantalones o integrados en relojes inteligentes— envían una alerta instantánea si detectan que el usuario ha caído repentinamente al suelo o el piso.

Los detectores electrónicos de caídas “pueden ser esenciales para que las personas reciban atención de emergencia o de urgencia más pronto y para prevenir complicaciones provocadas por permanecer en la misma posición por mucho tiempo”, dice Hilaire Thompson, profesora de University of Washington, quien estudia las lesiones traumáticas cerebrales y la prevención de lesiones.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cómo funciona un detector de caídas

En el centro de cualquier detector de caídas está el acelerómetro. Pequeños sensores electrónicos miden el movimiento en tres ejes diferentes:

  • derecha e izquierda,
  • hacia adelante y hacia atrás,
  • hacia arriba y hacia abajo.

Y los sensores registran el movimiento único de la caída:

  • una pérdida breve de gravedad o una sensación de ingravidez,
  • un impacto estremecedor,
  • un período de quietud de movimiento y una posición horizontal o inclinada.

Los acelerómetros son sensibles y sofisticados. Pueden, por ejemplo, “distinguir una caída de actividades como retirar algo de un estante o bajar las escaleras”, dice Kate Wahl, directora de Mercadeo de Medical Guardian, una empresa de sistemas de alerta médica con sede en Filadelfia.

Después de que los sensores detectan el movimiento y el fuerte impacto de una caída, el dispositivo normalmente activa una alarma, lo suficientemente fuerte como para que otras personas que se encuentran en el área la escuchen. Muchos dispositivos también pueden marcar el 911 y números de contactos personales preseleccionados para obtener ayuda, mediante una red wifi, señales celulares o incluso conexiones telefónicas fijas.

Además, los dispositivos pueden calcular las coordenadas GPS. Estas pueden enviarse a los contactos de emergencia para que puedan identificar tu ubicación y encontrarte más pronto.

Un iPhone puede ayudarte a prevenir una caída

Si tu iPhone cuenta con el sistema operativo iOS 15, que debutó en el otoño del 2021, puede usar datos sobre tu velocidad al caminar; la longitud de tus pasos; tu tiempo de apoyo doble, lo que Apple describe como la proporción de tiempo que ambos pies tocan el suelo cuando caminas; y tu simetría al caminar, el porcentaje de tiempo que tus pasos con un pie son más rápidos o más lentos que los del otro pie, para determinar tu estabilidad al caminar.

Se tiene que dar permiso a la aplicación Health de Apple para recopilar los datos; no es necesario trasmitirlos fuera de tu teléfono. Y después de que la aplicación registre al menos siete días de información, evaluará tu estabilidad cuando camines, como “regular”, “baja” o “muy baja”.

La evaluación, que se actualiza cada siete días, no puede predecir el riesgo de caída, digamos, hoy. Pero si tu estabilidad se clasifica como baja o muy baja, tu riesgo de caída en los próximos 12 meses es alto.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La aplicación Health sugiere ejercicios para mejorar tu movilidad. Pero también puedes compartir esta información con tu médico para crear un plan a largo plazo para aumentar tu estabilidad.

Por el momento, los teléfonos Android, poco más de dos de cada cinco teléfonos inteligentes en Estados Unidos, no tienen una función equivalente, pero el mismo sensor está dentro de ellos. Casi todos los teléfonos inteligentes y las tabletas que se usan hoy en día tienen acelerómetros de tres ejes, según información de Gary Weiss, jefe del Laboratorio de minería de datos de sensores inalámbricos (Wireless Sensor Data Mining Lab) en Fordham University en el Bronx, Nueva York, quien investiga las maneras en que se pueden usar los datos de estos sensores.

La mayoría de las personas desconocen la existencia de este sensor. Es lo que permite que un teléfono ajuste la pantalla cuando se cambia la orientación de vertical a horizontal.

Linda Dono contribuyó a este artículo. Lexi Pandell colabora con artículos de tecnología. Su trabajo también aparece en otras publicaciones, entre las que se encuentran Wired, The New York Times y The Atlantic.